Astro rojo

Bienvenidos a la penumbra
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 Display

Ir abajo 
AutorMensaje
Argos Cristal-Silencioso
Ancillae
Ancillae
avatar

Cantidad de envíos : 134
Edad : 35
Ubicación : Perdido entre libros
Fecha de inscripción : 10/02/2007

MensajeTema: Display   Dom Mar 11, 2007 7:26 pm

El "Display" tiene 2 objetivos:

1. Mostrar sucesos de juego. Dado a veces solo entre Pnj. Sucesos que abren o cierran capítulos en el juego.

2. Mostrar las Acciones Secretas de los jugadores. Esto es siempre que vosotros queráis. Si alguno desea llevar a cabo un secreto al 100 %, solo tiene que indicar que la Acción Secreta no se vera reflejada en post:

Guardo Acción Secreta

Si por otro lado quiere escribirla y mostrar a los otro jugadores lo que hizo, ha de indicar a que post corresponde la "Acción Secreta" y entre que Pjs se lleva a cabo. Y como ya saben a continuación ponerlo. XD

"Acción Secreta del post Nº 12. Entre Pack y Anpw.
----------------------------------------------------

Ahora bien, los sucesos que ocurren en el Display son meramente informativos para el FUERA DE JUEGO.
Si en algún momento se comete METAJUEGO...no me quedara otro remedio que dar una amonestación al jugador/a que cometa la infracción..

Solo existirán 1 posibilidades de saber estos acontecimientos y llevarlos a juego sin que sea Metajuego:
a) Que yo señale a un jugador/es al final de un post en "Display". Eso significa que ese jugador/es saben de esta información sea por sueños, medio espiritual o porque aguzaron el oído o pasaban por allí en el momento. Sea como sea, también se los haré saber el medio.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Martín
Bassmen-so
Bassmen-so
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 32
Ubicación : donde tengan cosas gratis
Ocupación : Todopoderoso Señor del Universo, Mensologo entusiasta matriculado
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Dom Mar 11, 2007 11:54 pm

Anpw había escuchado aquellos rumores que venían desde ese Tumulo en América y eran inquietantes, había oído algo sobre esas criaturas como los Vagabundos de los Nexos o las Perdiciones Mayores y la sola idea de algo más peligroso lograba amedrentar a cualquiera. Pero por algún motivo sentía en su sangre que debía moverse en esa dirección, aunque no tuviera sentido, él era solo un Cliath, y además ¿por que negarlo? tenia miedo, no quería estar en un lugar como ese, era muy joven. Claro que deseaba servir a Gaia y honrar a sus ancestros, pero eso no significaba actuar como un demente, todo tenía un tiempo y no podía actuar de manera inconsciente. Aun así... algo le decía que terminaría pisando suelo americano, quizás, se decía a si mismo, necesiten de todos los Theurges que hagan falta para llevar acabo un ritual especial, o tal vez, la respuesta esté en al Umbra Profunda y necesiten de un guía.

Su mente buscaba razones y excusas, pero no encontraba nada concreto, todo era ambiguo, excepto una cosa, esa extraña sensación que el viento le hacia sentir en los huesos y en sus oídos

- Tal vez no sea solo el viento lo que te empuje esta vez- murmuro alguien acercándose.

Un Anciano de rostro amigable. Anpw ya lo conocía de antes. Era el líder del túmulo.

- Tengo un par de cosas para ti, fetiches que necesito que lleves a otros lugares y palabras que necesitan ser escuchadas

Hizo una ligera reverencia cuando oyó al anciano y cuando este terminó de hablar el joven dijo con sinceridad

- Puede contar con ello, será un honor para mi hacerlo si usted me cree capacitado

- Estas más que capacitado - dijo haciendo una alegoría a su persona

- Es un trabajo sencillo- le tomo del brazo y lo condujo en un paseo - que te viene como anillo al dedo- comenzó explicando - Hace algún tiempo, les prometimos a los Roehuesos un intercambio de favores a cambio de información. Su información fue de gran ayuda y su favor es momento de pagarlo. Han requerido la conversión de unos textos de la antigua lengua egipcia de unos manuscritos… Que hace unos meses... - sonrió- afanaron del museo general de arte. Esos manuscritos poseen energía espiritual de por si solos, son importantes pues.

Le miro a los ojos y continúo en un tono más autoritario.

- Les traducirás esos textos, se lo debemos. Pero debes exigir llevártelos a tu vuelta. Después de todo es nuestra historia, sin duda alguna. Se amable, pero directo, se condescendiente, pero conciso, cede ante los ancianos… pero no olvides que tu sangre refleja quien eres, tu eres nosotros

- Sabrás hacerlo - confirmó

Asintió con la cabeza sin dudar - Comprendo, buscare la forma y estoy seguro de que lograre que comprendan, sin herir susceptibilidades, que esos manuscritos y nuestra historia es todo lo que somos, puede estar seguro de que cumpliré este honor con total responsabilidad y que no fallare. Los Roehuesos recibirían la devolución de su favor tal como merecen, y esos textos permanecerán con nuestra tribu, intactos

- Perfecto - soltó el Anciano- Te hemos preparado un billete de Avión. Te iras de aquí en puente lunar hasta un pequeño Túmulo cercano a Barcelona, allí cojeras un avión, harás una escala y terminaras en América. Tu destino es el Túmulo del Despertar, en Washington.

- Aquí tienes un poco de dinero - poniéndole un par de billetes de 100 dólares en la mano.

Hizo un pequeño ruido con la boca al oír su medio de transporte - ¿Un Avión? - inquirió - ¿lleva demasiado tiempo el viaje en barco ?- su primer y único recuerdo de un aeropuerto estaba involucrado con su primer cambio, aun podía sentir en sus oídos el zumbido constante de la muchedumbre hablando y gritando sin parar, definitivamente no quería volver a sentir eso.
Sudores fríos le recorrían de solo pensarlo, pero no podía dejar que eso lo detenga - Esta bien, puede confiar en mi, mis ancestros jamás han defraudado a la tribu o a Gaia, y yo tampoco lo haré - dijo intentando despejar esas ideas de su mente, aquella bestia del Wyrm, la complicada situación del Túmulo al que iba, el viaje en avión... intentaba no pensar en todo eso, solo pensar en su deber y su obligación, no podía fallar. Tomó las cosas que se le ofrecían entre sus manos y las guardó - Agradezco su ayuda y más aun su gran confianza

El cachorro se despidió del anciano y fue a preparar sus cosas, que no eran muchas. Cuando le entregaron los textos los guardo y protegió con el especial cuidado que merecían, no solo por su energía espiritual y su importancia para la tribu, sino también por su importancia histórica, la historia de Egipto era rica y antigua, esos papiros podían datar de hasta más de 5000 años en el pasado, la fragilidad de algo tan antiguo era extrema cuando menos, si no se tenia el debido cuidado, milenios de historia podían perderse en un segundo, por un simple descuido. Y Anpw no iba a permitirse algo así, cuidaría de esas antiguas escrituras como si de la misma Gaia se tratara.
Cuando los preparativos estuvieron hechos, el Theruge comenzó su viaje, atravesó el Puente Lunar y llegó sin problema alguno al Túmulo que se encontraba cercano a la ciudad de Barcelona, donde le estaban esperando para desde allí acompañarle al Aeropuerto el Prat donde tomaría su avión rumbo a las Américas.

Los pelos de la nuca se le erizaban de solo pensar en ese antro demoníaco, el corazón le latía irregular, a veces rápido a veces lento y su respiración se volvía forzada. Dolorosos recuerdos le asaltaban la mente, su corazón ardiendo bajo una terrible opresión, el constante bullicio de la gente creciendo más y más, haciendo sus oídos zumbar y su cabeza retumbar. Y luego ese sabor amargo y metálico en su boca, el horrible gusto de la sangre que jamás debió probar, la de esas personas que su único pecado había sido ir a un baño al mismo tiempo que él. Su estomago se retorcía de mil y un formas amenazando con lanzar todo su contenido mientras caminaba hacia la puerta de embarque a esperar la salida de su vuelo. Finas gotas de sudor aparecían por su piel recorriéndolo, y un cada vez más apremiante deseo de transformarse y huir ocupaba sus pensamientos, pero debía quedarse, debía imponerse a todos impulsos, olvidar sus miedos y su sufrimiento y recordar sus obligaciones, recordar que no podía fallar.
Intentaba concentrar su mente en seguir adelante, pero no podía evita mirar compulsivamente todas las salidas. Varias veces, algunas personas le preguntaron por su estado, si se encontraba bien, ya que el sudor era cada vez más y su forzada respiración cada vez más evidente. El sonido ensordecedor era capaz de enloquecer a cualquiera, Anpw rogaba porque aquel suplicio acabara pronto.

Cuando subió por fin al avión parte de su desesperación se desvaneció, pero solo una parte, si bien ya no tenia el mortal bullicio, si bien ya no veía las enormes masas de gente moviéndose de un lado al otro, corriendo y gritando…. Estaba encerrado, estaba dentro de una mortal trampa de la tejedora, no tenia salida si algo fallaba tendría una muerte horrible y sin poder hacer nada para evitarla. Súbitamente una idea vino a su mente, detuvo a una de las azafatas y le pidió encarecidamente que el cambiara su asiento, junto a la ventana, por el más cercano a la puerta del baño pretextando constantes nauseas al viajar por aire. No costó mucho convencerla para lograr aquel cambio, y una vez en ese lugar, el Theurge pudo relajarse ligeramente, si algo ocurría podría meterse en el servicio y a través de su espejo pasar a la Umbra, salvándose, o al menos, aumentando sus posibilidades de ello.

Las largas horas de vuelo fueron agotadoras y estresantes, pero el Caminante sobrevivió a la experiencia, una experiencia que esperaba jamás volver a tener. Sin esperar un segundo salió de aquel lugar infernal y solo cuando se hubo alejado unos cuantos metros pudo respirar normalmente una vez más, aquel tumulto de gente le ponía los pelos de punta y parecía que la rabia estallaría en cualquier momento. De todas las creaciones de la Tejedora, esa era la más inquietante que podía imaginar.
Llenó sus pulmones de aire una vez calmado y no pudo evitar toser, había vivido en una urbe hasta hacia poco tiempo, pero desde su cambio, se había vuelto más sensible, la contaminación parecía hacerle más daño y el calor del asfalto parecía más agobiante. Se pasó los dedos por las sienes y empezó a hacer lo que mejor sabía, caminar. Tenia que encontrar el Túmulo, debía recordar lo que la habían dicho sobre su ubicación, pero jamás se le habían dado bien los Túmulos urbanos, estaba mal acostumbrado a usar su forma lobuna para dar con esos manantiales en la faz de Gaia

No hizo falta mucho para que se percatarse de que le estaban siguiendo, resultaba bastante obvio, tal vez demasiado como para que buscaran robarle o algo peor. Pero de todas formas el Theurge no podía confiarse, jamás había estado en América antes y todo parecía TAN diferente.
Caminó un poco más, aun le seguían así que continuo caminando hasta encontrar un lugar donde no hubiera tanta gente, un callejón era una buena alternativa, y en el peor de los casos si las cosas se salían de su cause, no llamaría demasiado la atención de los humanos si quisiera cambiar. Cuando encontró el lugar perfecto, doblo en la callejuela y espero allí

La pareja apareció al poco, ambos se habían abierto a lo ancho de callejón, de tal forma que cubrían bien un trecho cada uno y dejaban un pequeño hueco fácilmente rellenable si hacia falta para impedir cualquier huida.

Sonreían mientras se acercaban en una actitud totalmente pasiva. La chica para resaltar el hecho mostró las palmas de las manos, mientras dirigía unas palabras a su compañero


-¿Seguro que es él? - le inquirió



- Segurísimo...pelo oscuro, tez oscura y ese porte tan suelto y atrayente a su vez… pura raza te lo digo yo - dijo ufanamente

La chica asintió y adelantándose saludo

- Hola. Soy Mina "Rata-Negra" y este es mi colega "Lame-Sangre" -señalándolo con un gesto de cabeza- somos Roehuesos y esperábamos tu llegada

Anpw los vio y al notar sus actitudes se mostró más relajado como parte del mismo "ritual"

- Es un gusto - dijo y se presentó al cerciorarse de que nadie podía oírlos- soy Anpw "Escucha-al-Viento" Theurge Cliath, de los Caminantes Silenciosos, no estaba al tanto de que conocían fecha de mi llegada, aunque pensándolo bien, no me sorprende

- Y no lo sabíamos - declaro el hombre-
nos ha tocado hacer guardia durante dos días en unos bancos más duros que...


Su compañera lo acallo con un gesto de la mano - seguro que no le interesa - le devolvió una sonrisa cordial a Anpw.

- Síguenos por favor y te llevaremos al Túmulo, seguro que tendrás ganas de ducharte, cambiarte y comer de verdad

- Si, la verdad es que el viaje no fue la más grata de las experiencias, ni siquiera me atreví a probar esa pseudo comida que me ofrecieron en el avión, vamos - dijo listo para avanzar, entonces recordó lo importante de su cometido, los textos que llevaba no podían ser dañados de ninguna forma y por sobretodo no debían caer en manos de alguien que no fuera de su propia tribu, si algún siervo del Wyrm pusiera sus sucias zarpas sobre ellos... Ya había sido demasiado descuidado al no haberlo hecho antes, pero aun no era tarde así que sin que sus dos acompañantes lo notaran busco que estuvieran libres de la marca pestilente del Wyrm *

El hedor del Gusano impregnaba muros y calles de la ciudad, como un eterno residuo emanaba de todas partes alborotando los sentidos del Garou, pero estaba claro que ninguno de ellos tenia la marca.

--------------
* Activa Don de Sentir al Wyrm (1)

_________________


Mejor que Yaco, Mejor que Sandra, Mejor que Joanna, Mejor que Damian, Mejor que Enrique... Simplemente, Yo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Lun Mar 12, 2007 1:14 am

Pack bostezó y abrió los ojos.

- Bueno ya voy… - bostezó - ... buenos días... - otro bostezo.

Freya podía verle ahora bien y verle ahora no era como cualquier otro día. El pelaje de su mentor estaba encrespado, y sus músculos parecían más en tensión, despidiendo una sensación de amenaza, en vez de la que normalmente tenía de calma y gracia. Clavó su mirada en ella, hasta hacer de pequeñas rejillas sus pupilas

- Saludos de nuevo cachorra - murmuró cavernosamente mirándola desde lo alto - ¿Has descansado bien? Lo espero, el día se presenta muy duro - comentaba moviéndose por encima del pequeño refugio sin apartar la vista de ella.

Freya le miró fijamente, con una mirada inocente.

- ¿Y ahora? ¿Jugaremos al Mentor exigente? - dijo bostezando de nuevo y agachando la cabeza en señal de sumisión - ¿Es que ahora he hecho algo mal?

Argos resopló.

- Nos vamos ahora - sentenció - nos vamos bosque través, ya es hora de que aprendas a desenvolverte aquí. Mientras viajamos te contaré del túmulo a donde vamos. Podrás preguntar cuando termine de explicar. Si me retrasáis os dejo atrás... sólo pararemos cuando yo lo diga y comeremos cuando lo diga - explicaba arañando el suelo con las zarpas - Y si os veo juntos haciendo carantoñas tendréis cicatrices para recordar... ni siquiera estás en época de celo, hembra, y él ni siquiera es un parentela - bufó mirando a Pack que asomaba ahora por las ramas, saliendo.

Freya alzó una ceja y lo miró atentamente... luego suspiró profundamente...

- ¿Al menos, puede mi mentor dame un tiempecín para quitarme el olor que queda en mi cuerpo y recoger minucias como lo son mis ropas de homínida?

- No - confirmó - tus ropas ya las llevé al parentela, te las dará en el túmulo… en cuanto al olor – saltó a su vera y la olisqueó descaradamente... - restriégate por el suelo y por la maleza.

Luego echó a caminar hacia delante, comenzando a perderse. Pack se llegó al lado de Freya sin terminar de creerse lo que había visto y oido.

- ¿Qué le pasa a Argos?... durmió poco o es que se levantó con la pata izquierda, ¿Eh?

Freya rió un poco, por lo bajo...

- No lo sé, pero si no fuera porque estoy un poco dormida, diría que es "Nadie" - sonrió más - pero eso lo descubriré, no lo dudes... vamos - echó a correr detrás de él - y - miró a Pack - si es Nadie, creo que lo mejor será obedecerle, así aprenderemos... y le conoceré mejor... ese no se anda por las ramas en cuanto a cumplir su palabra... si le tenías respeto a Argos, a Nadie tenle miedo... - dijo y continuó corriendo tras Nadie.

Ciertamente era "Nadie", fue confirmado cuando Pack le llamó por su nombre y recibió una dura mirada en respuesta. Durante el camino "Nadie" se limitó a hacerles correr y brincar por el bosque, metiéndoles cada vez por lugares más difíciles, en un momento dado Pack se quejó de que el sendero era demasiado molesto y "Nadie" se limitó a informarle de que podía seguir con ellos o ir por su cuenta... dado que estaban en un coto de caza de monos, era libre de elegir ser descubierto o no.

Pack quedó más que enfadado ante la noticia, pero continuó igualmente sin añadir mucho más que pequeños impulsos a Freya sobre sus insultos a su mentor. Sólo una vez "Nadie" le cogió y del revuelo que le dio Pack continuó haciendo el camino en silencio.

Así pasaron todo el día, hasta que finalmente con la llegada de la noche "Nadie" ordenó el alto y tras explicarle a Freya cómo era la vida de los garous que iba a conocer, les ordenó dormir, sin cenar... todo porque era un castigo para Pack, que ella cumpliría aunque no fuese la receptora.

Freya despertó cansada, con los músculos doloridos, pero sobre todo con la cara dolida de tantas veces que intentaba contener la risa... ya le había advertido a Pack, pero era un terco y Nadie se había ganado bien la reputación... ella había aprendido mucho y eso la hacía sentirse contenta... pero su estómago rugió levemente... se levantó y buscó algo de comer... tenía hambre y seguramente tendría que cazar solita, pero algo de eso le habían enseñado las Furias, así que esperaba que Nadie no tuviera sus propias ideas al respecto.

- En marcha, seguimos - escuchó que le decía a Pack - Tú, no te pierdas, nos vamos - oyó que le decía a ella mientras se levantaba y estiraba el cuerpo.

- Bueeeeno, será en otra ocasión - dijo suspirando, no sería la primera vez que no comía por varios días... pero sí la primera que veía a Pack sin comer... - lista - dijo acercándosele alzando las orejillas para mirarlo fijamente...

Pack la acarició entre las orejas cambiando a homínido.

- Ya me tiene harto - dijo rascándose el brazo dolorido que "Nadie" le mordiera el otro día - ¿Es que no piensa desayunar? - decía en voz baja.

Se levantó y caminó hacia "Nadie".

- Oye Ar… "Nadie" ¿Es que no vamos a desayunar? A mí me rugen las tripas y seguro que a Freya y a tí también, ¿No?

El lobo se limitó a mirarlo de arriba a abajo y continuó hacia delante.

- Cuando paremos, comeremos, meen ahora si tiene que mear, que luego no paramos - dijo secamente echándose al camino de nuevo.

Freya observó que Pack apretaba los puños… ¿Saltaría como hacía otras tantas veces?

<Ni se te ocurra> le impulsó <suficiente tengo con verlos pelear una vez, ahora vamos, piensa que es una instrucción militar... ¿Es que el Ahroun no puede y la Ragabash sí?> le miró con cierta perversidad <Te reto a que yo sí puedo y a que tú sigues llorando como niña>

Pack sacudió la cabeza y cambió a Lupus.

<Hecho. Si me ganas te cumpliré un deseo y si gano yo dejarás de retarme durante un par de días> impulsó quedando su cabeza contra la suya

- ¿Trato hecho? – susurró.

- Trato - dijo Freya corriendo hacia Nadie... al menos no necesitaba ir al baño y, ya había resuelto el problema de que Pack se le lanzara encima a Nadie... era conflictivo tenerlos juntos, sobre todo porque el Cliath quería lanzársele encima al otro y Argos nunca parecía importarle eso...

"Nadie" volvió a darles un día de lecciones magistrales. Para sorpresa de ellos, esta vez les llevó de caza. Nada muy grande, sólo conejos que era lo que más abundaba por la región, pero al menos ahora tenían con qué llenar el estómago y habían aprendido los entresijos de la caza en equipo. En derivación de ello, "Nadie" comenzó a enseñarles otras cosas tales como pelear en Lupus o como dos lobos podían cazar a un tercero.

El papel de la presa lo interpretó Pack primero para su disgusto y aprendizaje de Freya. Luego "Nadie" hizo que se cambiaran los papeles, incluso en un momento dado dejándose para él, el papel de presa. Sin duda fue muy difícil de coger, a los cachorros le llevó casi toda la tarde y parte de la noche, pero al final doloridos y cansados, habían podido arrinconarlo que era mejor que nada.

"Nadie" dio el entrenamiento por acabado y los llevó a descansar. Esa noche sin embargo no les ordenó dormir directamente, sino que les dio libertad para hablar algo si querían, incluso con él.

- ¿Quiénes son los sujetos de cuidado en el Túmulo? - indagó - ¿En quiénes podemos confiar y en quiénes no? - siempre estaba lista para preguntar...

- Podéis confiar en todos. Todos sirven a Gaia... pero - se calló pensando - "Ceba-Gusanos" es de cuidado… se presenta muy bueno, pero a la que te descuidas te parte el alma. Si a mí me mientes, te castigo y ya está, si a él le mientes... - sonrió mostrando los caninos – corre…

- En cuanto al resto. "Atreides" le lamería el culo a cualquier Furia que llegase opinando igual que él, Dientes es un buen aliado, pero tiende a meter en líos a los jóvenes que se dejan liar, pidiéndole favores que podrían rasgar la ley. En cuanto a los hermanos Fianna... mmm... - tomó aire - él es de cuidado, tan pronto habla bien de ti, como compone una sátira sobre tus amores… y ella parece distante, pero en verdad es una hembra que desea ayudar aunque a veces se comporte de maneras muy raras...

Se levantó y caminó hacia Pack.

- Ese lugar es muy peculiar... Si por ejemplo os presentarais diciendo que sois pareja. Os acogerían de buen grado y permitirían vuestra unión siempre y cuando lo hagáis a escondidas del resto. Una cosa es saltar la letanía y otra hacerlo a vista de todos. No es por pudor, es por que Tamara, la líder ha decidido transgredir algunas leyes… amoldarlas a su situación especial.

Pack le miró y asintió, luego fue a sentarse junto a Freya.

- Y cuando salgamos de allí nos harán picadillo - rumió Freya mirando a Nadie - ya conozco lo que las Phillodox hacen...

- Pues claro. Si decís que sois pareja y salís y os pilla un Colmillo... León de Invierno por ejemplo… os castigará – bostezó - Ese Lugar es un santuario, pero a la par, una cárcel... ¿Que os pensabais? No se puede ir rompiendo la Letanía así como así. Dentro estás a salvo, pero si sales, atente a las consecuencias. Aunque eso sí. Si vives mucho tiempo con ellos, puedes redimir tus faltas con ellos. Casi parece la patética manada de Argos.

- ¿Qué dijiste? - dijo Freya mirándolo un instante... mira que insultar a Argos en su presencia, siendo él mismo era una cosa, pero insultar a la manada de Alas de Cuervo, eso sí que no lo iba a permitir... - No entendí a qué manada te referías.

- Lávate las orejas la próxima vez, hembra - resolvió "Nadie" mientras elegía un lugar y se echaba a dormir - Ahora duerman, mañana si no se retrasan llegaremos al túmulo - luego echó la cabeza sobre las patas y cerró los ojos dispuesto a dormir.

Freya rasguñó la tierra con rabia... apretó los dientes mirándolo dormir... ese maldito hijo de...

- Déjale dormir, que total se levanta y nos revolea a los dos - le objetó Pack - ya le ajustaremos cuentas en su momento - le susurró cerca del oído, casi haciéndole cosquillas con el hocico.

Freya rumió algo inintelegible y se fue a echar molesta y a punto de echar humo por las orejas... si no fuera porque estaba aprendiéndole bastante, le diría las palabras mágicas al muy...

Pack se echó junto a ella y apoyó su cuello contra el suyo. Para señalarle que estaba ahí junto a ella por si le hacía falta y para tranquilizarla con su presencia.

Freya suspiró profundamente y cerró los ojos...

<Gracias> le impulsó a Pack intentando dormir, pronto se desharía de Nadie... muy pronto... y Argos la iba a escuchar...

Al día siguiente "Nadie" les llevó al final del trayecto. Salieron por fin de los bosques a la carretera. Un punto acordado donde se encontraron con el parentela, esperándoles en la camioneta.

"Nadie" saltó al vehiculo, se quedó allí, en la parte trasera, mirándoles tontamente, cerró los ojos, tuvo un escalofrío y al volverlos a abrir, sonrió suavemente.

- ¿Pensáis quedaros ahí a daros el último besito antes de entrar en el túmulo? - preguntó burlonamente con las voz más suave. Parecía que Argos había vuelto.

Freya aprovechó el momento, se le echó encima y durante todo el camino estuvo reprochándole las actitudes de Nadie... hasta dejar más que sordo a Argos con sus reclamos y al Parentela.

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Lun Mar 12, 2007 1:15 am

Argos la escuchó pacientemente… aunque de vez en cuando se lamentaba de haberles dejado tanto días con él. Otras veces se reía y proclamaba lo quejica que era Freya, en broma. El parentela detuvo la camioneta a las afueras de la ciudad. Les dejó tiempo para vestirse; Argos con un nuevo look de pantalones y una simple camisa lisa, y les indicó como seguir más directamente hasta el camino principal del hogar Roehuesos. Argos le dio las gracias y sus caminos se separaron. Echaron a andar calle abajo, pasando el río y comenzando a adentrarse en una zona de parques.

- Ahora entraremos en el túmulo, está todo aquí - dijo abriendo los brazos señalando toda la extensión del gran parque - y necesito vuestra ayuda para gastarle una broma al guardián - sacó su crema con la que a veces Freya le había visto cambiar de apariencia y se la echó sobre la cara dándole una imagen nueva, la de un hombre mayor de barba corta y pelo desaliñado - este es el rostro del guardián de la puerta… con los pelo sucios… - rió - veréis cuando se vea llegar a sí mismo. Sed buenos y no digáis quien soy.

Freya rió divertida y negó con la cabeza... de todas formas, no tenía intención alguna de abrir el pico.

- De acuerdo, gastémosle una broma a ese Furia - dijo sonriendo - ¿Si le digo que soy Furia, se la creerá? - se miró a sí misma... - ¿O el placer de burlarte de él sólo es tuyo? - le dijo a Argos.

- Ahí siento decirte… que yo les avisé de que llegaría con dos Roehuesos más - se disculpó su mentor - Aunque siempre puedes intentar alguna broma, pero ten cuidado no es un tipo que aguante prejuicios contra los Roehuesos o sea que no te las vayas a dar de chica lista con él sobre eso.

- Qué aburrido que sos - dijo molesta cruzándose de brazos - eso no es divertido... - hizo una mueca - vamos pues, al menos me reiré de él a sus costillas.

Siguieron andando hasta que sintieron una pequeña brisa fresca en todo el cuerpo. Argos avisó de que acababan de entrar en el túmulo. Era una línea invisible en mitad del parque. Aquí y allá seguía caminando gente de un lugar a otro. Incluso vieron a un jovencito acercárseles rápidamente. (Oliver)

- Perdonen… perdonen esto, no pueden pasear por aquí, Vamos a iniciar unas pruebas de topografía y... - se detuvo al ver la cara de Argos - ¿Atreides?... pero tú, - se quedó callado, confundido - esto… ¿Tú no habías ido a ver a Tamara hace 3 minutos? ¿Quiénes son éstos, cómo te has cambiado de ropa tan rápido? - interrogó mirando de reojo a Freya y Pack.

- Es que me he encontrado con unos chicos algo desorientados que llegan por la fiesta de la primavera - dijo Argos carraspeando para ocultar la voz - ésta es Asha Muerde-Bolas y él es Pacnus Golpe de Gracia.

<A ver sus bromas chicos> les impulsó Argos cruzándose de brazos

- Y como no quieras comprobar por qué nos dicen así - dijo Freya mirándolo fijamente - mejor déjanos pasar... anda... - le palmeó el hombro y su mirada fue a pasarse inevitablemente en esa zona...

El muchacho siguió los ojos de Freya y tragó saliva sonoramente.

- Esto… normalmente no me opongo a que nadie entre, nadie que sea amigo claro, además venís con... con… - el chico se calló cuando vio acercarse al verdadero "Atreides" y de su brazo iba Tamara.

Argos fue el que siguió la vista del joven en ese momento y musitó un cotos insulto.

<Bromas fuera, llega la Jefa> impulsó mientras el chico abría la boca para decir algo.

No hizo falta decir nada. La mano de Tamara ya estaba alzada y pedía calma al muchacho. Minutos después estaba junto a ellos cara a cara, mientras Argos se quitaba su mascarilla riéndose y "Atreides" intentaba fulminarlo con la mirada. Freya se mordió la lengua mirando a Argos...

<¿Miedito?> le impulsó.

Miró a ambos con una enorme sonrisa haciendo un movimiento de cabeza a modo de saludo.

- Buenos días - dijo muy educadamente - señores.

<Si lo comentas en voz alta te quedas sin cenar in eternium> le respondió su mentor.

- Madre Tamara - saludó - os lo explicaremos todo, sólo era una broma.

- Como siempre Ragabash… como siempre - dijo seriamente disimulando una sonrisa - ¿Son tus hijos? - mirando a Freya y Pack

- Miedito - dijo Freya mirando a Argos con una chispa de risa en sus ojos - es lo que él sentiría si fuéramos sus hijos, pero afortunadamente para él, no lo somos - le sonrió.

Argos sonrió y le pasó la mano por los hombros a Freya acercándola a reposar contra él.

- Cierto, no son míos, pero como si lo fueran Madre... son tan lindos que no me resistí a llevármelos... aunque son difíciles de enseñar, revoltosos, liantes, quejicas, llorones – rió - Si me dejas pasar te lo contare todo. Ya me huelo la fiesta – anunció.

Tamara negó sonriéndoles e hizo un ademán para que les siguieran.

- Anda pasa, ¿Cómo podría dejarte fuera…? Oliver, llévate a los chicos con William, creo que era el que organizaba los juegos para los nuevos, así podrán hacer amigos de su edad y no viejas ratas como tú - dijo sin malicia.

Oliver asintió y llamó a Freya y Pack a seguirle.

<Ve con él y diviértete> dijo Argos yéndose con Tamara <Te busco luego>

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Abdul Al Hazrad
Artífice del foro
Artífice del foro
avatar

Cantidad de envíos : 147
Edad : 38
Ubicación : Lanús
Ocupación : Playboy Multimillonario
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Mar Mar 13, 2007 11:35 pm

Hacía seis días que la perseguía sin descanso; a la criatura que destruyó la vida que conocía. Le había costado todo un mes encontrarle, pero al fin estaba sobre la pista correcta. Saltaba tras él sobre puentes umbrales, corría a traves de parajes de humo y sombras, le perseguía sin descanso, no podía detenerse a descansar so pena de perderlo de nuevo.

Una vez más se paró ante él, metros adelante, se rió con esa sonrisa tan peculiar que le ponía la piel de gallina. Vió el rostro de su mentor, pero supo que no es él quien mira de verdad. No tenía escapatoria, había llegado a un punto muerto, el vacío se extiendia ante él, y sin embargo, le ví incrédulo saltar y dejarse tragar por la oscuridad adyacente.

Recuerdos. Sólo recuerdos que llenaban su mente mientras descansaba en una cueva umbral al abrigo del viento que hiela todo cuanto toca en el exterior.

¿Cuánto había pasado? El tiempo se torcía en los páramos espirituales. Contempló el lugar un momento, su mente tenía la esperanza de encontrar un recoveco en donde curiosear, aunque sabía que no tenía tiempo para eso. Debía encontrar a Ojos de estrella. La angustia lo invadió al pensar en él. Se puso sobre sus cuatro patas, ansioso por partir, pero sabía que no podía hacer más por el momento, debía reponer sus fuerzas. Se quedó atento al entorno, mientras volvía a echarse, buscando descanso. Cerró los ojos.

Se despertó. Una forma, una figura se calentaba junto al pequeño fuego que había encendido. Un pequeño crinos de pelaje oscuro, cuasi completo, exeptuando su antifaz y su brazo izquierdo que eran de un gris pálido. Le contemplaba con atención desde su lugar.
Levanto la palma de la mano hacia el uktena, pidiendo tiempo para hablar y al mismo tiempo dejo ver su marca tribal ungida a fuego en la misma palma.

Las tres veces maldtita espiral.

-Saludos, cachorro de uktena. Hagamos paz en este lugar. El frío fuera mata y sólo este lugar existe de refugio en los alrededores.- Su voz era clara, y aunque pequeño de forma, era sin duda la voz de un adulto. -Ya ves que no te he tocado y sólo he tomaré un rincón mientras dure la tormenta. Luego me iré, no habrá combate a menos que tú lo busques.- Indicó sin malicia u odio. Casi parecia que estubiese hablando con otra criatura distinta.

El theurge instintivamente mostró sus colmillos. El lugar apestaba al Wyrm. Se puso de pié, sobre sus patas, y comenzó a rodear al danzante, buscando ponerse cerca de la entrada de la cueva. -No esperas que crea tus palabras, ¿verdad?-

-No espero mas de tí, que simplemente te quedes en tu lugar y yo en el mio.- Respondió siguiendo sus pasos con la mirada. Sus manos seguían a la vista y su cuerpo estaba más que relajado.

-Ya sé que tus mayores sin duda te habrán dicho que hay que combatirsenos allá donde se nos encuentre... pero ¿no has oído hablar de las reglas de honor entre enemigos? En la antigüedad se estipulaba entre combates tiempos de descanso, para que los ejércitos recogieran a sus muertos y les dieran sagrada sepultura según sus costumbres. Igualmente cuando el terreno se distaba peligroso para ambos ejércitos, éstos prestaban a ayudarse temporalmente para levantar o buscar lugares protegidos.-
Explicaba detalladamente, poniendo el énfasis en sonar lo menos agresivo posible dada la dificultad de su forma.

-Éste es uno de esos casos, pequeño uktena. No podemos salir, ya que el tiempo es malo para ambos, y somos enemigos, cierto, pero bien podemos hacer tregua. ¿Qué me dices? Echa un vistazo al exterior, no es forma agradable de perecer.-

-Es difícil creer en el honor y los téminos de alguien que a cedido a la locura que afecta al Wyrm. No voy a atacarte, morir en ésta cueva no me es para nada útil.- Respondió el cachorro.

-Por favor, no saquemos temas que den lugar a la disputa,- pidió amablemente -tu has nacido en tu lado del espejo y yo en el mío. Tenemos una visión distinta de lo que es la locura o lo que afecta a uno de los patrones que dirige el universo completo. ¿Cómo te llamas?- expreso al cabo de un momento, cambiando de tema. -Yo soy Viento Negro, galliard... puede que no me respondas, puesto que estaría dentro de tu lógica. Pero dentro de la mía está el conocer a mi compañero de cueva, aunque sea sólo para matar el tiempo.-

-Quizás ya lo sepas, ya que conocías de antemano a que tribu pertenezco.- “¿A cuántos de mis hermanos habrás matado, Viento Negro?” Estaba atento a los movimientos del danzante, no se tensó, sabía que eso le jugaría en contra, pero no bajaba la guardia. Se sentó sobre sus cuartos traseros, próximo a la puerta de la cueva.

-Directo al centro del huracán, ¿eh, joven lobo?- Exclamó el crinos. -No importa, tienes razón. Sé quién eres, Espíritu de plata, y se lo que buscas. Será una gran historia para tu pueblo si lo logras, pero mucho me temo que eres demasiado joven e inexperto en el camino que has tomado.- El crinos tomo aire y cerro los ojos ante él, entrando en una especie de trance.

-Esas son tus dudas, no las mías.- Dijo, y se mantuvo en guardia, esperando que el tiempo mejorara, para poder salir de allí lo más pronto posible. Era una situación extraña. No podía hacer nada, más que esperar que todo pasara sin consecuencias. Se sentía frustrado al no poder cumplir con el mandato de la Letanía. Enfrentarse al danzante sería una muerte segura.

Al cabo de unos minutos el danzante se dejó oir de nuevo. -Washington. Yo empezaría por ahí.- Declaró poniéndose en pié. A la luz de la hoguera, Espíritu de plata contepló que no era muy grande. No más de dos metros quince.

-Claro está, siempre que no desees que peleémos ahora. Si me permites, el tiempo cambia, ya es hora de salir. Elige sabiamente.-
Avisaba pasando junto a él para salir a terreno descubierto. Allí donde la tormenta espiritual había amainado, dejando de aullar, llevándose la muerte helada consigo a traves de los vientos, el Danzante esperó fuera de la cueva, mirándole, seguramente a la espera de su decisión.

-Vete, ya llegará el tiempo en el que pueda saldar éste insulto.-
Dijo frustrado el uktena. Washington. ¿Qué era eso? ¿Una pista o una trampa? Luego de la tormenta, era imposible retomar el rastro. Estaba confundido, ese esbirro del Wyrm lo conocía a él y a su búsqueda. ¿Qué tanto de cierto había en sus palabras? Lo único verdadero era que Washington era ahora, su única pista.

Viento Negro inclinó la cabeza a modo de despedida, con solemne mirada. Tal vez una mirada demasiado extraña para alguien de su tribu. Tras ello se marchó a través de un sendero umbral.

Un día después, Espíritu de plata encontraba a una lúnula dispuesta a llevarle al único Túmulo de Washington a cambio de un poco de energía espiritual. La luz de luna le embolvio tras la ofrenda, cegándole.
El lupus parpadeó incómodo un par de veces intentando enfocar la vista; a la tercera vez se descubrió a sí mismo en un prado, cerca de una garou de vivo aspecto y ojos que revelaban profunda sabiduría.

Fue ella quien le informó de donde se hallaba y que acontecimientos se celebrarían en el próximo día, prometiéndole ayudarle una vez acaba la fiesta. Sólo había de esperar un día, aunque para no preocuparle en demasía dispuso sus recursos en encontrar información desde el mismo momento en que hablaron. Tras ello, le indico al joven lupus a donde debia marchar. Allá junto a un árbol, en donde otros cachorros parloteban dándose a conocer.

_________________
¡PUEBLO ENANIL! LOS JARDINES SON SU HOGAR, LA LIBERTAD NO ES DEFINIDA POR LA AMPLITUD TERRITORIAL, SINO POR LA LIBERTAD DE DESICIÓN, LA LIBERTAD DE PENSAMIENTO. POR ESO, NO AL EXODO A LOS BOSQUES. LA CONVIVENCIA PACÍFICA ENTRE HUMANOS Y ENANOS ES POSIBLE EN LOS JARDINES, LEJOS DE LOS YA CONOCIDOS PELIGROS DEL BOSQUE. NO DEJEN QUE UN MONTON DE CONSIGNAS SIN SENTIDO CONFUNDAN EL VERDADERO SENTIDO DE SER LIBRES.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Jue Abr 26, 2007 1:31 am

Jane se quedó un instante pensativa sentada en su silla cuando madre Tamara se retiró...Tenía que hablar con Paul y tal vez ese fuera el momento más adecuado ya que la manada quedaría entretenida con la rohehuesos.

La chica se levantó y vislumbró a William que seguía discutiendo acerca de su apuesta. Se acercó al chico y le explicó que lo avisaba siguiendo las indicaciones de la anciana y que iba a ver a Paul. A pesar de la insistencia del Galliard, Jane se fue sola no sin que antes, el ahora rohehuesos, se despidiera de ella con una de sus sonrisas encantadoras.

La moradora se caló sus gafas de sol y se puso al volante de su coche para dirigirse a lo que Paul llamaba refugio. Tuvo mucho cuidado en todo momento verificando de forma casi compulsiva y desde luego con una paranoia incipiente, sus espaldas. Al llegar la joven philodox se metió en el refugio de su mentor que obviamente carecía de timbre... Sus ansias por hablar con él se habían acrecentado durante el camino.

El gimnasio vació, estaba a media luz. Todo cubierto de polvo como siempre. La puerta que llevaba a la biblioteca, se resistía a abrirse. Estaba cerrada desde dentro e incluso la pequeña rendija de la puerta estaba sellada con algún tipo de paño.

Un detalle llamó la atención de Jane, cuando al cruzar el velo que daba paso a aquel lugar. Al colarse, siempre tenia que mover unos maderos, éstos casi siempre estaban tan sueltos que le era fácil pasar sin ejercer esfuerzo. Pero aquella vez.. fue diferente. Era como si una mano invisible, dentro de la semioscuridad del lugar hubiera querido impedírselo.

Y ahora curiosamente donde más sombras había era en la puerta y sus alrededores.

Jane retrocedió unos pasos y cerró los huecos de luz que había abierto con esmero para volver a dejar la entrada del refugio en el mismo estado de penumbra en el que estaba anteriormente. A continuación la joven volvió a intentar avanzar hacia la puerta.

La oscuridad seguía ahí y la puerta parecía igual de férrea que antes. Solo que esta vez ella distinguió un halo de luz por debajo de ésta.

Unos pocos segundos después, la puerta se abría y la voz de Paul con cierto tono de cansancio le llegaba desde dentro. - Pasa Jane... ya me explicaras que haces aquí a estas horas –

La chica sonrió levemente y siguió los pasos de su mentor. Parecía que le hubiera despertado...la charla no iba a ser fácil y lo sabía... Probablemente lo fuera a defraudar - Siento haberte despertado -
dijo mirándolo a los ojos - Pero tengo que hablar contigo...es importante –

Paul parecía un poco más pálido de lo normal aquella mañana. Nada había fuera de lugar y por ningún lado se veía una cama. Lo más parecido a un mueble cómodo, era un viejo sillón de respaldo grande. Sentado en el Paul parecía que fuera a hundirse. -No pasa nada- le sonrió con ojos aun semiabiertos. Ladeo el rostro para dar un pequeño bostezo y volvió a sonreírle - ...si es importante para ti, también lo es para mi.-

La chica sonrió algo confusa - Bueno antes de nada decirte que lo siento mucho...que metí la pata hasta el fondo y eso me jode en el alma - dijo resoplando y negando a continuación. Tomó aire antes de seguir hablando...se veía culpabilidad en su rostro - Hoy, en el túmulo, aproveché el hecho de conocer mejor a William del que se dice que sabe un poco de todo el mundo para ver si él me podía contestar a las preguntas que nunca me quieres contestar - dijo mirando a Paul con el mismo gesto de culpa.

Paul enarcó una ceja -Comprendo. Eres joven y tienes tus dudas y si yo no las respondo...pues acudes a segundas personas - la llamó a su lado - no te preocupes por ello, te disculpo. Después de todo la curiosidad viene con la edad - comentó desenfadado ofreciéndole un apoyabrazos del sofá para sentarse.-Y dime, ¿quedaste satisfecha con lo que contara ese chico de mi?¿que "dijo" exactamente?-

Jane hizo caso omiso del ofrecimiento de Paul. Estaba algo nerviosa y prefería manternerse en pie. Le fue relatando la diferentes versiones de William acerca de él...de si era un espíritu ancestro de los colmillos con un posible tatuaje de un águila en la base del cuello. Otra posibilidad que la propio philodox había confirmado es que estuviera vivo, aunque por las cuentas que había hecho William tenía que tener unos 90 años como mínimo y por lo tanto según el galliard no podía ser el mismo Paul sino un garou que hubiera adoptado la identidad del Paul original. la chica resopló un poco - Y el último rumor es sin duda el peor...al parecer sólo lo creen un par de "capullos" -dijo haciendo el símbolo de la comillas con los dedos citando las palabras de William - pues que ni estás vivo, ni eres un espíritu...-

Paul escucho en silencio. La habitación se volvió algo más fría y pequeña, según la percepción de Jane. -¿Y tu que piensas?-
dijo imperito.

- Yo sigo igual que antes... Sólo son rumores y visto lo visto hoy - Jane le narró brevemente los rumores que había averiguado corrían sobre ella con cierta molestia en la voz - no quiero creer nada... Sólo lo que tu me cuentes - dijo mirándolo a los ojos.

-Lo que yo te cuente podría ser muy ambiguo, podría ser una mentira o podría ser la verdad y no la querrías creer - respondió el poniéndose en pie - estoy dispuesto a responder a tus preguntas pero... - levanto un dedo - con la sola condición de que si al contestarlas cambia tu opinión con respecto a mi.... te marches en paz... No me gustaría que intentaras nada malo, para ti - dijo con algo de lástima, como si recordara un tiempo pasado.

Jane asintió seria aunque no entendía muy bien la frase de Paul....hacerse daño - Quiero que sepas que confío en ti y por ello estoy aquí hoy ... aunque no entienda bien lo que me acabas de decir me gustaría conocerte de verdad para saber quien eres realmente...para equilibrar en cierto sentido...- buscó la palabra adecuada - la balanza, tu sabes todo de mi –

-He tenido mucho tiempo para ello - dijo como única respuesta cruzándose de brazos.

Jane tomó aire siguiendo la frase del hombre - ¿Cuantos años tienes? Y si tienes más de la cuenta ¿Por qué? - dijo mirándolo nuevamente con elocuencia.

-No recuerdo con exactitud mi edad... - suspiró -... pero es mucho mas de la que aparento, y en cuanto al por qué, eso es ya más personal. Entra en un terreno que muy pocas personas conocieron y de las que lo saben muy pocas viven en la actualidad. Digamos que todo llego con mis ansias de saber más sobre nosotros mismos. Para ayudar a nuestra nacion. Sin embargo el conocimiento requiere de tres factores muy importantes - tomo aire, se percato Jane, pero a destiempo de su inspiración inicial. - El primer factor es encontrar a una persona dispuesta a aprender. Yo lo estaba y mucho. El segundo factor consiste en aplicar lo que se ha aprendido. Yo podía hacerlo siempre y cuando el tercer factor no me lo impidiera... – suspiro - si, el tercer factor - entorno los ojos mirando la inmensidad de las obras allí recogidas - el tercer factor es el tiempo...-

La chica estaba escuchando atentamente aunque el discurso se le hacía confuso ¿qué conocimiento buscaba? ¿que había alcanzado? ¿Qué quería decir exactamente?...Las dudas se acumulaban en la mente de la moradora que puso aun más atención en las palabras de Paul.

- El tiempo, si. Era algo que yo no tendría... así que me lo conseguí. Me ves comer y beber, cuando en verdad no debería, pero lo hago para que no te incomode. Respiro porque estoy acostumbrado a la pauta, pero en verdad no me hace falta- se explicaba moliéndose de un lado a otro de la habitación.
- No soy un fantasma, pero sigo aquí. Estoy vivo, pero no a su vez. Sé lo que soy y al revelártelo no pretendo más de ti, que hagas lo que creas que mejor se te ha enseñado.- Se detuvo y bajó las manos a los costados -Dice la ley que combatirás al wyrm donde crié y more. Por mis venas ya no corre la sangre a menos que yo lo desee. La mera luz de gaia, su brillante halo me daña más de lo que imaginas. Eso a ojos de muchos me señala como criatura del wyrm. Sin embargo, lo que de verdad señala a una criatura asi... son sus actos. Te pregunto ahora. ¿Quieres seguir aprendiendo a mi lado o prefieres irte y olvidar que alguna vez nos encontramos? - le tendió la mano

Jane escuchó lo que le contaba Paul y se quedó estupefacta...ni estaba vivo ni era un espíritu como le había dicho uno de los rumores de William... era un vampiro...una abominación... ¿Pero eso le convertía en un ser maligno? Seguía siendo la misma persona que le había tendido por primera vez la mano para sacarla de aquel profundo desasosiego en el que estaba metida. El era la única persona que de verdad se preocupaba por ella...el único que la aceptaba tal y como era y no intentaba cambiarla a fuerza de coacción...el razonaba, el le explicaba...Nunca había tenido a alguien a su lado así. Alguien que no le decía que las cosas eran así y tendrían que ser así "porque sí"... Era mucho más padre con ella de lo que lo había sido jamás el suyo aunque sintiera cierta culpabilidad al pensar aquello.
Jane extendió su mano y tomó la de Paul con una sonrisa dulce en los labios ... y a continuación hizo algo que nunca había hecho con sus progenitores por deseo expreso...abrazarse al hombre como si de su padre se tratara.

Paul la cobijó en sus brazos algo sorprendido en principio, más al final la estrechó contra si con igual muestra de cariño.
-Sabrás ser una buena Philodox - le susurró- y dile a Tamara que acepto... - la separó de si para poder ver su cara. -Iré a la fiesta. Y si alguien ha de temer. Serán ellos- añadió con plena resolución.

Jane se separó sorprendida - ¿Eh? ¿Cómo sabes eso? - dijo mirándolo con estupor - Te lo quería contar ahora - afirmó totalmente descolocada

-Ese es uno de mis dones - explico - pero dejémoslo ahí por ahora. Tiempo es ya de que vuelvas y yo de que me prepare, ¿vale? - le dedico una enorme sonrisa tierna

Jane negó con determinación - Tu no vas... ¿Estás loco? Por eso vine aquí...para que tuvieras cuidado con esos hijos de puta - dijo clavando sus ojos en los suyos - Son 4 y por lo menos el que conocí...ese mal nacido... parece fuerte...sólo desean que tu vayas y yo soy su mejor anzuelo... No vayas - repitió Jane con preocupación.

-Gracias. De verdad - dijo él - pero iré igualmente. Tú eres igual de importante y ellos... – suspiro - o por mi o por Tamara, se merecen un juicio. También yo se cosas de ellos que no admiten perdón. Nuestro encuentro era inevitable.- Se dirigió hacia la puerta y la abrió -Ve y dile a Tamara que ire. Por favor... y no te preocupes por nada. No correrá sangre esta noche-

Jane enarcó una ceja y tragó saliva un instante - No quiero que te pase nada y ellos sólo esperan que tu vayas - dijo negando... Entonces Jane se quedó mirando para él - ¿Pero es de día Paul....si eres...- no terminó la frase - cómo es que estamos hablando ahora? –

- Porque me has despertado y tengo el suficiente control como para mantenerme despierto- rió él desechando otra respuesta mas vinculante.

Jane sonrió algo abochornada con la risa de Paul - Bueno yo te hago una última pregunta y dejo de darte la brasa... sólo una pregunta más -

-Di- dijo notándose el agotamiento físico en la voz.

Jane se dio cuenta del cansancio del hombre - Déjalo...mas te vale cuidarte esta noche porque no quiero quedarme con la intriga... - dijo sonriendo con cierta ternura - Anda descansa - afirmó despidiéndose.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Batto
Orgulloso seguidor de Mercutio
avatar

Cantidad de envíos : 100
Edad : 31
Ubicación : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 12/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Miér Mayo 23, 2007 2:50 am

Se despertó en mitad de la noche, totalmente desnudo y ensangrentado. Todo a su alrededor era muerte y silencio. No reconocía los rostros de aquellos hombres y mujeres que yacían junto a él, de diversas formas, postrados en un rictus horrible. Doce cuerpos en mitad de la noche, en mitad de un campo y solo él vivo.

De algunos solo quedaban trozos diseminados por el suelo. Volteó a una mujer, sin saber muy bien porque y sintió que las lagrimas corrían por su rostro. "Sarah Piedra-Guía" recordó una parte de él. No sabia porque la lloraba, solo que su cuerpo lo hacia, al ver a aquella cuarentona tendida en el suelo, en un charco de sus propias tripas

El joven tragó saliva mientras que observaba sus alrededores, llorando. No entendía que sucedía, ¿Que le había sucedido? ¿Quien se suponía que era? ¿Que había matado a todas estas personas?

Asustado, el joven lloro lo más calladamente que pudo, mientras que hacia su mayor esfuerzo por recordar algo, quien era esta mujer, quien era él... algo...

Observo sus manos, su cuerpo desnudo y ensangrentado, sin entender como había llegado a este estado. ¿El que los hubiera matado todavía estaría ahí? Asustado el joven se agazapo al lado de la mujer mientras que hacia su mejor intento de silencio para escuchar los alrededores.

Lloraba con una desesperación desconocida, por la mujer que no sabía quien era, por las once personas más que yacían muertas allí... Por la horrible situación en la que se encontraba.

-Es bueno ver que le lloran a uno, ¿verdad Hellionte? - murmuro alguien a sus espaldas. Aunque el mismo hubiera jurado que había escuchado gruñidos. Al volverse observo atónito que lo que se extendía en las sombras no era una figura humana.



Su cabeza le dolió, y recordó imágenes fugaces. Aquel ser bailando entre ellos, matándolos y esquivándolos hábilmente, aquellos hombre y mujeres... solo que no eran hombre y mujeres como tal, eran como él, solo que en colores grises y pardos. Sentía miedo de él, ¿pero porque...?

El joven trago saliva mientras que se ponía de pie, retrocediendo del extraño... ser… que estaba entre las sombras.

-¿Quien eres?- le preguntó el joven, intentando mantener firme su voz mientras que observaba el suelo de reojo, inspeccionando si había algún objeto que pudiera servirle para defenderse si este extraño lobo fuera a intentar atacarlo.

-Tsk - hizo una mueca -el golpe que te di no fue lo suficientemente fuerte para matarte, pero parece que te ha lesionado igualmente- dijo poniéndose de pie lentamente, como si no le preocupara en absoluto que el muchacho pudiera escapársele.

-Tu mentora te protegió de la mayor parte del golpe después de todo, deberías darle las gracias a ella. Los Camadas sois muy persistentes cuando queréis... -

La criatura seguía hablando, pero por algún motivo no le escuchaba. Una parte de el, había reaccionado con aquel nombre "Camada", lo reconocía, si.

Él era un camada, aquellos hombres y mujeres también... le escoltaban a Washington... recordó, porque él era importante... pero fueron emboscados por "Danzantes de la Espiral Negra", los hijos del "Wyrm"... el enemigo, ahora lo recordaba.

Sarah y otros siete camadas pelearon juntos y todo aprecia indicar que ganarían... hasta que un nuevo individuo salto al campo de batalla. Aquel nuevo individuo era el ser que tenia frente a si.

¿Quien era este nuevo enemigo y porque quería verle muerto también?, su mente ardía intentando recordarlo.

Hellionte sacudió levemente su cabeza mientras que daba otro paso atrás. -¿Quien eres tu?- le repitió, ignorando el resto de las cosas que decía.

Lentamente el joven apretaba sus puños, a la par que pequeños destellos de recuerdos volvían a su mente. ¿Seria este tipo un danzante también? ¿Parte del wyrm? Había matado a su mentora, a todos aquellos que estaban con él...

El ser se ajusto las vendas de los brazos y se detuvo a unos quince pasos de el. Se atuso el hocico y le miro fijamente al hablar su voz sonaba suave, aunque seria.

-Mírales -dijo señalando algunos de los cuerpos -ellos eran de lo mejor que te acompañaban y no han podido hacer nada para evitar acabar así - fijó los ojos en un punto a la derecha de Hellionte - a tu derecha, bajo el cuerpo de ese ahroum veo brillar un arma-señalo con un cabeceo ligero, cruzándose de brazos.

-Te doy a elegir dado quien eres cachorro. Puedes morir por tu propia mano con ese arma o puedes cogerla y enfrentarla a mí, el resultado será el mismo. Hoy volverás a Gaia - explico alejando un par de los pasos dados, abriendo la distancia entre los dos -Solo de mi sabrás que no te mato por que me guste, odio matar cachorros - escupió al suelo visiblemente molesto - pero es una orden y las ordenes hay que acatarlas, compréndelo

Hellionte frunció el ceño mientras que lo observaba, se acerco lentamente hasta el cuerpo, mientras que estudiaba al hombre. Lo levantó con cuidado y busco el arma debajo de él. Allí vio una espada de mano, hecha de plata... La tomo del mango y se puso de pie, observando su reflejo en la hoja del arma, viendo su rostro por primera vez.

Su cabello era largo y rubio, aunque estaba enmarañado y manchado con la sangre. Sus ojos eran profundos, de un color entre verdoso y celeste profundo. Tenía un atisbo de barba, pero todavía era muy joven aun como para que fuera muy abundante... no parecía ser muy adulto... un joven de tan solo unos 18...19... Tal vez 20 años como mucho.

Se observo por unos instantes, pero finalmente alzo la vista clavando su mirada en la del otro garou. -¿Quien te manda a matarme, por que razón?- le dijo, inseguro de por que querrían matarlo a él, no sabia ni quien era.

-Si vas a combatirme cambia... - ordeno el otro como toda respuesta -prometo decírtelo todo antes de que exhales tu ultimo aliento para que marches en paz. No lo juro en balde

-si no vas a combatirme, siéntate - dijo con el mismo tono imperativo -apunta el arma contra tu pecho y deja el mago libre para mi mano, lo sabrás todo antes de que hunda el filo.

Hellionte frunció el ceño, mientras que intentaba concentrarse, no estaba seguro de como se podría cambiar, pero se dejo llevar por el instinto, su cuerpo lo tenia que saber, el simplemente dejaría que sus instintos se encargaran de eso, mientras que intentaba asumir la misma forma que el otro garou. Ya se había puesto en guardia antes de comenzar a intentar hacer el cambio.

El otro sonrió con... ¿orgullo?, creyó leer en su rostro.
-No esperaba menos de ti - dijo tomando una posición defensiva al ver al cachorro adoptar su propia e imponente forma de batalla -espero que recuerdes como se maneja una espada, antes la has utilizado medianamente bien, vamos cachorro ven con Gaia - confesó y le llamo sin burla u odio, esperando su ataque.

Hellionte se agazapo levemente, mientras que comenzaba a rodear al otro garou, lo estudio por breves instantes, viendo si poseía alguna clase de arma. Mientras caminaba y se movía iba tomando noción de que tan bien podía manejarse moviéndose, que tan ágil o veloz era su propio cuerpo.

No tenía mucho tiempo por lo que dio un par de zancadas nada más. Finalmente con un sonoro rugido avanzo hacia el otro garou, moviéndose lo mas rápido que podía. A diferencia de lo esperable, su primer ataque no era con la espada, sino con sus garras libres, rápidamente intento asir al otro Garou, aferrarlo para que no pudiera moverse.

No recordaba mucho, así que pelearía como un animal, una vez que lo había tomado de donde pudiera, se acerco a el y comenzó a hundir la espada e intentar morderlo, usando mas la fuerza bruta y un ataque explosivo que otra cosa.

No supo como lo había echo, pero se encontró en el suelo con el dolor creciendo en su brazo derecho y en su pecho mientras realizaba su ataque. El arma había caído a unos metros de él. Y su enemigo estaba allí recuperando la postura de defensa que tenia hacia unos instantes.

-Mal, demasiado lento - se quejo negando para si - así no podrás ni siquiera defenderte en condiciones cachorro - suspiro y miro al cielo nocturno de reojo pensativo - seguro que me arrepiento de esto -dijo abandonando su postura, iniciando el camino hacia el lentamente sin mostrar agresividad ni tan siquiera ahora

Hellionte gruño mientras que se obligaba a ponerse de pie, retrocediendo levemente, mientras que estudiaba al hombre. El joven ahora permanecía en una postura defensiva, sin intenciones de atacar, pero en guardia y alerta... no estaba seguro todavía de si el otro garou había cambiado de parecer o que

-Retardemos nuestro combate y por ende lo que se, hasta que estes preparado. ¿Si?. Al menos si voy a infringir mi código, prefiero hacerlo cuando tú estés realmente preparado - suspiro - y ahora no lo estas.

-Si vas hacia el este deberías llegar al Clan del Despertar en algunas horas. Se os esperaba allí, por lo que se. Se alegraran de ver que saliste vivo, al menos tu -
le señalo con dos dedos -vete ya y hazlo siendo homínido, en esa forma romperías tus propias reglas - le aviso cruzándose las manos a la espalda -mi nombre es Viento-Negro y será un honor volverte a ver cuando estés listo. Aun así te aviso de que tu suerte esta echada y allá donde vayas serás vigilado-

Hellionte asintió con la cabeza mientras que regresaba a su forma humana. A pesar del agudo dolor en su brazo, jamás llevo su mano para tocar la herida.

-Entonces nos volveremos a ver, Viento-Negro... para terminar este combate cuando el momento sea justo...- dijo el joven antes de observar el cielo nocturno para intentar ubicar el este.

Luego de esto, Hellionte en vez de alejarse hacia el este se acercó a los cuerpos, mientras que más por instinto que por memoria, comenzaba a intentar formar una pira funeraria para ellos. No tenía verdadero tiempo como para hacer algo mas... pero tampoco iba a dejarlos simplemente allí, tirados en el medio del lugar.

Un par de manos se le sumaron a la tarea. Viento-Negro para su sorpresa le ayudo a apilar decentemente los cuerpos

Hellionte no dijo nada, simplemente se dedico a formar la pira y una vez listo, con cierta dificultad por su brazo lastimado, encendió el fuego y se alejo unos pasos, observando por última vez el rostro de Sarah Piedra-Guía. Suaves lágrimas volvieron a recorrer su rostro en silencio, mientras que su cuerpo era el verdadero testamento del dolor que representaba este momento.

-No soy quien para cantar sus nombres, dado que fui yo quien les arrebato la vida, pero no es bueno que se marchen así, sin oír de sus actos. Dame sus nombres si lo deseas Hellionte y lo que recuerde, si alguno me es conocido, lo aullare al cielo para que su viaje les sea más sereno - dijo a modo de petición
-Solo recuerdo uno... Sarah Piedra-Guía...- dijo el joven mientras que mantenía su mirada fija en las llamas y los puños fuertemente apretados a ambos lados de su cuerpo.

-Oidme y llevad mi mensaje - aulló a los espíritus nocturnos - haced saber que viaja en el viento "Piedra-Guía" Athro Ahroum de la Camada, la conocida Defensora de la Sangre, el Bastión del Norte, muchos fueron los que se estrellaron contra su inquebrantable voluntad y muchas veces el wyrm retrocedió ante su avance firme.

Señora del Norte, tus hijos te lloraran y aquellos que te consideraron digna enemiga contaran tu hazañas igual de bien que los Gaianos que te admiraron -
continuo alzando las manos al cielo gritando - cuídala Gaia y otórgale un lugar en su Valhala, el hogar de los valientes, pues lucho bien y murió aun mejor por aquel en quien creía-

Hellionte suspiro profundamente mientras que alzaba su vista al cielo por unos instantes. Había muerto por el... ¿Pero por que? ¿Quien era él realmente? ¿Por qué era importante para otros? Las preguntas se acumulaban en su mente y estas no parecían tener respuesta.

El joven volvió a fijar su vista en la pira, observando los cuerpos entre las llamas. Las lágrimas le hacían nebulosa la visión de tanto en tanto, pero Hellionte no las apartaba de ninguna forma. El garou se mantuvo en silencio mientras que la pira ardía, intentando en vano recordar aunque sea fragmentos de quien era él... de quienes eran los que habían muerto esta noche...

No supo en que momento se quedo solo, pero al rato al desviar la mirada se encontró solo ante la pila. Viento-Negro se había marchado dejándolo en la vigilia.

Era hora de ponerse en marcha... ¿Quienes le esperaban en el Clan del Despertar?¿A quien pertenecía?¿Sabrían decirle quien era? le acudieron a la mente tales preguntas

Hellionte suspiro profundamente cerrando sus ojos por unos instantes, pero comenzó a caminar hacia el este. Buscó antes de partir por si tal vez había ropas que podrían haber sido suyas en donde antes estaban los cuerpos, aunque sin muchas esperanzas. Luego de esto enfilo hacia donde el sol saldría en algunas horas... hacia allá estaban las respuestas a sus preguntas.

Solo tenia algo muy en claro... la próxima vez que peleara con Viento-Negro... el se iba a asegurar de ser él, el que lo hiciera pedazos...

Durante la mayor parte de la noche, Hellionte camino en silencio, tambaleándose cada tanto; el orgulloso joven no se detenía en ningún momento a pesar del cansancio y los muchos dolores que sentía por todo el cuerpo. A medida que las horas pasaban su cuerpo se entumecía cada vez mas, pero no por esto el Ahroun disminuyo el ritmo que llevaba.

Finalmente, alrededor de seis horas más tardes se topo con un río de enorme caudal. Con la vista ya nublada, pudo entrever a un hombre mayor, muy mayor, de cómo 70 u 80 años que se le acercaba.

Hellionte apenas si podía enfocar su vista en el hombre, no logro entender mucho de lo que le decía, logro entender que el anciano era un roehuesos, y al parecer el era el que saliera en su búsqueda.

El anciano al ver que el joven, desnudo y cubierto en sangre apenas si parecía escucharlo comenzó a insistirle para que le diera explicaciones de lo que había sucedido.

Hellionte lo miraba a los ojos al anciano, pero no veía, todo era gris… y finalmente negro…. Mientras caía al suelo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Lun Mayo 28, 2007 12:11 am

Había un buen salón con chimenea... un W.C, una cocina y un recibidor en la planta baja... y subiendo las escaleras 3 cuartos, un despacho, dos W.C. y un sótano... todo estaba medio ordenado… y era el típico piso de estar poco… es decir, que tiene su polvo por los rincones... y algunas cosas fuera de lugar en la cocina y el recibidor.

Freya miró el lugar con interés, pero sobre todo, parecía interesada en ver si se oían ruidos al pasar... tras lo sucedido en casa de Luna, con la Medusa, tenía que ver si había facilidades de escape y qué tanto ruido podían ocasionar. Nada. El suelo de la vivienda tenia una especie de moqueta por toda la casa que amortiguaba cualquier ruido de botas.

- Bien, esta es mi casa. No hace falta decir que está genial - sonrió - el primer cuarto de arriba será "vuestro" siempre y cuando lo hablemos y sentemos normas – señaló el sofá del salón - pasad y sentaos. ¿Queréis algo? Yo voy por un café - perdiéndose en la cocina.

Freya miró a Pack y alzó una ceja, quien miró por encima algunas fotos y decoraciones. En especial tomó un marco y silbó a Freya.

<Mira esto> la llamó a su lado.

- ¿22 años? Juraría que tenías 21... - se le acercó con paso rápido y miró - ¿Cuándo los cumpliste que ni me avisaste?

- Un día antes de conocerte - rió - era tan cercano aún el día que hasta hace poco no empecé a decir veintidós - se mordió la lengua - ...pero ¡mira esto! - le pasó una foto en la que se observaban varias personas.

Freya miró la foto, no sin antes pellizcarle los glúteos a Pack.

- Mira tú y yo creyendo que tenías 21 años... ahora no me llevas 5, me llevas 6, babosito - dijo mientras ponía atención a la foto, pero sin quitar la susodicha mano de donde estaba, ese sería su castigo y Freya sabía bien que Pack estaba acostumbrado a presionar, no a ser presionado.

La foto mostraba la imagen de Elora sosteniendo en brazos a un bebé muy joven... que mostraba cierto parecido con alguien que ellos conocían. Ese niño mantenía una fiel sonrisa idéntica y sus ojos eran los de él, mientras que su cabello era como el de ella. En la foto, aparte de ella, había otro adulto de mirada socarrona cruzado de brazos y un lupus oscuro con una pluma atada a una de sus patas delanteras echado al pie de los demás. La foto irradiaba felicidad.

- ¿Pudiera ser que...? - comenzó a preguntar y se atoró al escuchar el tintineo del cristal contra el cristal. Elora volvía con vasos de más, cargados en una bandeja.

Freya dejó la foto y fue a ayudarle a Elora, una cosa era una cosa y otra cosa era otra cosa... pero su mente bullía, quizá ella no fuera la única en contestar preguntas...

- Ah, gracias - dijo apartando la bandeja sobre una mesa con más facilidad, tomó una taza de café para sí. Dos tazas aún vacías, un azucarero y una jarra de café restaban sobre la bandeja - Bueno chicos, llegó la hora de las respuestas. Os diré que voy a ser muy franca y también muy descarada con mis preguntas. No me callo nada y seguramente os saque los colores, pero mejor eso a que me guardéis cosas - empezó tras un sorbo de café - Tú Pack por ejemplo, has dicho que tienes veintidós... pero ¿Veintidós bien llevaditos o te metes algo?

- No me meto nada señora - espetó el ahroun.

- Bueno, bueno era una pregunta para romper hielo, a estas edades ya se sabe, el que no fuma bebe, el que no bebe mira mujeres y el que no hace nada de eso es porque es... – rió - en tu caso descartado - concedió mirando a Freya. Pack por su lado ya había empezado a poner mala cara.

- De acuerdo - dijo sonriendo Freya - juguemos ¿Le parece? Así nadie se enojará - miró significativamente a Pack - y seguramente todos saldremos contentos - se levantó y tomó su mochila para sacar una vieja botella con algo de alcohol que usaba para curar heridas... - así que - se las enseñó - Verdad, Atrevimiento y... - entornó los ojos - Beso no - susurró - pero sí... secreto... ¿Se atreven? - les miró a ambos...

Elora sonrió y aceptó de buena gana. Pack puso los ojos en blanco y se sentó cerca comentando.

- Yo ya estoy entre la espada y la pared... así que… dale, que gire.

Freya se acercó, quitó las cosas de la mesa y giró la botella...

- Para rematar - dijo Freya alzando un dedo antes de que parara la botella - a quien le toque contestará las preguntas de los otros dos... así nos iremos más rápido...

Y luego rió divertida al ver que le tocaba a Pack y se encogió de hombros.

- No vale rabia - sonrió.

- Y tenía que ser justo cuando se coloca la botella ante mí ¿No? - dijo Pack – está bien, pero ¿Podemos considerar la pregunta de Elora antes hecha?

- Eres un chico de pocas palabras ¿Eh...? - sonrió Elora - está bien, dale Freya, sonsácale – rió.

Freya miró a Pack levemente...

- Con tu permiso - le dijo a Elora y se quitó los zapatos para recostarse en el sillón mientras entornaba los ojos - ¿Qué piensas de tu padre?

- En pocas palabras... Es un cabrón odioso. Su papel en esta sociedad es, según él, liderar y someter, aunque para ello tenga que aplicar la vara con toda su justicia incluso sobre sus seres más cercanos - resopló - ya lo conociste Freya, allá en mi clan. No se puede decir que sea el padre que se pudiera amar. Yo tenía un padre, no era carnal, pero sí mil veces mejor que él - dijo apretando los puños - ¿Puedes girar la botella? - dijo mirándola, deseando pasar de esa pregunta

- Gírala tú - gruñó Freya - tú no me mandas - dijo encogiéndose de hombros en forma caprichosa, pero sus ojos reían... - ok, ok, no se te vaya a caer la mano o la vayas a romper - dijo girándola - suficiente tengo con conseguir el alcohol... - y se quedó callada cuando vio que apuntaba a Elora - touché - sonrió y miró a Pack... - te concedo el primer lugar...

Pack se crujió los dedos de las manos entre sí.

- Con mucho gusto - sonrió - ¿Quién es el bebé de la foto? - disparó verbalmente sin ocultar su sonrisa ^^^Esto seguro que no se lo esperaba^^^ comentó a Freya.

Freya bostezó, pero claro que se lo esperaba, estaba casi segura... Sacó un dulce y empezó a desprenderlo de su envoltura sin invitarles...

Pack se le acercó un tanto, deslizando las manos hacia ella, tal vez fuera por el dulce o tal vez no.

Elora mientras tanto, respondió sin chistarles.

- Ese.... ese es el bebé de Arg, ya debe tener unos doce o así - sonrió - ¿Siguiente pregunta?

- Claro que se lo esperaba, Pack - dijo con el dulce en la boca y luego miró a Elora - piensa en la pregunta que nunca te gustaría responder - dijo mirándole - ¿Cuál es su respuesta?

Mientras que sacaba otro dulce y se lo aventaba a Elora... Pack se atrevió a morder el mismo dulce que Freya sostenía en la boca.

<Mío> impulsó divertido con sus labios cercanos.

Elora miró detenidamente a los dos y a las tontas carantoñas del ahroun. Miró para otro lado mientras respondía, su vista se centró en la fotografía. Cerró los ojos y contuvo el aliento

- Porque nadie me lo impidió - fue su respuesta a la pregunta de Freya. Una respuesta que le produjo cierto escalofrío en la columna vertebral.

Freya parpadeó y tras dejarle el dulce a Pack miró a Elora con las cejas juntas... no podía hacer otra pregunta, así que asintió...

- Bueno, no giremos esta vez - dijo - me toca a mí en automático, así que van... - miró a ambos - disparen.

- ¿Qué era ese regalo que me tenías que dar? - pronunció Pack.

- ¿Cuántas veces se te ha intentado colar entre las piernas y cuántas sí les has dejado? - dijo Elora como si fuera lo más normal del mundo, mientras se servía otra taza de café.

Pack por desvió su vista y se la quedó mirando con la boca abierta...

- ¡¡¿Qué clase de pregunta es esa?!! - exclamó.

Freya se rió a carcajadas...

- A ver, déjame las cuento - rió con más ganas...

- ¿Cómo que las cuentas? ¿No irás a responder a eso...? - dijo totalmente azorado - eso no es una pregunta, es un tiro en toda la jeta – protestó.

Elora rió y dijo que sí con un movimiento de muñeca.

- Una pregunta es una pregunta - dijo divertida - y no sé tú, pero yo tengo honor y si me la hacen en un juego de igualdades tengo que responderla - rió más...

- Pero eso, son intimidades nuestras - protestó una vez más - además es ragabash… si… le da por denunciarnos y le da por contar las veces... nos cuelgan...

- Chico, chico... que estáis en mi casa - se ofendió ligeramente Elora - además - le rebajó importancia con su tono de voz - recuerda que ya dije que esa norma yo también me la saltaba en mis tiempos... y tú solo estás respondiendo también con tus protestas... está claro que hubo más de una - rió de nuevo y miró a Freya - ¿Estoy en lo cierto entonces?

Pack mientras tanto se mordía la lengua

- No sé tú - miró Freya a Pack - pero yo quiero dormir contigo - dijo mirándolo fijamente - y si tengo que responder la pregunta que hasta Argos sabe perfectamente, bueno - se encogió los hombros - de todas formas vamos a romper la Letanía otra vez ¿No?

- Eso está por verse - aclaró Elora - en mi casa desde luego para hacerlo... habrá que imponer ciertas normas - repasó con los dedos - Nada de juegos con la comida. Nada de cambiar sobre la cama a formas grandes, que luego se rompen los muebles, nada de aullar a la luna, no sea que los vecinos aunque lejos pongan el oído, nada de ir dejando la ropa por ahí, nada de meter las manos en mis cajones…si os quedáis sin, vais y los compráis y desde luego.. - y para esto clavó la mirada en Pack - sin el capuchón nada de nada, no me haré cargo de una barriga ajena, ni ante Arg ni ante los demás, ya tuve suficiente con las mías. ¿Ha quedado claro para los dos?

- Es lo que siempre hacemos - dijo Freya sonriendo - así que NHP - sonrió y miró a Pack - nada fuera del otro mundo... ¿O si?

- Mamita me he muerto y estoy con Gaia - dijo Pack incrédulo - ¿Así por las buenas en esta casa sin gato encerrado? No me lo creo - repuso mirando a todos lados en busca de una cámara escondida.

Elora se encogió de hombros y le guiñó un ojo a Freya.

- Es así de fácil, sin trabas y sin trucos. Como si queráis estrenar vuestra cama ahora - rió - yo andaré con mis ejercicios en el jardín... - se levantó ordenando las cosas sobre la bandeja - aunque... para seros sincera, por vivir aquí sí murmurarán sobre vosotros los capuchas del túmulo. De bien es conocido que soy la defensora de los rompedores de letanías más obstinados. Si os quedáis aquí... habrá quien diga algo. Aunque contamos con las mejores cartas - informó con una enigmática sonrisa - las mejores bocas del túmulo están conmigo y con Tamara... jeje.

- Bueno - dijo Freya mirándole - con eso de que soy la amante de Argos, no creo que digan mucho - parpadeó.

Pack se giró a mirarla con la boca más abierta que antes.

- ¡¿Que… qué?!

- Claro Pack - dijo suspirando - todos lo dicen y tras decir que mi beso se lo daba a Argos, todos lo ha de haber confirmado - rió muy divertida - eso nos quitará de encima algunas miradillas, aunque no las de Tamara - suspiró - que ella sabe TODO lo que hay que saber sobre mí... cortesía de Argos... - gruñó.

Pack se levantó.

- Genial - ironizó - simplemente genial ...argg, menos mal que esto es América y no Grecia, si no mi padre... - puso los ojos en blanco y se abalanzó sobre Freya tomándola en brazos de golpe - ¿Sabes qué...? - le sonrió.

Elora por su parte, sonrió y marchó a la cocina pronunciando algo sobre la rabia y los celos masculinos.

- ¿Qué? - dijo azorada mirándole sin entender del todo...

Pack comenzó a avanzar hacia las escaleras. Al pie de ellas se detuvo a arrebatar un beso de sus labios....

- Voy a desmentir ese rumor ahora mismo - dijo posando el primer pie en los escalones con cierta ferocidad en la mirada.

Freya se sonrojó violentamente... y no pudo decir nada más que un leve sí con la cabeza.

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Dom Jun 10, 2007 10:12 pm

Una hora después...

Pack se la quedó mirando con las cejas enarcadas un momento, echando a reír ante su postura al momento.

- No sé si echarme a temblar ante esa postura o comenzar a imaginar qué piensas ponerte - dijo echándose en la cama - anda ve a ducharte tú primera y no te tardes ¿Eh? - le sonrió otra vez.

Freya asintió mientras se levantaba y empezaba a bañarse con rapidez, tenía la idea en la mente, sólo necesitaba terminarla, una vez completamente bañada, tomó la toalla para secarse y, como siempre que hacia cuando estaba en el baño, limpió con una orilla el espejo, para sonreír de tal forma que sus dientes se vieran... hizo una mueca tras ello pensando que tendría que ir a lavarse la boca, fue hacia la recámara con la toalla en el cuerpo y tomó la mochila para regresar y sacar unos pantalones, los mejorcitos que tenía, una blusa que había tomado de casa de Luna y se veía más que presentable e hizo una mueca cuando miró la ropa interior... tendría alguien que dedicársela, no podía estarla rompiendo cada vez que shifteaba... de todas formas, se puso su ropita y con un cepillo se arregló el cabello... lo peinó diligentemente y buscó dentro su... "arma secreta", sacó un monedero que hacía tiempo que no usaba, comprobó su contenido y asintió... estaba lista, para terminar, tomó unos zapatos y se los puso... se volvió a mirar en el espejo y asintió... salió del baño con una sonrisa mientras dejaba la mochila a un lado.



- Estoy lista, pero - miró a Pack - creo que la que saldrá de compras seré yo y no tú - dijo yendo hacia la ropa tirada para recogerla, doblarla y colocarla en un lugar, en ese momento sacó las tuerquitas - por cierto - le sonrió - éste era tu regalo, al menos temporal - le extendió una de ellas...

- ¡Vaya... una tuerca! - dijo sosteniéndola entre los dedos con un tono irónico de sorpresa - comprendo… - suspiró - ...es una táctica de distracción ¿Eh? simularán anillos… por mí vale - dijo levantándose y plantándole un beso en los labios - lo acepto - dijo poniéndoselo en el dedo correspondiente - Por cierto. - continuó mientras se encaminaba hacia el baño, sin dejar de hablar - yo también necesito algo de ropa, - se oyó correr el agua - la que tengo está ya muy usada... y además, no es tan malo que te acompañe a comprar ¿O si? ¿Es que quieres darme alguna sorpresa? - dijo asomando la cara por la puerta del baño.

- Sí, quiero darte una sorpresa... - rió Freya...

Pack salió al poco tiempo con una toalla atada alrededor de la cintura y el pelo húmedo, a medio secar. Se colgó su camisa y comenzó a vestirse en el cuarto, sin tapujos ninguno, recogiendo las piezas de su ropa caída.

- Pues vale... cada uno irá por su lado y luego nos veremos allí - dijo atándose las botas - espero que la sorpresa sea mejor que esta tuerca - le hizo una mueca al levantarse - venga, ¿Nos vamos? - dijo mirándola cariñoso.

- Ammmm - le miró Freya y sonrió - ¿Y si tú mejor te quedas? - dijo sonriendo... - puedo ir yo a por ella, que quiero comprártela yo - sonrió más...

- ¿Tú? - se echó un paso atrás - eso tengo que pensármelo... - tamborileó los dedos sobre sus labios meditando en voz alta - dejar que una ragabash elija mi ropa siempre es peligroso, ragabash que por otro lado es mi pareja, algo bueno... es para un baile, no me haría quedar en ridículo… ¿O si?.. - sacó la lengua y suspiró – hecho - concedió - ...con una condición - dijo yendo hacia ella.


- Dime - le miró alzando una ceja, “lista para actuar en cuanto intente pasarse de listo” pensó divertida - pero me tendrás que decir más o menos qué es lo que quieres...

- Ya sabes cómo visto, nada formal, jeje... quiero una camisa fina de botones... lisa si puede ser, vaqueros, muda blanca… nada de corazones ¿Eh...? - rogó - una colonia buena y si puedes hacerte con unos guantes de cuero, ya me encargo yo de transformarlos luego... para prácticas de pelea y lo que no son prácticas siempre vienen bien - explicó acercándose algo mas, hasta que estuvo justo delante de ella - Y además - dijo echando sus manos sobre ella llevándola en el abrazo hacia él - quiero que alguien te acompañe... es mi única condición. Dicen que esta ciudad tiene sus peligros, ¿vale? - dijo acercando sus labios a los suyos.

- Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh – dijo pensativa, eso le arruinaría el plan... – ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ok - dijo sonriendo de pronto, alejándose de Pack - alguien me acompañará, le diré a Elora - dijo cuasi corriendo a la puerta - y tengo que irme ya... por favor - le miró - acuéstate, descansa, quédate aquí y... - alzó un dedo - NO salgas.

Pack resopló y la dejó ir.

- Valeee, me quedaré aquí a aburrirme mientras tú sales - se echó en la cama.

Freya sonrió y le mandó un beso...

- Sólo piensa en ésto - le dijo sonriendo - lencería de encaje - y cerró la puerta para correr hacia abajo... No iba a permitir que Elora la acompañara, eso le arruinaría el "golpe maestro", así que tendría que ser más que cautelosa...

Alzó una ceja pensativa... tendría que hacerlo bien para salir de casa y un espejo resultó ser la ayuda necesaria, primero investigó hacia dónde estaba Elora, para salir del otro lado, claro, con mucho cuidado... no se había movido del jardín, estaba allí dándole de patadas y puñetazos a un par de muñecos de madera y trapo.

Freya aprovechó eso, sabía que Elora tenía un oído bastante bueno, miró el espejo y caminó de lado en silencio para luego alejarse de allí, tendría que encontrar un lugar para regresar de nuevo, pero eso no le preocupaba tanto como si Elora la encontraba, a finales de cuentas, si algo pasaba, tenía la fórmula para regresar sin problemas...

Tuvo que caminar mucho, pero ya estaba acostumbrada a eso, en la ciudad, hizo una mueca, tendría que fijarse bien dónde estaba y para dónde iría, no quería perderse, así que buscó primero las calles y luego empezó a caminar, tomó de la cartera un papel y un lápiz empezando a marcar el camino hacia donde iba, las calles que tenía y demás... empezó a buscar sobre todo las tiendas departamentales grandes, si iba a hacer un golpe, más le valía hacerlo bien y en un lugar adecuado para ello... además, tenía su "arma secreta"... esperaba que también aquí funcionase...

Tras preguntar a varias personas, cuidarse de que no le robaran y, sobre todo, de alejarse allá donde podía ver más concentración de Wyrm, lo encontró…

Sonrió al ver las tiendas departamentales, primero lo que tendría que hacer era buscar las ropas de Pack, las de ella y luego, hacerse ahora sí de un lugar "adecuado" para su golpe... se mordió el labio inferior y continuó adelante, tras recorrer varias tiendas sin encontrar nada hizo una mueca, ya empezaba a temerse que no lograría tener todo junto...

Hasta que de pronto lo encontró... las ropas que Pack le había pedido y algo más... sonrió ampliamente y, tras revisar las tallas eligió la de Pack, tras haberle lavado la ropa, ya sabía su talla... luego, los guantes, inclusive unos zapatos y la colonia... luego, tomó ESE trapito y fue hacia los probadores...

Se probó la ropa y asintió, estaba lista, además, había jalado un abrigo para probárselo también, que le quedaba hasta las pantorrillas, lo suficientemente grande para su plan y un poco de más ropilla... empezó a probarse prenda por prenda con rapidez, para al menos ya no tener que depender de la ropa de otras personas, además, eso de tener ropa nueva, que nadie hubiera usado antes era… novedoso… siempre cuidando de su cartera y su "arma secreta"

En total, eran tres pantalones y cuatro blusas y dos pares de calzado, aparte de toda la ropa interior.

En el probador, el pequeño espejo pareció cubrirse momentáneamente de una sombra espectral, era como si hubiese menos luz para dar directamente contra el espejo. Y algo comenzó a dibujarse en él, una imagen no muy grande, pero lo suficientemente clara para darse cuenta de lo que era, aún agachada como estaba.

Era un crinos que la espiaba a través de la celosía, soplando de vez en cuando al espejo de su lado de la umbra, tal vez para aclarar la vista.

Freya entornó los ojos y muy disimuladamente puso una prenda encima del espejo y obstruirle la visión al sujeto... el muy...

La prenda definitivamente no le había quedado, pero al menos obstruía mirada del metiche, empezó a vestirse con rapidez, debería irse de allí antes de que ese crinos en particular llegase... empezó a recoger las cosas que había jalado a con ella, poniéndolas todas en un paquetito, lo cubrió todo con el abrigo y suspiró profundamente mirando hacia el espejo...

Oyó el inconfundible fluir entre los vientos umbrales. Alguien pasaba hacia ella desde el espejo, Freya gruñó y tomó el paquetito para voltear y encarar al descarado.

El crinos pareció sorprenderse a su vez. Tal vez esperaba que ella se desmayase o algo por el estilo. Quiso detener su avance, pero dado que ya era imposible retroceder una vez iniciado el proceso de salir, terminó tropezando y cayendo al suelo, provocando un ruedo seco aunque bastante audible.

- ¡Augg! - se quejó desde el suelo.

- ¿Señorita se encuentra bien? – le llegó automáticamente la voz de un dependiente del otro lado - he oído un quejido – dijo con un tilde de preocupación.

- Sí, no me ha quedado la ropa – dijo con un mohín preocupado y divertido...

*Detectar olor a Wyrm

Freya olió, pero era casi imperceptible y además era extraño… podría incluso no ser wyrm… o puede que sí y sea distinto… no quería problemas, mucho menos tras las palabras de Pack, así que sonrió… ni modos, lo único bueno era que ya traía todo, inclusive el regalito para Elora…

Freya alzó una ceja, tomó el resto de la ropa y sonrió...

<Mucho gusto> impulsó y sonrió aún más <Y explica lo que pasó>

Giró la tuerca-anillo, llevándose la ropa que había elegido para ella y para Pack.

Pack estaba esquivando a Elora en ese momento saltando hacia atrás… cuando ella apareció de la nada, interponiéndose en su camino...

- ¿Pero qué...? - quiso decir antes de que la Camada le cortara la respiración con el golpe. Y dado la interposición de su cuerpo, volvieron a estar juntos en el suelo, con Elora mirándoles significativamente desde lo alto.

- Ay - gimió Freya en el suelo y luego gruñó - ¡¡¡Me voy cinco minutos y ya estás causando problemas!!! - miró a Pack significativamente... Y luego, al acordarse del crinos hizo un mohín, para luego revisar si traía todo... y ¡¡¡Lo traía!!!

"Es el golpe del siglo" pensó Freya con una enorme sonrisa "Bueno, exceptuando al crinos, todo salió bien" hizo una mueca.

- Vaya... con que media hora fuera y tiene la poca vergüenza de decir cinco minutos encima - dijo Elora sin perder el tono - de compras por lo que se ve… mmm… ¿Así que estaba durmiendo, eh? - dijo propinándole una patada al costado de Pack, que se contuvo de contestar o gemir - Levantaos mocosos - dijo ahora sí, con algo más de tono.

- No te enojes - dijo Freya mirándole - vamos, ¿No fuiste joven y procuraste verte bien en un baile? - alzó una ceja mirándole...

- Sí, pero nunca a costa de mi propio bienestar - dijo ella agarrando algunas de las cosas que había traído - ¿Cómo has hecho para llevarte todo esto? - señalando la ropa.

- Mejor que me diga cómo hizo para caerme encima - se quejó Pack poniéndose en pie -¿me trajiste los guantes al menos? - le guiñó un ojo.

- Sip - dijo y se los aventó a Pack - ese es tuyo - le dijo a Elora que traía un suéter en las manos y algo más - pensé que te haría falta un... - sonrió - abrigo... - y luego tomó las cosas y empezó a caminar en pos de la habitación.

- Muy bien, tú vete, tú pagarás los platos rotos - dijo deteniendo a Pack que casi marchaba tras Freya - por mentiroso... vas a recoger todo esto y a limpiar la cocina de nuestra merienda.

El ahroun tragó saliva sonoramente e impulsó <Help me.. Freya> casi con urgencia.

Freya se acordó de algo y fue hacia Elora quitándole un paquete de las manos... era una caja de condones de 100...

- Tramposa... – dijo y caminó dejándole sólo un suéter de finas telas en la mano a la Camada - Ya vengo yo a ayudar - le dijo a Pack- sólo dejo esto en la habitación - sonrió divertida... - no tardo... y - miró a Elora - El suéter vale 500 dólares... ¿No vale eso que te contentes y nos perdones esta vez?

- Tira para la habitación, buena pieza y tú - dijo hacia el ahroun - cuando baje quiero esto limpio, venga vamos juntas - llegándose a su lado y obligándola a ir juntas a la habitación de ellos sin quitarle el ojo de encima.

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.


Última edición por el Dom Jun 24, 2007 5:18 pm, editado 7 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Dom Jun 10, 2007 10:12 pm

Una vez dentro de la habitación Elora cerró el pestillo de la puerta y se volvió hacia Freya con muy mala cara, se cruzó de brazos y gruñó cuasi amenazadoramente

Freya alzó una ceja, tras ver a Luna encabronada tras lo de Miria, ya todo le daba igual, dejó las cosas sobre la cama y empezó a organizarlas, quitándole las etiquetas y, lo más importante, los detectores...

- Ahora habla – dijo Freya mirándole mientras mordía un pequeño hilito de plástico...

-Vaya - dijo desilusionada - viajar con Arg te ha hecho no temer, así que no hay miedo ¿eh? - se fijó en lo que hacía y le quitó la prenda - así lo vas a romper - dijo mientras hacía que sus uñas cambiaran a las de glabro. Presionando con un lado el detector y con la otra mano girándolo despacio - Menuda ropita... ¿De dónde la sacaste... de Ralflorens o algo así...? - dijo haciendo saltar el primer detector sin dañar la ropa.

- Sip - sonrió - gracias... - tomó la ropa y asintió empezando a imitarla... - espero te guste el suéter porque si no... Y no es por Argos - dijo mirándole - pero tengo como Alpha una Furia que... - rió a carcajadas...

- ¡¿Y esto?! - dijo tomando unas braguitas que habían caído de un bolsillo.

Freya se las arrebató sonrojada...

- Tengo un problema con la ropa interior - gruñó - todo se rompe...

- Ya, claro... algunos machos son muy brutos.. y tiran demasiado - dijo mientras se entretenía en quitar otro seguro - pero luego sabrá compensarlo... - le guiñó un ojo divertida - Yo conocí a uno que le gustaba quitármelas de un mordisco... me gastaba una pasta en ropa interior, pero luego... mmm - suspiró - cómo lo compensaba.

- Ammm - dijo haciendo una mueca sonrojada - me refería a mis cambios... - y luego rió divertida - Pack nunca me ha roto nada, lo único bruto que ha sido fue hacerme esta marca ahora... - le mostró un chupetón en el cuello - y más vale que no me acuerde, porque le voy a hacer mi técnica secreta...

- Así que no es bruto, vaya quien lo diría... con lo bruto que parece en la práctica allá abajo, sin técnica ninguna - miró el chupetón y volvió a reír - jajaja, cicatriz de guerra - dijo divertida - ya te pondremos algo encima para que no se te vea, tengo algún que otro pañuelo fino entre mis cosas... - cogió aire - ¿Qué decías de una técnica?

- Ah... - dijo suspirando - dos Danzantes con heridas en los bajos, uno de ellos por los colmillos míos y otro por una daga, lo bueno es que no era la daga de colmillo de Argos que traía ese día - rió divertida - y uno de mis compañeros, con los bajos sangrantes... - asintió - mi técnica secreta y que normalmente todos procuran evitar... El compañero de manada terminó con pañales - rió divertida quitando otro seguro.

- ¡Así que era por eso! - se dijo a sí misma - Arg ya me dijo que te habían titulado la niña muerde-bolas... jajaja, aunque visto los gritos que dabais aquí hace un rato, debería preguntarme quién mordía a quién - le dio un codazo amistoso - aunque no todos serían mordiscos ¿Verdad, pequeña? La verdad es que con tu edad, yo también andaba tras lo chicos, en vez de huir yo de ellos, ellos huían de mí - se rió nuevamente - aunque no era una chica fácil eh, no te vayas a creer, si el chico no me gustaba, acaba recogiendo los dientes del suelo si se pasaba, pero si me gustaba... mmmm... entonces aquí te pillo, aquí te mato - dijo relamiéndose los labios mirándola.

Freya le miró y sonrió...

- Yo no sé eso – dijo concentrándose en el abrigo, quitándole todo - porque mi única pareja ha sido Pack... y apenas tenemos pocos meses de habernos conocido - sonrió cuando quedó listo... - y no quiero a nadie más - le miró...

- Novicia - dijo Elora mirándola haciendo una mueca - bueno no pasa nada, el amor es así y se ve que él te contenta, ¿Es realmente tan bueno como le haces ver? o sólo lo haces porque te da miedo ir a más, conocer de más no es malo. Aunque claro, siempre es mejor con un garou, no me extraña que te guste tanto, yo tampoco pude evitarlo... es tan fenomenal, excitante... créeme, después de hacerlo con un garou, hacerlo con un vulgar hombre de la calle te parecerá sin sabor... - rió quitando el ultimo seguro visible, sentándose en la cama - Pero ahora me tienes que contar ¿eh? - dijo arreglándose el pelo – venga, dime tu secretillo...

- Le amo - le miró a Elora - tanto que daría mi vida por él sin tapujos y ya Argos lo comprobó - le miró seria - no me interesa otra persona... - se encogió de hombros - me siento bien con él, a gusto... tras buscar mi hogar, lo encontré en él – le miró - y no me apetece estar con nadie más...

- Ya déjalo... está claro que juegas a dos bandas muy bien - dijo apartando el aire con una mano, dando el tema por zanjado - háblame de Arg... venga, ¿Cómo lo has hecho? cuando lo oí no pude creerlo, aunque tampoco es que me sorprenda del viejo Arg, ha estado tanto tiempo solo... aunque no creí que decantara por una ex-furia, con el cuidado que les tiene... por no decir otra cosa - se rió - aunque claro, es lo de siempre, los machos se mueren por probar carne fresca, supongo que te desfloraría él, ¿No?

Freya abrió la boca y luego se lo pensó... mira que dejarle a Elora pensar que Argos era su amante era algo realmente interesante... además, era cierto que Argos se había colado por una Furia y pensar en Sombra la hizo hacer una mueca... pero de todas formas, sería interesante jugar con la Camada...

Y siendo ella Ragabash, pues las cosas eran mucho mejor... Elora enarco una ceja esperando, mientras tambolireaba los dedos.

- Investígalo - le miró Freya - eres ragabash ¿no? - sonrió. Se levantó para llevar las cosas al ropero... aunque aún su mente seguía llena de ideas y, sobre todo, muchas eran sobre tomarle el pelo a Elora.

- Está bien, te lo preguntaré la próxima vez que juguéis a lo de la botella, con esa piedra de la verdad por delante y sea quien sea quien la sostenga.... - sonrió con malicia - aunque podría simplemente preguntarte qué tatuaje lleva Arg en el pecho y que sólo es visible cuando está en homínido - dijo mirándola con la sonrisa más abierta - si te has acostado con él, la habrás visto bien....

- No seas mensa - sonrió Freya divertida, había visto a Argos desnudo tras ayudarla a cambiar de tribu... - a menos que se hubiera puesto su crema para cambiar de rostro y cuerpo, lo único que le debiste ver son sus cicatrices - rió...

- Cuidado con a quién llamas mensa, no soy Arg... aunque me gustaría tenerle por aquí... mmm - rió - tienes razón, no tiene nada... nunca le he visto mas allá de la cintura, aunque no será porque no le he intentado - rió más fuerte.

Freya negó con la cabeza y colgó toda la ropa, sacando el vestido que había utilizado... y luego alzó una ceja...

- Nos mentiste entonces - le miró significativamente - dijiste que el niño era hijo tuyo y de Argos...

- Yo nunca dije eso – respondió ella - yo sólo dije que era de Arg... vuestras cabecitas pusieron el resto - volvió a reír - Arg nunca habría querido un metis... ni de mí, ni de nadie... aunque creo saber el motivo - dijo algo más seria-

- Hoja-Frágil - susurró suavemente, tanto, que pareció no haber hecho más que un suspiro... Y luego asintió... el bebé era de Argos, pero no de ella... bien... así que otra vez le encargaba un hijo a Elora... sonrió con ternura pensando en el Ragabash...

- Sí - dijo quedamente - ella fue única para él, aunque eso no le impidió hacer un penalti... jajaja, fue toda una sorpresa incluso para él, la única vez que se comporta como un homínido en la cama y gol... - volvió a reírse - y ni siquiera era de la parentela, bien lo sé yo.

Freya negó sonriendo un tanto...

- Me da gusto por él, por un lado - dijo mirando la ropa - me da mucho gusto... - suspiró profundamente y miró a Elora - ahora... ¿me ayudas? - le sonrió - elegí dos vestidos, pero no sé cuál ponerme ni cómo arreglarme - metió las manos en los bolsillos - así que, recordando que no querías que hurgáramos en tus cosas, pues tuve que traerme también el maquillaje - hizo una mueca y le mostró dos vestidos, uno negro y uno floral...

Elora miró la ropa...

- Mmmm... ¿Cuántos preservativos había en esa caja? - preguntó divertida alzando el vestido negro y luego el marrón floral - si yo quisiera provocar a mi hombre o a cualquiera que supiese entender el mensaje de mi cuerpo de <esta noche quiero sexo> impulsó - iría con este - dijo alzando la mano derecha, la del vestido negro - que iría bien con esas braguitas, pero si quiero dejar claro que sólo estoy para él, aunque igualmente provocativa - sonrió - este otro - alzando el segundo - tengo un pañuelo de un color verde animoso que le va genial y puedo recogerte el pelo o hacerte unas trenzas...

- 100 – rió a carcajadas... - Él dijo "tienes algo sexy que ponerte" - lo imitó de una manera bastante buena... - Y me picó el orgullo - entornó los ojos.

- Aunque mucha gala, para una fiesta roehuesos... ya verás, la mitad de las chicas de la parentela no irán tan guapas, a lo mejor alguna moradora que me conozco... y alguna rápida en afanar como tú, pero sólo serán un par de ellas ya lo veras - se volvió al oír lo del orgullo - Tonto que es él, nosotras somos las más peligrosas si nos lo proponemos - dijo poniéndose a su espalda, tomando su pelo - ya lo verás, se va a caer de espaldas cuando te vea....

- Bien - dijo realmente contenta - esa idea me gusta... Aunque - le miró - mira este... - sacó de su mochila el vestido que le hubiera "robado" a Luna...

- Este también es bueno - dijo ella - la pregunta es... ¿Cuánto te va a durar puesto? – rió - ¿Tu chico es los que tiene paciencia o de los que se lanzan? Que no hay cosa que me de más engorro que ponerme guapa para que el idiota busque la manera de quitármelo todo al poco, porque se está poniendo malo.

- Ammmm... - le miró - tiende a buscar los momentos –sonrió - pero si estoy contigo todo el tiempo - rió a carcajadas con una mirada diabólica... - Es más -dijo mirando a Elora - me tiene que pagar el chupeton que me hizo - gruñó - así que - sonrió - negro...

Pinzas, maquillaje, colores, sombras, labiales, rimel, todo lo necesario pasó por la piel de Freya... ambas mujeres estaban divirtiéndose en ello, inclusive, se habían salido de la recámara de la Cliath para ir a la de la Camada y así no ser interrumpidas por el susodicho, a quien Freya le había impulsado que se cambiara... le había dejado la ropa que le había traído sobre la cama para que él se combinase mejor... tres cambios para él más lo que había pedido eran más o menos los que ella había traído para sí... risas y alguna que otra palabrota contra el Ahroun fueron las que se escuchaban en la recámara... Elora, muy diligentemente, había dejado una cuchara en la nevera, junto con el hielo para eliminar dicho... inconveniente del vestido de Freya...

Dos horas después, tras muchas pruebas, risas y complots, lograron el resultado final... Freya se miró en el espejo y sonrió satisfecha mientras que Elora iba a por la cuchara y regresaba...

- Pensé que el pañuelo pierde el escote – dijo sonriendo - así que... te quitaremos ese chupetón – dijo - siéntate.

Freya se sentó mirándole interesada, el proceso fue un poco largo, pero al final, lo habían conseguido, había desaparecido el chupetón lo suficiente al pasar la cuchara por la marca y, al final, un poco de maquillaje lo había desaparecido...

- Eres maga - dijo Freya alegre dando casi saltitos...

- Ahora, el problema serán los zapatos - dijo Elora mirándolos - ¿Segura que puedes usarlos?

Freya asintió, aunque eran un poco altos y de aguja, en el orfanato, cuando crecías, tenías que atenerte a lo que la caridad te daba y caminar bien... de vez en cuando había tenido que usar zapatos así y con ellos, hacer todas sus tareas, de tal forma que estaba un poco acostumbrada a ellos.

- No caminaré como una modelo - sonrió - pero al menos voy a terminar la noche sin que me duelan los pies más que por los pisotones que me llegue a dar Pack - rió divertida.

En otro lugar, el ahroum miró la ropa y suspiró, empezando a probársela. Los pantalones eran algo estrechos, pero eran buenos vaqueros después de todo. Una camisa suave y sus botas... no se desharía de ellas...

Comenzó a moverse con uno y otro atuendo, para ver con cuál se movía más cómodo. Al final se decidió por:

Una camisa abotonada larga de color morada clara, unos pantalones vaqueros negros algo ajustados, un cinto de cuero, negro también y sus botas... a las que se encargo de limpiar para aquella ocasión. Se peinó los pelos hacia arriba en punta y se echó algo de la colonia que ella había traído por su cuello.

Cuando se creyó listo, se sentó a esperarla, con su poca o ninguna paciencia, pronto estuvo de pie caminando de un lado a otro.


Última edición por el Dom Jun 24, 2007 5:13 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Taris De Monte Verdi
Matusalén
Matusalén
avatar

Cantidad de envíos : 385
Edad : 37
Ubicación : México, D. F.
Ocupación : MENSAmáster
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: Re: Display   Dom Jun 24, 2007 5:12 pm

Freya rió tras terminar de arreglarse, se puso encima el abrigo para que Pack no pudiese ver el vestido y se lo abrochó hasta el cuello riendo con Elora.

- El chiste es llegar a la fiesta - rió más y le sonrió a la Camada - gracias, hermana... muchas gracias...

- De nada niña y haz que lo sufra - le susurró divertida.

Pack la contempló venir, aunque no podía adivinar lo que llevaba puesto, aún así el resto de lo sí veía le encantó.

- Estás muy guapa - declaró con un brillo en los ojos.

- Tú también – dijo sonriéndole y poniéndole algo en la palma de la mano derecha... unos cuantos... "paquetitos"... - creo que esta tarde gastamos las reservas - rió divertida.

Pack cerró la mano con rapidez guardándolos en el bolsillo del pantalón.

- Hasta luego, señora - se despidió mordaz y marchó rápido hacia la puerta con Freya de la mano - oye, ¿No tendrás calor con eso? - dijo al cerrar tras de sí, mirándola con el cuello cerrado hasta arriba.

- No - dijo suspirando - al contrario, tengo frío...

<Le haré pagar por su osadía, tú tranquila>
impulsó a Elora...

- ¿Sabes...? - comenzó - estuve pensando en estas tuercas y en lo otro que dije que podían significar... quiero decir, me gustaría que te pusieras esto... - dijo sacando una cajita de uno de sus bolsillos y parándose en seco, la abrió ante ella mostrándole lo que aguardaba en su interior.



- Lamento decirte que al final me moví también, regresé antes y cuando apareciste... fue cuando Elora me pilló – se explicó sin apartar la mirada del rostro de ella - Te quiero Freya...

Freya los miró azorada y luego miró a Pack, sus labios temblaron levemente...

Pack tomó uno de los anillo y avanzó hacia la mano de ella.

- ¿Querrás llevarlo? – preguntó tomando su mano - por lo que me han dicho no es plata pura... no es cuestión de hacernos daño – sonrió ligeramente.

Freya tragó saliva y extendió la mano hacia él, dejando que le pusiera el anillo...

- Te amo, Pacnus... – susurró- mucho...

<¿Quien se sorprende ahora?> le impulsó divertida Elora desde la casa. Se ve que la Camada había estado espiándoles e igualmente había pactado con Pack ese secreto.

Freya sonrió levemente, sentía un hueco en el estómago...

- Pacnus - le miró - te amo... eres el único hombre en mi vida y lo sabes, por más que esos rumores digan que soy algo de Argos tú y yo sabemos que entre él y yo, sólo hay un cariño fraternal, como el que se tiene entre un padre y una hija... nunca he jugado a dos bandas y todos podrán corroborarlo con los artilugios que quieran - le miró - será un honor llevar este anillo... - sonrió - pero - alzó una ceja - tú llevas el mío - le dijo - es mi regalo de cumpleaños que Argos me hizo antes de partir... es un fetiche... si lo giras de una determinada forma, aparecerás al lado del que tiene la otra tuerca... por más que estemos lejos, si no son más de 6 kilómetros - sonrió levemente - siempre regresaré a tu lado.

- Es bueno saberlo - la besó cariñosamente - porque no me gustaría que hubiera tanta distancia entre tú y yo. Lo sabes, sin ti estoy incompleto y si te miran de más o te hacen daño me enciendo rápido - se sonrojó - te quiero Freya y no me cansaré de decirlo...

Y en cuanto a Argos, después de lo de esta tarde que le den morcilla a los rumores, además nunca creí en ellos, aunque reconozco que en la casa me encendí un poquito por culpa de ellos -
se disculpó.

^^^ Me gustaría que te volvieras a encender ^^^ dijo en griego recuperando el sentido del humor ^^^ porque estuvo delicioso^^^ dijo picándolo...

^^^Si lo hiciera antes del baile... ¿crees que nos daría tiempo a llegar al menos al final del baile?^^^ preguntó dando por sentado la proposición como directa.

Freya se quedó callada y luego rió a carcajadas...

^^^ Llegaríamos apestando el uno al otro ^^^ rió abrazándosele cariñosa.

^^^Tienes razón... aunque, esto ...^^^ se acercó a ella y olisqueo su perfume ^^^ este olor es apetecible, tanto como lo fue en el momento el aroma de tu cuerpo allá en habitación. Y esa frase de antes de irte... ^^^ suspiró ^^^estoy deseando quitártelas despacito con la ayuda de los dientes Freya ^^^ le susurró al oído y se retiró mirándola divertido ^^^ sí, creo que estoy encendiéndome^^^ rió

^^^Y lo que te falta^^^ rió Freya mientras caminaba tomándole la mano y miró el anillo - oye... ¿Y si shifteamos qué pasará con los anillos? - le preocupaba eso.

^^^Tendremos que acordarnos de pedirle a algún theurge que nos los convierta en amuletos o algo así. Hablando lo cual... están dedicadas estas ropas por lo que veo^^^ dijo marcando el lugar donde Elora había dado un par de puntadas de hilo color plata, según ella para disimular el lugar donde estaba el seguro de la prenda.

Pudiera ser que la Camada lo hubiera hecho también porque Freya le comentó algo sobre ello. Freya abrió la boca... no se había dado cuenta de ello... y luego miró hacia la casa... sonrió y negó con la cabeza...

- Recuérdame no volver a tomarle el pelo - dijo suavemente - porque fue Elora la que lo hizo...

-Vale - accedió - ¿De qué os reías en su cuarto? un par de veces creí oír mi nombre - dijo guiando el camino.

- Ammmm - rió más - lo verás... llegando allá - y al ver el anillo suspiró y le tomó la mano - ven... - dijo jalándolo hacia un lugar solitario - al menos te lo ganaste - dijo suavemente...

Sería un tanto... incómodo que se descubriera y le hiciera pasar un mal rato...

Pack se escabulló hacia donde lo llevara...

^^^¿Que será, será? ^^^ canturreó por lo bajo.

Freya suspiró y alzó una ceja.

^^^Cierra los ojos^^^

Pack sonrió.

^^^Voy a disfrutar de esto^^^ dijo cerrándolos cruzándose de brazos.

Freya se abrió el abrigo y tras doblarlo lo echó en un brazo.

^^^Ya está^^^ sonrió.



Pack la miró y siguió en ese estado unos largos minutos más, con los ojos muy abiertos y la boca abierta, sin emitir sonido alguno.

Sus ojos se pasearon por ella, de arriba a abajo una par de veces, empapándose bien su imagen. Al final tuvo que coger aire, aspirándolo agitado.

- .... - boqueó sin sonido -....lo de antes se me quedó corto Freya, no estás guapa... estás mejor, te ves... - no acertaba a decir la palabra -... ¡Increíble! - se adelantó hacia ella con los brazos por delante.

Freya se dejó abrazar cerrando los ojos y apoyándose en él con suavidad.

- Te quiero.

^^^Saltémonos el baile... vayámonos por ahí, donde podamos disfrutar juntos de un buen baile, pegaditos. Porque no creo que me resista a bailar alejado de ti... y como me hagas un contoneo, tendré que ir con las manos en los bolsillos^^^se explicó, dado su condición de hombre y lo que sentía y sentiría nada más que de imaginarse en esa situación ^^^Mandemos a Elora a disculparnos ante Tamara...^^^ se le ocurrió besándola.

^^^Elora nos matará^^^ le correspondió el beso dulcemente...

^^^Seria una muerte tan dulce entre tus brazos...^^^ abrazándola más y haciendo a su lengua jugar con la suya ^^^haznos desaparecer ragabash^^^ bromeó cariñoso.

^^^¿De qué hablas?^^^ suspiró boqueando, jalando un aire que necesitaba...

^^^No tengo ni idea^^^ declaró dejando a sus manos acariciando su espalda ^^^me mueve la pasión.... Creo que estoy en proceso de encendido^^^

^^^ Pacnus... deberíamos detenernos... tranquilizarnos ^^^^ suspiró besándole la mejilla con dulzura ^^^ no podemos hacerlo, faltar al baile...^^^

^^^Lo sé^^^ dijo sin dejar de besarla ^^^tenemos que dejarlo^^^ sollozó retirándose y volviendo a besarla en el labio inferior cerrando los ojos en busca de un control que no encontraba.

Freya gruñó frustrada...

- Ammm... si – le miró - si vamos, cuando regresemos, podremos estar solos y... - [/b]suspiró intentando decidirse.

^^^Cambia a cualquier otra forma menos a lupus por favor^^^ pidió sin terminar de apartarse - si pierdo tus labios tal vez... porque si echas a correr simplemente te caerás o peor aún, me provocarás más el deseo de darte alcance y créeme, ya me estoy poniendo malito -suspiró tomando aire entre un par de besos más.

<Si no llegamos, te enojarás> le impulsó a Elora, ella misma sentía perder su fuerza de voluntad...

<No mucho. Después de todo no sería raro que muchos no llegaran > le llegó la respuesta <¿Por qué lo dices?>

Pack, mientras tanto, comenzó a besar su oreja soltando alguna que otra palabra atrevida.

<Estoy en aprietos> Buscó su cuello, lamiéndolo suavemente...

<¿Dentro del tumulo? ¡¡Imposible, no han saltado las alarmas!!> le llegó un nuevo impulso alertado <¡¿Dónde estáis?!>

Pack le acarició la cintura por encima del vestido cariñoso, mientras le mordisqueaba la oreja juguetón, Freya rió divertida...

<100 metros de tu casa... con un Pack encima...> rió más mientras empezaba a alejarse para buscar su mano ^^^espera^^^

^^^Créeme que lo intento^^^ dijo acercándole la otra mano a la mejilla a la par que retiraba la otra. Cedía un terreno y tomaba otro ^^^¿Por qué tengo tan poca voluntad contigo? Dímelo^^^ dijo volviendo a retirar sus labios tras otro beso, en la mejilla esta vez.

<Te dije que le hicieras sufrir > le llegó <o le cortas y sufre hasta que se lo permitas tras el baile. O le das algo ahora para provocarlo más para luego > le llegó nuevamente en plan divertido.

Freya suspiró profundamente... estar ahí era el colmo, así que empezó a jalarlo hacia la casa... hacia algún lugar en especial...

<Segunda opción, no puedo soportar la primera>

No le llegó respuesta esta vez.

Pack ni siquiera sintió que ella estuviese hablando con Elora. Su cuerpo sólo tenía sentidos para ella y sus manos sólo control para su cuerpo. El ahroum se había encendido demasiado, como había temido. Fue junto a ella, entre juegos, jalándole a veces suaves caricias por los brazos, aunque él también tiraba hacia un lado de la casa... el jardín trasero...

_________________


Si no tienes nada que decir, mejor quédate callado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Display   

Volver arriba Ir abajo
 
Display
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Solucionado] ayuda con pantalla milestone
» Denon 100 aniverasario, plato y capsula
» Vendo GARRETT GTI 2500 Treasur Talk
» Posibles problemas con SLT Alpha 77
» Disco Duro multimedia para musica MP3 WMA y FLAT

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Astro rojo :: Crónicas y partidas online :: Tiempos difíciles-
Cambiar a: