Astro rojo

Bienvenidos a la penumbra
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Acto II - Duelo de Titanes

Ir abajo 
AutorMensaje
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:53 am

Adán seguía de cerca al acólito tras los incontables pasillos, escaleras y torres. Por lo que veía, la fortaleza tenía una curiosidad arquitectónica y social: se podía decir que Doissetep estaba dividido en dos espacios claramente diferenciados pero que se reflejaban, como las aguas del lago reflejan la naturaleza que lo rodea. Arriba, los magos con sus sanctums. Abajo, los acólitos. Era increíble ver como los servidores emulaban a la sociedad de arriba, tanto en jerarquía como en lealtad, diferenciando tanto a la cábala prestaban servicio como sus responsabilidades. Y cuanto mayor responsabilidad, mayor jerarquía.

Cuando pasan cerca de un grupo de acólitos estos callaban y saludaban cordialmente, pero Adán tenía la sospecha de que callaban por desconfianza. Así que después de todo, la sospecha era mutua.

Si Adán esperaba encontrar al Tytalus en un magnífico sanctum, se equivocó. Llegados a destino se abría ante ellos una enorme sala que servía de gimnasio. Allí se entrenaban los Vantikor, las tropas armadas de la Alianza Hermética. Y de similar manera que un director de orquesta los entrenaba Klaus Hortemone, quien marcaba los defectos en las técnicas y establecía las parejas que debía medir sus habilidades.

Hortemone no tenía la apariencia que se espera de un antiguo maestro hermético. Era de espaldas anchas, músculos marcados, no muy alto pero firmemente erguido, amplio cuello, cabeza cuadrada, faz afeitada y cabello cortado al estilo militar, de color amarillento. Ciertamente, podía pasar con gran facilidad como un general de ejercito, si ese no era parte de su pasado.

Por pedido del acólito, Adán se detuvo unos pasos a la distancia mientras el mensajero cumplía su papel e introducía al recién llegado. El joven tytalus se sentía un poco confundido de emociones. Por un lado sabía que una facción importante de su Casa hermética estaba ahí mismo, pero por otro lado se sentía como un perfecto extraño, ajeno a la situación. "Nada que el tiempo no cure" pensó Adán para si.

- Salve sodalis. Soy el Maestro Klaus Hortemone, octavo grado de la Casa Tytalus. Tengo entendido que traes algo para mí... ¿me permites? - su voz era autoritaria, y sonaba muy seguro de sí mismo.

Adán extendió la carta de recomendación con confianza externa, pero internamente se preguntaba que tan buena sería la influencia de su Domus Magna en Doissetep.

- Interesante, muy interesante. Había oído de ti antes y añoraba conocerte en persona. Ven, sígueme.

Tras dar unas últimas indicaciones se dirigió hacia unas escaleras que conducían a una cámara con vista al patio de entrenamiento. Después de invitar a Adán a tomar asiento, exclamó:

- Cuentame esa historia con el dragón, hay muchos rumores y poco se sabe con certeza. Y después podrás contarme que te trae por aquí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:54 am

Observó embelesado toda la sala de entrenamiento, abriendo los ojos ante cada novedad que descubría en Doissetep. Esto le gustaba... mucho. Era posible que Adán fuera demasiado polifacético pero todo lo que entrañaba una disposición militar y sus costumbres era adecuado con su forma de vida. Tanto que al igual que le sorprendió descubrir al Maestro de una forma tan marcadamente militar, le agradó confirmar sus sospechas sobre la actitud de los acólitos en la jerarquia.

Aguardó sin impaciencia la introducción del acólito - esta era las veces donde odiaba la etiqueta, donde todas las rigidas normas de comportamiento le hacian plantearse dudas y no permitian la más mínima transgresión, al menos en apariencia - y se inclinó formalmente y con una amplia sonrisa ante Klaus una vez fue presentado:

- Salve Sodalis Maestro Hortemone. Soy el Adepto Adán Metz, Hermes bani Tytalus en su sexto grado y natural de la Domus Magnus Fudarus como bien sabrá - dijo sin perder la compostura e incorporandose. Calló para escucharle y tomó asiento como así pedía.

Tras sus palabras le observó con su frialdad habitual y su sonrisa correcta, aquella que esconde toda expresión tan habitual en su mueca de poker. No pudo sino sorprenderse al oirle decir "añoraba". Una palabra que escondía demasiadas acepciones. Desde hace demasiados años había aprendido el valor de las palabras. Decidió hacer una toma de contacto amistosa:

- Agradables Vantikor. Había oido mucho de ellos pero nunca que vos mismo les dirigiría en persona. Eso añade muchos puntos a mi perspectiva sobre usted - dijo cortés y humildemente - Más cuando confirma que comparto sus gustos. Pero bueno, retomemos su pregunta que sino seguro que le ofendo - dijo de modo ingenioso y con una risa ligera. Estaba estudiando su respuesta y reacción realmente - No se que desea saber concretamente sobre el Dragón y yo excepto que no tuve ninguna Gram para hacerle caer y que el poder de su sangre era vital para mi alquimia. Entienda que este es un tema comprometido del que yo disfruto más con los rumores que con las certezas aunque claro... eso también lo sabe usted. - Calló buscando una afirmación en su rostro y continuó - Entonces... ¿cómo explicarselo? Estudié su paradero durante más de siete años y seguí su pista durante dos estaciones bajo la misma nieve que sería mi cobijo, aunque esta vez en la mítica Germania, cerca del Bosque Negro. Sospechaba de ciertas leyendas relacionadas con Weyland pero no que la misma leyenda fuera tan certera. Encontre varias huevas de dragón fosilizada y tomé entonces aquella cueva como mi refugio. Sabía suficiente como para tener claro que, antés o después, aparecería. Desconozco el nombre de la criatura que engendró tal cria pero seguramente exista en multiples leyendas pues su piel parecía rubíes y sus ojos diamantes.

Se quedó mirando al frente ausente, enfocado en el patio de armas bajo ello y planteandose como contar lo que no quería contar. Como darle la certeza sin necesidad de informarle de sus verdaderas intenciones. Un respiro que debería ser considerado como para tomar aliento:

- Tardé tres semanas en darle caza, parecía un duelo entre bestias honestamente y nunca pensé que un dragón guardara tanto poder, incluso tan joven. No estaba en mis recursos matarle como cualquier guerrero mítico así pues tuve que recurrir a muchas tácticas que más de un noble mago no considerará correctas: magia, trampas, rastreo y disciplina. Pero bueno, no querrá que le comenté todo. Al crepúsculo del último día, frente al Hoyo de Graüss me atrapó descansando bajo un árbol pero por suerte estaba suficientemente dañado como para permitirme darle el golpe de gracia. Después de aquello, usted ya conoce los rumores. Y creame, nunca me sentí tan salvaje...

Se hundió en otro profundo silencio, aunque esta vez fruto de sus pensamientos. Estaba teniendo recuerdos... malos recuerdos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:55 am

La excesiva confianza que mostraba Adán irritaba al maestro hermético, quien no se molesto en ocultarlo, con la intención que su receptor captara el mensaje y cambiase de postura. Klaus Hortemone se permitía tratar con confianza a todo aquel que estuviese en un rango inferior, incluso llamaba "mis muchachos" a todos lo que entrenaba para ser Vantikor. En cambio, exigía respeto por parte de sus subordinados. Con aquellos a quien él consideraba iguales - los cuales eran muy pocos - aceptaba un trato amistoso. Y por supuesto, también estaban aquellos como Porthos que lo superaban por mucho y se aprovechan. El viejo archimago de la Casa Flambeau no perdía ninguna oportunidad para recordárselo.

Pero llegado el momento de relatar lo sucedido con el dragón Klaus pareció olvidar aquella impertinencia. Hacía tiempo que estaba intrigado en descubrir si esa historia era un cierta o una farsa. Pero aún tenía dudas, después del relato de Adán. Le dio unos momentos para recomponerse y le pregunto:

- Tengo curiosidad... ¿te atacó mágicamente? ¿hablaba en enoquiano? - había suspicacia en su tono.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:56 am

Se tomó unos momentos y pasó por alto sus recuerdos al notar el mensaje de Klaus. Guardó un poco la sonrisa y tomó un rostro más sobrio al percibir mínimamente la reacción ante su confiada naturaleza, así pues decidió calmarse - lo que menos quería, y le interesaba, era comenzar con mal pie - y retomar una nueva actitud.

Aunque no pudo evitar enarcar una ceja al oir su pregunta, más cuando Adán entendía que las respuestas eran claras:

- Yo no fuí a hablar, fuí a cazarle - dijo rotundo. - No le fue díficil captar mi agresividad en un principio como para evitar charlas. Y claro. Es una criatura de magia y hueso. Claro que usó la magia. Era su contrataque contra mis trampas y retiradas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:56 am

Klaus sonrió, ya más satisfecho... la respuesta de Adán evidenciaba la verosimilitud de sus palabras. De todas formas, dudaba que Fudarus fuese capaz de enviar a un farsante. Matar a un dragón era sin duda, todo un reto, pero para muchos otros sería una blasfemia. En los tiempos en que la magia se debilita, tal hazaña es todo un sacrificio.

También conocía las propiedades mágicas de un dragón y sus variados usos para la magia. - ¿Cual habrá sido el verdadero propósito de Adán al matar al dragón?... Ya lo averiguaré.

El maestro hermético observó al joven con detenimiento. - Porta una espada, interesante.

- Le creo sodalis Adán Metz... y creo que su hazaña no tiene comparación. Ahora bien ¿que lo trae a Doissetep? ¿Desea una plaza en El Ojo de la Tormenta? Tiene toda mi atención.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:58 am

Asintió sin perder la sonrisa a sus palabras. No se había planteado el porqué de la pregunta del maestro Hortemone - tenía años de costumbre en oir las mismas preguntas de diferentes personas siempre - ni le sorprendió, pero si lo hizo el oir la pregunta de si quería unirse a ellos. No era su intención para nada, aunque por inercia buscó con la mirada la carta de presentación entregada, sin exito, preguntandose de verdad cuanta confianza debía tener en ella:

- Hace un par de años estuve en la reunión de nuestra casa en nuestro domus magna, donde por cierto se sigue hablando mucho de usted. Desde algunas marcas de la vergüenza que infligí y otros retos - no comentó nada sobre la única que el propio Adán llevaba - Fudarus se me hacía pequeña. Desde perspectiva, veo el centro del futuro del conflicto aquí, en Doissetep y esa es una razón muy poderosa para interesarme. Más allá muchos parens me recomendaron aquí para mi desarrollo y con ello la carta que le he entregado. Aúnque no es ese el principal motivo. Me he unido a una joven pero prometedora cabala llamada Ex Umbra in Solem que ha sido invitada aquí a Doissetep con el firme propósito de unirse y ayudar al cambio. Ya nos hemos encontrado con el gran Porthos Fitz aunque como supondrá nos quedan muchos primeros pasos - carraspeó un poco para aclararse la garganta sin preocuparse por el adjetivo adjudicado a Porthos. - Me parecía enormemente descortés venir a presentarle mis respetos a título personal en presencia de la cabala, más cuando los temas a tratar serían muy dispares. A pesar del honor, no deseo pertenecer al Ojo de la Tormenta; me agradariá pensar que tengo compañeros fuera de mi cabala en un futuro. Lo que me lleva a pensar si debe ser más facil aprender con fines enfrentados, ¿puedo preguntarle su opinión, Maestro?

Le gustaba aclarar todo desde el principio. No decía nada más que lo claramente discernible pero evitando sutilezas de poder ser tachado como manipulador. Aunque en su pasado estas fueran ciertas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 12:59 am

Hortemone sonrió internamente. Por supuesto que lo favorecía tener un aliados fuera de la cábala. De eso se trataba, en realidad. Romper el equilibrio de poderes en el Concilio de Diáconos.

- No te preocupes, joven... tu prudencia me parece correcta. Ciertos temas deben permanecer en la esfera de la intimidad - su tono parecía querer compartir un mensaje subliminal, casi conspiratorio.

Calló unos momentos y meditó la pregunta de Adán.

- Si por fines enfrentados te refieres a la lucha entre ellos por alcanzar una misma meta, entonces no puedo más que afirmar tus palabras. Es la supervivencia del más apto. El ser humano progresa cuando triunfa sobre la adversidad, cuando supera los desafíos. El reto define al mago: en el crisol del conflicto, el alma competitiva trasciende sus propios límites y asciende hacia la perfección.

Pero si te refieres a fines que apuntan a distinas metas, sólo puedes esperar separación. Antes de que te des cuenta, los caminos se bifurcarán. En una cábala que no existe un propósito unificador los miembros terminarán combatiendo entre ellos por dominar el timón, o se separán, debilitando la fuerza de la cábala.

Miró a su interlocutor, buscando ver expresiones que compartan o no sus palabras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 1:00 am

Sin perder el esbozo de débil sonrisa, asintió manteniendo la conformidad. La verdad que su cuestión era mucho más metáfora que una pregunta directa en sí pero las no tan sutilezas con las que Hortemone impregnaba sus respuestas eran una delicia para su oido. Y aunque este no fuera el caso, las perlas de sabiduria ofrecidas no le parecían mucho más que un retazo de filosofía cotidiana. Tampoco se lo iba a reprochar, eso lo tenía claro:

- Los límites. Me ha gustado eso, una palabra para hablar durante días - sus dientes perfilaron un gesto casi tan conspiratorio como el tono de voz del maestro Hortemone. - Porque se puede hablar de la no existencia de ellos o de los tipos que existen. Puedo imaginar de que en el supuesto de que sus fines y los mios fueran enfrentados, sería beneficioso para ambos, quizá más para mi ante su clara superioridad, pero ¿es eso cierto si hay gente que no ve en la competencia el mismo medio que nos? Y luego están los límites que no ofrecen competencia en el termino literal de la palabra. Doissetep mismamente. Todo esto es puro desafio en su simple existencia. ¿Puedo preguntarle que le trajo aquí a usted? - o que le ha hecho quedarse tanto tiempo querría preguntarle, pero eso ya le parecía muy descarado. De momento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 1:00 am

El maestro Hortemone sonrió satisfecho de sí mismo cuando respondió:

- Me trajo mi voluntad... y el privilegio tras haber superado a toda competencia... derecho que sigo manteniendo al día - puntualizó, aunque Adán se quedó preguntándose si era una sutil amenaza o una mera expresión de arrogancia y victoria.

- Aún no ha respondido mi pregunta... ¿Que le trae a Doissetep?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 1:01 am

Le observó, preguntandose si ya habrían quedado claras las cosas sobre que este era un encuentro de dos Tytalus y no de dos miembros de Cabalas diferentes. Supuso que sí:

- Y derecho que mantendrá largo tiempo imagino - añadió, ignorando completamente su amenaza u orgullo, fuera lo que fuera, y sin perder el tono. - Y siento contradecirle, pero ya le he respondido. La Cabala y mi esperanza. El futuro de ambos está escrito entre los muros de Doissetep. - Dejó un segundo de silencio por si la forma de expresarse desagradaba al Maestro. No desearía eso pero no dudaba de su ego. - Ahora, si lo que desea es que sea concreto... ¿sabe? Me ha gustado su expresión de "me trajo mi voluntad". La añadiré a mi libro de etiqueta pues no solo con vos resulta apropiada. Aunque quizá como bien dijo la competencia me haga más fuerte, pero no con usted, claro. Nunca se me ocurriría arrebatarle ese derecho... - se le pasaban en ese momento por la mente dos hechos contradictorios. La frase 'si no puedes con ellos, unete' y la incongruencia que suponían sus propias palabras con el método de vida Tytali. Era cuestión del maestro discernir la ironia de la verdad. Si es que en las palabras de Adán había ironia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 1:02 am

- Por favor, me sentiría insultado si al menos no lo intenta - respondió el maestro Hermético a las últimas palabras de Adán - No mantendré mi título si me duermo en mis laureles - finalizó con una sonrisa y mirando la espada de su visitante.

Señalando la espada de Adán con su mano y el campo de entrenamiento con un gesto de la cabeza, le invitó descaradamente. Confianza era una palabra que podría describir a Klaus Hortemone.

- ¿Se atrevería a un duelo de habilidad? Nada personal, sólo por amor al arte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 1:03 am

- ¿Intentar? Considero falta de juicio no considerarse capaz o incapaz de un acto y su pericia y buen nombre me impone muchas trabas antes de considerarme apto - su sonrisa retomaba esa pose entre cínica y divertida tan habitual en Adán. Era un gran honor lo que le proponía y la verdad que confianza tampoco le faltaba a Adán - Pero si es solo por el arte... por supuesto, siempre es buen momento para superarse a si mismo y aprender de usted. - Dijo al tiempo que se incorporaba, sonreía y le invitaba a Klaus a hacer lo mismo - Por suerte la espada nunca se me dió tan mal, desde aquellos dichosos años en los que interné de joven en la noble escuela de esgrima francesa de Montparnasse. Aunque le mentiría si no le dijera que también aprendí un par de trucos de la escuela española o italiana... Espero poder conocer un par más con ud. - Le encantaba dar por hecho que perdería. No hacía mella al ego del maestro y le permitía toda clase de sorpresas si las cosas salieran demasiado bien...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Mar 06, 2007 1:23 am

Bajaron hasta la sala de entrenamiento, donde los estudiantes se apiñaron a los costados para hacer lugar cuando descubrieron las intenciones de su maestro. Los duelos de esgrima son populares entre los magos más viejos y románticos, donde el honor lo juzga la habilidad con la espada.

Unos muchachos facilitaron a Adán una pechera si lo deseaba mientras Klaus ordenaba, casi innecesariamente, el cese temporal de las actividades. Era una oportunidad para demostrar a sus alumnos un verdadero duelo de titanes.

Adán observaba con atención. No había mujeres allí y todos gozaban de buena salud y un estado físico envidioso. No faltaban tampoco algunos moretones, pero un sentir espartano se percibía en su alrededor, transportado por la resonancia del lugar que vibraba con una intensidad poco sutil y demasiado machista.

- Una costumbre aquí es alentar e incluso insultar a los participantes, para poner a su prueba su concentración... Porthos no lo considera adecuado, pero seguro a Ud. no le importara ¿verdad?.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SirRembrandt
Ludópata profesional
avatar

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 08/03/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Jue Mar 08, 2007 3:50 am

No perdió la sonrisa. Claro que no. Por fin un reto propio de un Tytalus - casi se le había olvidado la escena con el dragón - y no era capaz de decir que no. Todo podría terminarse de forma casual con una muñeca dislocada, un golpe especial, un fallo de la percepción o simple suerte pero esto no era un reto de magia, sino de habilidad.

Observó a Klaus después de al gentío y sus palabras. La concentración no le preocupaba, era una de sus virtudes, pero si las formas de decirlo. La referencia a Porthos podía encerrar una clara trampa política si la escena fuera observada, o simplemente podría ser un comentario jocoso que a nadie dañaba, pero la mente de Adán era más perceptiva que consentida por lo que prefirió pensar mal. Respondió en latín:

- Nunca hay distracciones - afirmó de modo certero asintiendo al Maestro y su propuesta. Abrió su mente y cerebro intentando percibir algo más allá de la armonía natural de la vida que rodeaba al que sería su enemigo temporalmente -. Nunca. Dejadme ver que arma presentareis y olvidaos del ambiente que os rodea. Sed uno con vuestra espada al igual que mi sable lo es conmigo mismo - al tiempo mostraba su sable desenvainandolo cual símbolo, discurriendo realmente sus gestos por un patrón tan sutil y solo al alcance de su percepción que cualquier observador casual lo consideraría solo un rito de presentación. El hecho de que preguntara por su arma era para saber que convenciones de esgrima respetarían, si es que lo hacían con alguna -. Maestro, entended que esto es un reto y como todos, siempre hay algo por lo que perder. Nuestro deber es encontrarlo. Aceptaré una marca de vergüenza - su mano dirigió el sable al rostro de Klaus (con distancias) formalizando tanto el rito como el reto -. Maestro Klaus Hortemone, del octavo grado de la casa Tytalus: yo, Adán Metz, Adepto en su sexto grado le desafío. Que Hariste nos bendiga.

Había esperado un momento preciso de casi silencio para lanzar su desafio. Eran las formas apropiadas...

Para Adán desafiarle y hacer magia tan descaradamente le parecía emocionante. Confiaba en que no sería reconocida. Al ser un reto de habilidad nunca se le ocurriría hacer magia ofensiva, pero Adán no pensaba así. La forma de vencer al enemigo no es solo conociendo su debilidad sino siendo tu más fuerte. De una manera solo complaces tu complejo de inferioridad, de la otra buscas la perfección.
Esto solo iba a ser un mero ejemplo...

FDI
Receta Coincidente.
Vida 3, Mente 2, Cardinal 2.

Las palabras en cursiva (hablo en latín) si las lees seguidas forman una frase que es parte de mi foco junto con el desafio con su sable (que al gesticular siguiendo patrones que solo ve Adán nadie debería reconocerlos como otra parte del foco).
Acepto una tirada de Descaro si es necesario, reconozco que me paso pero me sigue pareciendo sutil. Gasto FV si es de dificultad alta (8 o más)

Con Vida 3, Mente 1 pretendo agudizar y adaptarme sensorialmente a todo el campo alrededor de Klaus, percibiendo estímulos como mis propios sentidos. Los estímulos pretendo que sean reflejo de las intenciones de sus acciones ya pueda ser por reacción física o emocional. Cardinal 2 solo pretende mantener el efecto activo durante toda la escena.
Luego me di cuenta que la evolución de intentar percibir todo de los actos de Klaus redunda en un beneficio para mi ya sea por iniciativa o encontrando su punto débil (que esto es como una clásica receta tytalus de Mente 2, Vida 1) por lo que imagino que el fin último de este efecto es el de esta receta que te comenté solo que de este modo, aparte de desarrollar mi percepcion temporalmente, me adecuo a mi paradigma y reglas de honor por ser un desafio.

Viva el merito Concentración.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Jue Mar 08, 2007 5:09 pm

La capilla Doissetep yace en el Reino de Fuerzas, uno de los reinos elementales ubicados en lo que los magos llaman el Horizonte. Al no pertenecer al mismo "plano" que la Tierra puede decirse con toda seguridad que la paradoja es un evento desconocido. Eso no quita peligro al reino en sí, pero puede decirse que la magia es coincidente. Ahora bien, no es lo mismo la coincidencia que la sutileza, puesto que la ausencia de una no anula la otra. Un efecto sutil no atrae la atención de los demás, práctica que algunos como Caeron Mustai la convirtieron en todo un arte.

En algún sitio de la capilla, Adan Metz se esforzaba en aparentar sutileza. La suerte estaba de su lado, porque allí había únicamente otro Despertado quien pudiese descubrir su trampa. El maestro Hortemone empero era orgulloso y en ocasiones subestimaba a su adversario... o tenía mucha confianza en sí mismo, lo que al fin y al cabo llevan al mismo resultado.

Adan unió en su mente las palabras con los movimientos de su espada formando un patrón mágico que enfocaba su voluntad en un efecto preciso. La magia fluyó como agua que cae sin encontrar resistencias. El efecto duraría suficiente y eran tan sutil como Adan deseaba, pero había tenido que sacrificar poder por sutileza. Estaba "sujetado con alambres" y si Klaus lo percibía de seguro podría cancelarlo con un leve movimiento de su mano.

La muchedumbre de aprendices Vantikor había callado hasta cuando Klaus aceptó el reto y lo devolvió al joven Metz. En ese momento exaltaron en exclamaciones de sorpresa y ánimos, el ambiente estaba caldeado de pura competencia. En cierto modo, parecía una riña de gallos, con sus respectivos "aleteos y alaridos".

Las reglas eran simples: el vencedor debía lograr tres cortes en el contrincante, sin que ello le ocacionare la muerte a su oponente. Tácitamente estaba estipulado que no debía ocacionarse graves pérdidas - como un ojo. El honor se ponía en juego, no la salud.

Pero la regla mas importante era: no pierdas.

El maestro Hortemone se puso en posición, pero nada más hizo. Aguardaba y estudiaba a su oponente, por vez primera. Y el silencio governó la sala mientras todos observaban quien sería el primero en equivocarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SirRembrandt
Ludópata profesional
avatar

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 08/03/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Miér Mar 14, 2007 3:17 am

Con elegancia sombría,
Adán altivamente observó
mientras a sus lados se hacía
y por su alrededor se desplazó.

La forma ya había sido aceptada,
la plebe Vantikor alardeó,
suavidad y destreza le acompañaban
y al Maestro comprendió.

Su percepción con su mente reñida,
el joven Metz avanzó,
con guardia mixta y pose fría,
hasta que su actitud entendió.

El honor estaba en juego,
más no era esto solo un reto,
sino un trofeo en pleno vuelo
y algo de ego incompleto.

A toda clase de gestos
si hacia falta recurriría
pues fingimientos y arrestos,
de todo eso sabía.

Ya había estocadas al aire,
patrones y reflejos buscaba,
pues la intuición su espada guiaba
y esta solo comenzar el baile.

El choque de sables en el silencio restalló,
los pies de un lado a otro danzaban,
las manos firmes el metal arrastraban
y su voz arcaicos desprecios acalló.

Un sorprendente revés,
una diagonal inesperada,
otra finta, otra vez
y una noble estocada.

Nada más necesitó,
para con guardia baja atraparle
diana al oeste del pulmón
y un "touché" con que aclamarle.

Su mentirosa y dulce sonrisa,
antes irónica y ahora cortés,
de satisfacción y ego henchida
junto con la mirada a través,
su pose antes diestra, ahora vacía
y un rostro con cínico desdén,
todo esto era Adán, y aún así esperaba
de su enemigo, el revés.

FDI
Mmm... no me termino de hacer a la poesía o rima xD
OST Trans-Siberian Orchestra - Ouverture
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Vie Abr 20, 2007 5:05 pm

Grande era la audacia
de aquel joven titán
si integraba pericia
con muestras de afán.

“Es un digno rival”
el maestro admitió,
- anhelaba un igual
pronto comprendió.

Dejó las exhibiciones
de llamativas técnicas
para igualar condiciones
con actitudes atléticas.

Iguales con la espada
su agilidad era clave
para dar la estocada
que su honor salve.

El hechizo de Adán
preveía los movimientos
pero aquel veterano titán
atacaba sin escarmientos.

Se igualó el marcador,
una marca que infligió
se hizo oír un clamor
¡la plebe les aplaudió!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SirRembrandt
Ludópata profesional
avatar

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 08/03/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Jue Jul 12, 2007 4:45 am

Golpes, quizás uno bajo,
que más que tocan, hacen pensar:
buenas técnicas y sutilezas,
precisará mucho trabajo

Esencia de derrota,
sed de alma que mata,
el celo se alimenta del miedo,
ese que su ira desata.

- ¿Veo que en tu boca asoma
una mueca de agonía?

Era un murmuro, poco más,
con mueca ajada, extraño ademán:
Sonrisa. Dolor. Satisfacción.

No buscaba la sorpresa,
No el reto, no el error,
simplemente el juego
y darle a todo un poco de emoción.

Sopló a su arma, se ladeó,
confiaba en que sería facil,
sólo un poco de concentración.

Más templanza y, sin duda, pasión.
Eso le haría falta
contra tan presunto ganador:

En Klaus concentró la mirada
adivinando su patrón,
errático, divertido,
líneas de extraño color,
calma preparada, instruido,
un perfecto luchador.

Más hay mentes retorcidas
y con más percepciones que él
que su gran golpe ansían
para sorprenderle otra vez.

Y así fue, así ocurrió:
Dejo que su atletismo moviera,
juego de manos, una finta, una doblez,
estocada directa en su abierta cadera:
Touché.

- ¡Este es el gran Maestro,
un claro perdedor!
-
rito del desafío, grito de gran pasión
que con voluntad y carisma
quizás a los Vantikor convenció:
Adán podría ser, hoy, el mejor.

------------------------
OST The White Stripes - Seven Nation Army
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Jul 17, 2007 2:37 am

Fuego y dolor, un súbito brillo,
escarcha escarlata, ojos fríos,
ego herido y honor violentado.
El duro revés le transformó,
el corazón la espada mordió,
su ira desató y el juego acabó.

Con sangre y firmeza prometió,
venganza habría pues él no sería
alimento para la comedia divina.
Ante un extraño no cedería,
ni ante sus iguales admitiría
que el favor y voto concedía
si en un reto era humillado.

Su espada el aire azotó,
y el conjuro se quebró.
No permitiría a su rival
llegar a decir "esta boca es mía"
ni una última oración rezar.
Una lección debía enseñarle,
del brazo no se agarra
cuando la mano se ofrece.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SirRembrandt
Ludópata profesional
avatar

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 08/03/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Lun Jul 23, 2007 8:02 pm

La sorpresa vino de súbito,
el estallido poco después
más todo fue repentino
y el golpe a través.

Desorientado observó al frente
con su instinto quebrado
y sin trucos en mente,

el Maestro había cambiado,
ahora pisaba fuerte
aunque aún nada se había aclarado.

Retrocedió un par de pasos,
con claro aspecto cansado,
a sus actos prestó atención
mientras le estudiaba calmado.

Su arma esquivaba cortés
con ardor aprendido en Antibes,
pues ante florete, sable o espada,
todo valía igual.

Con entusiasmo
se reincorporó a la danza,

Con coraje
su juego siguió,

Con su sable
luchaba a ultranza,

Con ingenio le respondió:
- Ya no hay técnicas que te puedan salvar -
el Maestro en duelo le dijo.
- Haberlas las hay,
aunque nunca las haya estudiado
.

Su sable a un lado echó
y un golpe le hubo marcado,
más se retiró otro par de pasos
para sonreír desalmado.

Le había cedido la oportunidad,
pues saciaba su naturaleza
solo con emociones de verdad
y heroicas destrezas.



OST W.A.S.P. Take me up
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Ago 21, 2007 1:39 am

El reto no podía sería ignorado
ni el insulto jamas perdonado,
prefería morir allí que irse.
Solo quedaba batirse.

Confiando en su pronta victoria
que atoraría en su memoria,
Adán marcaba tantos en el aire
como si de una lección se tratare.

Filosas como hojas de espadas
con palabras se daban estocadas
que si la carne no probaban
al corazón al menos llegaban.

- ¿Te gustaría ser enterrado, o cremado?
- Contigo cerca, prefería ser fumigado.

Años de prácticas y enseñanzas
en una Casa de puras venganzas
era mas que suficiente experiencia
para igualar aquella competencia.

El marcador se hubo igualado
en un momento inesperado,
pues una finta a todos engañó
y una victoria facil empañó.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SirRembrandt
Ludópata profesional
avatar

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 08/03/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Miér Oct 17, 2007 9:52 pm

Confundido, exhaló.
Ya estaba todo igualado,
más nada totalmente claro,
su jugada fracasó.

Cada vez más cruel se volvía,
el juego a cada paso cambiaba
A ciencia cierta ya luchaba
contra lo que verdadero Tytalus debería.

- Buen sir, sabed.
Todo igualado parece,
veamos si se lo merece.


Dos pasos atrás acompañaron
sus palabras al viento
y un movimiento abierto
mostraba su intención.

A cuerpo abierto,
sable virado,
mirada fría,
aguardaba constante.

Postura recia,
mente abierta,
preparaba su defensa
de forma encubierta.

Solo ahora, una vez,
por fin podría saber
la verdadera naturaleza
de aquel enfrente a su ser.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Sáb Nov 24, 2007 6:09 pm

El duelo fue reñido, entre dos oponentes dispuestos a todo por no perder. Mas tarde se dijo que realmente fue una batalla entre titanes. Ambos tenían buenas razones para no perder. Y aunque salio favorecido el local, el invitado había dejado una buena impresión. Y gracias al Cielo que había perdido, pues un Maestro Hermético de la Casa Tytalus, orgulloso de sí como Klaus Hortemone sólo puede ser, no habría visto con buenos ojos perder contra un inferior de la Casa y frente a sus alumnos. El viejo Porthos podía vencerlo, pero este era un archimago. Así pues, ambos agotados por es esfuerzo, Hortemone volvió a sonreír porque la victoria estaba de su lado.

- Magnífico... fue un reto magnífico. Espero que hayas aprendido algo - comentó con una sonrisa Hortemone. Era importante remarcar quien era un Maestro allí.

- Tu carta de recomendación no exageraba, aunque debí sospecharlo de Fudarus. Tu cábala goza de un enorme privilegio al tenerte con ellos - y así, Adán ganaba. Pues esa era la razón de su batalla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
SirRembrandt
Ludópata profesional
avatar

Cantidad de envíos : 49
Fecha de inscripción : 08/03/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Nov 27, 2007 3:59 am

Inclinó la cabeza y su cuerpo profundamente, comprensivo y asumiendo las palabras otorgando respeto al claro vencedor. No podía decir que estaba plenamente a gusto con el resultado aunque no podía quejarse de, por suerte, Adán también había salido ganando. Al menos se veía capaz de, con cierta preparación y astucia, llegar a obtener una limitada ventaja. Ciertamente su derrota solo avivaba su desafío. Acto que se reflejaba únicamente en su sonrisa:

- Se lo agradezco. Aprender con vos fue más duro de lo que pensaba - volvió a inclinar la cabeza -. Si el Ojo de la Tormenta es tan capaz como vos, vuestra cabala tiene mi confianza. Entiendo que antes o después Ex Umbra In Solem vendrá a presentarse ante vos formalmente aunque, por lastima, no todos comparten la filosofía de nuestra casa. Agradeceré volver a veros entonces, Maestro. Con su permiso...

Guardó silencio y esperó a que el Maestro replicara o asintiera. Este encuentro llegaba a su fin aunque aún era posible que el epilogo terminara con algún comentario a tener encuentra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Red Fox
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 78
Edad : 36
Ubicación : La Plata, Argentina
Ocupación : Estudiante de Abogacía
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   Mar Nov 27, 2007 3:08 pm

Tras el rugido de los aplausos de la plebe Vantikor, ambos Titanes entablaron una pequeña conversación. Una risa profunda y grave, similar a un terremoto o una avalancha de piedras se escuchó después de la primer frase de Adán, proveniente de Klaus, quien se mostraba a toda vista, muy complacido. Le siguieron algunas inclinaciones afirmativas con la cabeza de los comentarios referidos por Adán y finalmente, luego de un instante de reflexión, dedicó al joven Titan un consejo muy apropiado para cualquier Tytalus.

- Que tu cábala no comparta la filosofía Tytalus no implica que no puedas convertirte en su némesis y que así sean mas concientes de sus propias debilidades. En la guerra contra la Orden de la Razón una debilidad puede ser fatal y es mejor que tu juez sea un amigo antes que un enemigo ¿no te parece? Recuerda tu propio entrenamiento Tytalus, hijo. Un poco de paranoia no hace daño a nadie. A menos que prefieras que por inocencia tu cábala caiga ante el enemigo por carecer del entrenamiento adecuado. Ve y medita en ello.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Acto II - Duelo de Titanes   

Volver arriba Ir abajo
 
Acto II - Duelo de Titanes
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» quiero un duelo!! nivel 2
» duelo de cartas? quien quiere?
» Duelo ga hitsuyouu da!! T.T
» Avi tiene hambre...de duelo xD
» 2° Clase Slifer: Las Fases Del Duelo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Astro rojo :: Crónicas y partidas online :: Los trabajos de Hércules-
Cambiar a: