Astro rojo

Bienvenidos a la penumbra
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Vie Feb 09, 2007 12:51 am

Aquí seguirá Berlín: Bienvenidos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Dom Feb 18, 2007 9:35 pm

Klaudia al fin estaba sentada en aquella vulgar furgoneta rumbo a esa ¿Trampa?... Desde luego pensar aquello no era alentador. El infernalista había demostrado que sus “juegos” eran temibles y a la ventrue no le apetecía en absoluto volver a tener que someterse a aquella sesión de tortura. Quería devolverle el pago a su terrible injuria. Nadie podía hacerle padecer aquello sin recibir a cambio ninguna represalia. Nadie se metía con un von Siemens sin sufrir las consecuencias de su afrenta.

El resultado de aquella misión tenía que ser obviamente diferente al de aquellas sucias cloacas. No había margen para el error. De hecho ese nunca había existido. Hoy tenía que ser el día en que aquellos burdos acompañantes que no dejaban de demostrar su inferioridad pudieran al fin ver la luz al final del túnel. La luz que Klaudia von Siemens irradiaría sobre ellos, sacando el velo que cubría sus ojos cegados por la ignorancia y los prejuicios.

Ella no era una simple rubia, guapa y descerebrada... No era una simple niña de papá que había heredado los bienes familiares.
Había tenido que luchar para alcanzar la cima del imperio familiar.

Luchar contra los prejuicios de su propia madre obcecada en que la empresa no podía ser el futuro para aquella joven de buena familia.

Había tenido que ser autodidacta en lo que a finanzas se refería, bebiendo de las palabras de su querido progenitor.

Había podido escapar de un futuro escrito de antemano aunque la Gran guerra había ayudado en ello, acabando con la vida de su marido, devolviéndola al seno de su propia familia. Tal vez fuera lo único en lo que aquel vergonzoso conflicto había ayudado.

Había conseguido subir en el escalafón empresarial siguiendo la senda abierta por su precursora tía.

Había luchado para recuperar los resultados de la Siemens después de las infaustas pérdidas de la primera guerra mundial que habían acabado con la salud de su padre con la ayuda de su ahora sire.
Pero con la derrota del nacionalsocialismo acompañada de la muerte de Hertha había tenido que enfrentarse a la no-vida sola.

Recomponer la economía de su empresa que había sufrido otro duro achaque. Reconstruirla literalmente piedra a piedra después del destrozo de los bombarderos aliados. Transformar la empresa para adaptarla a los tiempos...

Klaudia tenía obviamente plena conciencia de aquello, incluso tendía a “olvidarse” del papel de su ghoul y primo segundo Peter. Su ego se enardecía al recordar aquellos logros aunque le recordaban las más trágicas perdidas que había tenido que sufrir.

Y ahí estaba, sentada en aquella vulgar furgoneta con rumbo a esa ¿trampa?. Tendría que tener todos los sentidos en alerta. “Espero simplemente que estos badulaques no lo estropeen todo” pensó al escuchar aquella risa “simplona, vulgar y estúpida... Está tan nerviosa... Tan patética disimulando su obvia fascinación. Al menos parece que los gustos de la trepas asesina se van superando... Obviamente no es muy difícil mejorar a la rata de alcantarilla misionera de Rolph... ”.

La ventrue vio como la arpía que se hallaba a su lado iba a tomar la palabra. Lo escuchó con atención...

“ Parece que al fín despertó de su letargo... Fue patético que su normalmente afilada lengua no se clavara incisivamente sobre la insustancial toreador y la “elocuente” y tosca brujah. Semejante escenita indigna siquiera de un patio de colegio. Pero al menos está demostrando bastante más liderazgo que el destronado Ricardo. Está dejando las cosas claras y como deben de ser: Orden, disciplina y eficiencia. Las premisas del inexcusable éxito. Y por fin llama la atención a esa Samurai de segunda división. A ver si se calla de una vez y deja de dañar mis dolidos tímpanos con sus “grandilocuentes” planteamientos y sus vacuas invectivas. Tanta vulgaridad sumada en este indigno vehículo me abruma. ”

Klaudia hizo un breve recorrido con la mirada observando a los miembros de la cuadrilla... "Puede ser que la arpía sea el mas funcional de los presentes... Al menos dejó claro su liderazgo, mucho mas de lo que hizo Ricardo en su momento... Los demás no se diferencian de un insignificante mosquito, chupasangres desprovistos de masa cerebral." La mirada de Klaudia se detuvo un momento sobre Bacon. Ciertamente sus comentarios le habían parecido altamente ofensivos, burdos y toscos.

Klaudia volvió a centrar su mente en la misión y fue revisando el equipamiento proporcionado por el principado.

“Desde luego este principado pasa de lo mejor a lo peor de forma anárquica. Su falta de previsión es a veces trágica. Tenían que informarnos antes de salir de nuestros refugios para que nos preparamos. Voy vestida con un traje de haute couture de Christian Dior para ir a una casa en la que ha estado esa alimaña de infernalista....directo a la boca del lobo.... Ideal para entorpecer la práctica de la esgrima. – pensó Klaudia con cinismo.

La ventrue siguió observando el contenido de su equipo y se encontró, para su sorpresa con una bolsa de vitae acorde con sus gustos. Semejara que de esta vez el principado había tenido a bien proporcionársela. Habían tenido el buen gusto de tener en cuenta que “los nobles patricios somos algo mas cautos que la media para no rebajarnos a la vileza de tomar la sangre de cualquier patético ser animado. Aquí veo tu mano, Wilhem” .

Klaudia se pasó sus finos dedos por el cabello alisando su recogido. Su rostro seguía tan regio e impasible como siempre a pesar del atisbo de nerviosismo que acababa de cruzar su mente “No puedo perderte.... Te recuperaré...”

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Batto
Orgulloso seguidor de Mercutio
avatar

Cantidad de envíos : 100
Edad : 31
Ubicación : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 12/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Sáb Feb 24, 2007 9:44 pm

Raphael estuvo la mayor parte del viaje hablando en voz baja con Asuka, la Brujah, hasta que Tormus les dijo que no hablaran más.

El azote suspiro mientras que cerraba sus ojos, dejándose llevar por sus sensaciones. Necesitaba estar tranquilo a pesar de todo. Sabia que las cosas posiblemente podían salir mal en ese lugar… definitivamente era alguna clase de trampa, necesitaba estar alerta y despejado al entrar.

Recordó su vida, su larga vida y todo lo que había hecho a lo largo de ella. Ahora realmente no parecía tanto tiempo… pero habían sido al menos 5 vidas de humano.
Hasta cierto punto se sentía orgulloso de lo que había conseguido en ese tiempo, todo lo que había conseguido cambiar para bien, no estaba seguro de si era suficiente… pero al menos sabía que había cambiado vidas de individuos.

Era lo más cercano a la divinidad que había llegado… a través de los cambios en las vidas de las personas, era su forma de alcanzar lo que el sentía como divino. Era el trascender todo lo que el era. Un humano, un vástago, trascender el egoísmo y todo lo negativo, dejarlo de lado para ayudar a otro, dejar su marca en la vida de ese individuo.
Era trascender lo que éramos, era tocar el cielo con las manos, ese instante en el cual sentía que su alma trascendía su maldición y cualquier barrera que lo oprimía.

En esos instantes, era como poder acceder al paraíso, aun estando en la tierra, era sentir una calidez en su interior, extraña y difícil de describir, casi sobrenatural de lo hermosa que era.

Raphael sonrió levemente y suspiro con alivio, quedándose con la sensación agradable de esos recuerdos, visualizando el rostro de la persona que amaba, y por la cual había dado y daría absolutamente todo de si.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Dom Mar 04, 2007 11:03 pm

El vehículo se movía en silencio por las calles de Berlín Occidental, dentro los vástagos iban meditando cada una de sus alternativas...

Uno de ellos pensaba en que el tiempo que tenía era bastante corto, debería escabullirse en cuanto pudiera, o bien, destruir el recipiente en que se encontraba y, tras ello, regresar a su propio cuerpo.

Las mentes embotadas se encontraban... hasta que, por fin, ante ellos, se levantaba una sencilla casita...



El lugar estaba dispuesto, sólo faltaba entrar... pero ¿Entrar así como así?

Varias cabezas giraron hacia Tormus... él decidiría la manera de entrar, a finales de cuentas él era el líder ¿no?

_________________________


Mientras tanto, en otro lugar de Berlín, una carta llegaba hasta La Mansión Koller... con un sello lacrado.

En su interior, una hermosa caligrafía rezaba:

"Permiso concedido.

Su Majestad.

Taris de Monte Verdi".

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martín
Bassmen-so
Bassmen-so
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 32
Ubicación : donde tengan cosas gratis
Ocupación : Todopoderoso Señor del Universo, Mensologo entusiasta matriculado
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Jue Mar 08, 2007 6:08 am

Tormus sintió las miradas de todos sobre él esperando las órdenes, no le inquietó en lo más mínimo aquello, si bien no era de su especial agrado liderar un grupo de esas características, tampoco tenía nada por lo que amilanarse, conocía la situación y por sobretodo, se conocía a sí mismo.

Echó una mirada general para el grupo y comenzó a hablar:

- Ya sabemos que la vez pasada se dividieron en dos grupos cubriendo las dos posibles rutas y que al unirse los grupos el infernalista logró pasarlos por alto y escapar, eso nos pone alto sobre sus habilidades, así que esta vez han de ser más precavidos, mucho más. Por seguridad, dentro del grupo haremos subdivisiones de tres individuos, cada uno será encargado de controlar y ayudar a los otros dos, en caso de que algo ocurriese[/b] – volvió a mirarlos a todos – si alguno de ustedes tiene algo que aportar, háganlo ahora, antes de que prosiga, recuerden que no hay tiempo que perder[/b]

El Lasombra escuchó con atención las palabras del Malkavian mientras se estiraba y comprobaba que el equipo le permitía total libertad de movimientos.

- Por mí vale, pero ten cuidado a la hora de hacer los grupos, si uno solo se lo encuentra puede tener serios problemas.

- Somos tres con bastante edad... - comentó el azote - Lo único que recomiendo es que cada grupo tenga alguien con habilidad en combate para poder defenderse bien... El resto lo dejo en sus manos, estoy seguro de que no necesita ninguna clase de sugerencia...

Rolf salió de sus pensamientos. Tormus estaba dejando oír sus pensamientos.

" ¿Estaría dispuesto a dejarme...? No, mejor no” rechazó su idea antes de formularla siquiera. Sólo había que recordar cómo había reaccionado la última vez.

Pesadamente el Nosferatu dejó escapar el aire en un pequeño bufido. Quería decir algo, claro, pero expresarlo era un tanto complicado.

La arpía había dejado la opción a la sinrazón para que aquel amago de cuadrilla pudiera hacer sus sugerencias. Atentamente la Ventrue escuchó lo dicho hasta aquel momento, que para su sorpresa, estaba exento de cualquier salida de tono. Si una cosa tenía claro Claudia, es que se dirigían a una trampa. Ya había sugerido aquella idea en el Eliseo, pero el Malkavian había hecho aquel viaje astral. Probablemente ya supiera con lo que se fueran a enfrentar, aunque el infernalista parecía un maestro en cuanto a la manipulación de la mente se refería y bien había podido esconder sus cartas. Las palabras eran tiempo, el tiempo dinero, el dinero prestigio... Aunque falta de lógica, había llegado el momento de la acción. Tal vez tuviera que volver a hacer frente nuevamente a aquél ser despreciable...

Era increíble lo que el comportamiento de esos vástagos mostraba, más y más bajo iban a cada momento.

- Resalto que los grupos se mantendrán aún cuando no nos encontremos todos reunidos para que de esa forma el control sea más exacto. Por un lado, estarán el Azote y bajo su cargo irán Byron y Dante, por otro Von Siemmens y Bacon seguirán a Ricardo, el Nosferatu y la Brujah estarán a mi cargo. Es importante mantener el control y no dejar escapar los detalles, si alguien nota algo que le llame la atención, informe a sus compañeros inmediatamente y si más de un grupo está presente busquen que todos estén al tanto, sobretodo Raphael, Ricardo y, en especial, yo mismo. La comunicación será la clave. Ahora bien, un grupo irá por el frente mientras los otros dos rodean el perímetro[/b] – miró a Ricardo y a Raphael esperando sus respuestas.

- Bien - dijo Ricardo con cierta impaciencia. El discutir el plan de asalto frente a la casa no le había parecido la mejor idea de la noche. Miró a su grupo - Coged vuestras cosas, nosotros vamos por delante.

Raphael asintió.

- Muy bien... entonces yo voy por la izquierda... - dijo el Brujah, esperando a que le indicaran cuándo partir, ya le habían dicho que iría con Byron y Dante.

Klaudia escuchó al impaciente chiquillo de la príncipe "Lo que me faltaba… ahora me ha tocado aguantar al que quiere rehacer su reputación y tiene prisa por ello... directos a la boca del lobo... La inteligencia sigue brillando por su ausencia". Klaudia tomó grácilmente su equipo a la par que tocaba la empuñadura de su estoque para asegurarse de su presencia.

El resto de los vástagos alistó los últimos pequeños detalles y tras una simple, sutil, pero muy clara orden que el Malkavian dio con la cabeza, se pusieron en marcha.

_________________


Mejor que Yaco, Mejor que Sandra, Mejor que Joanna, Mejor que Damian, Mejor que Enrique... Simplemente, Yo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Dom Mar 11, 2007 5:31 pm

Los grupos se dividieron, mientras que una persona en particular parecía lista para lo que iba a venir... afortunadamente para él, su grupo enfiló directo a la "trampa" que lo obligaría a salir de ese maldito grupo para siempre... el tiempo era corto y sus expectativas no le permitían darse el lujo de perder tiempo.

Tiempo, tiempo, durante muchos siglos LA esperó... durante siglos y siglos ha anhelado su regreso... su maligna ama...

El grupo enfiló directo a la trampa, pero sólo ÉL sabía cómo se accionaba y las consecuencias de ella... caminaron y se dio a la tarea de mirar a su alrededor, pero no para ver qué había en el lugar, sino para que NINGUNO de sus compañeros observaran sus actos... Una vez que estuvo listo, que sabía que nadie le vigilaba y que los demás estaban atentos a lo suyo... la accionó...

Una trampilla se abrió a los pies, un metro adelante, lo justo para que ni Von Siemens, ni Rubio la miraran, lo suficiente para que él sonriera y, tras caminar lo necesario, cayera lanzando un grito que aparentaría ser desesperado...

Von Siemens y Rubio, al voltear, sólo verían una trampilla abierta... los demás, sólo escucharían el grito...

Cayendo, el infernalista sonrió divertido, no podía darse el lujo de que los demás sospecharan, para cuando pudieran bajar, ya sería demasiado tarde...

El ya estaría realizando el rito...

El ya estaría liberando a su señora...

Cayó en el colchón que tenía preparado, sin ningún daño... se levantó y miró hacia arriba, era imposible ver con exactitud a los que estaban arriba... igual que los de arriba no verían lo que hay abajo... la neblina que había preparado con antelación daba ese efecto... quitó con rapidez el colchón y accionó la trampa... ellos sólo verían las cenizas de alguien... tomó la mochila que traía y la aventó contra las largas púas de plata... ésta se encajó perfectamente, exactamente como él quería... accionó el tocadiscos... todo estaba listo, el escenario dispuesto... salió de allí por la compuerta secreta y empezó a correr a todo lo que daba por el pasadizo que lo llevaría al lugar del rito... tenía que llegar... tenía que llegar...

Mientras tanto, afuera, sólo veían una trampilla abierta, un abismo sin fondo y un intenso humo, parecido al del incienso al quemarse... que imposibilitaba mirar atentamente...

Sólo escuchaban de forma tenue la voz de Bacon lanzando maldiciones...

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Sáb Mar 17, 2007 4:07 am

Klaudia estaba adentrándose en aquella casita, vulgar y común...demasiado prosaica como para inspirarle tranquilidad. Estaba tras Ricardo y procuraba seguir sus pasos con sumo cuidado cuando de repente escuchó un ruido. Con celeridad, la ventrue se dio la vuelta para observar lo que ocurría, pudiendo escuchar los gritos de Bacon. Klaudia se acercó al borde manteniendo cierta distancia intentando ver lo que ocurría.
La cainita con uno de sus habituales gestos aristocráticos inconscientes tomó la equipación que ella misma había proveído al principado, tanto las gafas de visión nocturna como el intercomunicador. Mientras se las ponía para intentar vislumbrar el fondo empezó a hablar - ¿Bacon? ¿Está bien? - dijo la ventrue con su habitual tono soberbio sin ningún deje de nerviosismo... Era normal que un ser tan soez como aquel felpudo con garras pudiera caer en semejante trampa.

No se veía nada al fondo... era tan profundo que parecía increíble que pudieran hacer una zanja tan larga en tan poco tiempo...
- Ah... - dijo Bacon - maldita sea...

- Bacon indíquenos su estado - inquirió la ventrue

- ¿Alguien me oye? Maldita sea - dijo y se escucharon algunos gruñidos y gemidos leves.

Klaudia miró para Ricardo un momento y prosiguió - Bacon le escuchamos, descríbanos su estado y el lugar en donde está –

- Estoy... - dijo con dificultad - en... argh... sobre unas lanzas de... argh... plata...

Klaudia analizó la situación fríamente. Tenían que bajar para rescatar a aquel inútil - Intente moverse de ahí y tome vitae, es una presa demasiada fácil para el infernalita .- En eso la ventrue recordó - ¿Está solo? ¿Qué es lo que consigue ver? –

- ¿qué son esos pasos? - empezó a decir - ¿Qué...?

- ¿Qué pasa? Salga de ahí, utilice la fuerza de su vitae pero salga de ahí - dijo Klaudia con urgencia. Iban a matar a aquel inútil y el peso de aquello iba a recaer sobre ella y Ricardo. No podían permitirse más errores y Bacon aunque ya fuera un error per se se estaba convirtiendo en un enorme lastre.

Nadie le contestó... creando tensión...

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Batto
Orgulloso seguidor de Mercutio
avatar

Cantidad de envíos : 100
Edad : 31
Ubicación : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 12/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Mar Mar 20, 2007 4:51 am

Ricardo se quedó clavado en su lugar, incapaz de creer lo que estaba ocurriendo. Las cosas no podían empezar a fallar tan pronto.
De fondo escuchaba las palabras de Bacon entre quejidos.

- Seguid todos, yo voy a bajar - dijo mientras buscaba la cuerda en el interior de su bolsa de equipo.

Al frente, se encuentra la puerta, el pasillo largo... antes de llegar a la misma fue que cayó la trampilla...

A la izquierda, están cuatro ventanas en la primera planta y en la segunda hay cuatro más, pero una de ellas es más pequeña... al frente de ese lindero hay un largo pasillo que desemboca en una cochera...

A la derecha, está el pasillo de pasto, la misma descripción referente al lindero izquierdo, con la excepción de que hay una puertilla como a la segunda ventana de distancia y el pasillo es más pequeño.

Raphael frunció el ceño, sin embargo, comenzó a avanzar por el pasillo de la izquierda. Ahora que sabia que había trampillas en el suelo, comenzó a caminar con mas consciencia, dejando que el pie que guiaba sintiera primero el suelo antes de dejar caer todo su peso sobre el.

Le hizo señas a Dante y a Chrystelle para que lo siguieran.
"Intenten no hacer ruido..." les murmuro en voz muy baja.

"¿Debo seguir avanzando?" le preguntó a Tormus el Brujah, mientras que observaba la primera ventana, con cuidado, con una mano adentro de su saco, listo para sacar un arma si así lo necesitaba.

La ventana parecía muy normal y sencilla... unas cortinas la cubrían.

Dentro, no se veía mucho, sólo unas cuantas sombras y luces, producto de la luz que venía del exterior, parecía todo tranquilo. Demasiado tranquilo.

La pregunta del Brujah fue respondida rápidamente por el Malkavian
-Si, avancen, nosotros encontramos una entrada, vamos a ingresar

Con presteza, Ricardo caminó hacia la columna de la entrada de la casa, poniendo especial cuidado en dónde pisaba.
Al llegar ató la cuerda alrededor de la columna, tirando del nudo para asegurarlo y dejando caer el resto por la trampilla.

Sólo se escuchaban algunas maldiciones de Bacon mientras intentaba zafarse, pero ahora eran mucho más intensos en los oídos del Magistri tras haber activado el auspex... como Bacon gritara, estaría en problemas.

Klaudia intentó seguir con la comunicación durante un breve lapso de tiempo pero todo lo que decía Bacon se había convertido en un sinsentido... "El accidente de este inútil tiene dos claros inconvenientes...Estamos ante una trampa, y vamos a ser responsables de su supina incompetencia" .

Klaudia se giró hacia Ricardo con determinación - ¿Qué quiere que haga? - Obviamente su intención no era bajar si no se veía obligada a ello pero tenía que hacerle sentir a aquel líder destronado que quería tener parte activa en la misión.

Raphael con cuidado prosiguió por el camino del costado de la casa luego de que Tormus le indicara que así debía hacerlo.
Con lentitud y en voz baja murmuro unas palabras a la radio.

"Este camino lleva directo al garage... entraremos por allí..." dijo mientras que tomaba especial cuidado en vigilar las ventanas y el pasadizo. No quería que le sucediera nada a ninguno de los dos que estaban bajo su protección.

El equipo de Raphael llegó sin problemas hasta el garage que, por cierto, parecía entreabierto.

Tormus avanzo hasta la puertilla y en un susurro bajo dijo a quienes le seguían -Yo iré primero, el nosferatu atrás mío y la oriental cubrirá la espalda- al terminar de decir eso se detuvo frente a la entrada aumentando sus sentidos antes de abrirla intentado detectar algo fuera de lugar

Pisadas pequeñas se dirigieron con rapidez hacia Tormus...

Ricardo observó a la Ventrue mientras afianzaba la cuerda en torno a su cintura antes de comenzar el descenso.

-Saca un arma y cubre esta entrada, si alguien intenta salir, avisa al resto.

Dicho esto se acercó al borde de la trampilla, listo para saltar.

- Ah - dijo Bacon - cuidado... hay... pinchos de plata, largos... no sé bien hasta dónde terminan... tened cuidado - gimió.

La ventrue asintió con el rostro serio y firme "Perfecto...en la retaguardia"

Raphael frunció el ceño y se puso mas en guardia cuando vio que el garage estaba entre abierto. Le hizo una seña a Chrystelle y Dante para que se quedaran resguardados en el pasadizo mientras que el inspeccionaba la entrada. Sin tocar la puerta intento ver lo que había en el interior, teniendo cuidado con el suelo y con cualquier cosa que pudiera llegar a activar un mecanismo.

Sangre... el interior apestaba a sangre... tanto, que su propia Bestia empezó a gruñir levemente.

Raphael se aseguro primero de aplacar el tumulto interno mientras que se subía la extraña prenda que tenia alrededor de su cuello para que también le cubriera la mitad inferior del rostro y así el olor no fuera tan fuerte. Le hizo una seña con la mano a Dante y Chrystelle para que se apartaran un poco más...

Con cuidado empujo la puerta para que se abriera, quedándose a un lado de la misma para que si algo intentaba atacarlo, o alguna trampa se activaba, el no estaría en el lugar en el que se esperaría que estuviera.

Dante gruñó mientras parecía temblar levemente... tenía ganas de... de...

El interior estaba bañado en sangre, todas las paredes, inclusive el suelo... y alguna parecía un tanto fresca...

Con su mano, hizo una seña indicando a ambos vástagos que se hicieran a un lado fuera se radio de visión de la puerta, aquel sonido podía ser cualquier cosa, aunque posiblemente fuera una alimaña, pero teniendo en su grupo a aquella Brujah fóbica, debía ser más cuidadoso que de costumbre, si eso era posible. Una vez ambos vástagos se hicieron a un lado, Tormus abrió la puerta preparándose y haciendo que sus sentidos dejan su alta sensibilidad, en caso de una trampa

Un enorme doberman le saltó encima... gruñendo lleno de ira y con los ojos desorbitados...

Comprobando por última vez que todo estaba en su sitio y bien seguro, Ricardo se agachó para tomar impulso y se dejó caer hacia atrás, mientras dejaba correr la cuerda entre sus manos.

Klaudia echó una mirada observando como el magistri se adentraba irónicamente en la oscuridad. Centró sus sentidos en su derredor para cumplir con su cometido observando la escena con atención.

Raphael volvió a entornar la puerta para que Dante recobrara la compostura.

"Calma Dante..." le dijo en voz baja mientras que se le acercaba con cuidado, para ayudarlo a recomponerse, o detenerlo antes de que lastimara a Chrystelle.

"Tu eres dueño de tu cuerpo... no la bestia..." le susurro "Combátela... aduéñate de la situación... tu puedes..." lo alentó un poco.

- Estoy bien - dijo Dante...

Klaudia, mientras tanto, escuchaba gritos de Bacon y sonidos de pelea...

Raphael asintió "Si sientes que no puedes... quédate aquí en el pasadizo... yo entrare y abriré una de las ventanas para que entren por allí y no pasen por esa habitación..." le dijo el brujah en voz baja.

"Lo mismo para ti Chrystelle..." le susurro el azote antes de dirigirse de nuevo a la entrada... Raphael simplemente dejo de respirar para entrar al lugar, con mucho cuidado.

Tuvo dos que tres resbalones, la sangre aún seguía fresca en algunos lugares... hasta que notó unas gotas que caían en un charco...

Raphael suspiró dentro de su abrigo y observo el techo con cuidado, mientras que sus ojos se volvían totalmente rojos, para revelarle todos los rincones de la oscuridad.

En el techo, había varios niños... pequeños y diminutos, clavados en el mismo techo, con varias aberturas en el cuerpo, dejando expuestos sus órganos y una leyenda que rezaba...

- ¿Hambre?

Mientras tanto, Tormus cayó de espaldas, con el perrazo encima, gruñéndole... elevó su masa corporal y con ello, su agilidad... pero el perro seguía encima.

Tormus cayo al suelo con aquel inmundo animal sobre si, básica y estupida criatura, se abalanzaba contra su muerte creyendo que podría acaso lograr algo para su amo, incluso otros canes hubieran huido aterrorizados con al sola presencia de los vástagos y sobre todo del Malkavian, pero no ese simple ser ni siquiera un impulso tan básico tenia. Tormus tomo al perro con sus manos y apretó con gran fuerza arrojándolo con potencia lejos de si

El animal cayó gimiendo levemente, para luego, ante el azoro de todos, levantarse y gruñir... fue Asuka la que resolvió el problema abriendo el cuello del perrazo con su katana...

Los gritos de Bacon seguían llegando a la ventrue "patético... tragicómico... espeluznantemente vulgar"...sus oídos llegaron a captar el ruido de un combate "una trampa...era tan previsible y sin embargo nos metimos en la boca del lobo como éste lo deseaba". La ventrue centró más su atención si le tocaba actuar tenía que ser firme y no dejar ni un atisbo de duda de sus sobresalientes cualidades.

Raphael apretó los puños mientras que observaba el techo. Cerró sus ojos por un instante y se calmo, cuando los volvió a abrir, sus ojos estaban llenos de sentimiento y determinación. Con renovadas fuerzas comenzó a avanzar por la habitación, tambaleándose un poco por el piso resbaladizo, pero manteniendo un precario equilibrio. No podía fallarle a nadie... en especial a los pobres niños de esa habitación.

El silencio se hizo en el audífono de Klaudia... mientras, Ricardo bajaba sin ver nada de momento, pero se había apresurado al escuchar los gritos... cuando llegó, vio la escena... las cenizas bajo los picos, la mochila allí, ensartada, y no había rastro, se los comunicó a los demás.

Mientras tanto, Raphael lograba llegar a la puerta, abriéndola para tener ante él a cinco niños que se le lanzaron encima, en frenesí... eran vástagos.

Tormus se puso rápidamente de pie y acomodo sus ropas, inmundo animal, atreviéndose a arruinar así la perfección que él había trabajado en su imagen, incluso para ser un simple ser que responde a impulsos primarios era un triste ejemplo. El Malkavian volvió a llevar sus sentidos la máximo mientras con fanática predicción y detalle reacomodaba sus ropas y las limpiaba, entonces comenzó a avanzar poniendo atención al habitáculo en el que iban a ingresar sin que sus manos dejaran de ocuparse de su traje

Dentro, parecía estar tranquilo, hasta que llegaban al patio trasero... se veían dos niños acostados en el suelo, muertos...

La Mascarada amenazaba con romperse conforme los mortales se dieran cuenta de esto...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Augusto Cartago
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 87
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Sáb Mar 24, 2007 2:35 am

Abrió lentamente la carta, con parsimonia, ceremoniosamente, a pesar de las ansias que tenía por saber su contenido. Un ligero temblor en su mano delataba su nerviosismo, pero a la vez, quería que ese momento se alargase, por el miedo a que lo que leyese en aquella carta no fuese de su agrado.

Por fin la abrió y empezó a leerla, su rostro se contrajo, parecía no creerse lo que había leído por lo que volvió a releerla.
Jürgen se acomodó en la silla de su despacho, reflexionando sobre lo que acababa de ver. En su rostro se entrecruzaban la amargura con la felicidad, una mezcla un tanto extraña.

"¿Por qué ahora en el momento de la verdad dudo? ¿acaso no era lo que quería... queríamos? ambos buscábamos esto. Se que cuando se lo diga se sentirá feliz, dichosa, pero yo ahora titubeo. No se si pensar si mi acto es fruto del egoísmo o sin embargo es verdadero amor".

Jürgen se debatía mientras miraba la foto de Erika. Vampiro o no vampiro esa era la cuestión, en la que el compositor se veía inmerso.
Amaba a Erika pero convertirla en un vástago, ¿sería realmente un acto de amor o egoismo?. ¿Acaso ser inmortal es un don o una maldición? Ver como tus seres queridos, tus amigos van desapareciendo uno a uno, poco a poco. Pero a la vez poseer el secreto de la eterna juventud, tan deseada por generaciones de hombres a lo largo del tiempo.

"No, no tiene porque ser un acto egoísta, ambos nos queremos, entonces no tiene porque ser egoísta que queramos perpetuar nuestro amor por el fin de los tiempos."

Intentaba justificar su más que posible acto de cualquier modo, quería sentir su conciencia tranquila.

Se levantó de su silla y salió del despacho para dirigirse a su casa, donde estaría Erika, esperando su llegada...

Al llegar a su refugio, se encontró con Erika; allí estaba tan guapa como siempre. Jürgen fue junto a ella para fundirse en un abrazo, mientras le dijo al oído:

-Ha llegado nuestra hora, Erika, la hora de confirmar nuestro amor, de hacerlo verdaderamente eterno, no como el de los simples mortales con fecha de caducidad.-

-¿Qué? ¿me estas diciendo que al fin podré ser como tu, un ser inmortal, mágico, que estaremos juntos para siempre, sin que el velo de la muerte nos llegue a separar?-

Jürgen se quedó pensativo, miró a Erika y vio la felicidad en sus ojos. –Así es Erika, juntos- le dijo fundiéndose en una apasionado beso.

-Pero el proceso no será agradable. No te asustes, estaré a tu lado en todo momento-

-¿Pero es peligroso?- le preguntó Erika asustada.

-No, bueno... sólo te llevaré al borde de la muerte para hacerte renacer de ella cual ave fénix que resurge de sus cenizas- se rió –bueno más o menos, no llegaras a morir pero si estarás a un paso. Pero no te preocupes, yo me ocuparé de ti no permitiré que te ocurra nada.-

Mientras le decía esto Júrgen le cogió el brazo y antes de que Erika pudiera contestarle le mordió en la muñeca. Jürgen empezó a beber su sangre, estaba excitado. Erika notaba como poco a poco le faltaban las fuerzas, estaba a punto de desfallecer -Jurg...- no fue capaz de articular más palabras. Ahora era el momoento, Erika estaba bailando la danza de la muerte y Jürgen tenía que sacarla de ese baile macabro. Se acercó a ella y se mordió la lengua, dándole el beso de la no vida, el mejor beso que jamás había dado Jürgen. En el cuerpo de Erika se estaba produciendo la maldición o el milagro según se mire. Ambas sangres se estaban mezclando, simbolizando a su vez esa unión que había propiciado el amor.

Erika empezó a sentir como los sonido a su alrededor se apagaban, sólo silencio a la vez que su corazón daba sus últimos latido. La chica empezó a notar como la oscuridad se cernía sobre ella, mientras parecía caer en una especie de abismo sin fin y mientras caía en ese pozo negro, vio con sorpresa como todos los recuerdos de su vida emergían para desaparecer en la oscuridad, vio a sus padres, a sus abuelos como parecían que se despedían de ella desde la lejanía con aire de tristeza. Erika se sintió vacía en ese momento gritó pero fue un grito sordo.

La joven notó de repente como su estomago ardía, no era como un ardor normal, sino que parecía que el mismísimo fuego del infierno se hubiera prendido. El dolor se hacía cada vez más insoportable. Notaba su cuerpo rígido y frío como el acero y pesado como el plomo. Mientras sentía como su cuerpo se convertía realmente en la cárcel del alma. En ese momento abrió los ojos y de su garganta salió un sonido gutural como respuesta a su vano intento por respirar.

Vio a Jürgen a su lado, mirándole con ojos tiernos y con una sonrisa en sus labios. Sin embargo Erika estaba asustada, no sabía muy bien que es lo que le pasaba, sentía un hambre atroz pero no era comida lo que ansiaba sino sangre. La ahora vástaga sentía que no era ella misma parecía como si un instinto primario la dominase e impulsase sus actos. Con una ferocidad primitiva Erika se lanzó sobre su amado mordiéndole en el pecho, alimentándose compulsívamente, como un animal salvaje. Cuando se hubo saciado, Jürgen la cogió y la llevó al baño.

-Me duele, que me pasa- le dijo entre sollozos.

-Tranquila forma parte del proceso se te pasará, ahora tendrás nauseas y vomitarás una especie de bilis negra, no te preocupes después de eso tu transformación será completa.-

Tras estar un buen rato vomitando, Erika salió del baño, ya no tenía ese tono cálido tan común en los humanos, sino que su piel era ahora de una palidez antinatural.

Jürgen la contemplaba como su hubiese visto a la mismísima Venus. Se acerco a ella y le acarició el rostro.

-Esto hay que celebrarlo, llamaré a Catherine me gustaría que viniera a Berlín para que toque en el concierto que quiero organizar para celebrar este momento. Pero ahora he de alimentarme, quédate aquí no te muevas, no salgas de casa hasta que llegue, ¿de acuerdo?-

-¿Me vas a dejar sola en este momento?- le dijo asustada.

-No tardaré, te lo prometo pero he alimentarme, tranquila pronto llegaré.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
E. Peregrin
Vendedor empedernido
Vendedor empedernido
avatar

Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Ubicación : Latveria
Ocupación : Mirar fijamente al techo.
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Dom Mar 25, 2007 9:13 pm

Mientras el resto de la cuadrilla se decidía a avanzar, Ricardo se dejó caer por el hueco por el que había desaparecido el gangrel, y en cuanto se hubo descolgado unos diez metros aproximadamente, comenzó a descender con más lentitud, afianzando cada apoyo sobre la pared, e intentando ver el fondo de aquel abismo.

La superficie de aquella especie de chimenea parecía demasiado resbaladiza y el maldito humo no le permitía ver más allá. Afortunadamente estaba muerto, por lo que no tenía que preocuparse por problemas como la asfixia.

Las voces seguían sonando, y un grito de Bacon casi lo hizo perder el equilibrio y la concentración.

Haciendo una pequeña pausa, de apenas un segundo, se concentró en hacer fluir la vitae hacia sus extremidades, a fin de que reaccionaran mejor y de forma más precisa ante cualquier imprevisto, y reanudó su descenso hacia lo desconocido.

Gritos… una pelea empezó abajo al parecer...

El destino de Bacon no le importaba lo más mínimo. Si había sido lo suficientemente torpe como para caer en la trampa se merecía lo que le ocurriera, pero la posibilidad de encontrarse con el infernalista, o con alguna de sus sabandijas lo impulsaba a seguir bajando, y los gritos de pelea no hicieron más que aumentar su impaciencia.

Golpes, gritos leves y después, un enorme silencio fue lo que le siguió...

Vetas negras empezaron a agitarse entre el ya de por si oscuro humo que inundaba todo, y poco a poco fueron solidificándose alrededor del Lasombra tomando la forma de viscosos tentáculos que ondulaban nerviosamente como si estuvieran vivos.

Continuó bajando, apoyando cada pie firmemente, mientras que los seudópodos se agitaban bajo él, a la espera de tocar el suelo o aferrar las estacas de las que Bacon había hablado.

Un minuto después, las sombras se lastimaban levemente y luego apresaban con fuerza, eran largas estacas, parecidas a lanzas, de plata separadas por menos de treinta centímetros entre ellas... sus tentáculos lograron tocar algo que no era una lanza.

Lentamente, como si de serpientes se tratara, se introdujeron por los angostos espacios que había entre las estacas, hasta que con un crujido empujaron hacia el exterior para quebrarlas o doblarlas.

Tras varios segundos, surtió efecto... se rompieron por fin y empezaron a caer con tintineos en el suelo... a excepción de algunos lugares en los que el sonido quedó apagado.

Dando un pequeño impulso desde la pared se dejó caer con suavidad sobre la zona que había quedado despejada, mientras que su mano derecha volaba hacia su espalda y aferraba la empuñadura de una de sus armas.

El suelo estaba ocupado por cenizas que formaban lo que parecía ser un cuerpo... o lo que antes había sido un cuerpo, sobre algunas estacas estaba aún la mochila de Bacon, pero de él, ya no quedaban más que esas cenizas... y del infernalista, no se veía señal alguna.

Sobre su cabeza, el humo parecía provenir de algunas oquedades específicamente abiertas, en las que ardían lentamente varias pilas de carbón.

Su cuerpo quedó completamente inmóvil, atento a cualquier movimiento o sonido que hubiera en la estancia, y escuchó algo raro, muy raro... que provenía de debajo de sus pies. Parecía como si escuchara el crujir de algo, un leve crujido difícil de definir.

Devolviendo el arma a su vaina, Ricardo volvió a aferrar la cuerda con ambas manos, y súbitamente propinó un fuerte golpe al suelo en la zona en la que había escuchado el crujido con el talón de su bota.

El pie se le hundió un cuarta, casi haciéndolo caer... para destrozar no sólo el piso, sino algo más abajo...

Con cuidado, y aun sosteniendo la cuerda con una mano por si el resto del suelo cedía, descendió de nuevo para examinar lo que se ocultaba bajo sus pies.

Un tocadiscos apareció ante él... el disco estaba roto, pero estaba aún caliente. Bajo él, el piso sí parecía fuerte, al menos era de cemento.

Con cuidado, extrajo los fragmentos del disco que pudo encontrar, y los metió en la bolsa de Bacon en la que comprobó que no faltaba nada. Sin embargo, una de las lanzas había perforado una bolsa de sangre, y su contenido había comenzado a derramarse.

Sacó las dos bolsas, bebiendo la rota y pasando la otra a la suya, y con cuidado procedió a recoger parte de las supuestas cenizas de Bacon.

Convencido de que tenía que haber algo más, intentó levantar el resto del piso, dispuesto a examinarlo todo centímetro a centímetro

Así fue como llegó a algo raro, en la pared del lindero oriente, parecía haber un hueco, y una vez que arrancó esa parte del piso pudo ver la rendija que indicaba que había otra puerta.

Una idea acudió a la mente del Lasombra, que hundió sus manos en lo que quedaba de las cenizas, concentrándose en buscar algún residuo espiritual que pudiera haber quedado en ellas.

Ricardo miró el pasado, miró a un neonato toreador que había sido liberado el mes pasado ser atacado por Bacon, y tras su muerte, cómo el Gangrel recogía sus cenizas.

Toda la cuadrilla pudo escuchar una sonora blasfemia en español por su comunicador, mientras el puño del Lasombra golpeaba con fuerza la parte del piso que ocultaba la puerta, en parte por seguir investigando, en parte por la rabia de haber sido traicionado y tomado por un estúpido.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kojiro_Kamus
GUARDIÁN SECTOR 2
avatar

Cantidad de envíos : 113
Edad : 37
Ubicación : Algun lugar perdido del foro y buscando la salida...
Ocupación : Sobreviviente en un foro desierto...
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Jue Abr 05, 2007 12:12 am

Despues de meditarlo un buen rato, frente al muro y al ver las poderosas torres y la impresionante alambrada se curo en salud y decidio encaminarse al eliseo, en el mapa que llevaba de Berlin aparesia un punto encerrado en tinta verde con una "E" en negro, asi que supuso que este era el eliseo, estaba en una pequeña isla y encamino sus pasos hacia él;
-Menudo lio en el que estoy metido, atravesar el muro me supone un reto, pero supongo que no sera mas dificil que escapar de un escuadron de combate de P47 en las Filipinas-.
Rio ante su propia ocurrencia, con estos y otros pensamientos mucho mas oscuros entretuvo su camino, despues de algunos minutos llego ante la puerta que marca la entrada y dijo -¿bueno, supongo que ahora solo tengo que llamar a la puerta y ver si alguien se presenta?, eso de entrar asi como asi no es lo mio-.
Mientras esperaba que llegara alguien se dedico a observar la magnificencia del palacio y la opulencia que ostenta:
-Si caben mis cosas, pero me queda muy lejos-.
exclamo al tiempo que un sirviente con uniforme de camarero, o eso le parecio llegaba hasta la puerta y preguntaba el asunto que lo llevaba ahi, el por toda respuesta expuso su intencion de visitar al principe y presentarse ante él, ya que era nuevo en la ciudad y nunca habia faltado al protocolo de la camarilla; entrego sus armas y espero a que lo condujeran al salon de la primogenitura...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Mar Abr 17, 2007 3:35 am

Ruinas en la ciudad, la luna próxima a ocultarse durante algunas noches, un viento recorre las calles causando escalofrío a quien llega a tocar...

El ghoul asintió ante las palabras de Kojiro y susurró por lo bajo un débil "sígame" empezando a recorrer los bastos pasillos del lugar. El Elysium realmente era enorme, pero más intrigado dejaba el hecho de que había muchos vástagos enfrente de una hermosa puerta doble que permanecía de momento firmemente cerrada. Algunos murmullos se escuchaban, palabras inintelegibles para los oídos del Assamita, de lo bajo que se susurraban.

El ghoul siguió conduciéndole hasta la misma capilla...



- Esperaremos aquí al señor - dijo con solemnidad.

Si Kojiro preguntó por el "señor", el ghoul sólo le sonrió débilmente, sin decir nada más... mirando alrededor, Kojiro pudo percatarse que no estaban solos, mínimo habían dos vástagos más, no los veía, pero los sentía... estaba casi seguro de ello.

En el Elysium, un sujeto llega, observa a su alrededor, ingresa con paso seguro al interior del inmueble mientras algunos neonatos le miran con interés, el vástago hace su entrada portando en la mano un maletín de gran lujo. Nadie se interpone en su andar...

Al menos, hasta que un ghoul le detuvo y le indicó lo que estaba sucediendo... el vástago entornó los ojos y asintió mientras seguía al ghoul hacia la capilla misma.

Kojiro vio entrar a un hombre con un carisma bastante imponente, dejando sentir una voluntad férrea un leve instante, porque luego pareció transformarse en una estatua de hielo. Venía vestido con un traje que gritaba la opulencia de la que gozaba, el cabello completamente hacia atrás, casi relamido y la mirada dura.



- Buena noche - dijo el hombre dándole el maletín al ghoul - a mi despacho - el ghoul asintió y empezó a retirarse - soy Wilhem Bradburg, Senescal de Berlín - entornó los ojos - ¿Cuál es tu nombre, clan, generación, letanía y propósito para venir a Berlín?

Así de golpe, así de duro y esperaba respuesta, entornando los ojos mientras se mantenía en su lugar, amo y señor de la Capilla, del Elysium mismo… nada más y nada menos que un Senescal…

- Vamos, que no tengo toda la noche – dijo mirando impacientemente su reloj.

En otro lugar...

Dos niños cayeron sobre Raphael, uno en su espalda, el otro en la pierna, mordiendo ambos la piel para robar la vitae... uno más apareció de la nada para caerle encima a Chrystelle mientras que Dante, con un golpe certero, se había deshecho de uno de los atacantes de Raphael... sólo le quedaba el que le mordía en la pierna...

Don Ricardo Rubio tras rascar en la puerta, logró encontrarla, tal cual era, pero no pudo abrirla... seguramente tenía un mecanismo especial.

Klaudia escuchó un golpe en la puerta principal que la sacó de sus pensamientos, luego otro y otro... escuchó luego unas garras y un gruñido tras la puerta rascándola con rabia y furia...

Tormus sintió algo extraño, volteó justo para ver levantarse a uno de los niños que estaban en el suelo y gruñir levemente, ansiando la vitae para ir directamente hacia ellos.

Rolf mismo vio cómo sus niños... los niños del orfanato estaban allí... al menos tres de ellos, no sabía cómo, pero los vio levantarse y gruñir con los colmillos dignos de un vástago... les habían abrazado...

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Argos Cristal-Silencioso
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 134
Edad : 35
Ubicación : Perdido entre libros
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Mar Abr 17, 2007 11:15 pm

Asuka dio dos pasos adelante mirando la situación, sus armas parecían listas para el ataque, evaluó todos los rincones del lugar y luego, en cuanto uno de los niños dio el primer paso, la Brujah se movió con rapidez para patearlo y alejarlo a unos cuantos metros de ella...

- Tormus-San, no creo que podamos contenerlos, pónganse detrás mío, procuraré defenderlos-


Rolf e quedo petrificado. "No es cierto. No es cierto" gimió en su fuero interno "¿Porque?. A mis niños... ¿porque?" lagrimas escarlatas rodaron por sus mejillas (pierdo 1 p. de sangre)

-¡¡No les golpees!! - grito desde el fondo de su capucha a Asuka imperativamente -¡Déjame a mi! - (manip + intimidación ya que se trata de una orden)

Dio un paso hacia ellos con la esperanza de que le reconocieran, alzo sus manos hacia la capucha... para tornar el rostro que les había enseñado alguna vez. Debían reconocerlo. Tenían que hacerlo. Eran sus niños. * (Mascaras de las Mil Caras. Gasto 1 . F.V)

-Chicos... hijos míos, calmaos por favor, ya estoy aquí. Todo esta bien... calmaos, no os haremos daño, nadie os hará daño - volteo su cabeza un segundo hacia Asuka para asegurarse de que había bajado el arma.


Uno de ellos, el que más juguetón era... Karl, sí, ese era su nombre, de cabellitos castaños y ojos marrones le miró fijamente, sus ojos parecían desorbitados y los colmillos asomaban de sus labios con fiereza, tenía las ropas rotas, destruidas mientras que había una herida en su pecho, profunda, hecha con algún objeto punzo-cortante...

Se adelantó hacia él, con el rictus completamente desfigurado, le miró y pareció no reconocerlo, se le lanzó encima, pero luego gimió de dolor, intentando alejarse de él, mientras se cubría el rostro con las manos...

Asuka se había quedado quieta, pero era más que obvio que si la atacaban, iba a defenderse... sobre todo, parecía lista para defender a Tormus.

-¡Karl... ! ¿Que te pasa pequeño? - dio otro paso hacia el - Karl.... - llamo de nuevo acercándole la mano

Karl volvió a gruñir y procuraba escapar de él, mientras que, detrás de ellos, una de las niñas miraba en silencio... era Madeleine, la única muda de sus niños, la única con un "defecto"... miraba a todos con interés hasta que pareció decantarse por su víctima...

Rolf se detuvo. El muchacho estaba claramente asustado. Si eso era.

-Karl hijo - continuo desde su lugar - ¿quien os trajo aqui?¿quien os... quien os ...?. - le costaba un enorme esfuerzo decir la palabra. En unos niños tan pequeños. Trago saliva - ...lo hizo? -suplico abriendo las manos hacia ellos (manip + empatia)

Cuando Rolf volteó, la cabeza de Madeleine caía al suelo tras un ataque limpio de Asuka que había reaccionado al instante... Karl gruñó y corrió alejándose de ellos, pero la Brujah volteó y lanzó la otra katana, encajándosela en la espalda, haciéndolo caer...
- Si los dejamos huir se romperá la Mascarada - gritó azorada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kojiro_Kamus
GUARDIÁN SECTOR 2
avatar

Cantidad de envíos : 113
Edad : 37
Ubicación : Algun lugar perdido del foro y buscando la salida...
Ocupación : Sobreviviente en un foro desierto...
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Jue Abr 19, 2007 6:20 pm

-Buenas noches- dijo Kojiro mientras hacia una reverencia, -mi nombre es Kojiro Takashi, y pertenezco al clan de los asesinos, soy de onceava generación y mi propósito en Berlín es de negocios, me encuentro buscando algunas cosas que me encargo mi Sire y voy vagando por el mundo para encontrarlas, una de ellas esta en esta ciudad, es por eso que me estoy aqui; vengo de España de Alcala de Enares para ser exacto y no pienso pasar mucho tiempo en Berlín, solo el nesesario no mas de 2 meses, espero me asigne una zona y prometo no darle problemas en ella-.
El senescal se quedo mirando largamente a Kojiro mientras sopesaba lo dicho por el assamita, por su parte Kojiro no dejaba de observar la forma pendenciera y autosuficiente con la que se movía este extraño senescal, le recordó a ciertos oficiales alemanes que conoció durante la guerra y se pregunto si este no seria algún oficial encargado de los exterminios en alguna prisión o campo de concentración nazi, no le quedaba mas que esperar la respuesta y la reacción del senescal para poder, ya sea, continuar con su misión o salir corriendo a toda prisa de Berlín…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Jue Abr 19, 2007 7:04 pm

Wilhem entornó los ojos un instante, tras mirarlo largamente caminó alejándose lentamente de él, en el ambiente se empezó a sentir su presencia, su omnipresente, avasalladora, fuerte y magnánima *MAJESTAD* que le hizo ver a Kojiro la diferencia de sus generaciones.

- Nombre, Kojiro Takashi - dijo pensativo...

- Clan -
continuó - Assamita...

Paseó la mirada alrededor, los vástagos que Kojiro había visto parecían más tensos ahora.

- Generación... onceava - entornó los ojos.

- Propósito para venir a Berlín... negocios - su gesto se hizo más duro - buscas algunas "cosas" para tu sire - dijo con tono adusto - vagas por el mundo para encontrarlas y una está en esta ciudad... - pareció sonreírse con cinismo, pero sólo un leve instante mientras sus ojos seguían fríos como el hielo - vienes de España de Alcalá de Enares... permanecerás dos meses aquí - asintió pensativo - esperas te asigne una zona y... - temerariamente se atrevió a darle la espalda - no darás problemas...

Volteó hacia él mirándole fijamente.

- Te faltó tu letanía... de quién eres child... y tu sire de quién es child y así hasta llegar a Caín... empieza, Assamita o verás que no eres el único asesino de la ciudad - entornó los ojos - y como pretendas una osadía, os recuerdo que esta ciudad es MI ciudad, la conozco tan bien que no podrás salir nunca vivo de aquí - entornó los ojos - ahora, habla...

Las puertas se cerraron en ese momento, Wilhem se mantuvo tranquilo, mirando fijamente a Kojiro quien notó de reojo que un contorno aparecía tras él, apoyándose en las puertas, no le sería fácil escapar... las opciones estaban dadas y no parecía que fuesen a ser agradables para el Assamita.

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Augusto Cartago
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 87
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Sáb Abr 21, 2007 7:34 pm

A la noche siguiente, Jürgen comenzó a enseñarle las primeras cosas a Erika sobre su nueva no vida, por lo que decidió empezar por lo básico, la alimentación.

-Bueno Erika, como ya sabrás por las películas de Bela Lugosi o de la productora Hammer con esa pareja estelar Christopher Lee y Peter Cushing, los vampiros o cainitas nos alimentamos de sangre, única y exclusivamente-

Erika le interrumpió –¿Entonces ya nunca más podré comerme un buen cordero, o un plato de pasta o una pizza?-

-mmm... si y no, por poder puedes pero lo acabarás vomitando, de todas maneras como la sangre no hay nada. Hasta hay humanos que le encantan ser mordidos por vampiros, gozando del éxtasis del beso del vampiro, por lo que algunos vampiros tienen lo que denominamos rebaños, no de ovejas sino de humanos que les encanta ser "besados". Hay otros que se arrastran entre las sombras allanando las moradas de los humanos alimentándose de los seres dormidos. Otros sin embargo, buscamos nuestro alimento en discotecas, pubs, etc..., seduciendo a los mortales, para acabar en una vorágine de sexo y sangre. Aunque también los hay más vulgares y simplemente atacan a los humanos que se meten en callejones oscuros y solitarios. Por otra parte yo suelo a veces eh.. como decirlo- Jürgen se quedó pensativo –bueno suelo llamar a meretrices... si eso, es cómodo simplemente. Por eso hoy para enseñarte he llamado a un gigolo-

Erika se quedó boquiabierta "pero que dice está loco".

Jürgen le explicó todo sobre como alimentarse y Erika puso en práctica sus nuevos conocimientos con el gigolo.

La siguiente noche, Jürgen decidió ir al Eliseo para empezar a organizar el concierto en honor a nuestra querida principe.

En el Eliseo había pocos vástagos y el ambiente que se respiraba era de cierto nerviosismo, los rumores corrían por la ciudad, rumores que parecían tener a todos un tanto preocupados, pero una palabra fue la que llamó la atención del Toreador... "Demonio"

Tras deambular un poco por el Eliseo captando conversaciones por aquí y por allá, decidió hablar con un grupo de vampiros a los cuales oyó hablar sobre un demonio.

-Buenas aunque extrañas noches, señores-

Los demás le miraron con desconfianza, pero sólo uno inclinó la cabeza.

-Buena noche, señor.-

Como se esperaba la recepción fue fría

-Por casualidad ¿no sabrán quién es el guardián del Eliseo? estoy buscándolo ya que necesitaba hablar con el, aunque no se si estará porque tampoco he visto a ningún primogénito. ¿Ustedes saben algo?-

-Los Primogénitos parece que se fueron con su Majestad- dijo el mismo hombre -a dónde, no sabemos... nadie sabe hasta el momento, pero tras las desapariciones de los últimos tres clanes, todos empiezan a especular.-

Jürgen escucho atentamente, "mmm... debo estar más al tanto de lo que sucede en la ciudad"

-¿Cómo? ¿quién desapareció? es que llevo unos días sin salir de casa. Estoy trabajando en una nueva composición musical, una sonata da chiesa en la que pienso introducir como estrella el triángulo, un maravilloso pero incomprendido instrumento. Pero no les pienso aburrir más lo mejor es que un día...-

-Un Toreador- dijo por todo el sujeto de la derecha negando con la cabeza -tenemos problemas más importantes en la ciudad y él con su arte- gruñó con molestia.

Héctor miró fijamenete al vástago que le interrumpió -Por supuesto que hay cosas más importantes, pero eso no es excusa para que me interrumpa así caballero. Por cierto no nos hemos presentado soy Jürgen Koller-

-Nah- dijo el vástago y le dio la espalda caminando hacia otro lugar... uno más le siguió, pero el que hablaba con él le miró y se encogió de hombros.

-Maurice Kellender- dijo –Brujah-.

Jürgen se quedó un tanto fastidiado al ver como los otros dos se iban "imbéciles"

-Y bien Maurice, ¿me puedes contar con más detalle que es lo que sucede?-

-No lo sabemos con exactitud- le miró -pero los rumores corren... desaparecieron Tremere hace dos meses... el mes pasado, nosferatus... y ahora hay quien dice que de los 11 malkavians que había, sólo se han visto 6-

Jürgen torció el gesto con preocupación "¿será por eso por lo que viene Kat a la ciudad?" -Vaya eso si es preocupante, ¿y nadie sabe nada? ¿no hay ninguna pista?-

-Los Primogénitos deben saber algo- miró hacia las puertas cerradas - y un grupo pequeños de vástagos... desde que Marc Giordanni fue nombrado Primogénito Ventrue, parece que las cosas están cada vez peor.-

-¿y eso? ¿qué pasa con Marc Giordanni para que las cosas vayan peor?-

-La Príncipe es Lasombra Antitribu- le miró fijamente -Marc Ventrue... ¿Te suena de algo?-

-Ya veo, la historia de siempre. la verdad es que ya está bien con tantas intrigas, en vez de gobernar para todos parece que sólo se dedican a conspirar, estos son peores que los políticos humanos- Jürgen decidió no seguir hablando de ese tema no vaya a ser que largase de más esa lengua.

-Oye Maurice ¿sabes algo de algún demonio por la ciudad? es que creo que escuche algo así en una conversación que tenían un grupo de cainitas aquí en el Eliseo.-

-Parece ser que los desaparecidos se encontraron en un ritual tanto... demoníaco - dijo en un susurro -dicen que inclusive una noche vieron llegar a Angel, tu primogénito y a Merl, el primogénito Tremere, mojados y llenos de mierda prácticamente... así que dicen que fue en las alcantarillas, tú sabes que no podemos entrar allá...-

"Mierda, me hubiese gustado ir a ver el lugar del ritual, pero bajar a las acantarillas..." -Angel y Merl, ¿están entre los desaparecidos?-

-No- dijo mirándole -pero se han ido con la Príncipe hoy... al parecer, algo gordo se viene esta...- miró y luego negó -te dejo, tengo que irme ya, ahí viene Joshua y como nos vea platicando de ésto, nos cortará la lengua en pedacitos- dijo alejándose.

Joshua, el Látigo Toreador apareció con cierta tensión en su bello rostro, de cabellos largos y negros, siempre pulcramente vestido, con trajes a la medida, esa noche, a pesar de las prohibiciones al respecto, traía una larga espada en la funda, colgada a la cintura, que era visible sobre el cubretrajes que traía.

Jürgen se acercó junto a Joshua

-Perdona Joshua ¿tienes un momento?-

Joshua se detuvo y le miró con cierta extrañeza, normalmente le decían "señor Joshua" y pocos eran los que se atrevían a tutearlo, conocedores del carácter tan caprichoso del Látigo.

-Depende- dijo mientras seguía caminando, como incitándolo a alcanzarle.

"Estirado de mierda" Jürgen no tuvo más remedio que seguirlo.

-Estoy buscando al guardián del Elyseum ¿sabes dónde está?-

-Soy yo-
dijo con una mueca -pero no estoy disponible hoy...-

-Ya me imagino que estarás ocupado estos días con todo lo que está pasando- Jürgen quería incitarlo a que hablase -Pero lo que me trae aquí es otra cosa- le decía mientras seguía el paso de Joshua -Me gustaría organizar un concierto en el Elyseo en honor a nuestra príncipe, por supuesto cuento contigo para tocar si quieres por supuesto. También va a venir Katherine a tocar-

-Katherine-
pareció sonreír por fin, genuinamente, inclusive se detuvo un instante, pero luego su gesto regresó a ser serio -desgraciadamente no se puede ahora, estamos en un momento un tanto... delicado- le miró fijamente... -¿quién dijiste que eras?-

"Será ignorante" -Soy Jürgen Koller- le dijo con cierto tono airado. -Cambiando de tema, se oyen rumores un tanto inquietantes por aquí, si puedo ser de utilidad en algo no dudes en avisarme, estaré muy complacido de servir a nuestra príncipe-

-Sí, está bien- dijo con un gesto, restándole importancia y siguió caminando... veinte pasos después, se detuvo y lo miró fijamente -¿Koller?-

"Vaya ha tardado debe ser de mente retardada" -Así es, Jürgen Koller para servirle-

-Ven acá-
dijo con dureza -acompáñame...-

Jürgen, se acercó junto a el y lo siguió -¿y bien a dónde vamos?-

-Vamos, no digas nada-
le guió por el Eliseo, por salones a los cuales Jürgen jamás había entrado, pues estaban cerrados y custodiados por ghouls hasta llegar a un salón donde Joshua tomó varios mapas -ven... ¿Qué sabes de los demonios?-

Jürgen entrecerró los ojos -Pues mira, es uno de mis temas favoritos, si bien los demonios....- Jürgen le soltó toda una lección magistral sobre los demonios, estuvo alrededor de media hora hablando prácticamente sólo.

-Bueno pues ya está, si quieres un día hablamos con más detalle. Pero ahora cuéntame ¿qué es lo que pasa exactamente?-

Joshua no le dejó hablar estando parados, le hizo caminar, inclusive le metió a una camioneta y cuando Jürgen se dio cuenta, estaban a punto de llegar a un lugar determinado...

-Bien- dijo mirándole -ahora sólo necesito que ayudes a unos vástagos, entre ellos a las dos Arpías...-

le señaló la casa -ten- le dio un pergamino -dáselo a Tormus, él sabrá qué hacer contigo... debí buscarte antes- le miró -ahora sabes que estás en una misión peligrosa, decirle a todos que te expliquen... sabrás que tu tema favorito se volvió realidad... suerte.-

-Si pero el concierto... oh- bajo de la camioneta y se dirigió hacia la casa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Lun Abr 23, 2007 3:18 am

Klaudia sintió el rasgar tras la puerta... un rasgar salvaje. Con cuidado la ventrue se acercó a la puerta, después de los gritos que venía escuchando tenía que actuar con sumo cuidado. "Vamos Klaudia, con cuidado, sigilo y honor...siempre honor".
Con delicadeza la neonata empuñó el pomo de la puerta, girándolo lentamente a la vez que mantenía su florete de plata en alto, dejando que su sangre fluyera para aumentar su destreza (*1), presta para el combate por si este surgiera. Con un golpe seco la neonata abrió la puerta preparada para enfrentarse con sus peores pesadillas... . "que no haya serpientes...que no haya serpientes...viles y ponzoñosas"

Maritza gruñó mientras veía cómo la puerta se abría...



Sasha aún se mantenía atrás de la puerta que le había golpeado con fuerza el rostro...


Había sangre en la frente de Maritza y las marcas de dos colmillos que casi la habían desgarrado, la niña gruñó de ira mientras miraba hacia el frente...


Jürgen vio como desaparecía en la oscuridad la camioneta que lo había llevado hasta este lugar. Se fijo en la pequeña casa. "Vaya tengo compañía", Koller pudo distinguir la fina silueta de una mujer. Esbozó una sonrisa y se dirigió hacia esa misteriosa figura cuando se fijó que llevaba una especie de espada. " "Vaya, me da que puede haber problemas" Koller buscó un sitio entre las sombras para cobijarse y ver desde un lugar seguro los acontecimientos.


La ventrue vio la actitud de aquella cría . - Véte de esta casa corriendo - dijo Klaudia fijando sus ojos verdes en los de la niña. (*2)

Mientras tanto, Sasha empezaba a caminar para salir de su escondite, gruñendo...

Jürgen pego un respingo al ver la escena que ocurría ante sus ojos, se quedó observando a la niña que podía ser cainita que se dirigía a la casa de enfrente. "oh oh me da que esa niña va a cometer alguna locura". . Koller decidió salir de su escondite aunque dubitativo sin saber si ir junto a la niña o entrar en la casa para ver que es lo que demonios ocurría ahí dentro, por lo que se quedó en medio de ninguna parte aunque observando que es lo que hacía la niña.

Un perro guardián, le salió al encuentro y la niña no lo dudó, lo apresó con ira y empezó a morderlo mientras el animal aullaba de dolor...
Mientras, dentro, Sasha miró a Klaudia fijamente y el rostro lleno de rasguños que ella misma se había prodigado.

Klaudia se quedó un segundo dubitatativa con lo que había hecho aquella niña parecía que Sasha pudiera estar al borde del frenesi si ya no lo estaba. Volvió a clavar su mirada esmeralda en la segunda niña, lo mejor era dejarla inconsciente - duérmete profundamente - (*3) dijo insistiendo en cada una de las palabras.

La niña entrecerró los ojos, empezando a extender los colmillos, Klaudia se dio cuenta de algo: no era una humana, por lo tanto, no se dormía...
En ese momento, llegó a los oídos de Klaudia el aullido de un perro atrás...

Jürgen al ver el aullido del perro, salió corriendo en busca de esa niña para sacarle de ahí, podía romper la mascarada.

Klaudia se maldijo por su confusión - Súmete en un profundo letargo - (*4) dijo mirando firmemente para la niña

Sasha gruñó, pero cayó al suelo en un letargo profundo...

Fuera, las luces de las casas empezaron a encenderse, una tras otra ante los aullidos del perro... Jürgen estaba a 10 metros de la niña...

Jürgen al ver las luces que se encendían corrió cuanto pudo para llegar junto a la niña para llevársela de ahí. Mientras decido utilizar el poder de su sangre para aumentar su fuerza. Al llegar junto a la niña cainita le hizo una presa inmovilizando sus brazos.(*5)

Klaudia se dio la vuelta, el aullido de un perro le había llamado la atención, pudo observar como las luces de las ventanas se estaba encendiendo. La ventrue se dirigió hacia el origen de aquel sonido.

Maritza se debatía con una fuerza digna del frenesy que sentía, tenía hambre y gruñía buscando su comida, su alimento...
Jürgen intentó salir de la carretera con la niña para dirigirse hacia la casa donde se metió aquella enigmática mujer. Empleó todas sus fuerzas para controlar aquella cainita en frenesí -Cálmate maldita estúpida o nos matarás a todos- le dijo al oído "Joder quien será el idiota que convierte en vampiros a niños"

Klaudia al salir de la casa pudo ver a un hombre de complexión delgada, pelo castaño y profundos ojos azules, ciertamente era un tipo atractivo. Vestía elegantemente con una camisa, americana y pantalones de pinzas.



Jurgen pudo observar como aquella mujer enigmática que había podido advertir junto a la puerta, guardaba con elegancia su florete en su vaina antes de salir a la calle. La mujer avanzaba con paso rápido hacia él pero su caminar rezumaba distinción y nobleza. Su rostro presentaba rasgos finos destacando una profunda aunque severa mirada de color esmeralda. Iba vestida de forma acorde con su porte con un vestido blanco del que se distinguía el toque de perfección que sólo la alta costura parisina conseguía transmitir.

La niña rugió y miró a Klaudia...

Koller se quedó impresionado ante el porte de la mujer, realmente era bella a pesar de su escaso pecho.
-Será mejor meter a tu niñita en casa-le dijo guiñándole un ojo mientras le sonreía con una de sus mejores sonrisas.


Klaudia se fijó en el hombre, resultaba atractivo y sus profundos ojos azules le recordaba irremediablemente a la de un actor de una época pasada en la que el cinematógrafo todavía tenía clase, era algo que podía disfrutarse. Su palidez delataba su condición. Klaudia miró para la niña que se debatía entre los brazos del vástago. La ventrue clavó sus ojos en ella y dijo nuevamente - Súmete en un profundo letargo - afirmó con su voz sugerente, dejando exhalar su aura de liderazgo.(*6)

La niña empezó a cerrar los ojos lentamente, fue cuando ambos vástagos miraron cómo empezaba a salir humo de la cochera de la casa.

Jürgen notó como las palabras de la voz dulce de aquella mujer hacía efecto en la niña. -Vaya enhor... ¡mierda! humo- fue lo primero que se le vino a la cabeza al ver como salía aquella humareda de la cochera de la casa
-no la conozco señorita pero será mejor que me acompañe y salgamos de aquí, esto empieza a ponerse feo-

Klaudia vio el humo que salía del garaje, automáticamente, puso en marcha los auriculares y dijo - Fuego en el garaje, salgan de ahí puede extenderse, salgan de la casa, fuego - repitió la ventrue esperando que los inútiles de sus compañeros de misión le hicieran caso. Apagó el transmisor de la siemens y dijo mirando para el vástago - Yo no puedo irme de momento, tengo un cometido y tengo que cumplir con él - dijo Klaudia dirigiéndose unos pasos más adelante para poder controlar la entrada y salida de la casa aunque manteniéndose a una distancia prudencial del fuego. La neonata volvió a sacar su florete cuando se encontró dentro de los terrenos de la casa.

El fuego era... extraño, al menos eso le pareció a Klaudia cuando le vio...
Jürgen lo identificó de inmediato, estaba sobre un sillón, empezándose a quemar apenas... era un fuego de un... Baali.

Jürgen dejo a la niña escondida entre las sombras, para después dirigirse hacia la manguera que vio en el patio de la casa.
-No te preocupes es un fuego provocado por un baali- Jürgen intentaba transmitirle seguridad a la mujer, no quería que se pusiese nerviosa. Aunque quizá contribuyo a todo lo contrario.

- ¿Donde están? tengo cubierta la retaguardia y flanco izquierdo ¿quién tiene el frente y la derecha? - [/b]decía la voz de Tormus

Klaudia escuchó la voz del malkavian y volvió a poner en marcha el micro del intercomunicador - Estoy cubriendo la entrada de la casa tal como me encomendó el señor Rubio - dijo Klaudia manteniéndose atenta a cualquier movimiento. Apagó nuevamente el micro y dijo al vástago que le acompañaba - ¿Quién es usted? ¿ Quien lo manda aquí? - con el incidente de los niños y el fuego aun no había podido identificar a aquel vástago aunque hasta aquel momento había mostrado colaboración.

Jürgen se quedo absorto al ver como la cainita a pesar de todo seguía hay en vez de irse de allí.
-¿Qué? soy Jürgen Koller, pero será mejor dejar las presentaciones para más tarde, esto va a ser un hervidero de gente dentro de nada- Jürgen cogió fuertemente del brazo a la mujer conminándola a irse de allí con el.

Escucharon un sonido estridente, como el golpeo de un objeto contra el cristal y luego vieron como el gran ventanal se rompía en pedacitos...

Klaudia intentó soltar su brazo "que se ha creido este estúpido para atreverse a rozar mi piel" - Tengo una misión encomendada por el princip - su frase quedó interrumpida por el ruido del ventanal rompiéndose. La ventrue se mantuvo atenta intentando ver lo que sucedía.

Jürgen dirigió su mirada hacia el ventanal roto, después dirigió su mirada a la chica la miró fijamente como si quisiese penetrar en su mente "que determinación es admirable y a la vez estúpido" -muy bien pero por lo menos agazapemonos en las sombras por favor-

Klaudia escuchó lo que decía el tal Jurgen - ¿Quien le envía aqui? - repitió de forma perentoria a la vez que se echaba unos paso para atrás para controlar toda la entrada de la casa de forma panorámica. Si el infernalista quería huir, por esa parte de la casa, tendría que verlo.

-Me envía Joshua Hanigan, el látigo toreador, ¿le vale? y vengo a ayudaros- Jürgen estaba perdiendo la paciencia -y ahora por favor ocultémonos- le dijo mientras buscaba un sitio para poder agazaparse los dos

En ese instante, un movimiento afuera del ventanal les llamó la atención, alguien cayó sobre otra persona y escucharon un ruido pequeño de pelea y otro de una oración...
- "Estoy en la cochera, Chrystelle esta en Rötschreck por el fuego... que alguien vaya al jardín de atrás para contenerla, tengo que sacar a mas gente de adentro-

En ese instante, un movimiento afuera del ventanal les llamó la atención, alguien cayó sobre otra persona y escucharon un ruido pequeño de pelea y otro de una oración...
- Detente, maldición - gruñó Asuka - Vamos, Toreata!!! - alcanzaron a escuchar

Klaudia atendió a la petición de Asuka miró a Jurgen con seriedad - Si le manda el señor Hannigan a ayudarnos haga el favor de cubrir la entrada de la casa, controle que nadie salga es muy importante - dijo la ventrue mirando con seriedad a Jurgen a la vez que se preparaba para ir junto a Chrystelle para sacársela de encima a la vulgar brujah.

Koller abrió los ojos de par en par -Pe...pero puede que necesite mi ayuda, por lo visto la cosa se pone fea- le dijo sin mucha determinación en el fondo Jürgen no le apetecía meterse en peleas, la acción sólo le gustaba en las películas y el ya había tenido bastante en la última guerra que sufrió este país.

- Vigile esto, cubra la entrada - reiteró Klaudia - necesitan ayuda - dijo la ventrue que se fue corriendo atravesando la casa.

[b][color=black] -Ok- le dijo mientras se daba la vuelta y se escondía para observar la entrada, aunque en el fondo estaba más preocupado por los vecinos, temía que llegase la policía o los bomberos y todo el engorro que sería eso.
Klaudia pasó por el pasillo, mirando las llamas del sillón y luego, el fuego que venía de la entrada de la puerta del garaje, hasta llegar al ventanal roto y atravesarlo...
__________________________
*1: 2 ptos de sangre a destreza
*2: dominación nivel 2
*3: dominación nivel 2
*4: dominación nivel 2
*5: 2 ptos de sangre a fuerza
*6: dominación nivel 2

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Batto
Orgulloso seguidor de Mercutio
avatar

Cantidad de envíos : 100
Edad : 31
Ubicación : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 12/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Lun Abr 23, 2007 5:19 am


Chrystelle se hizo a un lado con una velocidad impresionante procurando escapar de Samantha, que cayó encima de un estante de piezas... mientras tanto, Antonio gruñía intentando levantarse y Dante parecía listo para defender las espaldas de Raphael, sacando las garras…

Por su lado, Martín se aventó hacia Raphael, uñas al frente y colmillos fuera, mientras intentaba apresarle la yugular...



Raphael frunció el ceño mientras que permitía que un poco de vitae lo hiciera más ágil. (*1)

Rápidamente se preparó para el ataque del pequeño que se le venia encima, a la vez que se aceleraba quemando otro poco más de sangre. (*2) El azote rápidamente sacó una estaca y la hundió en el pecho del niño que le caía encima. Sin detenerse un momento, el hombre se hizo a un lado del chico, permitiendo que este cayera al suelo, sin importar si había quedado paralizado o no.

Raphael siguió adelante hacia los niños que quedaban y se preparó para defenderse de ellos, disponiéndose a atajarlos cuando se le tiraban encima y lanzarlos de nuevo hacia atrás.

Chrystelle sacó la estaca y la mantuvo con ella mientras Samantha rugía y se levantaba mirando a la Toreador con la Bestia en los ojos, Antonio estaba en lo propio cuando Dante cayó al suelo con un Martín que, afortunadamente, aún no estaba estacado...

Bueno, afortunadamente para Martín, no para Dante...

Patricia y Kalisha parecieron mirarse un instante, quedándose quietas sin intentar acercarse al Brujah...



Raphael sacó las otras dos estacas que tenía mientras que observaba a las niñas. El hombre avanzó hacia ellas, listo para estacarlas en el pecho cuando se le lanzaran encima.
"Dante, no uses tus garras en los niños" le advirtió el hombre, sin voltearse, concentrado en lo que tenia enfrente.

Las niñas rugieron mientras que el aullido de un perro empezó a extenderse por el lugar... dolido y desesperado...

Mientras, Chrystelle había sido atacada por Samantha, afortunadamente con el impulso, le cayó encima, estacándose solita, menuda suerte la de la Toreador...

Dante reaccionó mirando a Antonio que ya se lanzaba, los dos se trenzaron intentando uno, detenerlo, el otro, morderlo...

Raphael frunció el ceño al escuchar el aullido, no había tiempo como para seguir dando rodeos. Avanzó hacia las niñas, que al igual que el resto, parecían haber sido transformadas... sin embargo no demostraban tanta impulsividad como el resto de los niños. Aun así, eran un peligro... Raphael empuñando las estacas rápidamente hundió primero una en la de la izquierda y luego la otra en la de la derecha.

Raphael casi estacó a una de las niñas, pero esta logró moverse en el ultimo momento... la otra aprovechó para salir corriendo en dirección contraria, rumbo a la puerta de salida, a toda velocidad...

- Raphael - gritó Chrystelle - las luces de las casas se están prendiendo! - dijo azorada.

Mientras, Dante y Antonio luchaban encarnizadamente, el niño tenía una destreza que Dante no podía combatir del todo...

Martín se levantó quitándose la estaca gruñendo... para luego aventarse contra Dante...

Raphael frunció el ceño "Chrystelle, cierra el garaje y ayuda a Dante" le ordenó el hombre mientras que ahora con una mano aferraba a la niña del hombro, sosteniéndola en su lugar y luego la estacaba, para que no pudiera esquivar esta vez.

Raphael la sostuvo, logró estacarla, pero quizá fuera muy tarde

Dentro, en la cochera, un fuego extraño emergía... calcinando en un solo instante a Dante mientras Chrystelle gritaba de horror.

- Aranza está muerta... la daga fue destruida hace unas noches - dijo una voz detrás de Raphael haciendo que su mente estuviera tan poblada de esas imágenes que fuese cuasi imposible resistirlas...

Chrystelle salió corriendo mientras procuraba alejarse de allí... directo hacia Raphael, mientras unas llamas extrañas salían de la cochera...

Raphael primero amago a hacer un paso atrás, con miedo y lágrimas de sangre en sus ojos, era negación absoluta, quería correr, huir, escapar a toda velocidad de allí.

-¡NO!- fue el impulso mental que electrizo toda la mente de Raphael.

El vástago pareció paralizarse a medio camino de voltearse y emprender la huida, mientras que se le marcaban todas las venas y los músculos en su cuerpo. (*3) Los colmillos del hombre emergían imponentes y sus ojos se llenaban de determinación mezclados con una furia increíblemente profunda.

Sin perder un segundo, Raphael miró alrededor buscando al que había hablado, buscando el origen, mientras que la sangre comenzaba a recorrer todo su cuerpo, casi burbujeando con violencia. (*4)

Allí atrás, vio a la pequeña que había escapado, sonriendo con malignidad, ella era la que había dicho esas palabras.

Raphael en un abrir y cerrar de ojos desenvaino su espada y a una velocidad sobrenatural corrió hasta la niña, rugiendo con furia, llevando su espada a un costado de su cuerpo, con la punta casi rozando el suelo. El Brujah solo tenia un cometido en su mente (*5)

Un fuego extraño se le atravesó en el camino, golpeándolo con dureza, mientras Martín salía gruñendo de rabia, con el cuerpo de una de las niñas en las manos, comiéndosela...

Raphael gruñó al recibir el fuego, que le chamusco la ropa, sin embargo el vástago era increíblemente resistente. El fuego, el Némesis de su estirpe, no le hizo nada, ni siquiera lo hizo dudar sobre seguir avanzando… Lejos de eso, Raphael apretó los puños en el mango de su espada y se dirigió derecho hacia la niña.

Los ojos del azote eran el mismo fuego que había intentado consumirlo, eran la misma perdición que la niña había intentado invocar en su adversario.

La niña intentó esquivar el golpe, alzando su mano en vano para defenderse, pero esta fue cercenada mientras que ella comenzaba a emitir un pequeño grito de dolor.

Raphael había hecho un corte ascendente, que salio desde su lado derecho a la altura de su cintura, hasta apenas un poco mas de la altura de sus hombros, una vez que la espada había llegado hasta el punto mas alto de su ataque, rápidamente giró sobre si mismo, siguiendo la moción del arma, cortando descendentemente en la diagonal opuesta, formando una cruz. Sin embargo esta vez ya no había mas defensas; la espada encontró su marca en el hombro de la pequeña y se hundió profundamente, abriéndola desde allí hasta la cintura, cortando o rompiendo costillas limpiamente como si fueran palillos, la mera fuerza del Brujah era solo comparable con la furia que sentía en ese momento.

La niña voló un metro hacia atrás, cayendo de espaldas en el suelo, todo el movimiento fue tan rápido que prácticamente no tuvo tiempo de comenzar a gemir de dolor, simplemente cayendo en torpor al instante.

Chrystelle gritó mientras el niño, Martín, caía al suelo también en torpor... dentro, en la cochera, el fuego seguía consumiéndolo todo, con sus llamas extrañas y casi demoníacas...

Raphael bufo suavemente, recuperando su compostura, a medida que sentía el efecto mágico que estaba sobre él disiparse. Suspiró sacudiendo apenas su cabeza, mientras que su mente se relajaba del esfuerzo que había hecho para rebelarse ante el poder de la disciplina

- Fuego en el garaje, salgan de ahí puede extenderse, salgan de la casa, fuego - escuchó Raphael en su auricular.

"En unos momentos..." dijo Raphael para si, mientras que observaba rápidamente los alrededores. El hombre intento tomar a Chrystelle para ver si podía llevársela o iba a tener que estacarla para que no forcejeara y los terminara matando a los dos.

Chrystelle gruñó... pero se dejó llevar, tras ellos, las lenguas de fuego mordían el sillón y Martín aún estaba en letargo.

- ¿Donde están? tengo cubierta la retaguardia y flanco izquierdo ¿quién tiene el frente y la derecha? - escuchó la voz de Tormus

- Estoy cubriendo la entrada de la casa tal como me encomendó el señor Rubio - escucha la voz de Klaudia.

"Estoy en la cochera, Chrystelle esta en Rötschreck por el fuego... que alguien vaya al jardín de atrás para contenerla, tengo que sacar a mas gente de adentro" dijo el vástago por el audífono antes de tomar un cenicero de una mesa que estaba ahí al lado y arrojarlo al ventanal a la vez que le señalaba el exterior a Chrystelle

"Vamos Chrystelle, ve!" le dijo casi como lo haría con un animal.

El vástago esperó a ver que la mujer corriera a alejarse del fuego antes de disponerse regresar con celeridad (*6)a la cochera, para buscar salvar a los niños... enemigos o no... En frenesí o no, infernalistas o no... No iba a dejarlos para que se quemen.

Chrystelle corrió hacia allá, sin dudarlo un instante... en la cochera, había un montón de cenizas de una figura grande: Dante... en el suelo, yacía un cuerpo más pequeño, Antonio... y antes de entrar a la cochera, estaban Martín y la otra niña, Samantha, ya hecha cenizas...

Raphael frunció el ceño y rápidamente recogió a aquellos que todavía estaban con vida, aventurandose entre las llamas, asegurándose de no dejar a nadie. Luego se dispuso a salir de allí y escapar por el ventanal para ver donde había quedado Chrystelle.

El Azote caminó con los niños, empezando a salir entre el humo que ya estaba en la casa...

----------------------
(*1) 1 punto de sangre, +1 a dex
(*2) 1 punto de sangre, Celerity
(*3) 1 punto de fuerza de voluntad, evitar los efectos de Daimonon 2
(*4) 2 puntos de sangre, +2 a fue
(*5) 1 punto de sangre, Celerity
(*6) 1 punto de sangre, Celerity
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martín
Bassmen-so
Bassmen-so
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 32
Ubicación : donde tengan cosas gratis
Ocupación : Todopoderoso Señor del Universo, Mensologo entusiasta matriculado
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Lun Abr 23, 2007 9:59 pm

La imagen del lugar volvió a dibujarse ante los ojos del Malkavian, su rostro no se inmutó al ver los gestos de la Brujah y el Nosferatu. El olor a Vitae era fuerte en el lugar, vio el cuerpo de una riña que había sido cercenada y yacía en el suelo sin vida, vio en el otro extremo otro infante que aun se movía, atravesado pro el arma de la oriental, pero no respiraba su piel no tenia color, vástagos. Entonces vio un tercer chiquillo, una niña, no perdió el tiempo, aun tenia el poder de la sangre de Caín en sus músculos, si la destruía por accidente no importaba, aun estaba aquel atravesado por la espada para obtener información

Karl gruñó, intentando alejarse, pero el arma aún le hacía estragos... rasguñó la tierra emitiendo gemidos de rabia y frustración.

La bestia de Rolf rugió en su interior al ver como Asuka lastimaba a sus niños. "Matala, Matala... no la dejes continuar"

El Nosferatu corrió hacia Karl intentando hacer oídos sordos ante su bestia. Con presteza tomo el arma por la empuñadura e intento desclavarla del pobre niño de un solo tiron para evitar hacerle más daño (1*)

-Tranquilo Karl. No te muevas hijo... voy a ayudarte - le decía con algo de temblor en la voz al ver el sufrimiento del pequeño.

Amanda siseó con rabia, gruñendo mientras su Bestia parecía lista a lanzarse encima de alguien... y su mejor presa, al parecer, era Rolf...

Se lanzó sobre él, apresándole y mordiéndole sin duda alguna, los colmillos atravesaron la tela que cubría al Nosferatu para llegar a su piel...
Asuka aún estaba un tanto azorada ante el cuerpo de la niña y volteó a mirar a Tormus...

- ¿Está usted bien?

La Arpía pudo ver como la pequeña se abalanzaba frenética y sedienta de sangre sobre el estupido párroco, mala elección, ese era SU grupo y nadie moriría hasta que él no lo determinase, hasta que sus muertes no les fueran beneficiosas a él y a Su Señora. Ignoró las vacuas palabras de una simple mente como la de aquella Látigo y antes de que de que la pequeña vástago pudiera dañar alguna de sus pertenencias trato de tomarle por la cabeza con fuerza y estrellarla contra el suelo

Karl se escapó dando vueltas en el suelo para alejarse una vez que le habían quitado la katana, procurando encontrar un mejor lugar para atacar...

Amanda estaba ya afianzada en Rolf cuando alguien le tomó la cabeza para estrellarla, lo que hizo que desgarrara la piel del párroco

Amanda cayó al suelo, con la cabeza sobre el pasto, gruñendo mientras la vitae corría por sus labios.

Asuka volteó hacia adentro, buscando quizá a algún niño más, pero no encontró nadie.

- Son los únicos - dijo suavemente - al menos aquí afuera.

Tormus tomó a la niña por el cuello y la levanto haciendo presión con su mano, su mirada dura se cruzó con al de Rolf un segundo -Busca al niño- ordenó con severidad esperando que se marchase. Apoyó entonces el cuerpo de la pequeña contra una de las paredes de la casa y trato de rápidamente romperle el cuello, al ser vástagos no morirían, pero no podría moverse

Rolf miró cómo Tormus golpeaba a la niña contra la pared y el sonido atronador le inundaba los oídos... Karl, por su lado, ya volvía a lanzarse contra Rolf, buscando la herida que Amanda le hubiese hecho. Por su lado, Asuka empezaba a buscar a su alrededor, viendo que la situación había sido "controlada"

Los ojos de Rolf brillaron de pura rabia. "Dame fuerzas señor" pensó enredando el rosario entre sus dedos y cerrándolos a la postre de sacudirle un puñetazo en el bajo lomo a Tormus. (2*)

-¡Le dije que no les hiciera daño! - le grito "Ayúdame señor a parar esta locura"

Tormus sintió cómo le golpeaban la espalda. A lo lejos, escucharon los aullidos de un perro, largos y desesperados...

El golpe en su espalda, las palabras del Nosferatu, la sangre hervía dentro de Tormus, era imposible que un vástago fuera tan inútil y estupido. Su mano soltó a la niña que no podría huir a ningún lado hasta no regenerarse, lo que le llevaría un tiempo, y se dio vuelta viendo al sacerdote, su paciencia con él había sido sobrenatural pues su Señora lo había exigido, pero ya no más.

Karl había caído en la espalda del sacerdote, mordiéndole con rabia, en un lugar que Rolf no podía hacer nada por quitarlo... ese era el pago por su inocencia... empezó a succionar la vitae con desesperación.

Rolf se revolvió y grito muy enojado.

Primero con su grupo por el daño que le estabas causando a los niños. Segundo con Karl, por lastimarle... cuando el solo pretendía ayudarle y tercero con aquel que les había hecho eso.

-¡¡YA BASTA!! - grito dejándose caer con fuerza contra la pared, esperando que el golpe hiciera que el chico le soltase

Karl había bebido demasiada vitae, así que intentaba separarse, la fe que el Nosferatu tenía era algo que no había previsto su Bestia... empezó a gemir de dolor cuando le azotaron contra la pared, sin quererlo, sus colmillos se hundieron más en ese líquido que tanto daño le hacía y el cuerpo del que antes había intentado huir...

Karl gruñó mientras sus brazos caían a los costados y su cuerpo también... inerte...

Amanda había caído al suelo e intentaba regenerarse lentmente...

Rolf no atendía a Tormus, sus ojos estaban posados en el pequeño que se deshacía frente a sus ojos.

Se dejo caer derrotado de rodillas intentando en vano coger sus manitas que se deshacían entre las suyas -¡Noo...! - gritó angustiado -noo... no tenia que ser así, no se suponía que tenia que pasar así - nuevas lagrimas brotaron de sus ojos mientras se echaba al suelo llenándose de las cenizas, esparciéndolas al aire.

Algo se rompió dentro de el. Sus niños. Les había fallado a sus niños, y lo que era más grave, él mismo había causado la muerte de uno de los infantes, le había arrebatado la vida por segunda vez. Les había fallado a ellos y al Señor, su dios.

-Mateme.. .- suplico anegado por la tristeza, tan abatido que ni siquiera controlaba las palabras que salían por su boca

Asuka señaló el techo.

- Fuego - dijo con sorpresa...

Del techo de la cochera, empezaba a salir un humo...

En ese momento, de la sala, vieron una lengua de fuego extraña... MUY extraña, nunca habían visto un fuego de tal naturaleza, parecía salido del mismo infierno.

- Fuego en el garaje, salgan de ahí puede extenderse, salgan de la casa, fuego - escucharon en su auricular a Klaudia

La estupides de sus acompañantes resultaba cada vez mas frustrante, levanto a la niña que aun yacía en el suelo y la puso en brazos del monje -Será peor que la muerte lo que te haré si la dejas ir- entonces habló intentando comunicarse con Ricardo y Raphael - ¿Donde están? tengo cubierta la retaguardia y flanco Izquierdo ¿tienen el frente y la derecha?

- Estoy cubriendo la entrada de la casa tal como me encomendó el señor Rubio - escucharon la voz de Klaudia

-Estoy en la cochera, Chrystelle esta en Rötschreck por el fuego... que alguien vaya al jardín de atrás para contenerla, tengo que sacar a mas gente de adentro - dijo la voz de Raphael.

Y en ese instante vieron cómo el ventanal se rompía en pedazos, producto de un golpe contra el mismo...

El Malkavian se cubrió los ojos un segundo al estallar los vidrios y rápidamente miró a la Brujah, con solo una mirada bastó, ella contendría a la Toreador que huía. Vio entonces al Nosferatu dirigirse hacia donde no debía junto con al niña en sus brazos, con su mirada buscó la forma de improvisar rápidamente una estaca, ese sacerdote era desasido imbecil como para dejarle siquiera caminar, tendría que estacarle a él y a la niña.

Rolf continuaba su camino sin prestar atención a nada más. Ahora solo tenía ojos para el camino que había tomado. Ni siquiera se percato de que la niña humeaba entre sus manos.

-Padre nuestro que estas en los cielos... - comenzó a recitar

En ese momento, por el lado que había salido Chrystelle, apareció Raphael...

- Detente, maldición - gruñó Asuka - Vamos, Toreata!!! - Mientras que Chrystelle intentaba zafarse y la Brujah intentaba detenerla.

Raphael suspiro profundamente, venia con su sobretodo entreabierto, este estaba un poco manchado, un poco desgarrado y quemado. El hombre venia trayendo entre brazos a tres niños, dos gemelas, una de ellas con una estaca en el pecho, mientras que la otra tenia un enorme tajo que iba desde el hombro hasta el pecho, recorriéndola diagonalmente, también le faltaba una mano al parecer.

El niño parecía estar ileso, aunque muy pálido, y en torpor.

-Dante... no lo logro... -dijo suspirando y negó con la cabeza. -Al parecer estos niños son capaces de invocar fuego.

El Malkavian tomó la estaca que entre sus manos y rápidamente, antes de que el Nosferatu pudiera reaccionar, le arranco a la niña de los brazos y atravesó su corazón con la pieza de madera

----------
1* 1 Punto de Sangre Vinculado a la Fuerza
2* 1 Punto de Fuerza de Voluntad

_________________


Mejor que Yaco, Mejor que Sandra, Mejor que Joanna, Mejor que Damian, Mejor que Enrique... Simplemente, Yo


Última edición por el Jue Abr 26, 2007 10:50 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
E. Peregrin
Vendedor empedernido
Vendedor empedernido
avatar

Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Ubicación : Latveria
Ocupación : Mirar fijamente al techo.
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Mar Abr 24, 2007 3:59 am

Una puerta blindada…

Ricardo se sintió algo decepcionado al verla. Si el traidor había esperado detenerlo con aquello se había equivocado totalmente.

Dando primero unos pasos hacia atrás para tomar impulso, el Lasombra se arrojó contra la puerta con el hombro por delante, golpeándola también con los tres tentáculos.

El impacto fue brutal, y el temblor que produjo pudo sentirse en la superficie, y a los oídos del chiquillo de la príncipe llegó claramente el gemido del acero al combarse y el crujir del hormigón alrededor de la puerta.

Había estado a punto de partirse el hombro, y tras el choque había rebotado hasta la pared opuesta, pero no estaba dispuesto a darse por vencido, por lo que de nuevo emprendió la carrera contra la única barrera que se interponía entre él y su presa, y los seudópodos, fieles a su voluntad, volvieron a golpear con él.

El resultado fue idéntico, pero lejos de desanimarse, Ricardo cargó de nuevo contra la puerta con renovadas fuerzas, mientras que emitía un rugido por el esfuerzo, y esta vez un sonoro crujido siguió a la embestida.

Los anclajes de la puerta cedieron, arrancando parte del hormigón que los rodeaba y la enorme masa de metal cayó con un estruendo junto con el Lasombra, levantando una densa nube de polvo.

Poco a poco fue apareciendo ante sus ojos un largo pasillo, tenuemente iluminado por antorchas y cuyo fin se perdía tras una suave curva.

Ricardo despegó los labios para comunicar su avance cuando algo llamó la atención de sus sentidos, sobrenaturalmente aguzados. A su derecha, en una zona en penumbra entre dos de las antorchas, descansaba un jirón de tela.

Caminó hasta allí y mientras se agachaba extendió la mano para cogerlo y poder examinar cualquier impronta emocional que aquel trapo pudiera conservar, pero casi al instante perdió toda su concentración.

A sus oídos empezaron a llegar mensajes de sus compañeros a través del radiocomunicador, pero el Lasombra parecía estar completamente sordo, toda su atención fija de forma obsesiva en aquel trozo de tela sucio.

No necesitaba ninguno de sus disciplinas para reconocerlo, pues había acariciado decenas de veces cada centímetro del vestido al que pertenecía –su favorito-, cuando aun cubría el cuerpo perfecto de su amada.

No supo cuanto tiempo estuvo absorto mirando aquel testigo de tiempos mejores, sumido en sus pensamientos, pero cuando comenzó a volver en sí las primeras palabras que llegaron a sus oídos no fueron muy alentadoras.

-Fuego en el garaje, salgan de ahí puede extenderse, salgan de la casa, fuego.

Parecía que la cosa se estaba complicando en la superficie, pero no iba a subir a ayudarlos, no permitiría que aquel maldito infernalista o cualquiera de sus alimañas escaparan. Además, la culpa de que él no estuviera con ellos era únicamente de Sebastián. Si después de aquella intrusión no había sido capaz de ver la traición de Bacon, se merecía todos los problemas que pudieran surgirle.

Sin embargo la sombra de los remordimientos entró en liza. No todos se lo merecían. Al fin y al cabo la mayoría sólo eran neonatos metidos en algo que les venía grande, por muchas ínfulas que se dieran algunos.

Girando sobre sus talones se dispuso a emprender la marcha de regreso cuando volvió a fijar su vista en el pedazo de tela que se encontraba en su mano.

-Tengo una cuenta que saldar aquí abajo, se quedan solos –dijo justo antes de apagar el comunicador y arrojarlo a la bolsa del equipo.

Muerto el perro, se acabó la rabia, y así ya no tendría que escuchar peticiones de auxilio ni informes de problemas que lo hicieran dudar.

Con la determinación marcada en su rostro el Lasombra consumió la sangre que quedaba de su equipo y el del gangrel, y abandonó el resto a la entrada del pasillo, para comenzar a correr en dirección opuesta mientras que las sombras de los alrededores comenzaban a acumularse a su alrededor, rodeando y fundiéndose con su cuerpo, y la luz de las antorchas palidecía.

La cuadrilla había perdido otro miembro…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kojiro_Kamus
GUARDIÁN SECTOR 2
avatar

Cantidad de envíos : 113
Edad : 37
Ubicación : Algun lugar perdido del foro y buscando la salida...
Ocupación : Sobreviviente en un foro desierto...
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Mar Abr 24, 2007 6:39 pm

-Disculpe mi descortesía, pero tenia mucho tiempo que no preguntaban por mi letanía, y simplemente se me paso; soy chilquillo de Murashu, excelente guerrero y mano derecha de Ras, quiero decir que el fue el que me convirtió en lo que soy, pero el encargado de mi formación fue Ras Hasal Yemen Visir encargado de una pequeña zona de Turquía y dedicado a la magia de la sangre, quien es sire de Murashu, los cuales junto conmigo somos antitribu, Ras es chiquillo de Tut un poderoso assamita que ostento el cargo de “viejo de la montaña” hasta que fue destruido durante la revolución anarquista, fue chiquillo de Jamal quien ostenta el cargo de señor de Alamut, es chiquillo de Haquim fundador de mi clan, ellos son o eran, caso de Tut, independientes esa es mi estirpe-.
Kojiro guardo un respetuoso silencio mientras esperaba la reacción del senescal y permanecía atento a la sombra que se interponía entre el y la puerta, de lo único que estaba seguro es que dentro del Eliseo no podía haber violencia, por lo que pensó en lo que haría al momento de salir si era atacado, al mismo tiempo pensaba en comerse un pay de limón con un capuchino, pero eso lo dejaría para después si lograba sobrevivir…
Pensando para si mismo dijo, "menudo senescal que me toco esta vez, en otros lados son menos pendencieros, total ya estamos en esto y ni modo, odio que quieran amedrentarme, decidido en la primera oportunidad me voy de vacaciones, un lugar mas tranquilo y menos peligroso, ¿no sé? las selvas de Borneo, Siberia, el polo norte o voy a saludar a mis amigos los Kuei Jin, en fin primera vez en mucho tiempo que estoy siendo sincero y este jodido tipo no me cree, ni modo, lo dicho voy a pedir vacaciones…"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Sáb Abr 28, 2007 11:06 pm

Wilhem entornó los ojos, tenía ante sí un pez gordo y con colmillos que podían destrozarle... podría hacer uso de su autoridad y matarle, cual vil sabbático que era... inclusive, podría vincularlo, pero no estaba del todo seguro que eso le agradara a la Príncipe.

¿Qué hacer entonces?

Podría estacarlo para que no hiciera daño a nadie... pero esa era una decisión de la Príncipe, otra vez ella... hasta la fecha, no habían tenido un problema así, lo cual era preocupante...

"Señora"

"¿Qué pasa?" susurraron en su mente...

"Problemas, un Assamita antitribu..."

Un instante de silencio...

"Es sabbático" entornó los ojos.

"No, no todos los Assamita Antitribu son sabbáticos..."

Wilhem se mordió la lengua con molestia, sus ojos se pusieron gélidos y no quiso admitir que había tenido la culpa.

"No dije Sabbático"

Otro instante de silencio...

"No discutiré ese punto contigo, porque sé quién tiene la razón en ésto" la voz sonaba fría y Wilhem apretó la mandíbula, la había hecho enojar "contrátale, dile que estará al servicio de la Camarilla durante tres meses como pago a su estadía en Berlín"

"¿Contratarle?" dijo azorado, aunque por fuera no lo pareciera, empezaba a caminar lentamente haciendo que la tensión de Kojiro aumentara "Pero..."

"Dije: CONTRÁTALE, DILE QUE ESTARÁ AL SERVICIO DE LA CAMARILLA DURANTE TRES MESES COMO PAGO A SU ESTADÍA EN BERLÍN" la voz no gritó, pero fue tal el tono que usó, que Wilhem le tuvo más miedo a ella que a Kojiro.

"Está bien, señora, si está segura..."

"¿Por qué crees que yo soy la Príncipe y tú el Senescal?" dijo en tal tono que, si fuera humano, Wilhem estaría sonrojado.

"Así será"

El Ventrue miró a Kojiro tras intercambiar unas cuantas palabras más con la Príncipe.

- En pago a tu estadía de Berlín, te contrataré al servicio de la Camarilla durante tres meses... ¿Hacemos el contrato?

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kojiro_Kamus
GUARDIÁN SECTOR 2
avatar

Cantidad de envíos : 113
Edad : 37
Ubicación : Algun lugar perdido del foro y buscando la salida...
Ocupación : Sobreviviente en un foro desierto...
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Lun Abr 30, 2007 7:57 pm

Kojiro miraba extrañado la cara del senescaux, pasaba de una mueca a otra y hubo un momento en que parecia que un dolor de muela, si eso era posible, comenzaba a aquejarlo, -¿me pregunto que le pasa a este tipo?, por la cara que puso juraría que algo le cayo mal-, pensó; en ese momento el senescaux se dirigió a Kojiro para proponerle un contrato, Kojiro lo miro atentamente tratando de no mostrar ninguna reacción en su rostro y después de meditarlo un momento dijo, -Acepto el trato, solo pondré un par de condiciones, no seré interrogado por los medios que utilice para cumplir un trabajo y no daré cuentas a nadie salvo al príncipe de lo que haga, tómelo o déjelo, ya habrá otras oportunidades para llevarme lo que he venido a buscar mas adelante, ningún príncipe es eterno y los senescaux son aun menos, y no es ninguna amenaza, son simples estadísticas, ahora decida-, el tono de Kojiro fue un poco mas fuerte del que el hubiera deseado, pero si algo odia es que lo traten como si le estuvieran haciendo un favor dejándole quedar en Berlín, si hubiera querido entra a la ciudad y sale sin ser apenas notado, pero por hacer las cosas bien y respetar las “tradiciones” quieren humillarlo. Observa detenidamente la reacción del senescaux y se prepara para correr en caso de ser necesario, -“creo que ahora si estoy en problemas, pero esa a sido siempre mi forma de trabajar, ya me lo decía Christopher, controla tu temperamento o uno de estos días te va a cargar el demonio, ahora siento que me carga el payasito de la tele, ni modo si es necesario pelear, pelearé- estos sombríos pensamientos pasaban por la mente de Kojiro mientras esperaba la respuesta del senescaux, por la mirada que puso no le gusto nada el tono que uso Kojiro…
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Batto
Orgulloso seguidor de Mercutio
avatar

Cantidad de envíos : 100
Edad : 31
Ubicación : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 12/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Miér Mayo 02, 2007 2:31 am

Klaudia observó como Rolph quedaba estacado... ¿Qué habría pasado? Escuchó la voz de la otra arpía en su auricular... Ricardo quería actuar y sólo "Ya está el chiquillo de la príncipe queriendo resarcirse haciéndose el héroe..." . La ventrue miró para el hijo de malkav escuchando las sirenas.... Tormus habría de tomar una determinación... pero tenía que informarle sobre la presencia del tal Köller en la entrada de la casa - Señor, ha llegado un vástago enviado por el señor Hannigan para ayudarnos en nuestro cometido, lo dejé vigilando la entrada de la casa cuando escuché la llamada de la señorita Mustang - dijo la ventrue mirando para ésta sin poder evitar cierto desprecio.

Raphael ya comenzaba a dirigirse con los chicos hacia la van cuando vio como Tormus le hundía la estaca en el pecho a Rolf. El azote frunció el ceño por unos instantes, negando suavemente con la cabeza. Casi estaba por decir algo cuando escucho la voz de Ricardo en su auricular. El hombre se mordió suavemente el labio inferior y negó con la cabeza.

-No podemos dejar a Ricardo solo...- comenzó el Azote mientras que miraba fijamente a Tormus. En su mente la frase se completaba. “Yo no pienso dejarlo solo...”

-No creo que sea prudente que todos vayan... y menos con todas estas personas en torpor encima...- dijo mientras que observaba a Rolf haciendo una mueca.

-Me ofrezco para ir a buscarlo y ayudarlo... esto es demasiado peligroso para que se quede solo- le dijo a la arpía, aunque en sus ojos se notaba que era un poco mas que un ofrecimiento.

La estaca hizo tronar los huesos del nosferatu y paralizo la horrible expresión de su igualmente horrible rostro cuando la madera se abrió paso por el músculo que hacia años había dejado de latir. El Malkavian se volvió para ver a quienes le dirigían la palabra con total naturalidad, asintió a las palabras de la Ventrue y dijo -Tenemos que marcharnos rápidamente así que llévenos hasta el lugar de los acontecimientos ye explíquenos con el mayor detalle posible lo sucedido -

Miró entonces al Azote, mientras hablaba el Malkavian acomodaba sus ropas dejándolas tan perfectas como siempre -La decisión corre por su cuenta, yo me encargare de mantener el contacto, pues no es seguro quedarnos en las inmediaciones donde el radio puede tener alcance-

Jürgen alcanzó a escuchar las sirenas viniendo de camino, lo cual le puso aún más nervioso si cabe que antes "Porque coño tardaran tanto se creen que están de pic-nic o que". Ya no aguantaba más, así que lentamente decidió salir de su escondite para ver si veía a von Siemens y sus amigos salir de ahí de una vez por todas.

Klaudia miró para la arpía respondiendo de forma concisa y resumida -Bacon se cayó en una trampa semejante a un pozo nada más empezar el operativo y el señor Rubio fue a buscarlo mandándome cubrir la entrada en su ausencia...al estar Jürgen Köller decidí acudir a la llamada de la señorita Mustang.-

Raphael asintió al escuchar todo lo que habían dicho, ahora ya sabia donde estaba Ricardo y Tormus le había dado vía libre para actuar.

El Azote comenzó a caminar mientras que pasaba al lado de Asuka miro a la Brujah.
-Por favor Asuka, te voy a pedir que me des los paquetes de sangre que tengas...- le dijo a la mujer con amabilidad.

Asuka alzó una ceja.

- ¿Nani? - negó -estás mal si crees que vas a ir solo ahí adentro - negó de nuevo.

-Realmente estaría mal si estuviera dispuesto a dejarlo solo ahí abajo con el infernalista...- le dijo el hombre, mirándola con convicción pura y absoluta... El azote exhibía una extraña sonrisa pacifica y benévola en esos momentos, que no siempre relucía cuando estaba rodeado de vástagos.

Luego se volteo a ver al resto.
-Voy a pedir lo mismo del resto... aquellos que puedan contribuir con la sangre que les sobra y que posiblemente no alcancen a usar una vez que se hayan puesto a salvo... me seria útil en lo que voy a hacer...- dijo el Brujah mientras que los observaba. Realmente no esperaba demasiada ayuda, pero aquello que le pudieran dar lo iba a ayudar bastante...

-Yo iré - dijo Asuka determinada -Llevaré los cuerpos a la Van, pero iré contigo...-

-No- interrumpió el Malkavian -Si el Azote quiere descender es su pura responsabilidad, el resto nos marcharemos y mantendremos contacto- fue determinante con sus palabras -Entreguen la vitae que deseen una vez que estemos junto al vehiculo-

Klaudia estaba poniéndose nerviosa escuchando como el azote y Asuka se entretenían en una conversación cuando el ruido de las sirenas se aproximaba "¿Se puede ser mas inútil acaso?"... Al fin había llegado la arpía para poner orden en todo.

Raphael asintió ante las palabras de Tormus mientras que comenzaba a caminar hacia la van -Ya... vamonos, no hay tiempo que perder...- dijo en un tono neutro, cargando a los tres chicos y a la toreador al hombro.

-No vas a poder descender...- le susurró a la Brujah -Y no tiene sentido que desobedezcas a Tormus...- le susurró el Azote a medida que ya se dirigía a la van con la mujer caminando a su lado.

Koller estaba de los nervios, se disponía a largarse de allí, las sirenas cada vez se escuchaban más cerca, cuando vio a 4 figuras acercarse, entre ellas distinguió a von Siemens y Tormus, los otros dos no los conocía pero se quedó sorprendido al ver como iban cargados. Sin más se acercó presuroso hacia donde estaban

-Joder larguémonos de aquí o será demasiado tarde- les dijo mientras agarraba del brazo a von Siemens y tiraba de ella.

Klaudia escuchó a Jurgen...resultaba tan burdo en sus modales como en su lenguaje o en su saber estar - Suélteme - dijo tajantemente Klaudia. Al sentir como el brazo de Köller cedía, Klaudia miró a Tormus y dijo -Aquí hay dos mas de estos niños endemoniados en letargo -

Aquel vástago que les esperaba era un espécimen de lo mas deprimente, digno del grupo de primates pseudo evolucionados que el principado le había entregado para sacrificar.

-Suban todos los cuerpos a la Van, entreguen al sangre que crean conveniente al Azote y suban ustedes también-

Raphael suspiro mientras que seguía caminando y le decía una ultima cosa a Asuka antes de dejar los cuerpos en la van.

El hombre se quedo observando a los pequeños con una mueca de tristeza. Pequeñas vidas que habían sido devastadas por la corrupción de un hombre...

Luego dejo a Chrystelle en el interior del vehiculo, recostándola en uno de los asientos.

Raphael simplemente esperaba verla de nuevo para seguir enseñándole como vivir en esta existencia...

Finalmente, en silencio, se aparto de la puerta del vehiculo, esperando a los demás, para ver si alguien iba a aportar algo, o si simplemente iba a tener que ir así como estaba.

Klaudia tomó su mochila... no había gastado casi ninguna sangre y no la iba a necesitar. La ventrue la abrió con presteza y gracia a la vez entregándole las bolsas al azote...

El Brujah se llevo una sorpresa al ver que no solo Klaudia sino también Tormus le habían dejado su sangre, estaba casi seguro de que no lo harían… “Siempre hay bondad en cada uno de nosotros…” se recordó a si mismo, con alegría de haberse llevado una grata sorpresa.

Raphael hizo una reverencia en forma de agradecimiento mientras que terminaba de tomar las bolsas de sangre y las guardaba en su propio bolso.

-Con suerte nos volveremos a ver en persona... sino... será en el otro mundo...- le dijo el azote a Asuka, sonriéndole con esa extraña tranquilidad, para luego acercarse al oído de la mujer y susurrarle -Cuida bien a Dimos...- le dijo dándole unas palmadas en el hombro.

Sin mas, Raphael se volteo, acercándose a la fosa, negra como el abismo. Los ojos del hombre se volvieron de un color rojo intenso, brillante, a la vez que sus uñas crecían hasta transformarse en enormes garras. Se volteó una ultima vez a mirar al resto.

-Váyanse, estaré en la radio... o bien, auspex...- dijo el azote antes de dejarse caer adentro de la oscuridad de la fosa, hundiendo sus garras en la roca para ir descendiendo.

Jürgen subió rápidamente en la van -A que esperas arranca o nos cogen aquí- le dijo al chofer. La furgoneta arrancó velozmente, al oír como el motor aceleraba se tranquilizó y eso hizo que se acordase del pergamino

-Oh señor Tormus se me olvidaba el señor Joshua Hannigan me dio esto para usted- le dijo mientras extendía el brazo para acercarle el pergamino. -Ah y señorita von Siemens no se ponga nerviosa cada vez que la toque- le dijo guiñándole un ojo.

"Este es aun más estúpido que el resto de estos mosquitos parasitarios juntos" Klaudia miró a Jurgen y alzó una ceja dejando que sus ojos verdes expusieran su versión más glacial como única respuesta... Un ser como éste no merecía siquiera que gastara su noble vitae en palabrerías absurdas.

Tormus recibió el papel en sus manos y lo leyó, era efectivamente un escrito de Hannigan explicando el motivo por el cual habían creído prudente enviar más carne muerta para rellenar la furgoneta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Batto
Orgulloso seguidor de Mercutio
avatar

Cantidad de envíos : 100
Edad : 31
Ubicación : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 12/02/2007

MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   Lun Mayo 07, 2007 2:49 am

Asuka miró a Raphael fijamente y luego a la furgoneta, un instante de indecisión y le dio las bolsas, tenía que hacer, esperaba que todo estuviera bien.

Subió a la furgoneta en silencio... El conductor empezó a manejar con rapidez el vehículo...

Mientras, Raphael bajaba con rapidez a pesar de encontrarse con un material un tanto difícil de escalar, hasta encontrarse con el piso, que tuvo cuidado de pasar... al fondo, se veía una pared falsa, realmente era una puerta de acero reforzado y había sido abierta a base de golpes... la mochila, el comunicador de Ricardo estaban allí, junto con la que debió pertenecerle a Bacon... en el suelo,

Fuera, las llamas empezaban a llegar a la cocina y más alto... pronto rodearon el tanque de gas y la estufa... algunos aparatos hicieron corto circuito mientras otros empezaban a derretirse lentamente.

Tormus podía leer:

"Estimado señor Tormus:

Le presento a Jürgen Koller, él es un destacado conocedor en el área a la que usted está ahora abocado. Queda bajo sus órdenes.

Atte.
Taris de Monte Verdi”


Raphael hizo una mueca al ver las cenizas y el bolso de Bacon. Al parecer el neonato había muerto... realmente le causaba cierta pena. El azote suspiro y miró la entrada, no tenia tiempo que perder, así que en el medio de la oscuridad, tan solo con sus ojos rojos brillando, comenzó a correr para alcanzar a Ricardo. A medida que corría iba sacando un paquete de sangre tras otro, hasta llenarse.

La camioneta giró a la derecha mientras el conductor maniobraba de manera envidiable, justamente al alejarse lo prudente, las llamas abrazaron el tanque de gas y se escuchó una explosión tal que cimbró la camioneta y el conductor tuvo que meter el freno para evitar que ésta se estrellara contra un poste que, al sentir la vibración tan potente, había parecido caer frente a ellos.

Abajo, Raphael escuchó la explosión antes de ver la bifurcación que dividía el camino en dos, logró colarse a la derecha sin pensarlo, por acto reflejo y se quedó azorado cuando notó que los cimientos cedían y le cerraban el acceso... ahora sólo quedaba seguir adelante...

El conductor maniobraba la camioneta de nuevo mientras parecía asustado.

- No tardarán en explotar las demás casas - dijo tenso - Agáchense...

Y así fue... mientras Raphael miraba los escombros, se sintió otra explosión que le hizo pensar que ese no era un lugar seguro...

La camioneta se alejó lo prudente.

- Creo que estaremos segu... - dijo el conductor cuando los frenos chirriaron y fue a estamparse contra un árbol...

Raphael se volteo a mirar atrás y asintió para si.

“La elección es fácil ahora…” pensó mientras que sin dudar continuaba avanzando, volviendo a correr.

No quería nuevamente quedar atrapado bajo tierra... no podía permitirle a ese monstruo tomar posesión de él de nuevo... El azote prosiguió su camino a toda velocidad, solo esperaba que Ricardo hubiera avanzado por este lado, al igual que el infernalista...

Jürgen logró vislumbrar algo que le llamó la atención, un sujeto que había pasado frente a la camioneta con rapidez y parecía tener brazos muy largos...

Klaudia había notado al mismo sujeto, pero había visto que estaba desnudo...
Tormus lo vio perfectamente antes de que el conductor chocara... era un... ¿Demonio? y parecía traer algo arrastrando, pero se movía con tal rapidez, que era indudable que sólo con celerity lo atraparían.

El sujeto corría hacia un callejón con rapidez... alejándose de ellos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)   

Volver arriba Ir abajo
 
Berlín Occidental, la Camarilla (Interpretativo)
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Berlín 1919
» El bloqueo de Berlín...
» AFRICA OCCIDENTAL ESPAÑOLA
» Historia de la Música Occidental del Siglo XX. - Tomás Marco. Mejoras editoriales más que evidentes
» Siempre volviendo al faro oriental y occidental.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Astro rojo :: Crónicas y partidas online :: Berlín: Choque de Voluntades-
Cambiar a: