Astro rojo

Bienvenidos a la penumbra
 
ÍndicePortalFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse

Comparte | 
 

 El Anochecer

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Martín
Bassmen-so
Bassmen-so
avatar

Cantidad de envíos : 106
Edad : 32
Ubicación : donde tengan cosas gratis
Ocupación : Todopoderoso Señor del Universo, Mensologo entusiasta matriculado
Fecha de inscripción : 09/02/2007

MensajeTema: El Anochecer   Miér Jul 04, 2007 5:23 am

Sofocado, el día sucumbe al, inexorable y eterno, avanzar de la oscuridad, la noche llega a los cielos cargados de Smog del Distrito Federal, pero en los corazones siempre ha estado, hace tiempo que allí ha anidado y de ahí nunca se ira.
Conjuras maquiavélicas, brutales y encarnizadas luchas de egos, mezquinos intereses que las vidas de los ingenuos alimentan; la hipocresía, moneda corriente.

Anochece, cae la noche, crece el oscuro y se alza la luna, junto a ella: Los Vástagos

_________________


Mejor que Yaco, Mejor que Sandra, Mejor que Joanna, Mejor que Damian, Mejor que Enrique... Simplemente, Yo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Miér Jul 04, 2007 9:24 pm

Laura había estado pensando durante el resto de la tarde y primeras horas de la noche en ambas ofertas poniéndolas en una balanza... Ambos tenían puntos muy oscuros y no había ni buenos ni malos en el apartado histórico. A favor de la oferta de Mariana estaba la propia clave... Ella le ofrecía descifrarla y trabajar en su desciframiento con su ayuda y la de su "jefe"...Le ofrecían secretos sobre la alquimia... En contra de Stéphane jugaba que no tenía claro cual era su objetivo acerca de la clave ¿Quería descifrarla? ¿Por qué la preservaba sino? Si no quería que cayese en manos inadecuadas y no pensara nunca en su desciframiento lo mejor hubiera sido destruirla y parecía que la tenía como un bien muy preciado. Claro que la propia inquisición también la había conservado por miedo a perder los secretos que ésta encerrara... Pero Stéphane también le había ofrecido Historia y sobre todo Stéphane le ofrecía un "trato" aunque menos claro mucho más humano. No la veía como una mera descifradora de claves... Mariana le ofrecía ante todo un trato profesional y era la enviada de su jefe. Stéphane se decía por si solo propietario de la clave aunque el hecho resultara chocante. No había mandado a un subordinado sino que se había personado ante Laura con los riesgos que aquello podía acarrear. Y no sólo la veía como una mera historiadora sino que parecía ver virtudes en ella mas allá de la Historia incluso la apreciaba como música y desde luego era conocedor de ésta.

Las cábalas se habían sucedido, Laura miraba el número de "Carla" en su móvil sintiendo en algunos momentos un impulso por llamar aunque no lo hizo... Inconscientemente estaba esperando por el carismático Stéphane.

Era de noche, pasadas las diez, Laura estaba a punto de abrir la puerta del baño cuando notó unos pasos tras ella y vio como aquel hombre de rostro increíblemente bello, con rasgos finos, elegantes y harmoniosos, se adelantó a ella y le dirigió una breve pero intensa mirada.

Había sentido un deseo irrefrenable de perseguir aquel hombre casi desconocido hasta el fin del mundo. Lo siguió hasta el salón de su apartamento... No recordaba siquiera como había podido llegar hasta aquel lugar. Todavía evocaba el latir de su engañado emocionado corazón.

Entonces, con una súbita ráfaga de aire frío, volvió a ver como ese ser se había abalanzado sobre ella, recordando como ese simple beso en el cuello supuso la mayor de las violaciones del alma.

Su visión quedó reducida a la mínima expresión ante la opresora presencia de aquel frío cuerpo. Pero se dejaba llevar. Aquel contacto suponía un placer desmesurado y difícilmente rechazable, aunque sin saber por qué, tenía plena conciencia de que se estaba apagando, de que se estaba muriendo.

Después de esto, la nada, el vacío y el frío más profundo y la sensación repentina de un suave y caluroso abrazo, la impresión de la embriaguez del más puro amor, el mismo que compartía con Mauricio...

Mientras sentía el vació de su cuerpo y su alma, su existencia yéndose como arenas en el viento, la oscuridad que le rodeaba tomó forma. Eran formas extrañas, abstractas, pero familiares. Un infierno ardiente de metal retorcido, era ella y la niña, era todas y ninguna cuando la escena empezó a moverse.

De los escombros la bien amada figura del hombre de su vida se levantó, su padre, el que le habían robado. Había lagrimas en su rostro, pero no eran de dolor, sino de pesar, de la más profunda pena. El mundo seguía moviéndose, girando a los pies de ambos mientras se veían a los ojos. Él negó con la cabeza, como sabiendo lo que pasaría y entonces la distancia entre ellos empezó a acrecentarse, como dos caminos que se separaban y se alejaban para siempre el uno del otro.

-Ma Laurette… ¿Por qué? – dijo con pesar mientras el abismo se hacia más y más grande-adiós- se oyó en la lejanía y como un susurro perdido en el infinito esa niña abandonada, esa adolescente acomplejada, esa mujer triste, creyó oír –Para siempre

Laura había querido tomar su brazo, atraparlo, abrazarlo, recuperarlo pero de repente se sintió arrastrada hacia atrás con vertiginosa velocidad, separada de nuevo con violencia del que era El hombre para ella. Y volvió a sentir un profundo dolor.

Estaba atrapada, quería huir pero no podía y se sentía oprimida en ella misma... en un frío y rígido cuerpo que sin embargo semejaba ser el suyo. Quiso inspirar aire para darse fuerzas en medio de aquel caótico instante pero fue incapaz. Quería respirar, quería gritar presa de la desesperación pero no podía...

Cuando volvió poco a poco a la conciencia el único sentimiento que recordaba era la sorpresa de estar todavía en vida y un hambre desgarradora, un hambre que corroía sus entrañas y laceraba cada recodo de su ser...

Su bendito agresor, como expresar la vorágine de sentimientos evocados en aquel instante, le había abandonado.

Estaba sola en aquel salón, con aquel vacío que despedazaba cada ápice de su ser. Tenía sed, tenía hambre, exigía satisfacer una necesidad hasta ahora desconocida. Como un depredador sintió, olfateó como su presa estaba cerca.

Con un paso lento, silencioso avanzó en la oscuridad, se agachó; la puerta de la habitación estaba entreabierta y pudo observar a su futura presa respirar en medio de sus hasta ahora dulces sueños.

De un salto, nunca había saltado tanto, se incorporó y se abalanzó sobre su comida. Llegaron a su mente gritos, aullidos de dolor, crujidos de huesos, el olor a sangre que le embriagaba y le satisfacía. Su mente estaba embotada, lo único que su memoria recordaba era el cálido líquido entre sus labios.... y de repente...la realidad...

La mirada de Mauricio otrora dulce, estaba vacía, inyectada en sangre, lo único que reflejaban era terror. Su cuerpo estaba desgarrado, su pecho apagado, las sábanas ensangrentadas.... ¡Qué había hecho! ¿En qué monstruo se había convertido?

Laura se incorporó presa del pánico... La habitación estaba irremediablemente vacía o eso pensaba...

Ante ella estaba la figura de su “creador”, él que le había convertido en aquel monstruo. Quería acabar con esa criatura, quería reducirlo a cenizas, sin embargo de repente notó como su mirada era un consuelo. Vislumbró cierta calidez en su pecho si aquello pudiera ser... Lo quería, en el fondo sintió como si lo hubiera estado esperando toda su vida y dio las gracias por haberlo encontrado.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Miér Jul 04, 2007 9:27 pm

Stéphane dio unos tranquilos pasos hacia ella y en su rostro había un gesto de cierto pesar, como si diera sus condolencias a Laura. La rodeó con sus brazos en un abrazo protector y le puso una mano sobre la cabeza para acariciarle el cabello -Mi pequeña

Un golpe en la cabeza... Sentía su frío cuerpo hundiéndose. Laura antes de que Stéphane pudiera llegar se había caído de rodillas y sus lágrimas habían empezado a brotar en un profundo desconsuelo... Había matado a Mauricio... al hombre que amaba, no le volvería a sonreír, no volvería a abrazarla, a sentir sus besos, sus dulces y cálidos besos, su mirada risueña, los hoyuelos de su sonrisa...Lo había matado con sus propias manos – Mauricio... - dijo en su llanto repitiendo letánicamente su nombre mientras se abrazaba a Stéphane - Non... pourquoi? Pourquoi? - preguntaba sin entender - Quiero despertarme... es una pesadilla...- Las frases se encadenaban en un llanto de rabia y sin entender como había podido pasar - Quiero morirme soy un monstruo... merezco morir

-Shhh- dijo él conteniéndola con su abrazo hablándole en francés, como Laura había hecho sin querer durante unos breves instantes- No, no lo mereces, eres un ángel no un monstruo- su abrazo tenia un efecto narcotizante que transmitía a Laura su confort.

Y en medio de aquel abrazo protector Laura seguía llorando - Pero papá...- negaba - Papá - dijo queriendo tomar aire sin ser capaz de ello - Mi padre me dijo adiós... adiós para siempre...para siempre - volvía a repetir esta vez en francés hablando en el mismo idioma que el.

-Ya lo entenderás mi pequeña, has alcanzado tu quimera y estas mas allá - le levanto el rostro suavemente con una mano y la miro a los ojos, los suyos, penetrantes, rogaban que dejara de sufrir, como si el dolor padecido por ella se hiciera también suyo- ya no llores Laura

La chica bajó los ojos negaba mientras trataba de limpiarse las lágrimas viendo sangre. Se quedó boquiabierta un instante - Estoy sangrando... estoy llorando sangre ¿Qué has hecho? ¿Qué has hecho? - repitió con más fuerza

-Te he dado el don Laura, tienes la verdad absoluta y la eternidad para comprenderla- su mirada era tan intensa que era casi imposible no creerle o perdonarle o.... quererle - No me mires así Laura, por favor, todo lo hice por ti, todo fue para ti.

Laura volvió a mirarlo y le acarició el pelo en un impulso sin saber porque hacía aquello. Bajó la vista a continuación - ¿La verdad? - dijo volviendo a mirarlo - ¿Qué don? Acabo de matar -dijo quebrándosele la voz - acabo de matar al que amo - dijo negando - ¿POR QUÉ?- gritó sin poder contener aquel grito de furia absoluta.

-Porque en el fondo deseabas hacerlo, no era a él a quien en verdad amabas, no era el amor que deseabas durase toda la eternidad- el acarició su rostro con los dedos sin dejar de mirarla.

Laura negó, sentía como su corazón que no latía de ninguna manera estaba sin embargo totalmente destrozado. Amaba a Mauricio con sinceridad pero en cierta medida sentía que traicionaba a Stéphane Aun así negó

Yo lo quiero - dijo levantándose y yendo junto al cadáver de Mauricio - Yo te amo - dijo con renovadas lagrimas en los ojos observando su rostro exento de vida - Mi vida - dijo en castellano - Mi vida te amo, vuelve por favor - dijo acercándose a sus labios amarotonados y besándolos.

-Es el dolor el que te guía- dijo a sus espaldas poniendo una mano compasiva sobre ella -déjalo salir, déjalo salir y así podrás volver a ver y sabrás lo que en verdad sientes.

Laura se abrazó a Mauricio sintiendo su pecho inanimado contra el suyo - Te amo, perdóname mi vida, perdóname, yo no quería - dijo entre sollozos y sin querer haciendo caso a las palabras de Stéphane. No le gustaba decir aquello ante ese hombre pero no podía impedir sus palabras. Amaba a Mauricio y verle muerto le destrozaba. Le desgarraba más si cabe que ella misma fuera quien lo había matado - Perdóname - dijo hundiéndose en el llanto nuevamente.

Mientras sus lágrimas carmesíes volvían a correr por sus mejillas Laura sintió como volvía a doblarse, volvía a sentir un profundo dolor en la boca del estómago. Se apartó del cuerpo de Mauricio empezando profundas y dolorosas arcadas que le dejaban un sabor metálico en la boca expulsando una mezcla sanguinolenta y deforme. Era casi incapaz de pensar en medio del dolor tanto físico como mental... Tal vez Stéphane hubiera fracasado en su extraña cura... Tal vez todo se fuera a acabar en aquel momento... Tal vez fuera lo mejor después de lo que había hecho sin ser siquiera consciente de ello.

Las arcadas fueron continuadas hasta que al final terminaron... Seguía en su piso delante del cuerpo de Mauricio bajo aquel cuadro regalado por sus amigos que parecía un recuerdo lejano perdido en el pasado. Laura volvió a observar su cuerpo ensangrentado, sus pupilas dilatadas y vacías que no la veían y volvió a acariciar su rostro perdiéndose en el llanto. No era capaz de pensar ni de pronunciar siquiera una palabra. Sólo podía abrazarse al cuerpo inerte que se estaba enfriando del que había amado volviendo a llorar presa de la desesperación

-Todo es parte del proceso, Laura- volvió a sentir la mano protectora sobre si - Deja que todo lo que llevas dentro tuyo se libere

Laura no quería escucharlo sólo perderse en su dolor, quería estar sola con Mauricio. El mundo volvía a derrumbarse a su alrededor pero esta vez de la forma más cruenta posible. El dolor la cegaba y aquellas palabras de Stéphane aunque Laura no quisiera escucharlas fueron un especie de detonador. La rabia por aquella terrible injusticia crecía en su interior de forma desbocada, sus ojos dejaban de ver, sólo escuchaba un zumbido sordo.

Con sobrehumana fuerza las manos de Laura cayeron una y otra vez contra el cuerpo inerte de su viejo amor, sacudiéndolo, haciendo sus huesos ceder. No había dolor, estaba entumecida, como si toda su piel se hubiera vuelto una capa de gruesa goma, y bajo esta ardía la furia más primigenia, ajena a la propia humanidad, bestial e insaciable.

El tonido de los huesos, el desgarrarse de la carne, todo azuzaba al animal en que se había convertido, quería destrozar, quería desbocarse y saciar su instinto rabioso, él era el culpable sin duda, todo esto era SU culpa ¿porque le había hecho esto?Eso era lo que pasaba por su mente mientras arrojaba sus pedazos lejos de si, pero no había suficiente carne que apretar, huesos que romper o sangre de la que llenarse, ella quería más, su furia exigía más. Ardía y gemía de dolor clamando por más, sin detenerse, castigando todo lo que ante ella se interponía, el suelo, la cama o el mismo aire. Nada era suficiente para saciarla.

Y de repente volvió la calma... Laura empezaba a oír, a sentir esa soledad infinita.... Volvía a ver. La chica volvió a arrodillarse en el suelo al ver el desastre... El cuerpo de Mauricio totalmente mutilado, sus manos ensangrentadas, su piso destrozado. Todo se había derrumbado y nada tenía sentido "¿Cómo pude hacer esto?" se preguntaba una y otra vez mientras ninguna palabra acudía a su boca.

Esta vez no fue una sino ambas manos las que Stéphane puso sobre los hombros de su chiquilla, como si siempre hubiera estado allí, pero ella no lo hubiera visto, no lo hubiese querido ver -Es hora de irnos, Laura, este lugar ya no eres tu.-

La chica asintió con dolor cual autómata intentando levantarse. Estaba noqueada... No entendía...No era la Laura que vivía en ese piso... No era ella...no era nadie. Se incorporó poco a poco, sin decir nada.

-Eres más que esto mi pequeña, más de lo que puedes habar imaginado nunca- dijo ayudándole a levantarse con ambas manos y luego acariciándole el rostro. La miró a los ojos un segundo y luego apoyó sus labios contra los de ella, Laura pudo sentir en ese beso el placer mismo, un sabor tan dulce del que no deseaba desprenderse jamás.

Laura sintió aquel líquido que parecía la mismísima ambrosia divina dentro de su boca dejándose llevar por sus instintos sin poder remediarlo. Mordió ligeramente la lengua de Stéphane para que aquel líquido placentero brotara con más consistencia. El beso fue apasionado tomando aquella sangre y sintiendo como la fruición envolvía cada recodo de su cuerpo disolviendo el sufrimiento.

Al cabo de un tiempo que Laura no hubiera sabido definir Stéphane se separó suavemente de ella, rompiendo poco a poco aquel encantamiento. La joven hubiera deseado que aquel beso se prolongara hasta el fin de los tiempos quedando inmersa en aquel dulce placer. Con profundo dolor y haciendo acopio de toda su voluntad consiguió separarse de aquel hombre cerrando a continuación sus ojos y regodeándose por unos instantes en aquella sensación placentera que poco a poco se iba disolviendo devolviéndola a la realidad

-Es tiempo de que nos vayamos, Laura- dijo mirándola a los ojos- Acabas de comenzar- le acarició una vez mas el rostro y ambos se dirigieran hasta la puerta y de allí fuera del edificio, hasta una lujose coche negro que les esperaba.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 10, 2007 7:32 pm

Laura siguió a Stéphane subiendo a aquel lujoso coche. Miles de preguntas se agolpaban en su mente... ¿Qué le había hecho Stéphane? ¿En qué se había convertido? ... sentía su cuerpo frío y apagado, más pesado que nunca aunque también podía observar detalles inusitados en la noche ¿Por qué había hecho aquello a Mauricio? ¿Era un monstruo acaso?... Pero el simple recuerdo de Mauricio la volvía a sumir en medio de un terrible dolor...dolor que sin embargo atenuaba la visión del hombre que estaba sentado a su lado. Ese completo y misterioso desconocido que parecía haber remediado su mal incurable, cuyo beso había sido incapaz de rechazar a pesar del dolor de la pérdida. Un beso que había provocada en ella sensaciones nunca antes experimentadas...Le había dado un don... Un don que no era capaz de apreciar de momento...un don que desconocía y al que temía por lo que le había hecho hacer...Había matado y destrozado a Mauricio con ensañamiento sin ser consciente de sus actos, había llorado...sangre...había apreciado su sabor...y su padre se había despedido de ella para siempre.

Laura se mantenía callada intentando poner un orden en su cabeza. Echó la vista un segundo hacia Stéphane que parecía respetar su silencio...asimilar lo ocurrido hasta aquel momento. Muchas cosas habían pasado en apenas unas horas y tras la visita de Mariana aquella tarde había sido incapaz de llamarla, se había decantado por el hombre que estaba a su lado. ¿Era la solución a su enfermedad similar a la que había empleado Stéphane? ¿Pero qué le había hecho?...

Había alcanzado su quimera al despedirse de su padre fallecido para siempre según las propias palabras de Stéphane. Aquel pensamiento le producía escalos fríos recordando el sueño que había tenido en el avión...aquel aviso de su padre, la estaría previniendo contra aquello? Cada pensamiento despertaba una nueva duda y Laura intentó poner orden en su cabeza, crear cierta lógica organizativa a la hora de plantearse las dudas... ¿Qué era el don?... su quimera, había alcanzado la verdad... Esas eran las palabras de Stéphane... Había actuado perdiendo el control, lloraba sangre... ¿sería por su fé? pero esa misma sangre le había gustado como nada le había gustado anteriormente y a eso había que unir la despedida de su padre. Se tocó un instante el pecho buscando su pulso desesperadamente sin poder

hallarlo... sangre y muerte... ¿un vampiro?... había destrozado el cuerpo de Mauricio, ¿habría comido? ¿Un ghoul?...No aquello no podía ser, no notaba su pulso porque estaba bajo el shock de lo acontecido, seguramente todo fuera a tener una explicación razonable.

A través del polarizado Laura noto, casi por accidente, que estaban saliendo del DF, alojándose por caminos para ella conocidos hasta llegar entonces a donde todo había comenzado, en donde había sellado su destino, el Monasterio de San Miguel.

La puerta del lado de su acompañante se abrió y el bajó, dando la vuelta para abrir luego la de Laura y ayudarle a bajar con una mano gentil., Fue aun extraña sensación entrar a ese lugar y que los monjes no intentaran ponerle trabas, al contrario, le dejaban el camino libre mientras avanzaban.

Stéphane la guió por allí dentro hasta una habitación donde varios monjes mas estaban sentados, algunos orando, otros leyendo, allí él abrió una puerta trampa que se hallaba en el suelo y ambos descendieron escalera abajo

Ante los ojos de Laura se abrió un espacioso ambiente, con el aire viciado, pero no era insoportable, ella podía disfrutarlo, era olor a historia. El lugar estaba inmaculado, cuidado como si ninguna mano le hubiera tocado nunca, más que sacar el polvo de los años. Estantes con libros se veían en toda las paredes y también tres grandes bibliotecas, había en los muros cuadros que Laura podía datar de algunos siglos de antigüedad, había también relicarios, crucifijos y todo tipo de obras de arte, pero aun así no se lo veía sobrecargado en absoluto, el buen gusto iba por sobre todo.


Laura de estar viva hubiera notado su pulso acelerándose pero su vista se nubló por un segundo observando aquel lugar...aquella enorme biblioteca llena de libros y manuscritos. La Historia del monasterio estaba probablemente ante ella y era imposible despegarse de aquella imagen. Se quedó fijada observando los cuadros, relicarios y sobre todo esa parte de la Historia. Estaba totalmente absorta por aquel lugar sin ser capaz siquiera de parpadear. Al cabo de un tiempo indeterminado para ella, unos largos minutos en la realidad pudo separar su vista del lugar a Stéphane que le estaba invitando a atravesar una puerta.

-Podrás darte un baño y ducharte para lavar todo lo que tienes encima, a la derecha tienes un vestidor con ropa que he preparado para ti cuando vuelvas seguramente hablaremos, el agua te limpiará y ayudará seguramente tengas mucho que preguntar.

Laura asintió siguiendo con su silencio. Cual autómata se dirigió hacia aquella puerta para ducharse, lo necesitaba se sentía sucia en todos los sentidos aunque parecía que estaba inmersa en una realidad paralela. Una falsa calma después de la tormenta.

La postal de un lugar tan simple como podía creerse un baño era maravillosa, de un claro estilo más moderno que el del monasterio en si mismo, el dorado del oro reluciente dominaba los bordes y piezas metálicas, todo resultaba ostentoso, pero fascinante. Con meticuloso cuidado habían sido adaptados los avances que el tiempo había aportado. Sobre el Lavamanos y dentro de un vistoso marco labrado un espejo mostraba a Laura alguien que ya era ella.

Estaba aun vestida con al ropa del sanatorio, manchada de sangre que llenaba el lugar con su fuerte olor, el color había abandonado su piel pero sus finos rasgos eran ahora más llamativos y fascinantes, embriagadores

Laura tocó aquella imagen en el espejo con incredulidad. Se lavó la cara pero al volver a alzar su vista su rostro relucía más si cabía. Era ella pero no era la misma a la vez, pudo observar en su rostro que la cicatriz del "latazo" había desaparecido por completo lo que añadía más misterio a lo que le había sucedido. La chica negaba con incredulidad, las dudas se agolpaban en su mente y no quería creerse lo que estaba sucediendo... Lo que había sucedido. Sin querer pensar se metió en la ducha dejándose llevar por el cálido abrazo del líquido elemento, dejando que el agua entrara en sus oídos dejándola entrar en su propio cuerpo en aquel silencio ensordecedor. El agua la purificaba por fuera pero por dentro el desastre seguía latente aunque de momento Laura prefería seguir en la inopia y no pensar... Sentía un profundo peso en el fondo de su ser y lo único que la ayudaba a pensar que todo aquello podía tener un sentido era Stéphane... aunque un nombre surgía en su mente de forma irremediable el de Mauricio... Quería haber soñado con aquello, que todo fuera una pesadilla... Sólo podía ser un pesadilla, tenía que negar la realidad para seguir manteniéndose en pie.

Al fin cerró el grifo del agua, había tardado tal vez un poco más de lo normal. Secó con suavidad su piel notando su tono mucho más pálido de lo acostumbrado no obstante de repente se quedó noqueada al observar su muslo, la cicatriz, aquella cicatriz tan profunda fruto del accidente de tráfico que tanto le había marcado había desaparecido por completo. Laura miró y remiró sin entender lo que sucedía... Parecía que en cierta medida era su propio doble, los vínculos con su pasado tan reciente se rompían uno tras otro. Se secó el pelo y buscó a continuación la ropa que le había dejado Stéphane.

Laura se encontró con una ropa de lo mas elegante pero notablemente menos formal que la que había llevado para la conferencia en Barcelona, lo que llamó su atención fueron los zapatos....sus zapatos y el hecho de que todo el vestuario parecía combinar con ellos a la perfección.

La chica levantó los zapatos y vio que era el número de serie de los suyos, dentro de aquella colección limitada. Sonrió levemente recordando la conversación con Erick... Tan preocupada estaba en aquel momento y de repente el catedrático vino a su mente. Su madre iba a llegar y ella no estaba en el hospital... Había desaparecido y asesinado a Mauricio. En aquel instante la chica volvió a sentarse en el suelo presa de un nuevo llanto mientras mantenía el zapato en su mano. Tras unos minutos consiguió calmarse, tenía que saber lo que había pasado, qué es lo que le había pasado, por que actuaba así... No podía seguir huyendo de la realidad tenía que enfrentarse a ella aunque le doliera en el alma. Tenía que existir alguna explicación a lo sucedido con Mauricio, no podía ser real, tal vez fuera parte del proceso pero podía ser que fuera una visión como la que había tenido con su padre.

La chica se levantó y volvió a usar el agua para limpiarse el rostro de aquellas lágrimas de sangre. De nuevo aquel rostro que se parecía al suyo sin ser ella exactamente. Pudo ver maquillaje en una repisa y sin saber muy bien por que hacia aquello empezó a acicalarse, a engalanarse saliendo 15 minutos después con un aspecto muy diferente al que tenía cuando había entrado.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Dom Jul 15, 2007 4:40 am

Stéphane se puso de pie para recibirla nuevamente y la invito a acercarse con sus brazos extendidos a ella - Estas hermosa, pero aun no radiante- le puso las manos en los hombros mirándola con una sonrisa en los labios-y no lo podrás estar hasta que no hablemos y te limpie de esas horribles dudas que tienes.

Ella amagó una sonrisa por primera vez, Stéphane sin saber por qué, era lo único que la alentaba en medio de la tormenta. A continuación asintió - Sí creo que tenemos que hablar de muchas cosas

-Así es- dijo piándole una mano en la espalda y dándole un pequeño impulso delicado para indicarle que fuera hacia adelante donde estaban los sillones -Siéntate por favor, voy a responder a todas tus preguntas Laura, no puedo hacer menos por ti, pero solo pido una cosa cambio- dijo clavando los ojos en su suyos, pero sin autoridad.

- ¿El qué? - dijo con inocencia

-Eres una de las criaturas más inteligentes de Dios, pero la inteligencia a veces trae el pecado e la soberbia, solo te pido que mientras hablamos te olvides de todo lo que crees que sabes sobre este mundo.

Laura asintió no conseguía racionalizar demasiadas cosas como para creer que aquello pudiera ser algo conocido - Supongo que no es fácil, nunca es fácil deshacerse de los prejuicios pero en principio ese es el mayor problema del historiador... Hay demasiadas cosas que no consigo entender como para creer que esto sea algo natural - dejó un breve instante inspirando aire pero sintiendo como este se quedaba estancado en alguna parte desconocida, tragando sangre a continuación - ¿Qué es lo que has hecho? ¿Cuál es el don al que hacías referencia? ¿Qué...qué soy?- dijo lo último con cierto temor a la respuesta pero intentando mantenerse firme.

-Por favor, siéntate- dijo y una vez que ella lo había hecho, él hizo lo propio - A ti te atrae la Alquimia, Laura ¿Y no buscan, pues, los alquimistas, el secreto de la vida eterna? Eso es lo que te he dado, en don de vencer las inclemencias del paso del tiempo, la imperecedera juventud, eso y más, y que eres- dejo un silencio mientras movía su mano en el aire - son muchas las respuestas que podría darte y ninguna seria falsa, para mi, lo que eres, es perfecta, pero he de suponer que esa respuesta no satisfará tu curiosidad.

Laura intentaba no ser incrédula a lo que le estaba contando Stéphane cuyos comentarios para con ella eran de lo más halagüeños, aunque le costaba deshacerse de sus prejuicios. Nunca había creído en la panacea universal, en una verdadera piedra filosofal aunque había soñado con ella... Un sueño lejano que le costaba pudiera alcanzarse...que ella lo hubiera podido alcanzar

-Así que te diré las respuestas que quizás puedan conformarte, eres un Vástago de Caín, lo que los mortales llaman un vampiro, pero muy lejos estas de esas caricaturas novelescas y hollywoodienses

Laura abrió los ojos como platos mientras estaba intentando asimilar aquello - Por favor estoy confiando en ti, quiero creer lo que estás contando pero...- y luego recordó aquel maravilloso disfrute de la sangre, su tono pálido, el adiós de su padre, su aspecto diferente y simplemente tomando otra vacua bocanada de aire asintió

-¿Sientes el latir de tu corazón? ¿El calor de tu piel? También puedes notar otras cosas, puedes ver detalles que antes pasabas por alto, olores, sonidos, texturas. Nuestra historia es larga Laura, se remonta los comienzo de la humanidad. No voy a insultar tu conocimiento contándote de Caín y Abel, solo te diré que el castigo de Dios al primer asesino fue más de lo que crees, él fue el primero de los nuestros, nuestro padre.

Laura estaba intentando racionalizar aquello - Sí puedo creer en lo que dices... Bueno las estoy viviendo en primera persona así que no puedo negarlo pero no quiero defraudarte y siento mucho si puede molestarte nunca creí minimamente en Dios, ni siquiera soy agnóstica... Y claro Abel y Caín como que son tesis muy superadas científicamente. Supongo que Caín será una alegoría que busca el origen del primer vampiro. Ya sabes el mito versus el logos, la racionalización de lo que desconocemos pasa a través de lo divino y de la leyenda.- Laura se lanzó en un breve resumen en su argumentación suponiendo que su interlocutor sabía de lo que hablaba acerca de los paralelismos en los mitos indoeuropeos y como el caso de Abel y Caín podía ser visto en otros mitos fundacionales siendo el más famoso el caso de Rómulo y Remo.

-Sé perfectamente que eres atea, y por eso en un primer momento temí por el futuro de la clave, pero eres demasiado inteligente para esas negaciones infantiles. Se, también, que esto llevará un tiempo para que puedas asimilarlo, hasta que puedas hacerte una idea de como es nuestro mundo, pero tendrás que dejar de confiar en es lo "científicamente superado" pues muchas de esas "superaciones" no son sino formas de cubrir nuestros propios pasos

Laura lo miró asintiendo aunque contestó - Pero la evolución humana es innegable o es que la existencia de diferente tipos de taxones humanos repartidos a lo largo y ancho del globo es un montaje? - dijo preguntando con incredulidad - Con la mitología y sus paralelismos puedes tener un argumento diciéndome que si se repiten es que tendrá alguna base como es el caso del diluvio pero el mundo no fue creado el 23 de octubre del año 4004 a.C. , hay demasiadas pruebas de toda índole que niegan lo contrario-

Hizo una risa seca -Los taxones, no son falsos, pero no son tampoco nuestro pasado, Caín es muy real, y esto no es ninguna enfermedad Laura, somos la obra misma de Dios, cuando empieces a descubrir de lo que eres capaz toda muestra de escepticismo desaparecerá de tu ser, yo no era muy diferente a ti cuando mortal

- No te equivoques, no he dicho que sea una enfermedad... De hecho no sabría como definirlo tampoco es que conozca nada salvando su existencia de nuestra condición para emitir un juicio, pero no por no entenderlo tengo que atribuirlo a Dios... Los antiguos no entendían porque llovía o hacía sol y se lo atribuían a Dios... Es parte del ego provocado por el intelecto tenemos que darle una explicación a todo y seguramente la haya...pero tal vez en este tiempo no sea posible. - dejó un breve silencio - Como no me vas a convencer, sin ánimos de ofender, creo que es bastante estúpido que siga con una discusión que no nos llevará a ninguna parte.... sigamos con el pasaje de Abel y Caín dándolo por bueno. Así que somos descendientes de uno de los mitos fundacionales de la maldad humana...eso no es muy positivo la verdad

-Tienes tiempo para aprender y sorprenderte, tanto como al eternidad- dijo con una sonrisa - pero te he prometido responderte y hasta ahora lo he hecho, así que, como supongo que tendrás aun muchas mas preguntas, sigamos adelante, y luego tendré tiempo de aclarar los..."tecnicismos"

Laura asintió - Bien... Lo de descender de Caín, el malo primigenio...- intentó resoplar y lo logró con esfuerzo - Lo del piso de hoy...fue real...- dijo mirándolo a los ojos intentando mantener la compostura pero con un profundo pesar en su mirada que se había tornado más azabache sí cabía.

-Más real que nada, más que todo lo que has vivido- remarcó esa ultima palabra, pues ya no pertenecía al mundo de los vivos.

Laura se balanceó ligeramente hacia alante y hacia atrás por nerviosismo fijándose su postura a continuación y cerrando los ojos. Tragó sangre... No quería derrumbarse, levantó los ojos y con una infinita pena y mueca de asco - Pero cómo pude hacer eso... yo...yo- negó - Soy un monstruo... - bajó los ojos - un puto monstruo - negó varias veces siendo incapaz siquiera de llorar en aquel instante. Se odiaba.

-No eres un monstruo, estabas sepultada y contenida, condicionada por lo normas y compromisos que te agobiaban y hacían a tu alma sangrar, no eres un monstruo, eres un victima Laura, y hoy despertaste tu verdadera conciencia, te cansaste de que todos hicieran de ti lo que quisieran y te rebelaste como nunca antes, hiciste lo que en el fondo de tu alma anhelabas, pero que tu miedo reprimía

Laura negó y lo miró a los ojos con absoluta incomprensión - Sí la liberación es matar a quien quieres, a quien amas, a quien anhelas - dejó aquella lista, no le gustaba decirla ante Stéphane negando nuevamente ¿Por qué le atraía tanto ese hombre? - Sí la liberación es eso pues no quiero entender nada...prefiero vivir en la inopia - negó nuevamente mirando al suelo

Se inclinó hacia ella y tomándole el mentón con una mano le levantó suavemente el rostro para verla a los ojos -No digas eso Laura, sabes que no es cierto, si hubieras sido partidaria de la feliz ignorancia hace mucho que hubieras bajado tus brazos- no separo sus ojos de los de ella - puedo verlo en tus ojos, estas confundida ¿lo estarías si en verdad le amabas?

Laura se quedó sin habla durante unos instantes bajando los ojos para evitar su penetrante mirada... No sabía que contestar y al final volvió a alzar la vista - Pero da igual... No sé si era el amor de mi vida o no...pero eso no quita que tenga que matarlo por ello. Mauricio no se merecía eso - negó - No se lo merecía... Es...era una gran persona, no he conocido a nadie con su paciencia, su comprensión, su ternura - dijo deteniéndose a continuación por Stéphane - Que no fuera el amor de mi vida, si no lo era no es un motivo para matarlo! ¿Esa era la piedra filosofal que estudiaba? ¿Era eso?- negó... - Superar la muerte para evitar perder a quien quiero - dijo en un ataque de sinceridad para ella misma, nunca había querido ser consciente de aquello - Para acabar matándolos!!!!!- dijo mirándolo y negando con absoluta incomprensión

-Abel tuvo que matar para contentar a su padre, pero fue Caín quien comprendió el poder que la sangre tenia, por eso mato a su hermano, a su propio hermano, porque la sangre es vida, y es más- dijo haciendo que sus ojos volvieran a estar con los suyos

Laura negaba escuchando lo que le contaba Stéphane que volvía con aquello de Caín y Abel - Pero ¿qué estas diciendo? – negaba

-Laura, mírame- dijo con seriedad, sin apartar su vista un milímetro - sincérate contigo misma, sé que en una parte de tu ser sabes que fue lo mejor, pero no intentes razonarlo o búscalo

- Pero es que no sé lo que quieres que te diga... Yo no quiero matar a nadie... a nadie. Nunca quise matar a nadie...salvo tal vez a ese hijo de puta que se cruzó por el carril contrario de la carretera - dijo con total sinceridad - Pero a Mauricio, no por dios! Ni a Marcos, mi ex, siquiera!... ¿Cómo voy a querer matarlo???

-¿Y si te hubiera engañado?¿si todo este tiempo no hubiese sido el hombre perfecto que tu creías, sino que te usaba y se mantenía tu lado para controlarte?

Laura lo miraba sin entender - Mauricio... – negó

- ¿ No te he dicho yo que le veneno te fue dado poco a poco?- hablaba con completa seriedad

- No no no - repetía Laura una y otra vez - Mauricio no era un fanático religioso, nos conocimos antes de que todo eso empezara, antes de que encontrara la clave

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Dom Jul 15, 2007 4:45 am

-Laura, no me gusta decirte estas cosas, pero tu dolor te está cegando y no puedo permitir que te lastimes a ti misma por vivir una mentira- su rostro se mantenía siempre serio y en su voz no había dudas, cada palabra que salía de su boca como la pura verdad - yo supe de todas esta...conspiración solo una noche antes de ese segundo ataque que el veneno te causo y me presente ante ti lo antes posible ya que no había forma de revertir lo hecho, esta era la única opción. Es cierto que Mauricio Altamira no era un fanático y que no se había acercado a ti para causarte daño, pero era un hombre de fe y cuando aquel asunto empezó a volverse complicado intento alejarte, los libros sobran solo son papel te dijo...

Laura seguía negando – No, te equivocas... Mauricio nunca me haría eso - negaba mientras las palabras de Stéphane hacían mella en sus creencias en aquel hombre que había idealizado, que consideraba cuasi perfecto, que la pudiera envenenar. Aquel o era si cabe más doloroso pues en base a aquella canción, esa misma noche, había empezado a amarlo.

-No Laura, es la verdad, dura, pero es la triste verdad- dijo tomándole el rostro delicadamente con ambas manos un segundo, como ayudándola a centrarse y continuo - tras ver tu férrea decisión se dio cuenta de que no ibas a cesar en tu intento y recurrió a quienes se presentaban como tus enemigos, la gente con la él compartía su fe, su amor- remarcó esa palabra, pero sin exagerarla - por Dios, y ese fue el principio del fin - al parecer también a él le dolía hablar sobre ello, no se le veía feliz destrozando el mundo en el que Laura había vivido

Laura lo miraba incrédula y negando, no quería creer en aquello - Pero él fue quien me quitó de encima a aquel subnormal en el conservatorio. Podía haber sido otro, pero fue él... Y luego nunca intentó disuadirme. Nunca me echó para atrás incluso después del ataque del aeropuerto... Hubiera habido más motivos y facilidades para convencerme pero ni siquiera lo intentó nunca. Con la canción nunca me disuadió de la investigación, al contrario, me quería hacer ver que aunque perdiera mi beca por la clave podría seguir con mi vida, podría seguir con la música y con la Historia aunque fuera mas difícil por mi cuenta... que si perdía mi beca tenia muchas mas oportunidades, muchas más cosas, que no me amargase por ello....

-No Laura, jamás hubiera podido disuadirte y eso lo comprendió con aquella canción, al ver tu reacción, la forma en que explotaste al solo oír esa frase, eso era suficiente para el sabia que, aun creyendo que le amabas, una sola insinuación de poner fin a tus investigaciones te hacia enfurecer. Jamás hubiera podido convencerte y una vez tomado el otro camino ya no había vuelta atrás

Laura lo miró con la misma incredulidad que anteriormente - ¿Pero cómo sabes eso? ¿Cómo sabes qué discutimos en la habitación?

-¿Como lo sé si tu no me lo has dicho, y solo Mauricio estaba allí contigo?- preguntó él

Laura negaba otra vez con los ojos como platos - ¿A quien le contó eso? - Se había acabado enamorando de él aquella noche y no podía creer que se lo contara a nadie - ¿A eso fanáticos sin dos dedos de frente?

-No, se lo contó al culpable de todo esto, a quien dirigió a esos fanáticos, a quien decidió "no molestarme con nimiedades", fue con uno de mis subordinados, el abad de este monasterio- había molestia en su voz, Laura notaba sin esfuerzo como la incompetencia de aquel hombre enervaba a Stéphane.

Laura puso cierta mueca de repulsión - El padre Leonardo Rodríguez Osorio, el querido descendiente - Laura había echado un vistazo en los papeles y había averiguado que efectivamente pertenecía a aquella familia - de los Condes de Lemos - negó – El hombre moderno que sale leyendo revista en el periódico... El que me acusaba de mandar a gente a espiar este monasterio -negó, no se sentía culpable con esa Historia ya que ella no había tenido aquella descabellada idea.

-Aun no he impuesto su castigo, creo que eso te pertenece más a ti que a mi- dijo mirándola seriamente

Laura lo miró con cierta duda A ver que me aclare, tu me dijiste que los fanáticos eran ovejas descarriadas, que en San Miguel se me trataba con descortesía aunque tu no lo aprobaras...Resulta que sin embargo, el Abad de San Miguel es el Pastor de las ovejas descarriadas osea que el es el culpable directo del envenenamiento – negó – ¡Y Mauricio era su brazo derecho!...Es demasiado increíble – negaba incrédula con una sonrisa de cínica en los labios, aunque había diversos argumentos que habían hecho mella en sus defensas.

-Dije que eran ovejas descarriadas del rebaño de Dios - aclaró - y que no respondían a mis designios, además hay una clara diferencia entre aquellos que te atacaron en el conservatorio y los que te envenenaron, como veras sus modus operandi no coinciden, atacarte de forma tan abierta y publica era algo irracional ¿que sentido tenia envenenarte de esta forma si iban a golpearte y apedrearte? Las reacciones violentas de repudio no fueron organizadas por el futuro ex Abad, pero si fueron causadas por su forma de accionar torpe y burdo- Laura podía notar que cada vez que hablaba de la responsabilidad del Abad en los hechos, su molestia parecía renovarse.

- Sus declaraciones en el periódico desde luego no ayudaron - negó - Dios, sí le hubieran dado a mi sobrino - dijo bajando los ojos y volviendo a alzarlos con cierto odio en la mirada. Laura buscó una bocanada de aire para tranquilizarse aunque el aire no tenía las mismas propiedades - En cambio el directamente fue el causante del trato que se me dio aqui...Pero eso es una nimiedad aunque fuera desagradable comparado a lo referente al envenenamiento... - dijo mirándolo y esperando a qué Stéphane desarrollara aquel tema.

-Exactamente, creyó, ingenuamente, que ser sutil era suficiente para ser competente, y claro, como iba a osar molestarme con tales cosas cuando él podía encargarse de todo, además tenia a Altamira apoyando su estupidez y decidió que "controlarte" fácilmente interpretarse como "vigilarte y asesinarte".


Laura bajó la cabeza y se tomó el pelo echándolo para atrás... No podía creer que Mauricio hiciera aquello, que el que la animaba, le sonreía, la besaba, desnudaba, tocaba... que él que amaba pudiera hacer aquello - Hijo de puta - El hecho de que Stéphane conociera la conversación de la habitación le había convencido por completo. No tenía duda alguna de que estaba diciendo la verdad. Tomó aire intentando tranquilizarse y apretó su mano con fuerza alzando la cabeza - Mauricio - negó - Hijo de la gran Puta! - Dijo el primero en francés y el segundo en castellano... Ese idioma saciaba más a la hora de insultar.

-No pierdas tu elegancia por quien no lo merece- dijo primero tomándole el rostro y mirándola a los ojos y luego acariciándole la mejilla con el dorso de sus dedos -te prometí la verdad, y esta es, pero solo es una parte Laura, y tu mereces más, mucho más

Laura se tocó la sien cerrando los ojos, tenía que tranquilizarse. En aquel momento no quería sentirse culpable por la muerte de Mauricio por lo que le había hecho. Había querido matarla con premeditación y alevosía. Pensar en sus dedos rozando su cuerpo le provocaba verdadero asco. La joven vástaga quería tranquilizarse y seguir escuchando lo que le decía Stéphane... Aunque no lo conociera parecía dar algo de sentido a su vida. - Tengo una duda... no sé si lo sabes o no... No sé si lo que me proponían era ser una vampira...- dijo con cierto recelo - o no pero después de lo que me has dicho creo que te lo debería contar. Esta tarde vinieron a mi habitación a hacerme otra propuesta. Parecían enfrentados con los monasterios...contigo por el tema de la clave, pues se decían sus verdaderos poseedores. El jefe/maestro de la persona que vino a verme, una chica llamada Mariana, decía ser descendiente de los 7 abades desaparecidos, los discípulos de Pazos y como tal el verdadero poseedor de la clave. Propusieron curarme al igual que tu - dijo mirándolo a los ojos - a cambio de que descifrara la clave y les ayudara a recuperarla

-Vástago- aclaró- El termino para referirnos a nuestra especie es Vástago, algunos usarían el termino Cainita, pero cuestiones meramente políticas, en estas noches es, aunque más preciso, poco recomendable- dijo cuando Laura pronuncio la palabra "vampira", luego siguió escuchando y su rictus se endureció -Tremeres, bastardos usurpadores - dijo como para si y luego miro a Laura - Si, eran vástagos también, pero de otro tipo, ya llegaremos a eso, veras que la sociedad vampírica puede resultar bastante compleja, ahora háblame más de ese encuentro ¿que fue lo que te dijeron? ¿Qué les dijiste tu?-no parecía nervioso o ansioso por saber, más bien parecía que deseaba aclarar aquel panorama para entonces saciar la curiosidad de Laura.

“La sociedad vampírica... Toda una sociedad” Las duras palabras de Stéphane respecto a los tales tremeres confirmaba el claro enfrentamiento que existía entre ambos bandos - Me mandaron una carta a media tarde diciéndome que no me creyera nada de lo que me habían contado. Sobre las 19h30 llegó Mariana y estuvo hasta las 20h... Mariana me explicó el tema de la clave, la visión que tenían del tema y la propuesta que me hacían. También me dijo que quien me había envenenado había sido la Iglesia y visto lo visto no le faltaba razón. Querían que descifrara la clave con ellos y que les ayudara a recuperarla. Yo por mi parte no le dije nada respecto a ti y a tu visita...Y le pedí su número de teléfono para estar en contacto y comunicarle mi decisión.

-Bien, no esperaba menos de ti Laura, aun sin saber lo que realmente ocurría, actuaste con precaución, si hubieras dicho algo sobre mí en este momento no estarías aquí, sino que te hubieran "tomado" y abrazado, que es el termino que usamos para referirnos a la creación de un nuevo vástago, sin dudarlo- su mano izquierda tamborileó sobre el apoyabrazos y siguió.-Mariana... - pensó - ¿puedes decirme como era ella? si es quien yo creo podré identificar a su Domitor.

- Domitor?...- pensó en la raíz latina de la palabra - Su dueño? - dijo sin entender muy bien y continuando luego con lo que le había pedido. Laura hizo una descripción exhaustiva desde sus rasgos afilados a su pelo oscuro pasando por un lunar que tenía en la parte superior izquierda de la frente.

-Algo así, yo ERA el domitor de Leonardo Rodriguez Osorio, es jerga de vástagos, el, así como la tal Mariana, es lo que llamamos un Ghoul, un mortal que ha bebido sangre cainita, pero no ha sido abrazado, para llevar a cabo el abrazo el mortal debe ser despojado de toda al sangre de su cuerpo para luego beber la de su progenitor o , como decimos nosotros, sire. En cambio ellos nunca fueron privados de su propia sangre, simplemente se les alimento con la de un vástago convirtiéndoles en algo intermedio, creando así un vinculo simpático entre ambos, Domitor y Ghoul, mientras el primero siga alimentando al segundo- explico antes de la descripción de Laura sobre aquella aprendiz de Tremere , entonces asintió con la cabeza - Si, la conozco, Mariana Ortiz, es la principal Ghoul del regente de al capilla Tremere de DF, ya te hablare sobre ello - dijo para que Laura no se mareara con tantas cosas nuevas

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 17, 2007 11:57 pm

Laura asintió, en efecto estaba superada con tantos datos a la vez, tantas revelaciones y términos juntos intentando procesar toda aquella información que llegaba de golpe – Y... las cosas por lo que me parecieron no están muy bien entre ambos bandos – dijo arqueando una ceja y luego volviendo a centrarse - ¿Cuál es tu objetivo con la clave? Ellos la quieren descifrar de eso no hay dudas... Para ti es importante e intentas conservarla pero no sé cuales son tus intenciones.

-Para mi es importante protegerla, si los Tremere desean su secreto, entonces nada bueno ha de ser- dejo en claro - si bien mi principal interés en al clave es como objeto de colección no voy a negar que su contenido llama mi atención, pero no es ni mucho menos prioritario para mi, lo que si me es importante es mantenerla alejada de las manos de cualquier otro. Pero bien se que para ti su valor es otro y, siempre y cuando todo salga según es debido, no tendré objeciones en que investigues su contenido o facilitarte algunos recursos que puedan serte necesarios.

- ¿Siempre y cuando todo salga según es debido? - dijo repitiendo sus palabras - ¿Y Erick? Podría seguir con Erick sin problema no?

-No, la clave y su secreto mueren en ti, no puedo permitir que un mortal, y menos un investigador tan respetado como el Dr Perez, conozca algo así. Incluso si se comprometiera a no revelar nada, seria un peligro, hasta él mismo, pues los Tremere no dudarían en sacarle la información... de cualquier forma.

Laura lo miró a los ojos - Erick es muy importante, para mí es mucho más que mi director de tesis no quisiera que le pasara nada y mas teniendo en cuenta que tiene una familia... Igual que querían que descifrara la clave para ellos los tremeres deberían fijarse lógicamente en Erick... Es mucho más lógico fijarse en Erick que en mí de hecho.

-Si y no, no deberías subestimarte de esa manera, pero es cierto que Erick Pérez lleva más años en el campo de la investigación y su experiencia puede resultar muy valiosa, pero estoy seguro que los Tremere atribuyen tus golpes de suerte a algo más grandes y que por eso preferían tenerte de su lado, aunque ahora que no pueden tenerte a ti...

Laura negó - No sé que he tenido estos meses si suerte o malasuerte... Ha sido muy caótico, la suerte trajo demasiados problemas como para poder calificarla así - negó nuevamente con visible preocupación- No sé como puede solucionarse eso... Me gustaría que Erick pudiera seguir con su vida tranquilo pero creo que es complicado.... No sé exactamente lo que supone ser un vástago y cuáles son los todos los sacrificios exactos de esta nueva condición pero Erick tiene una mujer y una hija de 9 años... - negó pensando en la sonrisa inocente de Flor - No quiero vernos en bandos enfrentados por algo ajeno a nosotros tampoco.

-No esta permitido que un sire tenga más de un chiquillo a la vez, si es eso lo que me estas pidiendo. No es fácil conseguir que se le permita a uno abrazar a alguien, Laura

- Pero no estoy diciendo eso... No... Erick tiene que estar con su familia pero lo que digo es que no sé si hay alguna manera de protegerlo de las posibles pretensiones de los... tremeres - dijo la última palabra que le sonaba como un extraño

-Nada puedo hacer yo más que mantenerlo en custodia, por así decirlo, pero tratándose solamente de un mortal no tengo poder alguno sobre él y si los Tremere decidieran hacerle algo, no podría objetar.

Laura lo miró, intentando hallar una solución - ¿Qué supone ser un ghoul? ¿Podrían los tremeres abrazar al abad?

-No, sin tener conflictos con mi persona, podrían hacerlo sí, pero el precio seria muy alto políticamente hablando, ya que seria tomado como un ataque directo hacia mí.

- ¿Y qué supondría para Erick ser un ghoul? ¿Se puede crear a un ghoul con más facilidad que a un vástago? - dijo Laura vislumbrando una posible solución a aquel problema.

-Tu, por tu edad, aun no estarías en posición de hacer algo así- aclaró y pensó un instante - ¿Tan importante es para ti Erick Pérez?- dijo mirándola a los ojos

- - dijo con rotundidad Laura mirándolo a los ojos

Cerró los ojos un segundo y se recostó sobre el respaldo, meditó y volvió a inclinarse hacia ella mirándola a los ojos- De acuerdo Laura, eres demasiado importante para mí y no deseo que sigas sufriendo, así que por ti tomaré esta determinación, pero es muy importante que comprendas algo. Esto no se repetirá, cuando nos vimos la primera vez dije que deberías renunciar a mas cosas de las que te gustaría, entiende que ahora has muerto, y es vital - se permitió el juego de palabras - que para la sociedad mortal siga siendo así, eso incluye a tus familiares y amigos, el caso del Dr Pérez será la única excepción que me permitiré, por ti- no aparto sus penetrantes osjo de los de Laura en ningún momento.

Laura asintió primer con agradecimiento en la mirada ante la aceptación de

Stéphane. No sabía si era sólo y exclusivamente para ella pero lo importante era que Erick estuviera a salvo de los tremeres, de perder a su familia... Su gesto se iba torciendo mientras Stéphane seguía avanzando con su explicación... Pensando en su madre que iba a llegar a D.F y con quien parecía haber tenido la última conversación ese mismo día. Bajó la vista al escuchar aquello...

El sufrimiento que le iba a causar, sabía lo que le había causado perder a su marido y reponerse de aquello... Su hermano, su sobrino el pequeño Xavier que no podría volver a decirle que no llorara, sus abuelos, tíos, prima, amigos, Marcos, Martín, Sébastian, Jóse, Ana...una lista de rostros queridos iba desfilando ante sus ojos pero los de su madre y hermano eran particularmente recurrentes. Laura tragó sangre intentando asimilar aquello. Y de golpe levantó los ojos - ¿Y qué pasa si no es así? Yo no he muerto a los ojos de la gente he desaparecido...

-No, has muerto, encontrarán un cuerpo y los resultados de ADN dirán que es el tuyo, no habrás tenido la más digna de las muertes, pero tu familia tendrá un lugar sobre el cual poner sus flores.

Laura lo miró horrorizada - ¿Un cuerpo? ¿De dónde lo sacáis? ¿Cómo puede tener mi ADN?.... ¿Qué muerte van a tener que padecer mi madre y mi hermano? - dijo bajando los ojos y la cabeza con unas lágrimas incipientes.

-Tranquila, es el cuerpo de una joven sin familia que murió en un penoso accidente, respecto al ADN, bueno no dije que tuviera tu ADN sino que los resultados dirían eso, ya que tu rostro no será identificable.

Laura tragó sangre y asintió - ¿Y cuál va a ser la versión oficial completa de mi desaparición y muerte? - dijo negando ante el surrealismo de la situación mientras una lágrima estaba rodando por su mejilla...quería saber lo que tendrían que creer los suyos y aquello le hacía sufrir.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Miér Jul 18, 2007 12:01 am

Laura trataba de tranquilizarse pero le costaba imaginarse no volver a ver a su familia y saber el trance por el que iban a pasar - Que no he sufrido... que no me he dado cuenta de lo que pasaba porque ya estaba inconsciente... - tomó aire - algo así - dijo levantando los ojos hacia los suyo y tomando su mano a continuación, necesitaba un refugio en medio de aquel caos... De su mundo derrumbándose como nunca lo había hecho antes. - Ah, que no sea un accidente de tráfico... que sino mi madre no vuelve a montar en un coche en su vida - dijo sonriendo ligeramente pero con profunda tristeza

-Tranquila, así será- llevó su otra mano hacia las de Laura

La chica asintió dejando unos largos segundos de silencio. Agarró sus manos con fuerza, necesitaba sentirlas muy cerca de ella... Mauricio la había traicionado, la había querido asesinar, ella lo había asesinado, Erick estaba en peligro aunque podían remediarlo y por último iba a perder a todos cuantos apreciaba y quería. Stéphane parecía su única salvación en medio de ese mundo arruinado - No podré acabar mi tesis... el conservatorio... mi carrera académica - negó expulsando un breve bufido de tristeza

-La investigación de tu tesis podrás llevarla a cabo y mas también, ¿el conservatorio?- sonrió - cuando comprendas mejor lo que eres te será irrisorio lo que allí podían enseñarte sobre música, en cuanto a tu carrera académica, bien puedes empezar una nueva como una historiadora que conoce la verdadera obra tras el telón y puedes ganar mucho prestigio entre los nuestros haciéndolo.

Se aferró su mano y se quedó durante un tiempo en silencio, con su silencio pensando en los suyos... No le apetecía pensar en los vástagos, ni en Historia ni investigaciones, ni música, ni claves... sólo los suyos, sólo sus sentimientos que estaban a flor de piel. Estaba noqueada como si se hubieran ensañado sobre ella y le hubieran asestado un golpe tras otro.

Él inclinó su cabeza apoyando sus labios sobre las manos de Laura, sin soltarla, mostrándole que ahi estaba, por ella y para ella , guardó respetuoso silencio sin presionarla, sin atosigarla.

Así se mantuvo durante un tiempo tratando de asimilar todo aquello... frente ella estaba Stéphane, Laura amagó una sonrisa triste y le pasó unos dedos por el lateral de su cabello rozando su oreja. Parecía que era la luz en medio de las tinieblas que se cernían a su alrededor, la luz que le podría dar fuerzas para seguir adelante. Eso y la promesa que se había hecho al leer la dedicatoria de Erick. Había pensado en salir adelante pasara lo que pasara para no defraudarlo. No podía defraudarlos ni a él ni a Stéphane que estaba frente a ella. Tenía que seguir siendo ella...seguir siendo aquella chica que buscaba la perfección para no defraudar a nadie, para no defraudarse a simisma

- Gracias Stéphane, por darme la oportunidad de seguir, por salvarme la vida, si se le puede llamar así.- dijo acariciando con suavidad su bello rostro. Tragó sangre intentando sobreponerse del Trance...Tendría que volver a empujar aquel enorme pedrusco que era su vida monte arriba como Sísifo tratando de no mirar hacia atrás como Orfeo para no sufrir.

-Agradéceme demostrando lo que eres, brillando como lo mereces - dijo y tomo la mano que el acariciaba el rostro y la besó suavemente

Laura sonrío por primera vez con más dulzura y a continuación sin embargo su rostro se endureció mirándolo con determinación a los ojos - Haré las cosas como siempre las intenté hacer. Hacer todo perfectamente es un imposible, aunque sea frustrante, pero al menos hay que intentar hacerlo... El precio que se paga por un despiste es a veces demasiado grave como para jugar con ello... No quiero defraudar la confianza que has depositado en mi al permitirme seguir en este mundo-

Stéphane no dijo nada, solo le sonrió con dulzura, su sonrisa lo decía todo, más que cualquier palabra de aliento que hubiera escuchado antes en su vida

Laura inspiró aire con más facilidad que anteriormente aunque se daba cuenta que poco sentido tenía, pensó en lo que habían hablado hasta aquel momento intentando centrarse y de repente vio una pequeña luz que iluminó sus ojos con un brillo especial - Hablas de eternidad... espera... ¿Cuántos años tienes? -dijo con cierta incredulidad pero a la vez con ilusión.

-¿Cuantos crees que tengo?- dijo con una sonrisa sabiendo que era imposible saberlo - a ver historiadora- dijo como jugando con ella - cuando solo tenia tres meses de vida la Confederación Suiza sufrió los embates del ejercito francés no muy lejos de Milán.

Laura sonrió - La batalla de Marignan 1515 - se rió a continuación por primera vez en varios días.

Él esbozó una gran sonrisa, sabia que para alguien como Laura eso seria un juego de niños -Muy bien, veo que haces honor a tú titulo

Laura sonrió y negó - No hace falta ser historiador, eso te lo enseñan a los 7 años. Es una de las grandes fechas que se enseñan en el colegio, por lo menos cuando yo era pequeña, así como - puso cierto tono monocorde - Batalla Poitiers 732, Marignan 1515, toma de la Bastilla 1789 - rió ligeramente.

-Ah destino cruel, ver mis comienzos reducidos a una simple automatización de infantes escolares.

Laura sonrió a lo dicho - 1515 es también el año de ascensión de Francisco I al trono de Francia y de la mayoría de edad de Carlos V asumiendo el poder en Flandes para fraguarse como rey y futuro emperador...y naciste en junio... Eso al menos no lo saben todos los escolares... - negó fascinada, resoplando ante la emoción de poder hallar contestación a muchas preguntas que se hacía sobre la sociedad y la vida cotidiana, economía... discusiones de historiadores enfrentados sobre datos y posibilidades. Había un brillo claro en los ojos más oscuros que nunca de Laura.

-Eso si es digno de una amante de la historia moderna-dijo sonriendo - pero ya tendremos tiempo para "rememorar" los viejos buenos tiempos, ahora debo explicarte sobre nuestra naturaleza, y romper con esos burdos mitos que la sociedad mortal nos ha puesto, tantos clichés resultan increíbles

Laura asintió seriamente - Sí bueno supongo que serán unos cuantos...estamos en un monasterio, la creación de un vástago también es diferente

Stéphane rompió con algunos mitos y entonces empezó a explicar a Laura sobre la sociedad vampírica, su historia y sus políticas, las sectas, y los clanes, los mas importantes hechos y términos, sobre su herencia y su futuro comportamiento y papel en la sociedad. La noche había avanzado rápidamente y no faltaba mucho para que el sol asomara cuando el tema se focalizó en la ciudad en al que estaban -El DF es un lugar atípico, es una de las ciudades mas conflictivas en lo que a sectas se refiere, si bien oficialmente la ciudad opera bajo le poder de un Principado de la Camarilla, nadie puede negar que muchos de sus barrios se encuentran bajo la mano de los Anarquistas y algunos incluso son dominio sabbat.

Laura asintió, el tema de los príncipes le había parecido un ramalazo fruto del feudalismo... Príncipes déspotas ilustrados al estilo moderno como mucho... La ilustración no había pasado por la camarilla y aquello parecía unas monarquías de tintes modernistas con toques feudales y oligárquicos... Las primogenituras bien podían ser vistas como tal aunque dependiendo del peso del príncipe también se podían reducir a monarcas absolutas rodeados de sus consejeros. Centrándose más en D.F preguntó por la política de la camarilla - ¿De qué clan es el príncipe de D.F? ¿Cuál es el peso de los toreador en la ciudad? - dijo con curiosidad... Parecía que estaba descubriendo una nueva vida política aunque ésta tuviera tintes anquilosados.

-Los Toreador somos importantes en toda las ciudades donde la Camarilla se haga presente, somos el clan fundamental de esta secta, el príncipe de la ciudad es un Brujah, pero debo de hablar a su favor, no corresponde con lo que uno esperaría de su clan, aunque tampoco es precisamente uno de esos filósofos de los que dicen descender. Este se ganó su puesto defendiendo el principado de manera impecable, pero tiene una primogenitura bien nutrida la cual jamás es desoída, y para sorpresa de muchos, su Senescal es un Ventrue.

Laura lo miró sin saber si atreverse a hacer esa pregunta - ¿Y tu? ¿Tienes algún tipo de papel?

-Llegue a la ciudad respondiendo a la llamada de un aliado de mi sire a quien debía algunos favores, se trata del Primogénito de nuestro clan, durante un tiempo fui su Látigo, pero luego, de común acuerdo, decidí dejar el puesto a alguien mas joven y centrarme en mis propios intereses- hizo un gesto con ambas manso que abarcaba el lugar.

Laura asintió...ya hablarían de política en otro momento - Párame si me inmiscuyo demasiado en tus asuntos ¿Por qué San Miguel? ¿Es por la clave o algo más?

-No es solo San Miguel, los 14 monasterios están bajo dominio, estos últimos años he tenido una especial atracción hacia este, pero tengo refugios en todos ellos y todos son obras de arte preciadas para mí.

- En todos los monasterios me trataron fatal menos en Cuernavaca ¿por qué me trataron tan bien?... Incluso me ayudaron trayéndome más documentación de la esperada, un monje de ahí fue el que me hizo llegar a Paso de Buey...-

-Te pido Laura, encarecidamente, que no hables de estos asuntos con nadie más es solo admitirlo frente a ti ya me resulta bastante penoso, pero es que pareciera que algunas personas no tienen una capacidad de raciocinio siquiera normal. Tu acudiste a ese lugar un día después de que te atacaran en el conservatorio, que hizo que yo pusiera el grito en el cielo, por ello los abades fueron informados de que deberían de actuar de forma mas humana contigo, pero claro, cuando uno no da ordenes claras y precisas en persona, las libertades que se dan algunas personas deforman los discurso hasta convertirlos en algo completamente diferente a lo dicho originalmente.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Miér Jul 18, 2007 12:05 am

Laura asintió .- Por eso cuando volví a hablar con aquel monje por aquel fallo - negó con disgusto hacia ella misma - para obtener más información acerca de alguna documentación acerca de Paso de Buey y de las enseñanzas de Pazos solo obtuve evasivas... La verdad es que me da la sensación que Erick y yo no encontramos nada nuevo...nada que nadie supiera.

Francamente tengo la impresión que me estuve rebanando los codos y los sesos por algo que ya sabe mucha gente -

-Te equivocas en eso ultimo, lo que obtuvieron en Paso del Buey solo ustedes lo conocen, ni siquiera yo se que clase de información es la que tienen.

Laura aunque apenas conocía a Stéphane se sentía en total confianza - Encontré la biblioteca de Pazos y entre sus cosas estaba su diario... Ese hombre daba una de cal y otra de arena. Su diario y las cartas que pude leer en el monasterio dan un reflejo bastante elocuente de este abad y de su papel...Bastante prepotente, falso y traicionero, imbuido de simismo, pedante...rebuscado a la hora de escribir... -En ese momento Laura se dio cuenta de un detalle... a lo mejor lo había conocido -Euh... - ¿Pazos estaría con los tremeres o con los monasterios? en su doble juego - A lo mejor te ofendí en algo... puede que lo hayas conocido.

-Pazos estaba consigo mismo como podrás imaginar, y he de admitir que su juego le duro bastante tiempo, pero finalmente sus discípulos le traicionaron, los 7 compartían por el abrazo del Tremere que buscaba convertirse en dueño de estos monasterios y se fueron contra Gregorio Pazos para conseguir lo que había escondido, la clave. Lo único que lograron fue asesinarlo, y llamar la atención de la inquisición sobre sus cabezas, así que yo aproveche mi oportunidad y me hice, favores mediante, con le beneplácito del Príncipe para convertir estos monasterios en mi dominio.

- Así que fue el propio Pazos que la escondió - dijo mirándolo casi sin sorpresa - Sabíamos que sabía de su localización. Al leer el diario me di cuenta que faltaban páginas y cuando fuimos a la casa del sacerdote revisando los libros de enseñanza del abad, Erick se dio cuenta que eran un montaje para esconder ciertas páginas...Juntamos aquellas páginas con el diario y resultaron coincidir... hallando un juego de pistas - Laura le describió el mismo - al final tenemos la clave delimitada en un área de 80 km cuadrados... Íbamos a empezar con aquello cuando me puse mal - se quedó un instante pensativa - Tal vez se debieran guardar esos documentos...el diario y los libros de enseñanza a buen recaudo. - dijo mirándolo.

-Así es- dijo él asintiendo - y lo más sensato será también registrar ese área intentando buscar la parte faltante de la clave, pues ahora los Tremere redoblaran sus esfuerzos ya que están en desventaja táctica.

-- Laura sonrió con cierta ironía - íbamos a ir hoy...durante mi primera estancia en el hospital Erick había hecho un "plan estratégico" - dijo con una pequeña sonrisa utilizando el término usado por el catedrático - Para abordar ese tema. Estábamos comentando ese asunto cuando tuve mi recaída... -dijo tragando sangre recordando el atroz martirio sufrido en el baño y dándose cuenta después de lo hablado aquella noche que Erick era más que una presa fácil "Mierda mierda mierda Erick" -No quiero ser agorera y menos pesada - dijo sintiéndolo - pero lo de Erick cuánto tiempo tomará?

-Eso depende, podemos hacerlo rápido y mal, o hacerlo como debe hacerse, en este ultimo caso, como medida preventiva podrías avisar al catedrático de que envié a a su familia fuera de la ciudad, mientras el se acerca a hablar primero contigo y luego, conmigo

" Mierda Laura, Joder!" -Hay un pequeño problema... Le insistí a mi madre hoy para que fuera a dormir a casa de Erick cuando llegara y conociéndola ya debe de estar viajando así que mañana por la noche estará llegando o habrá llegado- dijo echándose la mano a la cabeza y negando a continuación... La había llevado directamente a la boca del lobo .Y el papel que iba a tener que jugar Erick tendría que ser de lo más dramático... Vería a su madre destrozada y tendría que fingir ante ella que no sabía nada de Laura.

-Entonces lo mejor será esperar unos días mas y mientras tanto mantener una constante vigilancia y protección tanto del catedrático como de su familia y tu madre.

Laura asintió negando a continuación por su estupidez... No podía culparse por no conocer el alcance de la situación pero indirectamente se sentía culpable para con su madre asi como para con Erick y su familia por no poder ponerlos a salvo más rápido... Si les pasara algo no se lo perdonaría.

Le puso una mano en el rostro acariciándole con dulzura -No debes preocuparte por nada, esta vez no habrá malos entendidos seré yo en primera instancia quien se ocupe de todo, si es importante para ti, lo es para mi también.


Laura lo miró con agradecimiento tomándo la mano que estaba en su rostro. -Gracias - dijo con sinceridad - Muchas gracias por todo ,no sé porque haces todo eso por mi pero te lo agradezco - dijo acariciando su rostro. Stéphane le atraía como nadie nunca lo había hecho... Ya no sentía confusión con Mauricio después de la revelación y estaba todavía demasiada dolida como para sentir remordimientos con sus actos...el había querido asesinarle.

-Lo hago porque lo mereces, no debes agradecerme, lo hago por ti Laura, porque era hora de que alguien dejara de jugar contigo y te diera mas no sea una parte de lo que en realidad mereces- su mirada era cálida y profunda y la mano que acariciaba su rostro también tomo una agradable temperatura.

Laura se quedó sorprendida con la calidez que tomaba su mano durante unos instante y sonrió dulcemente. La vástaga recién creada paseó aquella cálida mano por su rostro cerrando los ojos. Se sentía protegida por aquella mano, se sentía tranquila en su compañía, era un anclaje sobre el que apoyarse, un punto fijo y fuerte al que amarrarse y no caer en la desazón.

Él siguió esa caricia hasta el mentón y luego volvió a subir repitiéndola, entonces la mano se deslizó lentamente por su cuello hasta detrás de éste para traerla hacia si con un impulso tan leve que parecía inexistente, como si solo fuera por inercia que ella se movía

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Miér Jul 18, 2007 12:17 am

Laura sintió como se acercaba al rostro de Stéphane, viendo sus labios cercanos a los suyos. Sentía una profunda atracción por aquellos labios y con suavidad dejó que su boca se posara sobra la suya, besándolo como si hubiera estado esperando aquel instante desde siempre. Sintió un impulso, quería volver a probar aquel dulce néctar. Mordió ligeramente la lengua de Stéphane para obtener aquel líquido de vida. La piedra filosofal tenía un gusto mucho más dulce de lo que jamás se hubiera podido imaginar.

El néctar que manaba por la herida llenaba de placer a la joven cainita mientras sus labios se llenaban de los de su sire, pero entonces él, con gran esfuerzo, se detuvo y se separo de ella mirándola los ojos, con total sinceridad le dijo -Espera Laura si sigues bebiendo quedarás vinculada a mi, ya has bebido de mi sangre dos veces antes, si sigues ahora, el vinculo será completo.

Laura lo miró con una sonrisa en los labios de agradecimiento por prevenirla, se sentía totalmente unida a él y seguir con aquel acto no podía ser sino un símbolo del profundo y verdadero amor que le profesaba. Mauricio era un recuerdo que se deshacía a una velocidad inusitada...Lo que tenía con aquel traidor no se parecía a lo que ahora sentía... No sólo lo amaba sino que sentía atada a cada recodo de ese ser. - Te amo - dijo con total sinceridad mirándolo a los ojos vislumbrándose pasión en su mirada.

-Yo te amo a ti Laura, y no puedo engañarte, no soportaría vivir conmigo mismo si te dejo continuar sin antes advertirte- sus ojos seguían fijos en los de ella - ¿recuerdas que al hablarte del vinculo dije que algunos vástagos, extraños casos, parecían ser inmunes a este? Pues yo soy uno de esos casos, nunca un vinculo ha funcionado conmigo, pero nadie conoce la naturaleza exacta de esto, quizás sea algo permanente, quizás se debilite con los años, no puedo decir exactamente que ocurrirá, pero no quiero engañarte, te amo.

Pero para Laura ya era tarde, se sentía demasiado unida a él como para rechazarlo. Clavó sus ojos de ébano sobre los suyos... Tan azules que parecía que iba a perderse en medio de aquel océano de paz. Como única respuesta volvió a posar sus labios sobre los suyos volviendo a tomar aquel líquido fuente de la eterna juventud.

Stéphane se dejo llevar por la pasión de Laura, tenia una energía magnifica y desbordante, adictiva como la misma sangre que ahora ambos bebían. Laura pudo sentir el nuevo placer del beso, experimentarlo desde el lado de la "victima" era increíblemente gratificante también, una experiencia que la hacia delirar como jamás nadie le había hecho. Sus labios se separaron un instante solo unos pocos centímetros -Este lugar no es el que merece mi pequeña, vayamos a una estancia más cómoda-


-Ve- dijo levantándose y ofreciéndole ambas manos para ayudarla a ponerse de pie y guiarle hasta su lugar de descanso. La ultima de las puertas de ese refugio se abrió, la hizo pasar y la abrazó por detras besando y mordiéndole el cuello, bebiendo solo un poca de su sangre, para luego susurrarle - Tu espera aquí mi amor, mientras cumplo con las primeros designios de tus deseos- cerró la herida que había abierto en su cuello besándolo y se alejo de ella lentamente rozándola con sus manos mientras la dejaba

Laura se había quedado sola en aquella magnífica habitación con tintes barrocos pero que sin embargo no caía en la exagerada sobredecoración de aquel estilo. Las molduras y volutas destacaban por su buen gusto y armonía. La neonata paseó sus ojos por aquel lugar que contaba con todas las comodidades actuales sin renunciar a la elegancia y estilo de tiempos remotos. Laura anhelaba el regreso de su sire, anhelaba volver a sentir aquellos besos que mantenían su paz y equilibrio interior. La soledad la volvía a hacer trizas volviendo a centrar sus pensamientos en el cometido que estaba llevando a cabo Stéphane. En medio de esa renovada y pesada soledad, la ahora toreador pudo ver algo que la tranquilizaba, su regalo del cielo que había compartido sus penas y alegrías a lo largo de su vida y que ahora la acompañaría a través del tiempo y la muerte. Se acercó acariciando su madera sufrida y tomándola entre sus manos. Stéphane había pensado en todo, incluso en su guitarra...¿Cómo podía conocerla tan bien? La joven vástaga afinó su sonido y empezó a tocarla. Era un canto triste y alegre a la vez, un canto mítico, "la leyenda del beso" que encadenaba, vivacidad y tremolar, los mismos sentimientos antitéticos que acudían a su mente. Las notas llegaban a sus oídos de forma más clara y definida como si hasta aquel momento una parte de su esencia se hubiera escapado de su entendimiento.

Antes de que tocara el picaporte de la puerta y la abriera Laura pudo oír los débiles pasos de su sire acercándose. Cuando entró, sonrió dirigiéndose hacia ella gozando de sus melodías sin interrumpirla, dejando que fuera la artista quien decidiera cuando cerrar su obra.

La chica volvió a abrir sus ojos de ébano, le sonrió mientras siguió tocando por unos instantes acercando los últimos compases del "Monasterio" de Paco de Lucía que estaba interpretando para finalizarlo de una forma digna. Al apagarse el sonido, dejó su guitarra apoyada contra el suelo con el mimo habitual con el que lo hacía y se levantó para volver a acercarse a él con una sonrisa dulce en el rostro y la misma expresión en la mirada.

Sonriente estiró su mano para llevarla hasta el bello rostro de su chiquilla –Hermoso- dijo llevando sus labios hasta los suyos y cerrando los ojos solo sintiendo el placer que sus otros sentidos le transmitían. Sus labios se separaron y volvió a sonreír -veo has hallado tus cosas

Laura sonrió - Estaba a la vista... Tengo estos zapatos, mi guitarra ¿Hay algo más?... No sé como lo hiciste pero sobre todo con la guitarra elegiste muy bien - dijo con aquella sonrisa edulcorada en los labios.

Sin dejar de mirarla estiró una de sus manos y abrió el mueble a su izquierda dejando ver entonces todo el vestuario de Laura, así como su libros y otras pertenencias tal como su portátil y aquella pequeña caja con recuerdos

Laura le sonrió pero con cierta sorpresa en el rostro, no sólo estaban su ropa y sus libros sino que también había traído su vieja guitarra y aquella cajita - ¿Cómo lo hiciste? ¿Cómo sabías...? - se quedó sin habla al tomar la caja entre sus manos y al abrirla... ahí estaban varios recuerdos, un colgante que le había regalado Marcos y que había llevado durante largos años, un colgante con una virgen y el niño en la parte frontal y su nombre y un breve inscripción en el anverso que le había regalado su padre por su primera comunión, unos pendientes que le había regalado su madre y aquel pequeño lego con aspecto inocente que tomó un instante en su mano cerrándola volviendo a sentir sus salientes en su piel ahora pálida y muerta. Laura lo volvió a dejar a continuación en la caja.

-La guitarra era fácil de solo verla podía saberse el significado que debía tener para ti, los libros son una parte de ti y allí guardas seguramente muchas cosas sobre tu tesis y tu investigación - dijo señalando el portátil - que tan importantes son para ti, respecto a la pequeña caja, era fácil también suponer que todo tenia un significado especial, pues sino serian cosas demasiado...."mundanas" para encontrarse atesoradas de esa forma- explicó - y puedes estar tranquila que tu diario no ha sido violado

- No lo ha leído nadie seguro? - dijo mirándolo a los ojos aunque no había una acusación en aquella pregunta. Laura de haber estado viva se hubiera sonrojado hasta el extremo, nadie sabía que tenía un diario ni siquiera se lo había dicho nunca a Mauricio, acertadamente, pensaba ahora, siempre escribía en él cuando éste dormía.

-Solo tu ropa fue tocada por manos que no fueran las mías para traerle hasta aquí, nadie sabe siquiera que cosas son las que he decidido guardarte, y yo no me atrevería a conocer tus palabras si no es de tus labios.

Laura asintió sonriéndole a continuación primero con dulzura y agradecimiento aunque luego esa misma sonrisa se fue tornando más pícara. La neonata se acercó a quien le había mantenido “en vida” y pasó sus brazos alrededor de su cuello, rodeándolo y acariciando suavemente su nuca.

Por lo visto, aun no había cumplido con todos sus deseos. El Toreador sonrió y le rodeo con sus brazos por la cintura, estrechando la ya corta distancia entre ellos - te amo -

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Dom Jul 22, 2007 6:52 pm

La radio estaba sonando en un piso valenciano mientras una taza de café acababa de desparramarse sobre una pila de exámenes. El día en la ciudad condal se estaba apagando, en el televisor el equipo azulgrana estaba celebrando un tanto, sin embargo su mayor hincha un hombre de poco más de la treintena se había sentado en el suelo desconsolado mientras un niño intentaba saber lo que le sucedía a su padre. En Santiago de Compostela en las inmediaciones de una excavación arqueológica un chico se había quedado en su coche mirando hacia la tapicería del mismo como si aquello fuera su mayor anhelo. A pocos kilómetros de ahí en la casa de un profesor el teléfono no paraba de sonar.

Al otro lado del océano, las noticias habían ido más rápido. Una profesora de antropología se estaba echando las manos sobre el rostro mientras las caras de los miembros del conservatorio nacional de México expresaban pasmo y horror.

En el aeropuerto de D.F, una mujer estaba desembarcando de una avión con cara de preocupación, la policía la acababa de parar... La mujer se había desmayado mientras a apenas unos pasos un catedrático de Historia Moderna se acercaba a la policia, Laura les había dado una foto de su madre a él y a Mauricio para que pudieran reconocerla, Laura...
¿Por que ocurrían esas cosas? Ella no había hecho ningún mal a nadie, solo era una joven con metas y proyectos, y un ardiente deseo de sacarlos adelante, no buscaba con ello hundir ni desplazar a otras personas, entonces ¿por qué? Porque todo el mundo parecía conspirar en su contra para detenerla. Ella jamás se rendía, seguía luchando, como él le había dicho, pero ¿de que servia? Ahora había desaparecido, el mundo estaba enfermo, la habían secuestrado en el hospital, nadie había pedido su rescate y no conseguía contactar con Mauricio ¿Qué sería de él? ¡Hicieron estallar su departamento!¡Animales! Era algo inaudito, incomprensible ¿de que servia entonces luchar? ¿De que servia entones planear, esforzarse, anhelar? si al final la degeneración del mundo podía más y arrasaba con todo.

Erick no tenia ánimos para salir de su casa, para continuar con esa mal habida investigación, dar clases ¡JA! ¿Para que? Si de todas formas no seria el esfuerzo lo que sacaría a la gente adelante, sino su suerte. Erick no tenia ganas siquiera de pensar, pero tenia una obligación, le había prometido a Laura que buscaría a su madre, le daría un lugar donde estar y que la cuidaría para que no estuviera sola, ahora más que nunca debía cumplir con su palabra. . Había prometido también terminar con su tesis, pero eso no lo haría, no iba cumplir con esto hasta no estar seguro de que lo peor había ocurrido.

Se acercó hasta la policía y les dijo quien era, nadie que no le conociera notaria la diferencia, pero había algo que faltaba en la voz del catedrático, vida. En su voz faltaba esa vitalidad y entusiasmo que siempre llevaba, incluso en sus momentos de peor humor.

Habló con la policía, diciéndoles que conocía la mujer que venia a buscarla, explicó su relación con Laura, y cuando por fin la madre de esta recobro el conocimiento le permitieron a él hablar con ella.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Dom Jul 22, 2007 6:54 pm

A unos kilómetros de ahí en el monasterio de San Miguel, la noche estaba apareciendo, oscureciendo el mundo. Laura se estaba despertando de ese profundo sueño en el que se había visto inmersa. Al abrir sus ojos se sintió descolocada... No había sido una pesadilla o un agradable sueño... Todo había sido real y Laura lo sintió al ver como a su lado estaba ¿durmiendo? Stéphane ,aquello la tranquilizó.

Era lo único que la tranquilizaba saber que lo tenía a su lado mientras el resto de su mundo se había roto. La idea de lo que podría estar padeciendo su madre la destrozaba, Erick, su familia... sus amigos... Marcos. La chica negó mientras miraba hacia el techo... No los volvería a ver salvo Erick ... Esperaba que la protección puesta en marcha por Stéphane funcionara. Se giró hacia él, parecía un cadáver sobre su lecho de muerte...ella misma era un cadáver animado. Se abrazó a él necesitaba sentir su piel para reafirmarse para amarrarse a la realidad. No obstante algo borró cualquier otro pensamiento, sentía un hambre atroz... un hambre que nunca había sentido con anterioridad y que la atenazaba desde las profundidades de sus entrañas... Ni siquiera la peor ansia del tabaco podía equipararse a lo que ahora sentía.

Los ojos de su sire se abrieron y el primer lugar donde se posaron fue en los suyos, una mano trepó rozando en una larga caricia por su brazo, paso por su hombro llegando a su cuello y fijándose en su nuca para hacer que el cuerpo de Laura fuera hasta él de él y entonces besarla.

Laura besó sus labios y le sonrió, iluminándose su rostro por primera vez desde que había despertado. Tras unos breves minutos le dijo - Tengo... tengo como hambre pero es diferente - dijo mirándolo a los ojos

-Todo se potencia, así como la sangre es el más precioso de los alimentos que has probado, su hambre también es la más voraz- le acarició el cabello con una mano mientras le hablaba -hoy te llevare a cazar, es algo que tendrás que aprender a hacer muy bien si quieres sobrevivir, es un verdadero arte.

Laura lo miró con cierta sorpresa...aquella palabra era llamativa - ¿Cazar? ¿el qué?-

-No te asustes, no vas a matar nada, o mejor dicho, a nadie, pero ahora eres un depredador, y para conseguir tu alimento tendrás que acechar a tu presa.

- ¿Y “mi presa” es? – dijo temiendo la respuesta

Arqueó una ceja y la miro -Me decepcionas mi pequeña ¿de verdad tengo que contestar a esa pregunta?

Ella negó al escuchar aquella respuesta y la palabra decepción le había dolido. Sin embargo la idea de tener que alimentarse de personas le asustaba... ¿Qué sentido tenía aquello? Iba a "cazar" a los que eran sus iguales hasta el día anterior - Pero no sufren ¿no?... - y luego se quedó un breve segundo pensativa - ¿Pero cómo es que nadie lo ha contado nunca? - dijo mirándolo y arqueando una ceja a su vez.

-Te lo he dicho, es un arte, los más toscos entre los nuestros matan cada vez que se alimentan, has oído de Ciudad Juárez ¿verdad? pero generalmente termina equivocándose y muriendo, además si rompen la mascarada y causan muchos problemas se pone una caza de sangre sobre sus cabezas. La mayoría de nosotros sabemos como hacerlo sin que la presa se de cuenta, y te aseguro que lejos están de sufrir, el Beso es una bendición, causa un placer tan grande a nuestra "victima" que poco percibe de lo que ocurre a su alrededor.

- Lo de ciudad Juárez! - dijo mirándolo a los ojos - ¿Pero se sabe quién es el monstruo que hace eso? ¡por dios! y sigue no viviendo o como se diga, tan campante- negó

-No, no se sabe quien es, pero suponemos que se trata de un vástago, probablemente un Malkavian por su selectividad a la hora de alimentarse y su habilidad para no dejar rastro alguno.

Laura asintió quedándose más tranquila - Bueno si no se hace daño a la persona supongo que tampoco será tan malo - dijo la neonata buscando convencerse de aquello.

-Compruébalo tu misma, termina de alimentarte y pregúntale si le ha gustado, todo vestigio de culpa desaparecerá de ti-

Laura asintió - Pero... ¿cómo es que no se acuerda después? y más si hablo con él luego - dijo con incomprensión - ¿Se marea y confunde al perder sangre?

Sonrió y negó acercándose a ella y besándole el cuello, disfrutando su piel, hundió entonces sus colmillos y bebió un poco de sangre haciéndole experimentar el éxtasis, luego cerró la herida con un nuevo beso y al separarse de ella pregunto -¿Dirías que un vampiro se ha alimentado de tu sangre?

Laura sonrió por la forma que había tenido Stéphane de explicarle aquello - No, porque no quedan marcas y pensarían que estoy loca si lo cuento, pero me acuerdo de ello...vaya si me acuerdo de ello... - sonrió con picardía - y si es igual de placentero...- dijo acercándose a sus labios para besarlos

La sonrisa picara de Laura hizo que otra se dibujara en el rostro de Stéphane que dejaba a su chiquilla avanzar sobre él a su gusto, controlando a la vez que dejándole tomar el control.

Laura lo besó primero y luego dejó que aquellos colmillos afilados salieran de su escondrijo para clavarlos sobre la piel de su cuello. Tras beber unos breves sorbos de sangre y separándose con dificultad dejó que su lengua pasara con suavidad por las marcas que habían dejado sus colmillos. Lo miró a los ojos y con leve sonrisa dijo - ¿Tu sí recordarás lo que ha pasado?- dijo mirándolo a los ojos dando otro sentido a sus palabras

-Si me olvido de esto es porque el sol no ha dejado huellas de mi- dijo relamiéndose con placer la sangre que aun quedaba en sus labios.

Laura lo miró a los ojos y negó - No digas eso, no lo digas ni en broma por favor - dijo mirándolo a los ojos y acariciándole el cabello.

-Tranquila- dijo tomando la mano con la que le acariciaba y besándosela - no he vivido casi cinco siglos para dejarlo todo, no ahora que te tengo a ti

Laura lo miró inspirado aire, no quería perder a Stéphane, no ahora que había encontrado al que podría amar realmente. Ahora que amaba y anhelaba como nunca lo había hecho...ahora que era casi lo último que le quedaba en el mundo. Sonrió levemente - Ahora entiendo lo que me dijiste cuando pasó aquello con Mauricio - dijo su nombre poniendo cierta mueca de repulsión.

-No pienses en eso, no quiero volver a ver tu hermosos rostro distorsionarse por un recuerdo que no vale la pena, te amo- le besó los labios - vamos, tenemos una larga y estante noche por delante

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Dom Jul 22, 2007 6:57 pm

Laura se levantó para tomar ropa en el armario antes de ir a ducharse mientras Stéphane se mantuvo a su lado abrazándola por la cintura y haciendo leves comentarios a lo que iba sacando. Alguna de la ropa que tenía ya no le gustaba a la propia Laura por vieja, usada o pasada de moda... Stéphane le sugirió que ya no la necesitaba al igual que algunos modelos que eran a su gusto y usando palabras que no querían ser hirientes, "vanguardistas" o demasiado "común para lo especial que era ella"... La neonata lo miraba intentando complacerlo aunque tener que deshacerse de alguna camiseta con motivos de Warhol o con estampas de sus queridas "chicas pop" no le había gustado del todo... Pero todo fuera por complacer a Stéphane. La ropa que le quedaba era en general la que más apreciaba por calidad... También había sido la que más había anhelado y más dinero le había costado reunir para poder hacerse con ella, ropa de diseño. Ambos acabaron de arreglarse, Laura había optado por algo discreto, pero su sire le aconsejó lo contrario, eligiendo al final una falda roja de jordi labanda y un jersey de custo barcelona ajustado con motivos en blanco y rojo.

-Ah, eso si va contigo, lo que habías elegido estaba muy bien, pero así eres una verdadera fiera- sonrió y la tomo por la cintura acercándose - tendré que esforzarme por no convertirme yo mismo en tu presa... por ahora- dijo con una sonrisa picara antes de besarla.
-Iremos al DF a un lugar donde seguramente nadie ha encendido un televisor o leído un diario, y mucho menos se ha preocupado por el destino de una joven universitaria. Por un mes o dos, tendrás que tener cuidado cuando te muevas por las calles de la ciudad, hoy eres noticia.

Laura asintió bajando los ojos por un instante al recordar las noticias... volviéndolos a fijar en el – No hables de eso por favor, soy muy consciente de ello pero no quiero acordarme de eso ahora – negó – No quiero pensar en lo que están pasando los míos... pensar en mi madre, mi hermano, Erick y algunas personas más –negó nuevamente buscando un refugio entre sus brazos.. Lo único que la mantenía impávida ante aquel sacrificio.

Y en sus brazos encontró el refugio buscado, el abrazo de su sire era mas seguro que ningún otro lugar en el mundo, y todavía más acogedor -No tienes que preocuparte por nada, aquí estoy. - Se quedaron unos momentos más allí los dos juntos y finalmente salieron, el auto estaba listo esperándoles para ponerse en marcha

Cuando subieron al coche rumbo a D.F, Laura se giró hacia él - Y, bien, ¿Cómo es el arte de la cinegética al que hacías referencia anteriormente? - dijo con pedantería para evitar el término caza que le incomodaba

-Es algo que nadie podrá explicarte en detalle, lo llevas dentro tuyo, el buen cazador tiene instinto y actitud, lo veras mientras estas allí con tu presa. En estas noches modernas ha perdido algo de su encanto, los mortales y su liberación sexual han hecho la tarea de conseguir alimento algo ridículamente sencillo

Laura asintió...parecía que aquello consistía en ligar, buscar algún lugar discreto para alimentarse y borrar las huellas de ello - ¿Cómo puedo saber la cantidad de sangre que puedo beber sin hacerle daño?

-Yo estaré cerca así que si notase que te excedes de detendría rápidamente, pero es importante que tu misma sepas cuando detenerte, hay varias señales que debes percibir, la más obvia es tu propia ansia, no dejes llevarte por "solo un poco más y me detengo", toma cuanto necesites y si aun sigues hambrienta al terminar, busca otra presa. Otra cosa a la que debes prestar atención es a los indicios que dará el cuerpo de tu acompañarte, si notas que su fuerza comienza a menguar, detente al instante, la perdida de sangre le ha mareado y beber más pondría en peligro su vida.

Laura asintió seriamente, no quería tener ningún fallo en general, pero este asunto era de vital importancia. - Ayer hiciste algo que me llamó la atención...tu mano era cálida y tu piel sonrosada...supongo que eso puede ser importante, como lo hacías?-

-Concéntrate, y lo lograras, pero no te recomiendo que lo hagas ahora si estas hambrienta, requiere de cierto esfuerzo que solo aumentara tu hambre, al principio quizás te cueste pero rápidamente podrás lograrlo, con un poco de concentración- el auto se detuvo y antes de descender él dijo - hay una cosa mas sobre la que debes estar advertida, todo aquello que este en la sangre de tus victimas pasa a estar dentro tuyo, alguien completamente alcoholizado te hará caer en une estado similar, aunque atenuado, lo mismo alguien que ha consumido drogas. En el caso de las enfermedades, no pueden afectarte, pero puedes transmitirlas a tus próximas presas

Laura soltó un bufido y pensó inmediatamente en el SIDA - Pero eso es muy complicado, alguien que está pasado se nota pero nadie lleva un cartel que pone VIH, por ejemplo - dijo un poco sobrepasada por aquella noticia... Trasmitir el SIDA a alguien era una muerte lenta y asegurada, además de injusta y dolorosa.


-El asunto de VIH- dijo como si eso se convirtiera en un tema recurrente - no se que tienen todos los nacidos a mediados del siglo pasado con esa enfermedad, están obsesionados, en mi época eso no existía. Pues si, es posible, pero para que ello suceda deberías, primero beber sangre infectada y luego un mortal debería entrar en contacto con tu sangre, cosa que no debería ocurrir durante la alimentación, supondría , si, un problema a la hora de crear un ghoul, ya que si bien durante el tiempo que dure el vinculo el ghoul será inmune a la enfermedad, no lo será cuando el vinculo se rompa.

Laura asintió - Bien, bien, si, lo siento, entiendo es lógico... y los nacidos en la segunda parte del XX pensamos en ello porque nos educaron en ello, se insiste mucho sobre esos temas - dijo justificándose como solía hacer siempre, dejó un breve silencio - ¿algún consejo más?¿Algún truco? - dijo sonriendo ligeramente

- Solo sé consciente todo el tiempo de lo que haces, se que no te costara lograr esto mi pequeña, lo llevas en tu sangre- dijo y entonces si ambos bajaron del auto e ingresaron al club nocturno, Laura había oído de ese lugar alguna mención en broma que habían hecho Ana y Jóse, al parecer ese era uno de los lugares donde solo acudían los de la "jet set", las clases más altas de la ciudad y no podía asistirse sin invitación, junto a Stéphane, paso como si fuera la dueña del lugar.

Pasaron por una zona de cacheos y arcos metálicos pero ellos no tuvieron que someterse a aquella normativa - ¿Te conocen aquí? ¿Acudes muy a menudo? - dijo Laura sorprendida con el trato que les estaban confiriendo y por ver como cacheaban a la gente al entrar a un local de marcha.

-Este local es de uno de nuestros parientes cercanos, todos los miembros importantes de la familia pueden pasar sin problema, los más jóvenes tienen que ganarse su derecho, pero tu lo harás rápido seguramente, luego te diré cuales son de nuestros más cercanos y cuales los de nuestros primos

Ambos entraron en el local, la decoración era de lo más innovadora y minimalista en algunos puntos aunque algunos elementos eran verdaderamente ostentosos. Una zona del local recreaba un laberinto en el que se hallaban varias barras en medio pero que también permitía a los ahí presentes hablar con cierta intimidad. La música era tranquila pero bailable a la vez, recordaba en cierta medida aquellas sesiones de chilout pero con un ritmo más acentuado. Laura recordaba las palabras de Jóse y Ana y pensó en lo que realmente significaba ese local... Parecía que existieran dos mundos en paralelo viviendo los hombres en la inopia absoluta. Aquello de su primera "caza" la ponía en parte nerviosa... No quería fallar en nada, por la vida de la persona pero también para no defraudar a Stéphane... y si no atraía a nadie? Hacía tiempo que no buscaba ligar... Después de dejarlo con Marcos nunca había buscado realmente nada aunque alguna vez hubiera aceptado las proposiciones de algún que otro chico para liberarse... pero aquello nunca le había interesado y tampoco lo había buscado... Y si alguien la reconocía...de repente se acordó de su doble, se haría pasar por ella en ese caso, siempre le había traído problemas, era hora que tuviera un lado positivo, parecerse a una famosa aunque fuera española.

-Estas lista Laura, más que lista y no tienes de que preocuparte, aunque no me veas a tu lado estaré protegiéndote todo el tiempo - le susurro al oído para luego besarle el cuello - vamos elige a uno, puedes tener a cualquiera de estos, ninguno te merece.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Dom Jul 22, 2007 7:03 pm

Laura asintió y lo miró un segundo... Lo haría como siempre lo había hecho... Cuando bailaba sola siempre se solían acercar a ella al poco tiempo...y si no le gustaba o estaba borracho siempre se lo podía sacar de encima como siempre había hecho - pues, vayamos a ello - dijo dedicándole una sonrisa antes de partir.

Laura se fundió entre la multitud dando primero una pequeña vuelta por el local por mera curiosidad y luego fundiéndose en la pista entre la gente que bailaba.

-Ve, yo iré a saludar al dueño- dijo dejándola partir, aunque su saludo mas bien iba a ser una advertencia,, laura era su chiquilla, y si algo le ocurría alguna vez en este lugar, seria él quien se responsabilizara.

Laura se puso a bailar al compás de la música y al sensualidad de sus movimientos se apodero de la atención rápidamente, muchos la vieron, pero solo uno tuvo el valor de acercársele. Laura era hermosa, pero tenia algo más, tenia ese aire felino, como su sire había dicho, era una depredadora, y los hombres podían sentirlo, eso les atraía aun más.

El juego había empezado y aquel hombre que se le había acercado era uno de los más guapos que había visto aunque Stéphane era mucho más hermoso para ella. El chico parecía salido de una revista, era la típica estampa de una publicidad de colonia aunque no tenía en ningún momento ese toque andrógino que últimamente tanto se llevaba. El desconocido simplemente se había acercado, no había hablado y Laura decidió hacer lo que mejor se le podía dar en aquel momento, bailar con él. El lenguaje corporal al igual del musical era probablemente uno de los más sugerentes. La neonata se había hecho desear un poco al principio antes de centrar su atención en él... El juego de miradas era constante entre ambos y había ido in crescendo... El baile avanzaba cada vez más cercano, cada vez más sensual, las miradas y los roces decían todo lo que hacia falta, el silencio de los dos era el condimento perfecto para la escena.

Cuando al final los labios de ambos se unieron...Laura se estaba divirtiendo de momento con aquel juego. Tras unos minutos sseparó un segundo sus labios y sonrió levemente al chico mirándolo a los ojos, él iba a hablar y la historiadora no quería que el encantamiento se rompiera. Le posó un dedo sobre los labios para impedir que profanara el silencio tomándolo de la mano para ir a una zona más apartada de las miradas. Al llegar en uno de los rincones del laberinto, Laura procuró que el chico fuera quien estuviera cerca de la pared. El momento había llegado y de haber bombeado sangre su corazón se hubiera acelerado por la novedad de aquel instante. Volvió a sonreírle y a besarlo a continuación dejando que sus labios pasaran por su mejilla, su oreja, bajando de ahí hacia su cuello, besándolo con dulzura. Dejó que sus dientes salieran de su escondrijo mordiéndolo con suavidad.

Laura escuchó un ligero gemido de placer salir de la boca de aquel muchacho, el intenso placer que las caricias de Laura y su Beso le habían dejado sin habla. Con sus manos aferró la cabeza de laura, acariciándola, gozándola, anonadado por tanto placer

Laura siguió bebiendo, no notaba ninguno de los indicios a los que su sire hacía referencia así que de momento bebía con tranquilidad, disfrutando del placer que proporcionaba aquel alimento aunque intentando mantener todos sus sentidos en alerta.



Laura sentía todo su cuerpo recorrido sin pudor alguno por las manos de quien era su presa, que disfrutaba de ella y sus caricias como si se hallara entre sus brazos la encarnación de la mismísima Afrodita. La cainita sintió de pronto como, por solo unos segundos, las manos del joven y la presión que hacían sobre su cuerpo se volvía menos "vivaz" para luego recuperarse y continuar.

Cuando Laura notó los primeros signos, a los que Stéphane había hecho referencia, decidió parar con el juego. Con cierto esfuerzo dejó de beber pasando su lengua por los pequeños orificios que había abierto para cerrarlos al instante. Subió hacia sus labios y al fin rompió el silencio - ¿Te ha gustado?- decidió preguntar.

El gesto en su rostro era toda la respuesta que hacia falta, para Laura y para quien fuera que le viera, había experimentado un éxtasis sin precedentes y su azoro estaba impreso en sus facciones , tardo en poder reaccionar para contestar, pero cuando abrió su boca para hacerlo Laura le posó con suavidad el dedo índice en la boca, negando nuevamente y con una leve sonrisa en los labios. Se dio la vuelta y se fue andando por el local y perdiéndose nuevamente entre la multitud. Decidió ponerse en otro extremo de la pista a ver si repetía el proceso y podía quedar al fin saciada.

Cualquiera hubiera dicho que esa era al noche de suerte de Laura, pues al parecer solo los especimenes más deseables tenían el coraje de intentar domarla, eso hacia la tarea incluso más fácil si cabía, pues no debía malgastar su tiempo alejando indeseables o "sacrificándose" para poder estar satisfecha. El nuevo joven parecía jugar un papel más audaz creyendo que podía ser él quien dijera que y cuando hacerlo, pero al final, justo como el otro, justo como cualquiera no hizo más que sucumbir ante ella como el juguete que era. Después de obtener lo que había buscado Laura le dejo allí abandonado y se alejo sin más. Mientras caminaba, sus pasos se encontraron con su sire, jamás le había visto, pero ahí estaba él, justo donde debía estar, esperándola. Sin decir palabra le paso una mano por su hermosa cabellera y la besó, era suya, él no era un simple niño aspirando al imposible -Excelso, sabia que me harías sentir orgulloso.

Laura le sonrió complacida por el cumplido y lo besó - Pensaba que sería más complicado, es divertido aunque supongo que repetir algo así a lo largo del tiempo puede tornarse aburrido... una pérdida de tiempo si has de estar centrado en otras obligaciones

-Lo es, pero más aburrido es beber de una copa de cristal, esta bien para una reunión social, pero es demasiado estéril, además, a veces se puede innovar- dijo abrazándola por la cintura- pero ya hemos hecho lo que debíamos hacer, vayámonos de aquí- dijo y sire y chiquilla salieron por la puerta del local.

Estaban a punto de entrar dentro del vehículo cuando una de las personas que estaba en la fila esperando por una dorada posibilidad para pasar dentro la reconoció y cuando ella paso por su lado le dijo -Eh yo te conozco.

Laura pensó rápidamente no podía desvelar quien era... y Nuria Roca sería su coartada. Se hizo la famosa aburrida con que la reconocieran, entornando ligeramente los ojos para luego poner su sonrisa más fotogénica que en la presentadora española solía ser tan recurrente...como si fuera a hablar con un fan... Laura estaba acostumbrada a las reacciones de éstos frente a ella sólo tenía que hablar como había hecho una noche de copas durante una excursión de la carrera como si fuera la mismísima Nuria Roca aunque ahora aquello tenía que volver a funcionar -¿Has estado en España? - dijo con naturalidad - ¿Te ha gustado la última campaña de L'Oreal que he hecho?

-¿En España? ¿Que campaña? ¿Tu no eres la chava de la historia?- dijo algo confundido, mientras tanto Laura vio a su sire detenerse y ponerse a su par, hubiera reaccionado si no fuera pro aquellas palabras que ella había dicho, era obvio que había planeado algo.

Laura se lo había esperado... No conocían a Nuria Roca en México y por ello había vivido en un remanso de paz en cuanto a este aspecto se refería. Puso su mejor cara de ofendida pensando en los mohines de Diana en el conservatorio como si el chico hubiera cometido un pecado mortal al no conocerla - Soy Nuria Roca, modelo y presentadora de televisión - dijo con un leve tono de cansancio girándose hacia Stéphane a continuación y negando - Otra vez la niñata esa de la UNAM - negó nuevamente - Habrá que meterse en el mercado mexicano más a fondo, vayámonos cariño - dijo ofendida.

Su sire suspiró con molestia ante la desfachatez del joven que se quedo sin habla, eso si que no lo esperaba, ambos subieron al auto que se puso en marcha y partió
- Así que Nuria Roca ¿quién es? ¿tu alterego?

Laura sonrió entornando los ojos a continuación - Llevan 10 años confundiéndome con ella, es una presentadora de televisión y también es modelo. Mis amigos me daban la lata y desconocidos se me acercaban para pedirme autógrafos, así que había pensado que ya era hora que le sacar algún provecho a esa situación - dijo riendo ligeramente al final.

-Hermosa, pero no menos astuta - dijo quitándole un mechón de cabello de la cara y poniendo esa mano sobre su rostro - ¿cual quieres que sea nuestro próximo paso? a este ritmo serás neonata en tan solo una semana.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 9:51 pm

Laura no podía enrojecer pero su cara reflejaba que aquel cumplido había sido exagerado para ella, tomó su mano y le sonrió aunque a continuación su rostro se oscureció - ¿Qué sabes de Erick y de las medidas de seguridad? ¿Mi madre ya llegó a México? -

-Tu madre obviamente no recibió la noticia con agrado, sufrió una pequeña descompensación al bajar del avión y enterarse, pero la policía le atendió y también estaba el Dr. Pérez, se repuso rápidamente y fue con el catedrático a su casa, no salieron de allí , por el momento solo has sido secuestrada, pero al parecer el departamento donde vivías fue objetivo de un atentado y explotó, hubo algunos heridos, pero ninguno de gravedad ya que el edificio fue desalojado a tiempo, la única perdida fue la de Mauricio Altamira que seguía durmiendo y no respondió a las llamadas de sus vecinos.

- Mauricio - negó resoplando pensando en lo que había significado para ella y el fraude que había resultado ser aun así la culpabilidad estaba creciendo en ella - Por mucho que fuera un...cabrón-pronunció la palabra no hallaba un calificativo más suave para él - Aunque me quisiera envenenar... yo no tenía que haber actuado así... No soy un dios...no tengo derecho de vida o muerte sobre nadie.

-Ah, ya aceptas la existencia de un Dios, progresas más de lo que creía

Laura negó - No, claro que no...es una forma de hablar... fui educada en una cultura judeo cristiana y utilizo sus expresiones y también profeso muchos de sus valores, al menos en la dicotomía del bien y del mal...

-Tienes que abrir más esa mente privilegiada que tienes, de otra forma caerás en la monotonía, eres la prueba misma de la existencia de Dios, pero no entremos en ese debate ¿deseas comunicarte ahora con Erick Pérez y decirle que se dirija hacia el monasterio o prefieres esperar a que encuentren tu cuerpo?

Laura lo miró - Si se puede evitar un innecesario sufrimiento lo prefiero... y cuanto antes mejor... No estoy tranquila, no me gustaría que le pasase nada...claro que luego le va a tocar hacer un papelón frente a mi madre - negó y resopló.

-Por eso es que te lo preguntaba, sino muestra una verdadera reacción de sorpresa y dolor ante la aparición de tu cuerpo, podrían sospechar.

- Erick sabe moverse muy bien en general... claro que éste es otro tema y no creo que sea una verdadera sorpresa que aparezca mi cuerpo después de lo de mi piso aunque el dolor...- se quedó pensando un instante - No creo que nada de lo que ha sucedido por mucho que esté no-viva le haga mucha gracia así que tampoco tendrá que fingir mucho para estar taciturno.

-De acuerdo, ponte en contacto con él y que se dirija cuanto antes al monasterio, no puede llamar alguien que no seas tu, pues seguramente desconfie, pero tienes que también tener en cuenta que no puede mostrarse alegre ni nombrarte, y debe de tener una coartada para salir tan tarde y sin aviso

- Lo complicado es evitar su reacción espontánea...- miró el reloj del coche - puede que esté dormido...no sé si lo estará - dijo pensando en la noche de Barcelona...aquello era mucho peor

- Adelante ¿esperas que tu sire te resuelva todos los problemas? ¿Solo dos noches y ya te has vuelto dependiente? ¿Dónde esta la sagaz investigadora, la racional atea? - dijo burlándose de ella con cariño mientras sus manso disfrutaban de la piel de su chiquilla

- Ey no, no... simplemente estaba planteando el problema en voz alta... pero si necesitaría alguna colaboración que alguien hablase antes que yo para evitar la espontaneidad. Podría ser que te hicieras pasar por un investigador de la policía que le pida hablar con él en privado, lejos de oídos ajenos, por seguridad...algo así - seguía pensando - es que cualquier otra cosa le va a poner de malas... periodistas, la UNAM o cualquier otra administración. No creo que esté para aguantar la burocracia ahora. - seguía pensando no le acababa de gustar la primera idea - Lo tengo! Un mensaje de texto, si se le dice que no diga nada y que se vaya a un lugar apartado de oídos indiscretos... Estando yo secuestrada lo va a hacer.

-Esa es la chiquilla que yo abrace- dijo con una sonrisa -o mas bien, la mujer de la que me enamore- al solo terminar de estas palabras de su sire el auto se detuvo, estaban en el monasterio

Laura sonrió complacida y azorada ante los cumplidos de su sire - No será para tanto - sonrió - Y no sé como te podías haber enamorado de mi - dijo alzando una ceja mientras bajaban del coche - No me conocías, no hablaste conmigo hasta la noche del hospital... No sé cuando me viste aparte de los conciertos.

- Necesitas ver muchas veces una obra de arte para que te fascine? el verdadero arte te cautiva desde el primer momento

Laura sonrió nuevamente azorada y negando a continuación con una sonrisa en los labios - Eres un adulador - se rió levemente mientras los monjes volvían a dejarles vía libre. Al llegar al refugio de su sire Laura revisó su agenda telefónica en papel y halló el número de Erick, tomando un teléfono móvil para mandar el sms que había ideado. Al cabo de unos breves minutos llamó.

Laura sintió que atendían el teléfono y la voz del catedrático como nunca antes la había escuchado se limito a un simple –Si-

Laura tomó aire - Por favor no grites ni digas nada que pueda revelar que estas hablando conmigo

Pudo escuchar como las palabras morían en la boca del catedrático que, antes de poder reaccionar y decir el nombre de Laura había, entendido la situación y la petición de Laura. Guardo silencio, aunque mil cosas deseaba decir

Laura sintió aquellos arranques que no llegaban a ninguna parte. Lo debía de haber pasado mal como era de esperar - Estoy bien Erick, pero nadie lo puede saber, absolutamente nadie, es una cuestión vital - dejó un breve silencio para escuchar su asentimiento

Él quería gritar, pero no podía sino despertaría a todo el mundo, así que comenzó a "gritar" en voz baja, estaba en su estudio, nadie le molestaba cuando estaba allí y nadie le podía escuchar tampoco -Pero...d..- buscaba de que forma hablar para no decir nada que pudiera comprometerles -¿que ocurre?

- Ya te lo explicaré pero necesito que vengas a San Miguel para ello para que podamos hablar con calma. Invéntate una buena coartada para Verónica... no sé una llamada urgente de la UNAM relacionada con cualquier cosa, sé que algo bueno se te ocurrirá... y vente... y para que estés más tranquilo, estoy bien y no estoy en peligro de nada pero nadie lo puede saber...absolutamente nadie.

Tardo unos cuantos segundo en contestar, su mente estaba llena de posibilidades y estas no le gustaban nada, pero por la seguridad de Laura renunciaría a la suya propia e iría -de acuerdo- dijo esperando a ver si decía algo más

- Tranquilo no es ninguna trampa ni nada por el estilo... te doy mi palabra Erick sabes que no te mentiría aunque me coaccionaran no podría hacerte algo así. Nos vemos en San Miguel entonces... Lo único que te pido y eso es por la seguridad de ambos es absoluta y total discreción sobre esta conversación- recalcó

-Si, esta bien- dijo escuetamente y entonces cortó preparándose para salir, Verónica estaba durmiendo, al igual que la madre de Laura, le dejaría una nota a su mujer diciéndole que había salido para pensar, necesitaba aire y no sabia cuanto tardaría. Dada la situación que vivían, ella no diría nada por algo así. Terminó de prepararse y salió rumbo a San miguel ¿no era algo malo? le había dado su palabra ¿seria posible que estuviera tan loca como para haberse escapado del hospital tras haberse dado cuenta de un detalle fundamental para la investigación? ¿Habría descubierto algo que él no sabia?

Laura había intentado planificar cada detalle. Al cabo de un tiempo Erick llegó, Laura lo estaba esperando para guiarlo a continuación hasta el refugio de Stéphane. Había dado a su piel un tono más saludable para no chocarle de entrada. Esperaba de pie al catedrático con una sonrisa en los labios, ansiaba volver a verlo, abrazarlo.

Cuando la vio sus miles de ideas y planificaciones parecieron irse al demonio, en verdad era ella, y estaba ahí sola. Erick no pensó sino que la abrazó sin dudar -Laura, eres tu, estas bien gracias al cielo-en su emoción no midió la fuerza de su abrazo entonces se alejó un poco de ella para verla a la cara y le tomo el rostro con ambas manos - Eres tu ¿qué paso? ¿Qué haces aquí? ¿Estas bien? ¿Te escapaste del hospital? ¿Cómo llegaste hasta aquí? tienes a todo el mundo dado vuelta ¿Qué paso en tu departamento, con - se quedo callado de golpe y las lágrimas de alegría cambiaron como su gesto.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 9:56 pm

Laura tomó el abrazo del catedrático anhelado, cerrando los ojos con tranquilidad por saber que estaba bien, que los tremeres no lo habían abrazado... Aquello no podía pasar, Erick sólo podía mantenerse en el mundo de los vivos. Las preguntas llegaron como una avalancha. La chica tomó ambas manos del catedrático cariñosamente - Te voy a contestar a todo ahora pero en un lugar más tranquilo, lejos de oídos indiscretos - dijo mirando un segundo hacia atrás señalando al monje que estaba situado en su puesto de recepción en la entrada - Ten un poco de paciencia, por favor, ahora te cuento todo desde el principio - dijo entrando en el monasterio e invitando a Erick a seguirla.

La tranquila respuesta de Laura sorprendió a Erick, la había visto expresar por Mauricio cosas que no todo el mundo siente y ahora de golpe, parecía no importarle su trágica muerte. No supo que decir, la miro unos instantes - de acuerdo- respondió y siguió observándola, había cambiado - te ves... bien

Laura anduvo por los pasillos en silencio mirando de vez en cuando para Erick que podía observar como los monjes no le ponían ninguna traba. La joven vástaga observaba sus reacciones hasta que al final llegaron al refugio de Stéphane observando la natural reacción del catedrático ante la cantidad de documentos ahí guardados - Bien, por fin podemos hablar tranquilamente - resopló invitando a Erick a sentarse

Erick no entendía nada de lo que estaba pasando, absolutamente nada, siguió a Laura todo el trayecto y quedó obnubilado por el secreto lugar que esta le revelaba, pero seguía sin comprender su silencio, como había llegado allí y tantas otras cosas. Se sentó como ella le decía y no supo que decir, tantas cosas eran las que podía preguntar que no sabia por donde empezar.

- Voy a empezar desde el principio Erick... Para que entiendas todo y sepas también porque estás aquí. Sólo te pido que me creas, hay ciertas partes de esta historia que son bastante difíciles de creer pero podrás ver pruebas tangibles de ellas en casi todos los casos.- tomó aire - Bien no me escapé del hospital me trajeron hasta aquí. Cuando estaba ingresada en la noche del viernes al sábado recibí una primera visita. Era Stéphane, empezó a contarme que estaba envenenada por ricina y que por ello no podían detectar lo que tenía pues es un veneno que no deja rastro alguno a la sangre y afecta directamente el sistema digestivo, por eso estaba así - dijo mirando a Erick a los ojos - La ricina resulta ser incurable sin embargo Stéphane me dijo que podría curarme y así ha sido - dijo mirándolo a los ojos para poder proseguir a continuación.

- Pero ¿Porque estas aquí? La policía te esta buscando, tu madre esta destrozada ¿no sabes acaso lo qué ocurrió con Mauricio?- la tranquilidad de Laura le hacia perder las riendas

- No me hables de mi madre por favor - dijo bajando los ojos con pena y negando a continuación para volver a levantarlos a continuación -...Ni de Mauricio - dijo clavando sus ojos en los suyos - La ricina ha de administrarse en pequeñas dosis para causar un envenenamiento discreto - dijo dejándole entender claramente a que se debía su calma para con Mauricio.

Pero Erick no podía entender, ni siquiera escuchó la explicación de Laura -¿pero qué me estas diciendo Laura?- se puso de pie por acto reflejo

- Déjame explicar y podrás entenderlo todo... Mauricio fue quien me envenenó Erick, debería estar muriéndome realmente a estas horas si nada de esto hubiera pasado - dijo mirándolo a los ojos con absoluta sinceridad.- Pero déjame seguir un orden para que puedas entenderlo todo... Escúchame por favor.

Él se quedó de piedra ante las duras palabras de la becaria ¿Mauricio? ¿envenenarla? pero si la amaba y ella a él, eso no tenia sentido. Erick cayo sentado en el sillón sin poder decir nada

Laura se tomó la cabeza y echó su pelo hacia atrás, su aparente calma se estaba desmoronando a los pocos. Levantó la vista tragando sangre - Por orden... - dijo resoplando Laura fue narrando todo el asunto de la propuesta de Stéphane, el origen de ésta, el hecho de que el se dijera propietario de la clave, narrando pero queriendo dejar claro que aquello no podía salir de entre ellos, la mal interpretaciones del abad de San Miguel y cómo este se había puesto de acuerdo con Mauricio... explicando el por qué de su traición y el argumento fundamental que la había convencido... nadie había estado en aquella habitación salvo ellos dos. También dejó claro cuales eran los elementos que conocía aquella noche cuando finalizó la visita de Stéphane.

Erick le oyó e intervino con algunas preguntas, sorprendido por tales acontecimientos, el catedrático no daba crédito a lo que oía, pero era cierto todo cerraba y era Laura quien se lo decía -Pero ¿Y como pudo ese hombre curarte? ¿porque tanto secretismo? no entiendo...

- Ahora viene el principio de la segunda parte - dijo Laura - y hay unas cuantas más...Al día siguiente recibí una nota que me invitaba a no creer nada. Un poco más tarde llegó una mujer... La verdad es que la seguridad del hospital era lamentable... Esta mujer, Mariana, también me dijo que estaba envenenada y que ellos también... hablaba en nombre de su jefe/maestro, tenían la cura a mi envenenamiento incurable... Me ofrecía un trato, salvarme la vida a cambio de que descifrara la clave por ellos y la recuperaran.- Laura fue explicando la postura de estos últimos en la Historia... de quienes se decían descendientes etc.

-Por lo visto no te quedaste con ellos, pero ¿por qué no dijiste nada? Fue una locura Laura ¿creer en una cura milagrosa? ¿y si eran un grupo de locos que querían extorsionarte o hacerte daño?

- En efecto no quedé con ellos... Sé que podía parecer una locura pero tanto el discurso de Stéphane como el de los tremeres...así se llaman, eran una verdad absoluta. Al final estuve pensando en ambas ofertas y me decanté por la de Stéphane, su trato era mucho mas humano - dijo con una sonrisa irónica en los labios - que el de los tremeres que me veían como una descifradora de claves... No hablé con nadie, es verdad... pero tu crees que tenía mucho sentido arriesgar mi única oportunidad de mantenerme con vida? - dijo mirándolo elocuentemente

-Pero no lo sabias, solo habían sido dos episodios ¡podrías haberle preguntado al medico sobre la ricina!

- No quería arriesgarme Erick... - dijo resoplando levemente - No llamé a los tremeres y por la noche no sé como ni porque aparecí en mi piso. Ha llegado el momento que te explique lo que ha pasado conmigo para poder seguir con las explicaciones... No me vas a creer pero te lo demostraré en breve, sólo te pido que no te asustes - dijo mirándolo a los ojos - Stéphane y los tremeres tenían un mismo objetivo, ofrecerme el abrazo... Convertirme en una de los suyos - dijo mirándolo a los ojos - era la única manera de salvarme la vida.... La piedra filosofal existe - dijo tomando aire - pero hay que estar muerto para poder disfrutarla. Estate tranquilo que no te haré daño a pesar de lo que ahora soy - dijo bajando los ojos con infinita pena en la mirada por las pérdidas y los sacrificios que suponía para ella tomándole las manos para que las sintiera y que viera que seguía siendo Laura- Sabes todo lo que te aprecio y por eso estás aquí hoy...- tomó aire - Soy lo que llaman un vástago...comúnmente conocido como un vampiro - dijo mirándolo a los ojos mientras su color se apagaba y su calor se iba desvaneciendo.

-Me estas tomando el pelo ?- dijo ofendido, antes de notar como Laura perdía color, entonces su puso de pie y le tomo el rostro -Laura, qué te pasa, te estas poniendo pálida ¿te sientes bien? Laura háblame


-Erick - dijo mirándolo a los ojos - Escúchame por favor... Crees que tan poco aprecio le tengo a los míos, a todos los que quiero! Crees que soy feliz pensando que mi madre se desmayó en el aeropuerto - negó mientras unas lágrimas pugnaban por salir mientras agachaba la cabeza un instante y tragaba sangre. Volvió a levantar los ojos hacia el catedrático, una lágrima de sangre surcaba su rostro ahora pálido.

Erick fue entonces el que se puso pálido, ver la sangre recorrer la faz de Laura era algo que nunca hubiera esperado, no era un hombre débil ni fácilmente impresionable, pero ante esa visión la presión de su sangre bajó como si fuera a perder el conocimiento.

Laura se secó la lágrima mientras tomaba la mano de Erick y la apretaba con fuerza mirándolo a los ojos. Aquella mirada expresaba la pena infinita que sentía Laura por perder a los suyos pero también había preocupación visible por Erick - ¿Quieres algo? ¿Agua con azúcar? Cualquier cosa, por favor no te asustes Erick... Soy yo, soy Laura no va a pasar nada malo te lo prometo, te dí mi palabra y te la vuelvo a dar -

Negó con la cabeza ante la oferta de Laura y luego intento hablar, le tomo unos segundos poder hacerlo -Pero - ni siquiera sabia como expresarse todo eso parecía hasta ridículo.

- Pregúntame lo que quieras Erick, lo que quieras... Supongo que ahora entiendes que nadie pueda saber que estoy... bien - dijo agachando la mirada y tratando de recomponerse negando con la cabeza

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 9:58 pm

Seguía negando no podía creer todo aquello tenia que haber una explicacion -¿Cómo es posible? no puede ser, no tiene sentido, tu.... lloraste sangre...

- Te lo he dicho... No me quisiste creer... No te miento, la piedra filosofal existe, es posible alcanzar la eternidad...aunque ésta tenga demasiados sacrificios como para que me sienta féliz....- procuró buscar aire - Yo no lo he buscado directamente sólo pensaba que era una cura al envenenamiento y tampoco creo que fuera algo que pudiera evitar.

-¡Los vampiros no existen Laura! ¿Qué estas diciendo? No existen los monstruos y tu no eres uno.

Laura tuvo que hacer acopio de todas sus fuerzas para no derrumbarse y no llorar nuevamente ante el catedrático - No me llames así, por favor... yo...no quiero hacerle daño a nadie - dijo tomando su mano y llevándola lentamente hacia su pecho apagado. Lo miró a los ojos - No te asustes por favor yo nunca te haría daño...y no trates de racionalizar esto, sé que es un imposible.-

No había movimiento bajo su mano, había un corazón que no latía. Aguardó unos segundos, no podía ser, tenia que latir quizás le habían reducido el ritmo cardiaco para salvarla, pero no podían detener su corazón. pero no había respuesta del músculo, Erick saco su mano, aun sin poder creerlo -Pero... ¿como podría ser algo así? No...

- Ya te he dicho lo que soy aunque lo quieras negar. No te miento Erick... He dicho que no te volvería a mentir después de lo de Héctor y no lo haré - intentó mantener la calma - Verónica y Flor te necesitan... Ya te he dicho que nadie merece crecer sin su padre y tu eres una gran persona, no sería justo, no me perdonaría haber encontrado ese maldito papel si todo tuviera que acabar tan mal... - intentó tranquilizarse- y si justamente estás aquí es para impedir que lo mismo te pase a ti - dijo mirándolo a los ojos –

-¿A mí? ¿Cómo? ¿Qué me pase lo mismo? ¿Qué quieres decir? ¿Van a tratar de envenenarme? - obviamente aunque no podía refutarlo, su mente negaba la posibilidad de un fenómeno sobrenatural como ese

- Puede que traten de abrazarte Erick...de convertirte en un vástago... Como lo hicieron conmigo - dijo mirándolo a los ojos- Créeme por favor, deja de negar, soy lo que soy... Mira mi piel, mira la cicatriz del latazo... ha desaparecido... también la del accidente - dijo levantando levemente la falda señalando el punto en donde tendría que estar aquella profunda cicatriz - Mi calor, sólo lo puedo emular pero no es real... porque realmente no estoy viva Erick.

Las heridas habían desaparecido, era imposible, Laura no le mentía, no parecía estar mintiendo, pero era una locura.... había llorado sangre ¿como podía ser entonces si no como ella decía?

-¿Te refieres a mi?¿que quieren convertirme en un..... vampiro? - dijo con dificultad - pero ¿cómo? ¿Por qué?

- Ya sabes que no llamé a los tremeres y preferí a Stéphane - su rostro se tranquilizó al pronunciar su nombre - Los tremeres no van a desistir en su intento de descifrar la clave. Lo que hemos encontrado en Paso de Buey nadie más lo sabe, salvo Stéphane. No te abrazaron hasta ahora porque yo estaba enferma, moribunda y no tenía muchas escapatorias... Era mucho más fácil que yo aceptara el trato... pero aun así no lo acepté. Los tremeres tienen una desventaja táctica y la van a intentar recuperar y TU - dijo mirándolo a los ojos - eres un objetivo demasiado tentador para ellos.

-¿Y que va a pasarme entonces? si llegase a pasarle algo a flor o a Verónica, yo....- todo lo que Laura le estaba contando parecia ser terrible.

- Stéphane al parecer me vacío de todo el contenido de mi sangre para darme de beber a continuación una parte de su sangre. Eso es lo que me convirtió técnicamente en lo que soy. Existe algo intermedio, no tiene muchas de las desventajas que tiene un vástago, pues se puede seguir haciendo una vida normal. Se llama un ghoul y es lo que era el abad de San Miguel por ejemplo. Para crear uno no hay que vaciarlo de su sangre, simplemente es un humano que bebe la sangre de un vástago. Si fueras ghoul aunque técnicamente podrían abrazarte, no podrían hacerlo sin embargo sin crear unos graves problemas políticos ya que se tomaría como un ataque directo hacia Stéphane y créeme, parece sorprendente, pero parece que el mundo de los vástagos cuenta con una política de lo más convulsa.

-¿Me estas pidiendo que beba sangre?- dijo azorado por la naturalidad con al que Laura abordaba ese tema.

Laura se tocó la frente con nerviosismo - Es la única manera que hallé para que no te pase lo que a mi Erick - dijo clavando sus ojos en los suyos y tomándose la cabeza a continuación

-¿Pero como puede ser algo así? ¿cómo es que pueden ir así, por la vida, decidiendo el destino de la gente?¿Es que nadie dice nada?

Laura negó - Creo que nos metimos en un tema que superaba nuestro entendimiento. Estábamos en medio de dos clanes de vástagos sin saberlo - dijo echándose las manos al rostro y masajeándose la sien - Si lo hubiéramos sabido aquel día...- negó - Si hubiéramos sabido tantas cosas...

Erick se pasó las manos por la cabeza, todo eso le superaba -Pero no puede hacerse nada, no podemos dar vuelta atrás, pero no tenemos porque seguir con esto, nadie sabe de esto, pero alguien tiene que hacer algo, hoy manipulan tu vida y la mía y mañana la de quien sea, el gobierno tiene que hacer algo.

Laura se rió con ironía absoluta - Los gobiernos están manipulados Erick. Viste como entraron en mi habitación cuando estaba en cuarentena. Eso era un juego de niños para ellos. Nadie puede hacer nada...- negó – Erick, por favor, entiende lo que te estoy diciendo, es la única salida posible... Para mí ya es tarde pero para ti no... – negó – No quiero que te pase nada...- dijo con absoluta sinceridad y visible tensión en la mirada.

-Pero que esesto ¿el mundo se ha vuelto loco? Vampiros, conspiraciones gubernamentales, ¿que sigue? ¿ovnis? ¿el chupacabras?

Laura se levantó nerviosamente, Erick no entraba en razón - Dime qué es lo que tengo que enseñarte para que me creas joder! Dímelo! No late mi corazón, mi piel es pálida, no me queda una cicatriz en el cuerpo! - negó - Estoy muerta y por encima no me crees! - dijo echándose las manos a la cabeza. Buscó una profunda bocanada de aire, aquello no servía para nada pero lo necesitaba siempre le había tranquilizado aquel gesto, volviendo a sentarse a continuación.

-Pero Laura ¿cómo quieres que te crea? Acabas de decirme que he vivo 60 años sin saber nada, que toda mi vida viví un mundo que no existe, primero apareces de la nada y me citas a este lugar en el monasterio, me dices que Mauricio era un loco que pensaba matarte, que eres un vampiro, que los vampiros quieren matarme y que para colmo nada puedo hacer porque hay una conspiración mundial!!! ¿Cómo esperas que asimile eso en menos de una hora? Estaría loco si me quedara sentado comprendiéndote.

Laura se quedó callada unos segundo, y luego lo miró con cariño esbozando una sonrisa por primera vez. Empezó a negar - 55 años Erick, parece que te gusta hacerte más viejo de lo que eres... Entiendo que no quieras entenderlo... yo no quería creer ciertas partes, sobre todo lo de Mauricio - dijo mirándolo a los ojos y dejando un breve silencio - aunque obviamente lo de los vampiros no tardé en creérmelo.

Suspiró y pareció derretirse en su asiento, se tomo la cabeza con ambas manos negando, se tomo unos segundos para acomodar sus ideas y miro a Laura a los ojos -¿Y tu? ¿que hay de ti? ¿Estas bien Laura?

Laura lo miró - Bueno no es fácil enterarte de que la persona a la que creías amar te está asesinando a los pocos - negó tragando sangre - Tampoco es fácil descubrir que todo tu mundo se va a la mierda - agachó la cabeza tomándosela entre las manos mientras unas lágrimas sanguinolentas volvían a aparecer por su rostro -No volveré a ver a nadie a quien quiero...a nadie- dijo en un suspiro - Eres el único que me queda de mi mundo anterior... y estás aquí porque estás amenazado - No pudo seguir hablando las palabras la habían agarrotado, era la primera vez que expresaba aquello en voz alta y era tan terriblemente real que le creaba una sensación de infinito vértigo.

El dolor de Laura eran tan real, tan palpable, que hizo que la bruma mental se disipara de la mente del catedrático. Se acercó a ella poniéndole ambas manos en los hombros -No Laura, yo estaría siempre, me necesitaras o no, este amenazado o no.-

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 10:04 pm

Laura negó limpiando una de las lágrimas carmesíes - No, no estarías Erick... - Le costó seguir con su discurso.-En breve encontrarán un cuerpo de una chica que murió en un accidente con el rostro desfigurado - tragó sangre - Manipularán los resultados y el ADN me identificará - tomó aire aunque la respiración no fue acompasada para seguir - Para todo el mundo habré muerto realmente... No volveré a ver a mi madre - agachó la cabeza el dolor la atenazaba - Ni a mi hermano, ni a mis amigos... A nadie... Sólo tu - lo miró unos instantes a los ojos mientras las lágrimas de sangre seguían surcando su rostro. Pero a continuación tuvo que volver a bajar los ojos incapaz de mirar al catedrático, tomándose el rostro. Decir aquello ante Erick le estaba destrozando y sin la presencia de Stéphane volvía a ser presa de la dantesca realidad.

-No te preocupes, estarán bien, tu madre es fuerte, esto le ha sentado muy mal, tanto viaje y que pase esto, pero lo aguanta se repondrá, al menos habrá un cuerpo que velar, pero tu no pienses en eso Laura, era lo único que podías hacer, tomaste la mejor opción.

Se mantuvo un instante con las manos en el rostro - YO NO LO ELEGI! Yo no elegí que mi novio me quisiera asesinar por ser un puto creyente sin dos dedos de frente! Yo no elegí que mi madre tuviera que pasar por esto! Yo no elegí ver a mi padre al morirme y que se despidiera de mi para siempre llorando! Yo no elegí hacer daño a la gente, no lo elegí. No elegí haber matado a Mauricio con mis propias manos no siendo consciente de mis actos al volver a este mundo! No elegí nada de todo esto! - dijo Laura sintiéndose víctima de una terrible injusticia. Se calló un instante - No volveré a ver la luz del día, no volveré a sentir la brisa de la mañana, no volveré a ver los colores del día, no terminaré ni mi tesis ni el conservatorio...ni tendré nunca ningún tipo de carrera académica... No tendré hijos, nunca los tendré porque he muerto.- tomó aire para intentar tranquilizarse - Pero os tengo a ti y a Stéphane...sois lo único que me queda.

-A mi me tendrás siempre Laura, para mi eres y serás siempre la hermana mayor de mi Flor- la abrazo para calmarla y sellar esas palabras - Se que no has elegido todo esto, se que muchas cosas te duelen y siempre las lamentaras, pero nunca te hubiera perdonado si hubieras renunciado a tu existencia.

Laura se abrazó a Erick y se permitió llorar. Durante unos minutos la ahora vástaga de Caín dejó que sus sentimientos salieran a flote abrazándose al catedrático que con su frase y sus actos la estaba tratando como una hija, el padre que nunca había tenido siendo adolescente o adulta. Al cabo de ese tiempo Laura se separó del catedrático tomándole las manos - Gracias Erick, muchas gracias - dijo mirándolo a los ojos con agradecimiento. Veía rojo... era un día rojo como los de la mítica y bella Holly.

-No tienes porque agradecerme nada Laura- dijo sacando su pañuelo y extendiéndoselo -Vamos límpiate esas lagrimas, los rostros llorosos nunca se ven bien, y el tuyo ahora, puf, te ves fatal niña- era la primera vez en la noche que Erick sacaba flote su "peculiar" sentido del humor

Laura amagó una sonrisa, iba a usar el pañuelo pero se dio cuenta que iba a ensangrentarlo. En aquel momento reparó en el jersey del catedrático, y se levantó - Mira lo que hecho - negó - Soy un desastre, perdóname por favor- decía mientras intentaba limpiar la manga del jersey.

-Bah, mira por lo que te preocupas, si no es nada, se cambia y ya, vamos, sécate esas lagrimas, y no te preocupes por mi ropa, que yo no compro en al tienda de 500 dólares el par.

Laura rió ligeramente señalando los zapatos en sus pies mientras tomaba el pañuelo para limpiarse el rostro. - No creo que sirva de mucho - dijo - Si me disculpas tardo sólo un minuto - se levantó yendo al baño a limpiarse el rostro con agua. Al verlo entendió el desastre al que se refería Erick, tenía sangre esparcida por medio rostro. Abrió el grifoo y se lavó la cara para volver a salir a junto del catedrático a continuación.

Erick, ya mas distendido, se había puesto de pie y estaba admirando la "decoración" del lugar, desde luego no era la soberbia forma en que estaba decorado sino los históricos objetos allí encontrados. Revisaba la biblioteca, pero sin atreverse a tomar los tomos que allí se veían.

Laura llegó tras suyo - Es la biblioteca de Stéphane, mi sire, los monasterios son su dominio... A qué es una pasada - dijo sonriendo con ilusión.

-¿Tu Sire? ¿A qué te refieres? Es alguna forma de parentesco por haberte...bueno, convertido- aguardó un segundo -¿Su dominio? ¿Quieres decir que un lugar declarado patrimonio histórico de la humanidad es "propiedad" de alguien?

- Así es y bueno sí esto vendría ser lo equivalente a su propiedad... Todos los monasterios del valle de hecho. - tomó aire - Pero no hemos terminado de hablar... Sobre lo de que seas ghoul y eso- dijo algo molesta por tener que volver a aquellos temas y no poder simplemente relajarse y tener una charla distendida con él.

-No hay mucho que hablar, creo que no tengo elección ¿o sí? Es eso o morirme, y la verdad es que podrá ser muy malo, pero no creo que sea peor que la muerte, cualquier cosa que me permita seguir con Verónica, con mi hija, y contigo... que me permita seguir con mi familia, no puede ser malo.

- Es la única solución viable pero tengo decirte la contrapartida... - dijo tomando aire - Un ghoul al beber sangre va vinculándose a su domitor. Al beber tres veces al igual que un vástago queda totalmente vinculado a él. Es decir que se crea una unión sobrenatural que mantiene fiel a esa persona que le dio de beber. Eso no quita el libre albedrío, la facultad de interpretar las cosas... mira al futuro ex abad...Por otra parte mientras bebas esa sangre no envejecerás pero si la tomaras durante mucho tiempo al dejar de beberla los años te caerían encima de golpe.

-Sigo sin tener alternativa, además no veo lo terrible, ya te lo he dicho Laura, eres como una hija para mi.

- Gracias Erick...y tu como el padre que nunca he tenido siendo adulta - dijo con agradecimiento. Tras un breve silencio - El problema es que yo soy muy joven Erick... si ya era joven en el mundo académico ahora mismo soy una niña de dos días y a escala vampírica... eso o 27 años es una ridiculez absoluta. No podrías ser mi ghoul aunque yo lo deseara, tendría que ser con Stéphane - dijo mirándolo a los ojos - Pero no tienes que temer de él - dijo totalmente convencida de sus palabras.

-Bueno, no es que me agrade tener que someterme a un completo extraño y más con lo que me cuentas de...los suyos, pero entre eso y que me convierta otro completo extraño que además resulta ser tu enemigo.... ¿es bastante claro no?

- Son los enemigos de mi sire y yo no acepté su oferta...así que no creo que les deba caer muy bien - dijo alzando una ceja - Pero puedes confiar en Stéphane - dijo mirándolo a los ojos. Si le decía que lo amaba creería que estaba manipulada y en ningún momento para Laura aquello era verdad - Y bueno por último te va a tocar jugar un papelón - arqueó una ceja nuevamente - Cuando aparezca mi cuerpo vas a tener que actuar como si no supieras que estoy - hizo el signo de las comillas - "no viva" y vas a tener que actuar como lo habrías hecho de no saber nada porque nada de lo hablado aquí puede salir de aquí.

-Y como se supone que haga con al comida ¿no voy a poder volver a cenar en familia? ¿que hay de Verónica y Flor?

Laura sonrió levemente - ¿Con la comida? Vas a poder comer normalmente, no hay ningún problema - sin embargo su rostro se tornó más oscuro - Lo segundo es más problemático y hay varias soluciones. La primera es que no dijeras nada a Verónica pero personalmente creo que pondrías tu matrimonio en peligro al no poder justificar demasiadas cosas...- resopló - y bueno eso no sería justo para tí. Lo segundo es que tu familia entera pasara a ser - negó un segundo - "propiedad" de Stéphane... Realmente es más terminológico que otra cosa pues Stéphane no haría verdadero uso de esta potestad para intercambios por ejemplo con otros vástagos... Tu y Verónica deberíais cumplir con algún que otro favor que esté a vuestro alcance para ayudarlo. Verónica se convertiría por lo tanto por extensión en ghoul de Stéphane también - dijo mirándolo a los ojos - aunque tampoco deberías preocuparte en exceso pues Stéphane no os quiere ningún mal.

-¿Y ella por que?- pregunto casi con dolor - Si no tiene nada que ver con esto, me hago cargo de mis problemas, de querer investigar esa maldita clave... pero ellas, ellas no tienen nada que ver con esto.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 10:06 pm

- Bueno Flor porque sois sus padres - dijo tragando sangre y resoplando, bajando la vista a contiuancion... Que una niña de 9 años tuviera que estar en medio de todo aquello por un maldito papel la ponía enferma - Y Verónica... bueno supongo que ya sabes que la gente coherente no suele creer en los vampiros y eso se debe a una norma que se instauró como norma de absoluta vigencia en la facción

principal de vástagos: la camarilla. Esa ley básica se llama la mascarada - Laura fue explicando los pormenores de la mascarada. - Un humano es por lo tanto más "seguro" si está ghouleado pues su fidelidad queda asegurada - dijo con total franqueza.

Erick se paso la mano por la frente y fue caminando hasta el sillón para sentarse - ¿Qué hago entonces Laura? ¿Que hago? ¿No puedo elegir verdad? je al final el tiempo les dio la razón a mis suegros y terminé por arruinarle la vida.

Laura negó pasándose las manos por la cabeza echándose el pelo hacia atrás sintiendo una inmensa culpabilidad por la situación del catedrático - Yo lo siento mucho Erick... Nunca tuve que encontrar ese documento... Tuve que parar cuando me atacaron... Tuve que parar antes, incluso cuando el Vaticano empezó con sus amenazas... Lo siento tanto... No te mereces eso Erick pero menos te mereces acabar

como yo y Florencia te necesita para crecer feliz - dijo bajando la mirada y suspirando - Siento tanto haberte metido en todo eso... Si me hubiera guardado la clave y no hubiera dicho nada - dijo Laura recordando uno de los primeros razonamientos que tuviera una vez pasada la emoción del hallazgo.

-Hubiera sido igual, no es tu culpa, fue algo circunstancial, podías haber ido tu al baño y ser yo quien la encontrara, o venir alguien detrás nuestro y hallarla, no fue tu culpa Laura, hiciste todo lo que debías hacer, estaba mas allá de ti o de mi.

- Es tan injusto - dijo Laura negando - No mereces algo así, no alguien como tu - resopló a destiempo, le costaba controlar esa respiración innecesaria que sólo utilizaba por nerviosismo - Y en cuanto a Verónica pues no quiero entrometerme tampoco porque es un tema muy complicado. Ella te quiere y si no le dices nada sufriría por tu cúmulo de mentiras y ambos os acabaríais perdiendo y sufriendo - dijo con sinceridad negando a continuación - La otra solución os pone a todos en un mismo plano... Es más sincera entre vosotros pero también os expone al mismo mundo por igual. Existen riesgos teóricamente aunque yo no puedo creer en ellos. No creo que Stéphane pueda haceros daño ni directa ni indirectamente - dijo con absoluta convicción en sus palabras.

-Voy a hablar con ella, es lo único que puedo hacer, no puedo decidir por ella, simplemente no puedo- dijo el catedrático

Laura escuchó lo que decía Erick... De no aceptar Verónica y de ser quebrada la mascarada por esta última se estaban arriesgando a mucho...demasiado... ambos morirían, ella sería castigada duramente y Stéphane perdería su prestigio - Erick, lo que tienes que entender es que sí lo que habláis ,si no fuera aceptado por Verónica, saliera de entre vosotros dos...os arriesgáis a mucho... os matarían a ambos... -dijo clavando sus ojos en los suyos.

-Pero no voy a obligarla, no puedo, ya demasiado estoy condicionándola como para encima obligarla a someterse contra su voluntad a alguien que ninguno de los dos conoce, no puedo Laura, y si tienen que matarme por eso...pues así será, pero no quiero que ellas tengan que pasar estas cosas por mi culpa

- No me has entendido Erick... os matarían probablemente a todos... Puede que Flor no... puede...aunque por seguridad lo harían - dijo bajando la mirada por las palabras que tenía que pronunciar - pero también Verónica...- resopló - Lo que quiero decir es que si lo habláis, una que sea lejos de oídos ajenos, ya me empiezo a poner paranoica pero yo lo hablaría en un páramo solitario en pleno día y dos tienes que estar seguro que Verónica no diría nada a nadie nunca... - resopló - Otro problema es que te crea, tu no me querías creer y yo estaba ante ti... aunque en eso te podría ayudar...claro que ya no podría ser de día aunque sí aquí en el monasterio, lejos de oídos ajenos yo os dejaría hablar a continuación.

Erick dejo salir el aire -Pero al menos voy a plantearle su elección, voy a decirle que se sobre ti, y que de ahora en adelante ocurrirán cosas, le explicaré el riesgo de saberlas, y que si en algún momento cree que no puede vivir así no la culpare, solo me interesa la felicidad de ambas

-¿Le vas a decir las cosas sin decírselas directamente?...y si quiere contarle todo...¿es así?- dijo arqueando una ceja...-

-Es lo único que puedo hacer- dijo Erick con sinceridad.

Laura asintió - Creo que es lo mejor que puedes hacer - resopló de nuevo a destiempo después de inspirar el aire - Bueno... debería llamar a Stéphane aunque antes me gustaría pedirte un favor... - Se levantó y fue a coger algunas cosas en la habitación que compartía con Stéphane – Me gustaría que le entregaras esto. Que dijeras que cuando estaba mal en el hospital te lo había dado para que se lo entregara en caso de que algo me ocurriera – dijo tendiéndole un colgante de oro, el colgante de la cajita de los recuerdos. Aquel que le había dado su padre para su primera comunión y que tenía la virgen María y el niño repujados y una inscripción con su nombre en el anverso. – Y, por otra parte, hace un tiempo escribí una canción y nunca se la pude hacer escuchar a mi madre... Me gustaría que le dijeras que el día que fuimos al hospital, se coló entre tus cosas... como lo había hecho la canción... y que lo miraste para ver lo que era y que crees que lo debería tener ella. Puse más temas para que no fuera cantoso - dijo mientras le tendía el cd *1 (insertar canción)

- Y bueno... que le dijeras que cuando estaba en el hospital asustada con lo que pudiera pasar que te decía que tenía miedo a que no fuera capaz de no seguir con su vida. - resopló - Mi madre... no es porque sea mi madre - sonrío con ternura pero con tristeza - está muy bien y siempre quise que volviera a intentar tener algo en su vida, por mucho que ya no fuera mi padre... que viviera su vida entre los vivos y que dejara atrás el pasado. Y ahora tengo miedo que se encierre de nuevo en el pasado, ahora que ya volvía a parecerse a ella misma - negó- Sé que no es facil...pero me gustaría que lo pudiera saber de alguna manera...que ese es mi deseo...o en su caso era.

-De acuerdo - dijo Erick asintiendo - No te preocupes por ello, haré todo lo que pueda para que tu madre me escuche y pueda reponerse

- Bueno...pues voy a llamar a Stéphane entonces... - dijo cuando iba a darse la vuelta...pero en un impulso y por primera vez fue Laura quien fue a buscar el abrazo de Erick sin que este se lo ofreciera.

Erick no dijo una sola palabra, simplemente la abrazo y le puso una mano sobre la cabeza, habían pasado muchas cosas, Laura no merecía todo eso, no lo merecía.


Tras un instantes Laura se separó. Apreciaba a Erick y no podía creer que en apenas 4 meses se había convertido en un segundo padre para ella. Le sonrió levemente intentando transmitir tranquilidad al catedrático para luego retirarse en busca de Stéphane. Al final llegó junto al mismo, en el sitio convenido, estaba leyendo en el despacho del abad.

-¿Y bien?- dijo aun con su vista en el libro para luego cerrarlo y apoyarlo en una pequeña mesa a su lado y haciendo un gesto a Laura invitándola a acercarse más hacia si.

Laura se acercó a su sire besándole al llegar a su lado - Pues, no tenía muchas alternativas, así que aceptó, y en cuanto a Verónica le va a decir que "sabe de mi" y que van a ocurrir "cosas" y que saber de esas "cosas" entraña riesgos... dándole la elección de saber o no y en todo caso dejarlo - dijo negando.

Cuando Laura le besó la hizo sentarse sobre sus piernas para que esta le contara y asintió con la cabeza mientras ella hablaba. Le limpio suavemente con su pulgar bajo su ojo derecho, una pequeñísima mancha de sangre aun se podía ver allí -Confió en que una persona de sus capacidades sabrá abordar y controlar esto- su pulgar entonces fue a acariciar los labios de Laura mientras la veía.

Laura se lo mordió suavemente y luego volvió a buscar sus labios - Lo hará, seguro que lo hará... Le hablé de todo, menos de lo que me dijiste estrictamente de no revelar nunca y ... de lo nuestro... sólo nos conocemos desde hace dos días- utilizó aquella terminología por mera costumbre - y...tenía miedo a que pensara que estaba manipulada si le decía lo que sentía por ti - dijo Laura con total y absoluta inocencia.

-Siempre eres tan sabia - dijo pasándole una mano por el cabello hacia atrás y la beso en los labios - ¿como puede alguien no amarte?

- No digas eso - Laura negó - Es que me manipula cualquier idiota... mira Mauricio – negó nuevamente.

-Eso no es así, no podías esperártelo - dijo acariciándole el cabello y acomodándoselo - Tu eres demasiado inteligente como para que alguien te manipule.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 10:09 pm

- Me han mentido a la cara sin que lo notara... osea que me han manipulado y no soy más inteligente que nadie - dijo con franqueza - Nunca ha existido esa chica a la que le salían bien las cosas porque sí... aunque a la gente le encantaba ponerme ese cartel - negó sacando a relucir una de sus frustraciones... Sus esfuerzos pocas veces en el pasado se habían visto correspondido con la justa apreciación, de hecho la gente se había acostumbrado a que todo le saliera siempre bien - Simplemente he puesto más empeño que otras personas a lo largo de mi vida.

-Nada se obtiene sin esfuerzo, pero los mediocres pueden pasar su vida esforzándose que nada lograran jamás, tu no eres una mediocre- volvió a poner sus labios contra los suyos - tu eres mi chiquilla, mi amor.

No iba a discutirle aquello, desde luego nunca se había considerado mediocre. Poder serlo en algo, de hecho, la aterraba. Laura besó a su sire y tras aquel largo beso posó sus labios primero sobre su frente - Te amo - dijo mirándolo a los ojos y luego de un silencio sugirió - Erick nos está esperando.-

Le acaricio el rostro con el dorso de los dedos -Tu quédate aquí mi amor, ya has hablado con él, ahora quiero hablar con el en privado, seguramente quiera conocerme y si tu estas allí se contendrá de hacer preguntas que sabe podrían molestarte por no tratarme lo bien que tu quisieras.-

-Entiendo que quieras hablar con el a solas... - le costaba llevarle la contraria - pero... seguro que está asustado, no te conoce... no es algo muy común lo que va a pasar... y no me despedí de él...

-Tendrás tiempo de despedirte cuando terminemos, no va a pasar nada terrible, será igual que siempre - decía mientras su mano derecha bajaba de su rostro por su mentón y luego sus dedos se deslizaban por su cuello y el comienzo de su escote.

Laura le contestó con una leve sonrisa tanto por su gesto como por sus palabras. Tomó su mano recorriendo el camino inverso hasta llevar sus dedos a sus labios, lamiéndolos con suavidad para luego decir - Espero aquí-

-Si hay la promesa de seguir con esto, entonces trataré de volver aun más rápido - dijo mientras le dejaba jugar con su mano, luego el besó la frente y se levantó dejándola estar sentada en el sillón del Abad -Toma cualquier lectura que desees o recorre el monasterio si quieres, no tengas vergüenza- le dijo antes de irse

Laura le sonrió y asintió aunque tenía cierto deje de preocupación - Tomate todo el tiempo que necesites, es Erick... Lo más parecido a un padre que he podido tener de adulta - dijo con sinceridad para luego añadir - siempre hay tiempo para seguir con el juego luego - dijo con una leve sonrisa -
Laura se quedó en aquel despacho mirando con cierta curiosidad el dorso de los libros leyendo sus títulos para ver si alguno era de su agrado o le llamaba su atención para terminar tomando uno.

A pesar de lo dicho, había transcurrido ya una hora cuando por fin Laura sintió que llamaban a la puerta del despacho, era el mismo Abad de San Miguel, Leonardo Rodríguez de Osorio en persona. Laura no se había cruzado nunca con él, solo le había visto en el diario y había hablado haciéndose pasar por la hermana Clarisse. Había en la mirada cierto resentimiento y quizás hasta odio para con Laura -Mi Señora- dijo, su Domitor le había ordenado que tratar así a su chiquilla -El Señor me ha pedido que la lleve hasta él.

Laura lo miró directamente a los ojos. Había un resentimiento profundo en aquella mirada... El había ideado todo, él había azuzado a los fanáticos con sus declaraciones, el había provocado que le atacaran en reiteradas ocasiones...él en fin había ideado matarla con su "querido" ex-novio. Observó el resentimiento en su mirada... Como se atrevía siquiera a mirarla después de lo que le había hecho. Laura se levantó - ¿Está seguro que es capaz de interpretar correctamente sus palabras? - dijo manteniendo sus ojos de ébano en los suyos - Tal vez sea demasiado complicado para usted ... Por cierto se le ve menos juvenil sin una revista en la mano, le daba un toque más burdo a sus palabras -

El odio brillaba en sus ojos, pero se tragó sus palabras ante esa chiquilla insolente ¿por qué Stéphane le daba tanta importancia a esa simple ramera? -El Señor claramente dijo "Busca a mi chiquilla y tráela hasta aquí lo antes posible"

- Habrá que confiar en usted... por una vez - dijo avanzando esperando a que el hombre la siguiera. Laura hacía esfuerzos para contener la bestia que crecía en su interior... Aquel hombre era el gran culpable de sus males y estaba ante ella mirándola con desprecio.

Sin decir más la llevó hasta el refugio de su sire donde éste y Erick esperaban sentados. Al verlos Stéphane se puso de pie e insistió en que Erick se quedara en su asiento -Pasen, ambos, acérquense- dijo el Toreador

Laura avanzó unos pasos por delante del abad...conocía perfectamente el camino no necesitaba que aquel idiota la escoltase. Al escuchar la invitación de su sire, asintió con el rostro serio. Se fue a situar junto a Erick mirando de frente a aquel sin vergüenza que le había robado su vida. Tal vez la hubieran abrazado mas tarde... Pero nada hubiera sido igual. No hubiera tenido que pasar por aquella campaña denigrante contra su persona, no la hubieran atacado en reiteradas ocasiones, no la hubieran envenenado... y no hubiera tenido que lidiar de frente con la muerte.

-Laura, ya sabes te he dicho que por ti, todo lo doy, pero creo que seria una injusticia y una falta de regalo, no hacer participe a Erick- el llamo con confianza - de hecho, quería obsequiaros, a ambos a mi antiguo Ghoul- dijo señalando con la mano al Abad- Supongo no tengo que presentarlo.

Laura mantuvo sus ojos en los del abad un instante, aquella mirada furibunda seguía en sus ojos aunque la neonata trataba de mantenerse impávida por todos los medios. Se giró hacia su sire a continuación su simple presencia la tranquilizaba - Rechazar un regalo sería algo descortés por mi parte - dijo mirándolo - Pero sinceramente no sé que hacer con una persona de su calaña. Alguien que dice ser un siervo de Dios. No soy creyente pero respeto la fé ajena y todo ese ser - dijo clavando sus ojos en los suyos - representa una blasfemia.- respiró hondamente para decir - "Amaras a Dios sobre todas las cosas"... Creo que alguien como él, sólo se puede querer a simismo... “No dirás falsos testimonios ni mentirás”... creo que escuché demasiadas mentiras salir de este lugar regido por este santo varón - dijo con ironía - y por sobre todo "No matarás"... - dijo manteniendo su mirada oscura clavada en los de Leonardo - Creo que los intentos de asesinato también cuentan ¿Qué tienes que decir a esto, hombre de fé?- dijo con ironía

Stéphane tomó asiento -Lo que ambos decidan hacer con él estará bien- aclaró mientras el Abad titubeaba rogando por una explicación pero sin poder articular una palabra ¿su destino en manos de esa cualquiera?

Laura observó aquella mirada de desprecio hacia ella y negó - Deja de mirarme así - dijo algo desquiciada - Y ¡contéstame!- afirmó en un imperativo.

-Si mi señora- dijo bajando la vista y atragantándose todo lo que deseaba decir - tiene usted razón. las palabras salían con grandes dificultad, todo aquello le estaba enloqueciendo.

Laura se echó el pelo hacia atrás con nerviosismo - Tantos pecados mortales juntos, vas a tener que hacer el camino inglés de Santiago desde la costa mexicana a nado para que te rediman de tus pecados - dijo con cinismo - A ver si puedo conseguir una respuesta razonada... ¿Por qué? ¿Qué había hecho yo? - dijo mirándolo a los ojos - No le iba a hacer nada a la clave, no le estaba haciendo daño a nadie ¿POR QUÉ?-

-Porque deseaba complacer a mi señor- dijo con contundencia

- ¿Que te dijo tu señor para que lo interpretaras así? - dijo mirándolo a los ojos.

-Si, dinos- acompaño Stéphane -¿cuales fueron mis palabras?
El ghoul sufría en su alma ante el trato de su señor -Dijo que odiaba que tocaran sus cosas, que nada le irritaba más que la incompetencia y que sus preciadas reliquias estuvieran en manos ajenas, y que como había sido yo él culpable del extravió de la clave seria yo el responsable de recuperarla también.

- Claaaaro - dijo Laura - Es normal interpretar un recupera la clave por... vamos a ir a por la chica, que la vilipendien, que la zarandeen, y luego la asesinamos... Algo totalmente lógico...digno de un hombre de Dios - negó - La clave la tiene la UNAM, no yo para empezar. ¿Me puedes explicar tu razonamiento? Desarróllalo por favor, estoy expectante por saber como pudiste llegar a esa conclusión.
-No- dijo Stéphane antes de que el abad abriera la boca- explícalo- ordeno antes de que quisiera escudarse en la forma en que Laura formulo aquella pregunta entonces el Abad respondió -Mi razonamiento se baso y se basa siempre en satisfacer a mi señor, los mandamientos dicen también "no robaras" y quien había robado a mi señor merecía ser castigada. y tras recibir su castigo la ladrona, todos esos herejes de la UNAM devolverían la clave a donde pertenecía, a las manso de mi señor.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Mar Jul 31, 2007 10:12 pm

Laura entornó los ojos... No tenía sentido discutir con alguien como aquel hombre aunque le quedaba una duda - ¿Y cuándo entra Mauricio Altamira en esos planes de castigo? ¿Cómo se pudo dignar un hombre de fé como usted a hablar con el novio amancebado de la "ladrona”?

-No tuve que hablarle, fue él quien me buscó, evidentemente no había obtenido todo lo que deseaba a su lado-

Laura contuvo la bestia que había brotado en su interior y había rugido siendo aquello visible en la mirada asesina que Laura mantuvo al abad. Sin embargo la contuvo y tomando aire miró a Erick y dijo - ¿Qué vamos a hacer con ese regalo? Creo que lo que peor podría llevar es tener que hacerme la pelota pero francamente no me apetece soportar su presencia. Yo creo que todos sus pecados han de redimirse en algún convento por ejemplo... De estilo benedictino... Ora et labora... Nada de hablar, nada de confabulaciones, solo ser un hermano más que limpia sus pecados... ¿te parece buena idea?-

Erick no había hablado hasta el momento, aun no se sentía cómodo, pero ese ultimo "ataque" del abad hacia Laura le había hecho enfurecer -Si, de hecho, se de algunos conventos benedictinos que aun mantienen las celdas de reclusión, lo cual considero lo mas acertado para este caso

Laura lo miró - Oh mira tu y yo que pensaba que las habían abolido en el tratado de Vaticano II... Fíjate...tanto progresismo- negó - Maldita ignorancia - dijo con ironía - Menos mal que estás aquí, la verdad, creo que va a ser lo mejor, así nuestro amigo, el antiguo abad de San Miguel, orgulloso descendiente de los Condes de Lemos, la casa señorial de los Osorio... - negó un instante - La verdad es que siempre aprecié esa casa nobiliaria de la tierra mis antepasados... pero siempre tiene que haber una oveja negra en cada familia - dijo a modo de inciso - El recluso...quiero decir hermano - dijo como si se hubiera equivocado - Rodríguez Osorio podrá pensar y meditar sobre el recto camino del señor y cuan inescrutable es éste - dijo mirándolo a los ojos... Para él la vida había dado un vuelco impensable...No sólo Stéphane no apreciaba sus acciones para con Laura sino que era ésta con “uno de los herejes de la UNAM” quien lo "condenaban".

El abad miro a su Domitor incapaz de decir nada, rogando con su mirada que el dijese que todo eso era una broma, un mal sueño, entonces escucho a Laura hablar sobre su familia y no pudo contenerse -No nombres mi familia, no tienes derecho tu perra cualquiera, podré ser la oveja negra de mi familia, pero al menos tengo una y no soy una suripanta condenada- más allá de las palabras en si, era el veneno que llevaban cargadas lo que se percibía

La mente de Laura se nubló y por un segundo su vista también, la bestia estaba acechando creciendo en su interior de forma incontrolable, sin embargo y reuniendo toda su voluntad Laura pudo contenerla. Su mirada no se despegó de la del abad - ¡Ni se te ocurra nombrar a MI familia después de lo que le estás haciendo pasar!

-Basta!- La voz poderosa e iracunda de Stéphane lleno el lugar, Laura jamás le había visto imponerse de esa forma, tenia la presencia del más regio y era imposible desafiarle e incluso mirarle. Se puso de pie y avanzo hacia el Abad - Insultas a mi propia chiquilla bajo mi techo y me insultas a mi por ello- su mirada penetrante hizo al abad caer de rodillas y rogar -Tus insolencias y tu burda presencia no serán toleradas más aquí, ante mi vista, la de mi chiquilla o mis invitados. . Vete de aquí antes de que decida cambiar mi juicio e imponer otro castigo en detrimento del que te ha sido dado.-

El hombre parecía un simple trato andrajoso suplicando, pero no pudo desobedecer y arrastrándose, hostigado por aquella fiera mirada salió de allí.

Laura observó la escena aunque estaba claramente alterada. Intentó tranquilizarse y el ver desaparecer a aquel sin verguenza, a aquel hombre que le había robado su vida la fue tranquilizando a los pocos. Miró hacia su sire con el rostro serio pero con reconocimiento en la mirada y simplemente asintió hacia él en reconocimiento a su acto.

-Me disculpo ante ambos por su insolencia - dijo Stepahen dandose se vuetla para verlos a ambos.

- No es tu culpa si ese hombre es un sin vergüenza - dijo negando - Ya has hecho más que suficiente actuando como lo hiciste.

-No importa, soy vuestro anfitrión y como tal tengo completa responsabilidad por lo que ocurra con mis invitados

Laura asintió para cumplir con la formalidad aunque realmente no le parecía que Stéphane tuviera que disculparse por las estupideces de ese hombre. - Bien, aunque no haya sido en las circunstancias más óptimas ya os conocéis ambos - dijo mirando a Erick y a su sire para obviamente cambiar de tema, no le apetecía seguir pensando en Leonardo Rodríguez Osorio.

-Hemos tenido un buen tiempo para hablar y he de admitir que a diferencia de muchos a quienes su fama les precede, en el caso de Erick, su fama no esta a la altura de las circunstancias- dijo Stéphane y Erick, quien se había puesto bastante tenso por esa situación, pareció relajarse -Creo que exagera, quien ha quedado sorprendido he sido yo, esperaba a un hombre mucho mas rígido he de admitir y no tan sensible a ciertas cosas, uno creería que tras tantos siglos y tantas vivencias increíbles la capacidad de apreciación de ciertas cosas podría atrofiarse

-Y así es - aclaró el vástago - para la mayoría de los vástagos, pero por suerte los miembros del clan de la rosa tenemos una visión mucho mas clara que el resto de nuestros hermanos.

Laura asintió a lo que ambos habían relatado parecía que los acontecimientos habían discurrido adecuadamente y Erick parecía estar menos tenso pues se había permitido opinar sobre Stéphane. Laura esbozó una sonrisa - Me alegra ver que las cosas al menos aquí parezcan ir bien...- miró para el catedrático cuyo jersey seguía obviamente ensangrentado - Creo que a Verónica le preocuparía verte llegar con el jersey así - Miró para Stéphane - ¿No podría dejarle nadie algo?

-Claro que si y sino, podemos hacer que traigan algo, eso no es problema alguno- dijo Stéphane y Erick negó - no es necesario, me lo quitare y ya, en cualquier caso será una cosa más que explicare en su momento.

- Y eres tan obstinado que luego te resfrías - dijo negando - En mangas de camisa en noviembre... - Laura negó unos instantes pensando en que acababa de hacer una versión no-.muerta de los comentarios de su madre. Tomó aire y iba a cambiar de tema a continuación pero siguió. - Bueno la verdad es que no te puedes resfriar tampoco ahora pero tampoco es cuestión de que vayas por ahí sin jersey...- había un claro tono sobreprotector hacia el catedrático en las palabras de Laura... Era lo único que se mantenía en pie en medio de los escombros de su vida y todo sería poco para Erick Pérez.

-Laura no tengo 12 años- dijo Erick mirándola- hace mucho tiempo que no tengo 12 ya, además son las 3 de la mañana ¿tu crees que alguien me vera entrar en mi casa? y si me ven, de seguro se preocupan porque voy en mangas de camisa.

Laura escuchó las palabras de Erick que le sonaron calcadas a las suyas cuando hablaba con su hermano mayor - Bueno vale vale... La genética traspasa las fronteras de la muerte...- negó entornando los ojos por la escenita que acababa de montarle a Erick - Bueno...ya me...- pensó en Stéphane, ahora Erick era su ghoul. Le costaba hablar con total franqueza con Erick frente a su sire... parecía un choque entre dos mundos que no deberían de estar juntos - nos dirás como ha ido todo con Verónica - dijo con un mohín de preocupación expresado a través de una leve sonrisa.

-Si, tranquila Laura, todo saldrá bien- dijo mas tratándose de convencer a si que a Laura , puso sus manos sobre su piernas- bueno, creo que ya debo irme es muy tarde y aunque deje una nota, no quiero que Verónica se preocupe.

Laura asintió como respuesta, le hubiera gustado decirle muchas más cosas a Erick pero se sentía cohibida por la presencia de Stéphane. Confiaba completamente en él pero aquello superaba los límites de la mera confianza... Era algo similar a una cuestión de familia. Quería ayudar al catedrático a superar aquel trance pero no podía hacerlo.

-De acuerdo, no queremos que tengas problemas Erick, ha sido un placer poder conversar contigo y sé que tendremos muchas mas buenas charlas- dijo con una sonrisa y Erick devolvió el gesto dándole su mano - lo mismo digo, y muchas gracias por todo- Stéphane sonrió - no tienes porque darlas – miro a Laura -¿me haces el favor de acompañarlo?-

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Sáb Ago 11, 2007 6:00 pm

- Sí claro - dijo con una leve sonrisa en los labios. No sabía si Stéphane había notado el enfrentamiento de sentimientos al que se había visto sometida pero si era así. Su gesto era de agradecer. Laura salió del refugio con Erick - ¿Cómo ha ido todo? - dijo mirándolo a los ojos.

-Muy bien- dijo Erick- la verdad es que tras todo lo que me habías dicho, no esperaba una persona tan....cálida

- Bueno es que ya te dije que yo no creo que podáis tener problemas con Stéphane. Las cosas que te conté no son suyas sino normas de la camarilla.

-De todas formas, la situación y el contexto, no podías esperar que tuviera grandes expectativas ¿o si? además es mejor así, preferible tener gratas sorpresas y no decepciones.

- Sí claro. Me alegro que todo saliera bien - sonrió - Si necesitas cualquier cosa - dijo mirándolo a los ojos - llámame... Sabes que puedes contar conmigo, aunque sea hablar cualquier tontería, da igual -

-Si, tranquila Laura -pensó un instante-¿a donde?- pregunto Erick -¿Aun tienes tu móvil?

- Et merde - negó - No... bueno lo tengo ahí apagado, no vaya a ser que lo detecten de alguna manera... A ver si me hago con uno y te mando un sms - pensó un instante - Lo firmaré como... Sofía - sonrió levemente - siempre me gustó ese nombre.

-Mejor fírmalo como Carlos o Raymundo no se, ya suficientemente paranoica va estar Verónica cmo para que además me mande mensajes una misteriosa mujer.

Laura sonrió - Va por Felipe... Era Sofía para una chica y Felipe si tenía un hijo... así que Felipe...- Nunca podría usar esos nombres

-Dime que no es por alguno de "esos" Felipes....

Laura puso cara de friki a quien habían detectado - - se rió levemente - Es por mis amigos los Felipes... Sobre todo el segundo - sonrió cohibida - No es como el Clío, de esta vez va con premeditación y alevosía – sonrió.

Erick rió por primera vez en dos días -Eres terrible Laura, terrible- dijo mirándola con una sonrisa -bueno, pequeña te tengo que dejar, lamento haberte hecho pasar por todo esto, y gracias por todo - dijo abrazándola

- Tu no tienes la culpa de nada - dijo separándose y tomándolo por los hombros mientras lo miraba a los ojos - Ya viste el gran culpable de todos nuestros males hoy... Tuve que contenerme Erick... Creo que es la segunda persona en el mundo a la que le desee la muerte - dijo con franqueza.

-Ya esta Laura no importa quien tiene la culpa o no, tengo una idea en la cabeza y no vas s sacármela, ni yo voy a convencerte de lo contrario, lo que pasó pasó.


Laura sonrió con ternura - Pareces un Castro - sonrió - Tan terco como nosotros - dijo arqueando una ceja - Por cierto antes de que te vayas ¿Cómo está Florencia?

-No lo se, hable con ella explicándole lo que pasaba, pero creo que aun es demasiado pequeña, no se ha hecho una verdadera idea de lo que ocurre.

- Mejor que sea así. - sonrió levemente - Bueno pues muchísima suerte con todo Erick...- Laura confiaba en el amor que Verónica le profesaba... No creía que le pudiera abandonar. La antropóloga era una persona fuerte que había sabido sobreponerse a muchas dificultades - Estoy segura que todo saldrá bien - dijo dándole un abrazo a continuación.

-Gracias Laura, gracias- dijo volviendo a abrazarla - adiós, hablaremos pronto espero

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Sáb Ago 11, 2007 6:02 pm

Laura asintió despidiéndose con un gesto del catedrático que se alejaba hacia su coche. La neonata observó como arrancaba y a continuación se iba saludándola a su vez. La joven toreador volvió a entrar en el monasterio, tocando un instante la fría piedra de aquel lugar donde todo había empezado y terminado para ella. Dio una vuelta por el claustro encendiendo un cigarrillo que se había comprado en aquel local... Hacía tiempo que no fumaba. La pequeña llama le inspiró un sentimiento enfrentado aunque fue capaz de acercarla al cigarrillo. Aspiró la primera calada notando como el humo se metía en su boca pero no llenaba sus pulmones. El gusto era diferente...más insípido... A pesar de aquello siguió fumando, aquello ya no la mataría pues ya había muerto, pensó con ironía mientras seguía avanzando por el regio claustro. Mantener aquel gesto en cierta medida la confortaba pues volvía a unirla con la Laura que respiraba por necesidad fisiológica. La Laura que había sido asesinada y cuyo cadáver pronto hallarían. Observó la luna en su ultimo cuarto...pronto desaparecería... como ella ante el mundo. Miró el cielo despejado de aquella fría noche de otoño volviendo a ver aquel camino de estrellas que tantos pensamientos habían evocado en ella.

Su presencia le reconfortaba, el mundo seguía girando a pesar de todo y por primera vez conseguía discernir los diferentes puntos que conformaban la vía láctea. Se volvió a perder en planteamientos filosóficos, sobre la vida y la muerte, el improbable destino volviendo a reafirmarse en su absoluto ateismo. Dios no podía existir, el destino tampoco... ¿Cómo podía haber llegado a aquello? Ella la hija de emigrantes. ¿Cómo podía haber llegado a este punto? ¿Cuándo había perdido el control?¿Por qué había aceptado esa beca? ¿Por qué había tenido que terminar su relación con Marcos? ¿Por qué se había fijado en él? ¿Por qué había decidido estudiar Historia? ¿Por qué había decidido mudarse a España y no quedarse en Toulouse para seguir con la Universidad?¿Por qué había encontrado aquella guitarra? ¿Por qué se había olvidado de aquellos casettes? Sin la muerte de su padre no se habrían mudado y probablemente nunca hubiera hallado su guitarra por lo que el conservatorio nunca la hubiera becado...y así sucesivamente. Cada gesto... cada decisión le habían convertido en quien era en aquel momento...

En un vástago del clan de la rosa... Pero todo hubiera sido muy diferente tomando otro camino en cualquiera de las bifurcaciones... y así se lo había dicho su padre en su sueño. Tenía que haber abandonado la clave, detenerse y volver a empezar. Haber escuchado las palabras de Marcos que le había aconsejado volver a España y seguir desde ahí su carrera académica... Marcos...¿qué pasaría por la cabeza de Marcos en aquel instante? Tal vez hubiera recibido ya el paquete que le había mandado con los libros dedicados... y aquella última carta de su ex-novia que le llegaba probablemente en el peor momento. Ya estaba segura cuando lo había visto que nunca volvería con él, pero aquello lo había confirmado para siempre. Ella había muerto.

Laura apagó el cigarrillo contra el borde del césped con cuidado y a continuación después de verificar que estaba apagado lo tiró en una papelera. Volvía a ser Sísifo y por 4ª vez en sus 27 años de vida interrumpida tendría que empujar la piedra hacia la cima esperando que la eterna ley newtoniana no le volviera a jugar una mala pasada. Volvería a poner empeño en construir el nuevo castillo de naipes esperando que de esta vez fuera de un material más solido... que de esta vez tomaría al fín el camino adecuado. Sus pasos se detuvieron y Laura entró en el refugio de Stéphane.

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Sáb Ago 11, 2007 6:03 pm

-¿Pudiste despedirte a gusto?- pregunto su sire al verla entrar, con una sonrisa en el rostro

Laura asintió y le sonrió aunque sintió cierta culpabilidad - No es que no confié en ti, al contrario, pero necesitaba hablar con el...- dijo latiendo aquel sentimiento que había surgido en ella en sus palabras

-¿Has oído algún reclamo de mi parte? Entiendo más que bien tu situación- dijo acercándose hasta donde ella estaba- Por eso te pedí que le acompañaras, si me hubiera molestado, no lo hubiera hecho.

- Tienes razón- negó - Estoy un poco tonta hoy... No puedo decir que no sé lo que me pasa...- volvió a negar - Han pasado demasiadas cosas juntas.

-Ese es el problema con el tabaco, lo apesta todo - dijo acercándose a ella para besarla.

Laura lo besó y se quedó abrazada durante unos instante al cuerpo de su sire. Sentía un vació inquebrantable a su alrededor que sólo podía ser rellenado por aquel abrazo. Se separó de él a continuación dijo - Es curioso pensar en los detalles que nos llevan a este preciso momento. Como influye y se encadenan cada decisión para que todo termine y empiece aquí - dijo tragando sangre - Como uno va labrando y eligiendo su camino, bifurcándose - tomó aire - Hace apenas unos días cuando viajaba a Barcelona, soñé con mi padre, con el accidente de trafico que tuvimos cuando tenía doce años. El sueño era idéntico al de siempre menos el final en el que mi padre me decía que siguiera otro camino - dijo mirándolo a los ojos - y al morirme lo ví...- bajó un instante la mirada para luego volver al mirar Stéphane - Lloraba... y me preguntaba por qué, antes de despedirse... para siempre.

-Recuerdo esa canción- dijo- en la que hablabas de ello- con su mano derecha le acomodó parte del cabello detrás de la oreja - y se que debe doler, pero entiendo el adiós de tu padre, ya no podrás estar con él, ya que no morirás jamás.

- Tenía una cicatriz en la pierna por el accidente que sangraba al despertarme de aquella pesadilla...era otra señal... ahora la cicatriz desapareció - tragó sangre - No he sabido escucharlo,. No le hice caso... El me advitió y no lo escuché... Creo que le decepcioné - aquello le atenazaba. Poder decepcionar a su querido padre al que había idealizado hasta el extremo la destruía por dentro.

-¿Entonces qué?- preguntó con un tono más neutral, Laura siempre le había oído con una larga amabilidad en su voz -¿Te arrepientes de lo que has hecho? ¿Del lugar a donde tus pasos te han llevado?

- Eres lo que me queda en la eternidad, Tu... La Historia y la música- - dijo mirándolo a los ojos - Pero creo que puedes entender que todo esto va muy rápido... de hecho tampoco es que tenga real conciencia de esa misma eternidad... Pero todo se ha derrumbado a mi alrededor. Y no quiero que me malinterpretes pero he perdido demasiado en un lapso de tiempo tan breve que estoy descolocada...que...- negó y se quedó callada

-No contestaste a la pregunta- dijo manteniéndole la mirada, con ese mismo tono impersonal, tan impropio de alguien como él para con ella.

Laura lo miró a los ojos... No entendía como no podía comprenderla... Como podía ponerla entre la espada y la pared de aquella manera - Y yo que sé! Crees que sé algo a estas alturas... Estoy perdida, nunca estuve tan perdida como ahora... No sé ni quien soy realmente... Se derrumbó un mundo entero y esperas que esté tal cual... como si nada me afectara. Aguanto lo mío pero hasta yo tengo un límite y tu eres lo único que impide que lo haya traspasado... Eres lo único que me mantiene en pie.

-No espero que seas feliz con las desgracias ocurridas o que no sientas dolor, pero si sigues adelante tienes que tener razones para hacerlo.

- Y tu eres mi motivo, sin ti no podría seguir... Ni la música, ni la Historia rellenan ese vacío. Y eso que no podría vivir sin éstas tampoco. Pero tu... tu eres Historia, tu inspiras música, tu eres lo que más me importa ahora. - dijo mirándolo a los ojos. No soportaba aquel tono impersonal de Stéphane.

Él guardo silencio unos instantes, manteniendo esa mirada , volviendo loca a su chiquilla con ello -Nunca he tenido chiquillos antes y nunca desee tenerlos hasta esa noche en el hospital- algo en su mirada cambió ya no era fría

Aquel primer silencio provocó un terremoto en el interior de Laura, por unos segundos pensó que ya no la vería de la misma manera, que ya no la podría querer. Escuchó sus palabras y como su gesto cambiaba. El rostro de tensión se relajó en Laura aunque aquella revelación le llamó la atención - ¿Por qué? - dijo alzando una ceja - Entraste en la habitación hablándome de tu proposición. Me ibas a abrazar sin desearlo? ... No lo entiendo - dijo con duda en la mirada.

-Tenia una deuda con la persona que había sufrido por la incompetencia de mis siervos, una mujer la cual cumplía los requisitos que muchos buscarían en un chiquillo. De esa forma eras un proyecto aceptable de vástago y saldar esa deuda contigo no acarrearía grandes inconvenientes a nuestra sociedad, pero todo cambio cuando te conocí en verdad, cuando hablé contigo.

-¿Por qué? ¿Qué es lo que te hizo cambiar de opinión? - preguntó. Aquellas palabras de Stéphane le causaban una gran curiosidad.


-Tu- Era la única respuesta posible.

- ¿Yo? - se rió ligeramente recordando aquel momento - agarrada a un botón, amenazándote con llamar a las enfermeras - negó con una sonrisa en los labios - ¿Yo? diciéndote que o estabas loco de remate o eras un fanático asesino con modales extraños... ¿Yo? convencida de que eras un representante del Vaticano hasta casi el último momento... Te amenacé, te insulté - se rió

-Pero eras tu, y sin maquillaje, enferma, en una habitación gris y triste, pero eras tu, en el fondo de todo eso estabas tu resplandeciendo con un color imposible de ignorar, los pequeños gestos, la forma de abordar las cosas, la forma en que al aire se mueve a tu al rededor... Tu

Se acercó a él, algo azorada rodeando su cintura con sus brazos - Y yo te elegí a ti, con tus ojos azules en los que tengo la sensación de perderme... - dijo con una sonrisa en los labios mientras los observaba - Tu que no me veías como un objeto, como una descifradora de claves... Tu y tus palabras ambiguas, tu voz que tranquiliza, que conmueve. Tu presencia y tu carisma... Tu que te molestaste en venirme a ver y no mandar a nadie... Tan personal, tan misterioso... Tu - sonrió mirándolo a los ojos con un brillo especial en la mirada.

No respondió, simplemente unió sus labios con los suyos mientras sus brazos la rodeaban y sus manos la aferraban no queriendo dejarla ir nunca.

Laura lo besó volviendo a sentirse llena. Al separarse sus labios lo miró a los ojos - Te han dicho que te pareces a Alain Delon - dijo con una sonrisa algo abobada en los labios - Háblame de ti Stéphane, no sé ni como te apellidas-

-Stéphane de Fontenay -respondió en su mejor francés – y no diré más, pues eres historiadora, así que puedes hacer gala de tus habilidades- dijo con una ligera sonrisa - y sobre Delon, jamás entendí esa comparación, siempre me parecio un hombre poco refinado.

Laura sonrió - Bueno... Delon fue declarado de forma unánime como el hombre más guapo del planeta - dijo sonriendo mirándolo - Pero ahí se queda la comparación, en el plano físico... Alain Delon tiene cierto complejo cesaresco hablando de él en tercera persona... Creo que es bastante inaguantable- se quedó callada un instante y resopló - De Fontenay... a ver el primero que me viene a la cabeza así es un resistente que llevaba ese apellido...pero era un pseudónimo ahora que lo pienso...Se apellidaba Poiret, Poirot, Perrault...no me acuerdo bien - buscó haciendo memoria - De Fontenay... Hay una abadía cirterciense en Borgoña... creo que es románica. Uno de los primeros emplazamientos de los monjes blancos - dijo mirándolo a los ojos.

-Vas en la pista, pero aun estas lejos, sigue investigando mi pequeña ¿no esperabas que fuera tan fácil como la fecha de mi nacimiento verdad? - dijo sonriendo - y aun así si quieres saber más sobre mí he de suponer, pues aprenderás mientras aprendes

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Lucie de Bélancourt
Doctora en chancletología
Doctora en chancletología
avatar

Cantidad de envíos : 240
Edad : 38
Ubicación : Gallaecia
Ocupación : Diva...
Fecha de inscripción : 08/02/2007

MensajeTema: Re: El Anochecer   Sáb Ago 11, 2007 6:25 pm

- A ver eres del Este... De eso no hay dudas...no muy lejos de Suiza... ¿Eres de ciudad o de campo? - dijo con una sonrisa a ver si le contestaban a alguna pregunta - ¿Era Fontenay originariamente? - preguntó para saber si su familia era de origen noble o burgués ennoblecido... Si era de ciudad bien podría ser de Lyon entonces...La ciudad más dinámica del comercio francés en aquella epoca y si le decía que su apellido había sido ennoblecido probablemente fuera hacia el buen lugar.

-Me pregunto ¿qué Dones de Caín irán mejor contigo? Creo que eres la perfecta imagen de nuestro clan, debería enseñarte todas las bendiciones que tiene nuestra sangre - dijo en voz alta, pero como para si entonces la miro para responderle - averígualo tu misma ¿no eres una investigadora acaso? ahora puedes pedirle ayuda y consejo a tu colega- dijo refiriéndose a Erick dividiéndose al negarle lo que ella pedía.

- A ver... que aquí no tengo acceso a la información... Pero es solo conjetura... Tengo una pequeña teoría. Si eres de origen burgués y siendo del Este en siglo XVI...Es avanzarse mucho sin saber mucho más. Pero podrías ser de Lyon, de alguna familia dedicada al comercio. Lyon era la ciudad con más dinamismo de toda Francia, dinamismos fomentados por la corona... Oh! Eres de la época de Francisco I... Oh!- dijo emocionada - Si eres de Lyon, viviste el boum de la industria textil fomentado por la corona. Los primeros pasos del proteccionismo comercial - dijo con visible emoción en la mirada

-Supongo que eso significa que no te interesa aprender las disciplinas, es una lastima, son de lo más versátiles, yo no podría existir sin ellas

- Sí sí claro... Es que no sé que es... eso de los dones de Caín - dijo alzando una ceja...¿de nuevo hablarían del pasado mítico de los vástagos?- Pero dime si ando muy desencaminada... Es que sería alucinante que estuvieras vinculado con el comercio en Lyon en el XVI... el protocapitalismo!- decía emocionadísima.

-¿Que tiene de malo que los llame dones de Caín?- pregunto ante esa frase que Laura dejo en el aire - ni siquiera sabes lo que son - "Y apuesto a que te fascinarían" la ultima frase no fue pronunciada, pero Laura juraba haberla oído retumbar en su cabeza.

Laura lo miró a los ojos - ¿Qué....qué... ?- dijo Laura incapaz de hablar. Admitir que oía voces era lo último que podía racionalizar. Era sinónimo de perder la cabeza.

-¿Tu viste mis labios moverse acaso?- dijo como desentendiéndose del tema "pero estoy seguro de que me oíste muy bien"

Laura lo miró a los ojos...El lo había hecho, no estaba loca - Tengo un complejo Juana de Arco ... ¿Cómo....cómo haces eso? - dijo mirándolo con incredulidad-

-Ah ¿ahora si te interesa "eso de los Dones de Caín"?- dijo claramente disfrutnado de la reacción de Laura.

- Es que tanta perífrasis descentra... Dones de la sangre...así sí. Caín no existió, ni Abel, ni Adán, ni Eva... O si existieron eran del tipo australopithecus afarensis... No creo que pudieran hacer eso con su sangre - dijo con dignidad manteniéndose atea con firmeza.

-Caín es más real que tu o yo y pídele a Dios que nunca debas verlo para saber que te equivocas, porque ese será el día de la Gehena y el juicio final, Laura- dijo con seriedad y preocupación

- ¿El Apocalipsis?- dijo Laura alzando una ceja - A ver esto me suena y mucho... Hay demasiados paralelismos entre la Biblia y la mitología vampírica. Hay algún libro que recoja eso? Una Biblia de los vampiros - dijo en un afán claramente científico

-El libro de Nod, pero ahora solo son fragmentos- dijo él sin dejar ese tono serio

- ¿Y hay alguna recopilación de esos fragmentos?... ¿Tienes tu alguna copia?- dijo interesada

-Existen algunas recopilaciones, así como copias y muchas falsificaciones, muchos vástagos dedican su existencia a poder reconstruir el libro pero ninguno esta siquiera cerca de lograrlo

- ¿Y tu..o alguien cercano a ti no tiene ninguna de esas recopilaciones?

-No, aunque tengo un gran aprecio pro los escritos, libros y pergaminos, no poseo ninguna de esas copias pues no me fio de su veracidad, y poseer un fragmento del libro de nod es algo que pocos pueden ostentar

Laura asintió - Y lo que sabes y lo que suele saber la gente es por medio de la oralidad ¿no?... Nadie se molestó nunca en hacer una recopilación de los conocimientos orales del libro de nod? Y a partir de ahí hacer un estudio crítico y estadístico para intentar acercarse al original; establecer paralelismos para poder intentar acercarse al origen cronológico de las diferentes partes?... y desde ahí poder acercarse ya a los fragmentos existentes, pudiendo hacer una crítica exhaustiva de las fuentes?

Stéphane la miró mientras hablaba y negó con la cabeza, entonces la besó en los labios haciéndola callar -¿sabes que? Vas bien encaminada respecto a mis orígenes- dijo volviendo al tema que le había hecho abandonar, jugando con ella.

Laura sintió el beso de Stéphane y luego sus palabras - ¿Qué, estas jugando? - negó sonriendo - El juego del gato y del ratón...- volvió a sonreír dándole un beso - ¿Quieres que me confundan con una ...- intentó recordar el nombre de aquel clan - malkavian?

-¿Quiero ver hasta donde llega ese brillante intelecto? - dijo mordiéndole el cuello levemente, sin atravesar la piel - de todas formas.- dijo volviendo a mirarla a los ojos- nadie pensaría que no eres otra cosa que una Toreador

Laura le sonrió - Un juego... vamos a jugar - dijo manteniendo la sonrisa y mirándolo a los ojos -. No tengo acceso a documentación sobre el sureste de Francia aquí...asi que parto con desventajas, pero tienes acceso a internet? La biblioteca nacional francesa tiene alguno de sus archivos escaneados... y supongo que el archivo de Lyon debe de andar por el mismo camino...

-¿Vas sentarte frente a esa maquina estando yo aquí, en la misma habitación?-

- No dije que fuera ahora... pero en algún momento en el que no estés si hay conexión me pondré a ello... Supongo que estás bautizado así que tengo que buscar a ver si hallo tu parroquia, tengo el año y el mes... y probablemente la ciudad... El bautizo lo tenemos fijo...Matrimonio y extrema unción...no lo sé - dijo airándolo - Y de ahí podría pasar a archivos civiles, ya que sabría la rama exacta de tu familia y buscar archivos notariales, si fuisteis comerciantes debe de haber algun acta que lo refleje...y así podría averiguar tu profesión en vida - dijo mirándolo con una leve sonrisa.

-Hagamos un trato - dijo tras la avalancha de cosas que Laura planteaba - podrás investigar, pero no te responderé nada, hasta que no aprendas las cosas que debes aprender, por cada cosa que aprendas te responderé algo, así, mientras más rápido aprenderás, más rápido obtendrás tus respuestas.


- Método paulaviano - dijo sonriendo - No le veo inconvenientes... Pero para tranquilizarte te diré que no hace falta que me des algo a cambio para que desee aprender. La verdad es que ser vampiro tiene la ventaja de la eternidad...pero las noches son terriblemente cortas, no aprovechas cada día de la misma manera. Así que claramente hay que centrarse en pocas cosas para poder hacer algo y ser minimamente efectivo. Si el tiempo apremia en el aprendizaje de algún ámbito en particular, dejamos la investigación sobre tu vida para más tarde - dijo con seriedad

-Mientras más corto sea tu tiempo de preparación, más significativa será tu entrada en la sociedad vampírica, como supondrás, a alguien que logra las cosas en menos tiempo del esperado, se le tiene en mayor consideración.

Laura asintió - Pues entonces nos centramos en los objetivos. ¿Qué es lo que tengo que aprender exactamente?- dijo la neonata en su vertiente más pragmática.

-Deberás tener una visión más clara de la política y de la sociedad vampírica, términos más exactos y variados, tendrás que saber de memoria las tradiciones y sus penas, eso es lo básico para todo el mundo. Para ti deberás conocer como relacionarte con otros vástagos y ciertas sutilezas, así como que esperar de los otros clanes y del tuyo mismo. Eso claro, sin olvidar los dones sobre los que ya he despertado tu curiosidad.-

- Y supongo que no existe ningún tratado que recoja lo primero... Sería más rápido poder leer algo y poder hacerte preguntas a continuación - dijo buscando optimizar el tiempo

_________________
LIBERTAD PARA EL PUEBLO ENANO! DEJEMOSLES VOLVER A SU HABITAT NATURAL: LOS BOSQUES!
ROMPAMOS CON SU ESCLAVITUD SON NUESTROS IGUALES! NO TIENEN PORQUE ESTAR GUARDANDO LOS JARDINES HUMANOS, MERECEN SER LIBRES!!!!!!
LIBERTAD!

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://astrorojo.editboard.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Anochecer   

Volver arriba Ir abajo
 
El Anochecer
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» atardecer en Altea primeras fotos con la 20D
» Anochecer
» ANOCHECER EN LAM PLAYA DE GANDÍA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Astro rojo :: Crónicas y partidas online :: Mutatio-
Cambiar a: